Frente a adversidades predeterminadas Canel 2 da la cara, ¿dónde estaba Raúl Castro?, Juan González Febles

El emérito charlatán nominado por el régimen militar castrista, Canel 2, apareció tres días después del paso del huracán Irma por La Habana. Estuvo de visita en la termoeléctrica del Mariel, la de Santa Cruz del Norte e instalaciones de la empresa de perforación y extracción de petróleo Occidente para conocer de primera mano cómo van las labores de restablecimiento del suministro eléctrico en la capital.

Esto conlleva un mensaje subliminal. Así, libera de responsabilidades al responsable máximo y como hizo en el promocionado video filtrado, posa de protagonista en el guión cumplido que no elaboró.

También se ha dejado ver este martes otra nulidad: se trata de Esteban Lazo, el presidente designado de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que recorrió la Vía Blanca para ser retratado junto a los desastres que dejó la tormenta.

De Raúl Castro, nada. No tiene la culpa y no tiene que dar la cara. ¿Dónde está? Al dictador en funciones no se le ha visto recorrer ninguna de las zonas afectadas por el huracán Irma. Ni él ni sus delegados del Poder Popular han recorrido barrios y zonas afectadas en La Habana.

Los medios subordinados al Departamento Ideológico o centro de censuras, hablan como ya es costumbre, de batallas vencidas o por vencer. Solo que en la calle nadie les quiere ver ni en pintura y todo el mundo los detesta.

Como puede constatar quien quiera hacerlo, los afectados en Marianao, La Lisa, Diez de de Octubre, etc., a los que Irma les arrebató lo poco que tenían, no fueron alertados sobre las proporciones de lo que se les encimaba. No fueron convocados a evacuar. Nadie pasó a preguntar cómo la pasaban ni a ofrecerles algo. La comida la vendieron y ellos no entienden que se venda cosa alguna a personas que tienen poco o nada.

En su primera aparición pública tras el desastre del huracán Irma, Canel 2, habló de labores de recuperación y demandó, disciplina, organización y lo de siempre. No explicó ni entró en detalles sobre la esencia de sus demandas, porque todo fue más de lo mismo.

Según Granma, Canel 2, afirmó que la prioridad del momento es restablecer el servicio de agua y luz a la población. Luego, el orden de prioridades pasa al sector agropecuario (que acumula grandes pérdidas) y a la reconstrucción de las viviendas dañadas por el huracán. No hizo referencia a soterrar el tendido eléctrico o de que servicios comunales se ocupe de podas regulares para garantizar que tantos árboles no vuelvan a resultar dañados en próximos huracanes.

El secretario general de la oficialista y castrista Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Ulises Guilarte, acompañó a Canel 2 en su visita a la central termoeléctrica del Mariel. Allí señaló la importancia que desde su punto de vista, Mayabeque tiene en el restablecimiento de los servicios en La Habana. Por decisión de ineptos revolucionarios, es de esta provincia que salen los productos agropecuarios, el gas, la electricidad y el agua hacia la capital del país.

Se dice que Raúl Castro donó 10 millones de dólares a damnificados por el ciclón en Estados Unidos. Debió hacerlo con Centro Habana, Arroyo Naranjo, La Lisa o Diez de Octubre, pero no lo hizo. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ya visitó la Florida, el estado más afectado por el huracán Irma. ¡Dio la cara antes que Raúl Castro!
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#499

 

Advertisements

El asno de Venezuela, Juan González Febles

Gerardo Machado Morales, el quinto presidente electo en Cuba, ocupó el despacho presidencial desde el 20 de mayo de 1925 al 24 de agosto de 1933. Fue además el primer dictador que Cuba sufrió en su vida republicana.

El poeta de ideas comunistas Rubén Martínez Villena, le bautizó como “asno con garras”, por su falta de ilustración, cultura, clase y por una brutalidad personal, ampliamente documentada. De forma curiosa, en la actualidad el pueblo venezolano ha bautizado a su actual dictador, Nicolás Maduro Moros, como ‘Maburro’. De hecho, así ha sido nominado a nivel popular, y es por derecho de la fuerza, el hoy, asno dictador de Venezuela.

La situación de crisis humanitaria, de alimentos y medicina en Venezuela, ha trascendido a todos los países y a los organismos internacionales. Salvo los aliados tradicionales del régimen militar totalitario castrista, Nicaragua y Bolivia, el resto de los países latinoamericanos, EEUU y Canadá, la Unión europea, la ONU, todos han manifestado y manifiestan, su repudio a la dictadura de Maburro, o en el peor de los casos guardan silencio, como hace Podemos en España y la titulada ‘Francia Insumisa’ en Francia. O como el más reciente, distanciamiento silencioso de Ecuador y su presidente ‘Lenin Moreno’.

La dirección y supervisión hegemónica del régimen castrista en el gobierno, los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia y el ejército venezolano, repiten fórmulas KGB-Stassi, orientadas por los servicios especiales castristas. La guerra del gobierno de Maburro contra la democracia y la institucionalidad venezolanas, reproduce en su esencia los postulados castristas del terror: Crear el miedo visceral, difundir embustes sobre sus próximos pasos y golpear, reprimir y abusar de los disidentes.

Se trata de la misma táctica que se emplea en Cuba de manera cotidiana. Aunque en términos de calificación, conocimiento, talento e inteligencia, Maburro está por debajo de sus -también muy ineptos- mentores castristas.

La dictadura del asno de Venezuela, se mueve a la sombra de un eje del mal en que se perfilan contornos de Irán, China, Corea del Norte, Rusia y como mascarón de proa, al régimen militar totalitario castrista. ¿Qué podría hacer Maburro en un futuro contra los Estados Unidos? Este es el tema que los políticos con el corazón y la mente, puestos solo en próximas elecciones, prefieren pasar por alto. La experiencia dicta que mientras quienes sufran sean los pueblos, ya sean de Venezuela y Cuba, u otros, los políticos de marras hablaran y se centrarán en temas para ellos más rentables.

Con ocupantes castristas sobre el terreno en Venezuela, con miles de elementos asalariados del Ministerio del Interior, sumados a los militares y pandilleros enmascarados de la policía Seguridad del Estado (DSE) castristas allí, no queda otra opción funcional que no sea la opción militar. A esto súmense las pandillas de narcos, delincuentes y otros elementos del servicio del castro-fascismo impuesto en Cuba.

El sueño del felizmente difunto ex dictador Fidel Castro, hoy es una realidad sólida y coherente. Venezuela, en estos momentos, es una satrapía del castrismo. A Venezuela le esperan momentos peores y más difíciles que los sufridos por Cuba. Tienen en la más alta magistratura a un asno, mucho peor que los que conocimos y conocemos por acá. Ya que Gerardo Machado superaba con creces en elegancia, distinción y valores, al Maburro empoderado desde La Habana y al Castro II que decide en la actualidad.

El tiempo dirá que harán los políticos y la real aristocracia mediática internacional y lo que sufrirá el pueblo de Venezuela y su oposición pacífica interna por ello.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#497

 

 

 

La continuidad del castrismo, Juan González Febles

Luego de apreciar el material filtrado con toda intención por quienes deciden cosas de este estilo por acá, es decir la guardia pretoriana castrista o fuerzas armadas establecidas para la imposición de una dictadura a todos los cubanos y el resto de los pandilleros asalariados del denominado Ministerio del Interior, unidos todos en un partido único, denominado comunista. Valdría desbocar la imaginación sobre cómo sería el continuismo castrista que se nos viene encima.

Algunos se han tragado que el primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, es un talibán perverso y retrógrado, no es tan siquiera eso. Solo se trata de un charlatán obediente, que dirá de forma ‘pública’, solo aquello que los perversos y añosos octogenarios a cargo, le hayan ordenado decir.

Para algunos observadores desde esta orilla, se trató solamente de difamar y devaluar a la oposición pacífica interna cubana. Como ellos (los añosos perversos) andan en una singular sintonía con la realeza aristocrática mediática internacional, concedieron categoría existencial, solo a quienes ya tienen decidido que existan. Para hacerlo creíble, el charlatán-Canel incluyó en su performance a Antonio González Rodiles, quien cuenta con un impresionante aval de golpizas, arrestos, protestas callejeras, etc. Que es además, figura protagónica en la Campaña #TODOSMARCHAMOS, en donde recibe no pocos trastazos, golpes, fracturas, etc. En fin, en su caso no se trata solamente de viajar y pasar a través de aeropuertos. Es además una presencia regular en cuerpos de guardia y servicios de traumatología en La Habana, como resultados de su actividad política.

Charlatán-Canel, centró sus ataques en ‘OnCuba’ y la ex blogger y hoy periodista Yoani Sánchez. Necesitaba demostrar que lo logrado por ambos medios y su presencia en la web, eran resultado directo del dinero y no de las opciones asumidas por ambos. Obvió además que la donación o no de dinero, está basada en decisiones tomadas lejos de Cuba y de las necesidades reales, Cuba adentro.

Hemos sabido por acá, que una universidad norteamericana, concedió una beca a un periodista oficialista a partir de méritos conocidos solo por esta universidad. No sería raro que algún pandillero golpeador de mujeres, del nominado Ministerio del Interior, reciba una beca en Quantico en el marco de los convenios para eliminar tráfico de personas, drogas, etc., en medio de lo afirmado como políticamente correcto por políticos, promotores y financistas. Por otra parte, si Popeye fue perdonado, ¿por qué no hacerlo con Raúl Castro que ha compartido castings a niveles mediáticos e incluso políticos con Popeye y sus jefes eméritos, Pablo Emilio Escobar Gaviria y Fidel Castro?

El castrismo continuará sin cambios ostensibles. En lo económico mutarán a un capitalismo, protofascista sin libertades. La guardia pretoriana que desde sus oligopolios militares explota sin consideraciones a la población y vende a un pueblo que percibe menos de 30USD como salario promedio mensual, productos con precios inflados en más de un 200%, serán los próximos beneficiarios y emprendedores en el ‘capitalismo castro-fascista’, que llega para beneficio de los detentadores de prebendas de siempre.

Por supuesto que lo primero sería dejar claro que en Cuba gobierna una banda armada desde 1959 sin nada que aporte institucionalidad o respeto mínimo de alguna legalidad. Se trata de conveniencias y tales conveniencias vienen dictadas por la prioridad del castro-fascismo, que no es otra sino, retener el poder absoluto a toda costa y a todo costo. Más allá de esto, no hay cosa alguna de validez efectiva. La calidad de vida del pueblo cubano, nunca ha sido una prioridad o algo que disponga de un interés real por parte de las autoridades.

La falacia de 2018, es solo eso, una falacia para dormir ingenuos. Sea quien fuere el próximo presidente, ya sea Díaz Canel, Pánfilo o Chivichana, quien mandará efectivamente serán Raúl Castro desde el Partido Único y su guardia pretoriana de generales sin batallas, vice y contra almirantes sin singladuras y pandilleros empistolados del llamado Ministerio del Interior.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#497

 

 

 

 

Los próximos e inmediatos desafíos, Juan González Febles

Muy cierto es, que los ejecutivos estadounidenses, por razones que van desde la politiquería electoral al más profundo desconocimiento de la nación cubana, han apostado por políticas fallidas en relación con el régimen totalitario castrista. Barack Obama en su mandato les dio todo a cambio de nada. La llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, cambió en parte el panorama, aunque no todo lo necesario.

Hoy los castristas han regresado a las trincheras, solo para asesinar y reprimir sin costos, a su aire y gusto. Tienen la certeza y la tranquilidad de que ni tan siquiera Trump, optará por una solución militar, que es ciertamente la única posible.

Más que cierto es, que la bandera de las barras y estrellas no es nuestra bandera. USA no es nuestra patria. Solo que lamentablemente, los compatriotas residentes en el exterior y los de la isla, deben tener presente que la solución a los problemas de Cuba es un asunto que requiere una presión militar que se va más allá del alcance de todos los cubanos.

Existen situaciones paralelas en la historia universal. La bandera de las barras y las estrellas no fue la bandera de los alemanes, de los italianos, ni de los japoneses. Tampoco lo fue de los franceses. La solución de la presencia nazi opresora en esos pueblos o de los militaristas sin alma del imperio japonés, se solucionó con la presencia militar estadounidense e inglesa. No existe pueblo sobre la faz de la tierra hasta el momento, que solo con su esfuerzo, haya logrado vencer la ingeniería social totalitaria.

Entre los cubanos de las dos orillas, hay coincidencia en un punto, todos soñamos con un país soberano, democrático, libre y próspero. Lo que varía es el método con que aspiramos a lograrlo.

Algunos optan por las negociaciones con el régimen e incluso promueven el fin del embargo como un mejor camino. Otros, apuestan por aislar a la dictadura y por sanciones internacionales que obliguen a cambiar o entregar el poder. Esto funcionó en Sudáfrica contra el apartheid, pero conviene olvidar que aquella Sudáfrica, no contó con el apoyo ‘generoso y desinteresado’ de la Unión Soviética, o de la actual Rusia, de China, Corea del Norte, Irán o Venezuela. Todos se afirman en pasar por alto la lamentablemente exitosa, ingeniería social totalitaria y que los malos, no están solos para asesinar, reprimir o lastimar.

La solución militar es la única en que nadie se detiene aunque sea solo para un somero análisis. Las armas que sofocaron a los invasores de Playa Girón fueron armas soviéticas. En aquellos momentos, los castristas disponían de almacenes y almacenes, llenos de armamento soviético embalado. Fueron momentos en que desde la Casa Blanca, se privó a los invasores de Girón de apoyo aéreo.

Lamentablemente, el embargo de Estados Unidos al régimen castrista ha fracasado. Cincuenta y ocho años de permanencia ilegítima en el poder absoluto, es la mejor respuesta.

Los disidentes, encargados de liderar un cambio democrático en Cuba, andan perdidos, pero esto no es solo debido a la represión perfecta. Para esto incide la influencia de promotores que desde una aristocrática realeza mediática y política internacional, promueven el protagonismo de lo peor, la falta de unidad entre los distintos grupos y que no se logre tender puentes con el cubano de a pie. Así, influyen y hasta determinan, entre otros muchos aspectos de interés.

Es como si sirvieran por ignorancia o de forma muy bien encubierta, a los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia castristas, en el mejor estilo de los manuales elaborados por las clásicas KGB, Stassi, etc. Es así, a pesar de tener tantos puntos de coincidencia con políticos muy pendientes de las urnas de las próximas elecciones.

Así llegan y se proyectan los próximos e inmediatos desafíos. Veremos qué pasa entonces y ese entonces, no va a dilatarse mucho en su ocurrencia.
infiernodepalo8@gmail.com: Juan Gonzalez
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#496

 

Que se establezca la norma de no convivencia, Juan González Febles

Si durante el pasado siglo XX, cuando la Sociedad de Naciones condenó a la antigua y felizmente desaparecida Unión Soviética, la Alemania nazi y al Japón militarista como agresores y violadores de la paz internacional, se hubiera optado por la no convivencia con estos regímenes, ¿cuántas vidas se habrían salvado?

Cuando el mundo civilizado cerró los ojos y decidió no ver el exterminio llevado adelante por Stalin contra el pueblo ucraniano, las víctimas de los gulag y otras menudencias que tipificaron el horror que materializó, le dieron permanencia y continuidad a la pesadilla. La pregunta de rigor sería, ¿fue esto correcto?

Cuando Hitler comenzó la instrumentación del horror del holocausto, las persecuciones y el resto de los horrores que dejó la pesadilla que fue aquel Partido Nacional Socialista de los Trabajadores de Alemania, si no se hubiera impuesto la convivencia pacífica con aquellos horrores, ¿cuantos millones de vidas habrían sido salvadas?

En nuestro caso, y como ha dicho y dice desde el exilio el Dr. Ed Prida, el castrismo que conocemos y sufrimos, “ha sido una operación subversiva de los órganos de inteligencia soviéticos con la cooperación incondicional de la conspiración traidora de los comunistas y sus tontos útiles nativos, quienes aún siguen con el control absoluto de Cuba y su destino para utilizar nuestro territorio como posta avanzada de las fuerzas rusas en América”.

A esto debemos agregar los intereses geo políticos iraníes.

¿Debe existir convivencia con el régimen dictatorial de Nicolás Maduro en Venezuela? ¿Debe convivirse con el régimen militar totalitario castrista? ¿Debe convivirse con el indigenismo sectario y anti democrático de Evo Morales? ¿Deberá mantenerse la convivencia con el corrupto e inmoral Daniel Ortega? ¿Con los también corruptos demostrados Lula, Dilma Rousseff, Cristina Fernández, Rafael Correa, etc.?

Es una buena ocasión para citar al periodista cubano en el exilio Pedro Corzo. Nos dice Corzo: “Las FARC cuentan con vastos recursos económicos porque como declaró el fiscal Néstor Humberto Martínez, esa agrupación cuenta con varios billones de pesos colombianos presentes en miles de inmuebles urbanos y rurales, de automotores, de dinero, de ganado, de empresas, y establecimientos de comercio”.

Por acá digo: ¿De dónde salió tanto dinero?

Con este dinero de origen tan incierto y dudoso, los narco guerrilleros y cómplices como la Sra. Piedad Córdoba dispondrán de lo necesario para desestabilizar la democracia y el estado de derecho en Colombia. Harán por las buenas lo que las FARC, M19, ELN y narcos célebres como el Sr. Pablo Escobar Gaviria, no lograron con secuestros, bombas y otras herramientas ‘revolucionarias’ de lucha.

¿Debe convivirse con esto?

De vuelta con Ed Prida, este nos dice: “… tampoco los países capturados por los Castro como el pueblo de Venezuela, Angola, Etiopia y otros apuntan como su principal enemigo, responsable y culpable de sus desgracias a los cubanos que hoy representan al invasor en Venezuela”.

Los servidores y esbirros asalariados del régimen militar totalitario castrista reconocidos en Venezuela, son personas viles que en Cuba cumplieron órdenes criminales y se aprestaron a sostener a la dictadura castrista en detrimento de su gente. Esos no son cubanos, cubanos son quienes los enfrentan día por día.

En 1953, una orden presidencial detuvo en el paralelo 38 al más emblemático general del ejército estadounidense en aquellos momentos, el general Douglas Mc Arthur. Esa orden le concedió permanencia y continuidad al régimen de pesadilla de Corea del Norte, encabezado hoy por el payaso Kim Jong Un. Lo que ha sucedido en la actualidad y lo que suceda en un futuro, serán las consecuencias de aquella orden inspirada en la ‘convivencia pacífica’.

Se acerca lamentablemente el momento en que la humanidad llegará a comprender que se hace necesaria una norma de no convivencia con el horror que se perfila.

La convocatoria chavista promovida por el Buey Maduro para una nueva Asamblea Prostituyente, perdón, quise decir Constituyente, fue respondida por un 40 o un 41% de la población y la respuesta a tal consulta, nunca fue unánime. ¿Qué pasó con el 59% o el 60% que no respondió al llamado? ¿Qué valida la nueva asamblea maduro-chavista? ¿Dónde está la mayoría que respalda al chavismo-madurista?

¿Se trata de que los países democráticos del mundo deben convivir con esta pesadilla? En su momento, el tiempo les dirá algo que les ha dicho siempre.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

 

Castro-fascismo en mutación afirmativa, Juan González Febles

El castro-fascismo no es de izquierda ni de derecha, ni capitalista ni comunista. En la práctica, más que una idea original, sería la fusión sincrética de varias ideas políticas, ambiciones, proyectos y discursos, aglutinadas siempre bajo un nacionalismo unitario y un autoritarismo centralista. Uno que proclamaría su adherencia a una nueva izquierda o un socialismo habilitado para el siglo XXI, portador de todas las referencias totalitarias ya descritas y conocidas.

El proyecto político del castro-fascismo ha sido y es, instaurar un corporativismo estatal totalitario y una economía dirigida. En su base intelectual se plantea la sumisión de la razón de todos a la voluntad y la acción del estado. Así, logra articularse a partir de la aplicación de un nacionalismo sazonado con componentes victimistas o revanchistas. Esto conduce a la violencia dirigida de marginales adoctrinados por los oligopolios corporativos de seguridad del régimen contra todos los que el Estado defina como enemigos. Esto se hará vertebrado de forma armónica con un eficaz aparato de propaganda dirigido por el partido único. Se arribará de esta forma a un engendro político que afirme la negación absoluta de aceptar algo diferente a lo que dicte el estado o la “revolución”.

Se presentará como una vía opuesta radicalmente a la democracia liberal, tanto como a las ideologías de la socialdemocracia, que aceptan el estado de derecho democrático, aunque el número de las ideologías contra las que se afirme, siempre será mucho más amplio.

Como base teórica, usarán al llamado marxismo-leninismo, término creado por José Stalin y designado en su momento para describir la ideología de la extinta Unión Soviética y de todos los partidos fieles a esta, a Stalin y a sus sucesores. El concepto se ha utilizado para denominar la interpretación de Stalin sobre el leninismo y la forma en que lo aplicó, lo cual dio paso a la horrible pesadilla asociada a su siempre execrado nombre.

El marxismo-leninismo es también la ideología que enarbolaron otros estados aparte de la URSS, de modo que el uso de la expresión se hizo más global y se mantuvo hasta después de la muerte de Stalin en 1953 y después de la desestalinización, iniciada oficialmente en 1956.

El marxismo leninismo es el instrumento por excelencia para asesinar, excluir y para la realización de cada uno de los terrores y horrores que la humanidad conoció a lo largo del siglo XX.

El marxismo-leninismo fue doctrina oficial de los países del Este hasta el final de la Guerra Fría y sigue formando parte de las referencias de ciertos regímenes actuales y algunos partidos comunistas que lo reivindican hasta hoy como su doctrina. Sus aristas totalitarias lo hacen afín con las más crudas formas del nazi-fascismo-falangismo, edulcoradas a su gusto por la corrupta izquierda latinoamericana desde su novel socialismo del siglo XXI.

La politología y otras ciencias sociales ubican al fascismo en la extrema derecha, vinculándolo con la plutocracia e identificándolo algunas veces como una variante de capitalismo de Estado. Con las nuevas variantes de la corrupta izquierda revolucionaria, hoy puede identificársele como una variante chovinista de socialismo de Estado. Esa que posibilita la afirmación de un totalitarismo que les concede la permanencia vitalicia en el poder absoluto, máxima aspiración de los sociópatas afines con las vertientes castro-fascistas, que comprenden, entre otras, la aspiración a ser, “…frías y eficientes máquinas de matar”. Por añadidura, consiguieron, que cuando no matan, impiden vivir.

El espíritu que animó aquellas “Palabras a los intelectuales”, pronunciadas por Fidel Castro y que asustaron tanto al dramaturgo Virgilio Piñera (“…con la revolución todo…”) guardan una semejanza aterradora con aquellas que en su momento dejó Benito Mussolini: “Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado”.

Tanto para Fidel Castro y su banda armada como para Hitler, Mussolini, Franco y otros, las cosas son, como las dejó establecidas en su momento Benito Mussolini: “El pueblo es el cuerpo del Estado, y el Estado es el espíritu del pueblo. En la doctrina fascista, el pueblo es el Estado y el Estado es el pueblo”. Solo sustituyan estado por revolución y se verá corporizada la pesadilla corriente Cuba adentro.

El castrismo es una ideología fundamentada en un proyecto de unidad monolítica al que llaman revolución. Por ello, exaltan la idea de una nación representada por la llamada revolución, frente a la idea del individuo. Suprimen los derechos y libertades y la discrepancia política, en beneficio de su partido único en manos del clan dinástico gobernante. Los localismos e intereses reales de la gente son eliminados, en función del centralismo totalitario.

Proponen como ideal la construcción de una irreal sociedad perfecta, formada por doblegados elementos intermedios y representantes unificados, designados por la élite de poder que retiene en sus manos, férreas y crueles, el control absoluto sobre la sociedad.

Recordemos al apóstol de nuestras libertades, José Martí, que adelantándose a circunstancias como esta dijo: “Lo que importa no es asegurar la solución que viene; lo que importa es no retardarla”. Y como si viviera este tiempo de apremios, señaló: “Nótese siempre que los que no poseen una cualidad, son los que ponen más empeño en aparentarla”.
infiernodepalo8@gmail.com: Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#492

 

 

 

Las vías que marcan exclusiones y diferencias en la ciudad maravilla, Juan González Febles

No son pocos los que Cuba adentro no entienden cómo una ciudad destruida por la desidia, la incompetencia y la mala intención pudo ser conceptuada como maravilla por alguien desde algún sitio. Pero lo cierto es que La Habana es ciudad maravilla, según la afirmación de algunos.

Los desperdicios acumulados, escombros, edificaciones en pie en virtud de ese eufemismo denominado ‘Estática milagrosa’, que implica que las edificaciones están en pie por una suerte de intervención divina, los abundantes insectos, roedores y otras vergüenzas que afloran a la vista de todos en la mayoría de los espacios capitalinos, por la ya habitual falta de higiene, ponen en duda o cuestionan todo lo de maravilla, si lo de ‘maravilla’ fuere en algún sentido positivo.

Pero lo más llamativo resultan ser aquellas ‘zonas congeladas’ para el privilegio y vetadas como zonas residenciales para la mayoría de los habaneros en comparación con los espacios en que malvive la mayoría de la población.

Entonces, sugerimos que cualquier extranjero, turista de paso o interesado en estas cuestiones haga la siguiente tournée. Que en una bicicleta o a pie se adentre desde Malecón por la calle Belascoaín y recorra Belascoaín desde su inicio, que comience frente al mar, hasta su final, en la vecindad del Mercado Cuatro Caminos y la calle Monte. Que haga otro tanto con la calles Galiano, Zanja, Reina, Carlos III, Infanta, Monserrate o cualquier otra, en esa zona no congelada.

Ese mismo recorrido deberá hacerlo por las calles 1ra, 3ra, 5ta y 7ma, (por citar unas pocas) en la barriada habanera de Miramar.

Podría hacerlo además por la barriada Nuevo Vedado por su vía central, la Avenida 26.

Para que la visión resulte más abarcadora, sería muy adecuado entrar a las calles y pasajes interiores de cada barriada.

Observe de cerca cuantos aires acondicionados y cuantos automóviles particulares de las marcas Mercedes Benz, VW, Toyota, Hyundai, Citroen, Peugeot, etc., nuevos y flamantes, similares a los que aun circulan en uso por el mundo, verá con placas particulares, por pertenecer a vecinos residentes en tales barriadas.

Observe además que la suciedad y los vertederos de basura, parecen confinados a los espacios compartidos por la mayoría.

La belleza y la pulcritud de Miramar, Nuevo Vedado, Atabey y cualquier otro espacio que la élite política castrista reserva para sus militares y otros servidores incondicionales, marcan diferencias significativas.

Cuando por citar un ejemplo, recorra Miramar en cualquiera de sus calles, podrá apreciar aires acondicionados modernos, casi en cada casa. Verá uno o dos y quizás más confortables automóviles con placas particulares aparcados frente o en los garajes de los elegidos para estos espacios. Allí no verá vertederos, escombros, insectos, roedores, ni nada que recuerde al resto del espacio capitalino.

Pero lo más relevante es que esos privilegiados no construyeron ni adquirieron con el fruto de su trabajo los espacios residenciales que detentan. En determinado momento, el líder histórico y principal responsable del desastre y el malestar compartido por la mayoría en Cuba, el felizmente difunto Fidel Castro, repartió casas y propiedades de personas que se marcharon del país, sin respetar entre otros derechos, el derecho de propiedad. Lo hizo como se reparte un botín, entre allegados y cómplices. Allí colocó a aquellos que ganaron su parte de aquella piñata. Creó el espacio para gerentes, entorchados, engalonados y personas de su confianza. Esos que sin vergüenza alguna, se sienten habilitados para vender a un pueblo que comparte un salario promedio inferior a los 30 USD mensuales, productos que se tasan en un 200% por encima del precio de adquisición.

Son ellos quienes marcan las exclusiones y las diferencias en esa, que algunos, por allá lejos, en Europa, insisten en llamar “ciudad maravilla”.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

 

Si de una razón se trata, al menos que sea una razón que convenza, Juan González Febles

Leo con estupefacción en ‘La Joven Cuba’, el trabajo titulado ‘Con razón, o sin ella’ que firma Osmany Sánchez Roque, fechado en julio 7, 2017. Se trata sobre un debate en el que participaron Yadira Escobar y la portavoz de las Damas de Blanco en Miami. Nos señala el autor que decidió hacer el resumen con dos puntos. Estos fueron sobre que la portavoz de Damas de Blanco dijo que estaba totalmente de acuerdo con la política de Trump porque Obama había traicionado a los cubanos por segunda vez. La portavoz, siempre según Sánchez Roque, aclaró que la primera traición fue la de Kennedy cuando la invasión de Playa Girón.

Esto le sirvió al exponente de La Joven Cuba para desbarrar sobre “los cientos de miles de muertos que hubiese ocasionado la invasión norteamericana a Cuba, sobre los daños colaterales emergentes”. Entre estos daños quizás convendría sumar los miles de fusilados, los remolcadores hundidos, los ahogados en el Estrecho de La Florida y los muertos en las cárceles dantescas y medievales del régimen militar castrista. Pero Sánchez Roque no lo hizo. Afirmó no tener la menor duda de que la portavoz apoyaría a Trump si mañana anuncia por Twitter que va a invadir Isla.

Digamos que ignora o le conviene ignorar que el imperio soviético apoyó a sus sátrapas verdeolivo en una forma tan incondicional, como nunca lo hizo el gobierno estadounidense. Aquellos que se afirmaron en enfrentar a la dictadura comunista con las armas en la mano, fueron abandonados en el momento, que la conveniencia política así lo dictó. Kennedy en su momento negó apoyo aéreo a los invasores de Girón, mientras la Unión Soviética apoyó con todos sus recursos al difunto dictador Fidel Castro y a la pesadilla que ya tomaba forma. No obstante, en el pasado hubo un Henry Earl Reeve, más adelante hubo un William Morgan.

El segundo punto que enarbola Sánchez Roque, fue que la portavoz detuvo el debate y se paró. Exclamó que, “…no discute con Yadira porque esta es sumisa y apoya a la dictadura”. Esto le sirvió para preguntarse:
“¿Qué sucedería en Cuba si esta gente llega al poder algún día? ¿Tendrían alguna oportunidad los que piensan diferentes a ellos?”.

¿Qué les parece? Ahora hasta se preocupa de la libertad de expresión. Ignora o quiere ignorar que en una democracia como por la que se lucha hoy en Cuba, todos tenemos ese derecho que niega el régimen militar totalitario cuya defensa asume, la libertad de expresión.

Usa además (muy irrespetuosamente) el habla de cubano de a pie y llama ‘esta gente’, a personas que se oponen de frente a la dictadura militar totalitaria con que él y otros como él se identifican. Entonces, bueno será aclarar a Sánchez Roque que ‘esta gente’ es la expresión que usa el hombre y la mujer de a pie para referirse a delatores, paramilitares, cotorrones panfletarios y otros servidores incondicionales de la banda armada verdeolivo.

Por supuesto que en respuesta a sus dudas, convendría recordarle que el Partido Comunista o Socialista Popular existía y hasta tenía representación en el Senado y la Cámara de Representantes de aquella república. Cuando se es libre, se tiene ese derecho de que habló Martí, “a ser honrados, a pensar y hablar sin hipocresía”.

En ese Miami que la prensa oficial y sus cotorrones asalariados presenta como intolerante, sucede que alguien defiende en un debate puntos de vista como aquellos defendidos por Yadira Escobar, con los que la portavoz de Damas de Blanco no estuvo de acuerdo. ¿Alguien apaleo, golpeó o reprimió a Yadira Escobar en la conclusión del debate, cómo sucede cada domingo en Cuba con las valientes e imprescindibles Damas de Blanco? ¿Tendrá Rosa María Payá o cualquier otro u otra, oportunidad de exponer sus puntos de vista desde la televisión oficial castrista? La petición de Rosa María Payá, de un espacio en el Noticiero de Televisión, aún está en pie.

Si de razones se trata, al menos usen alguna que convenza. ¡Mis parabienes!
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

 

 

Una destacada y académica idiotez, Juan González Febles

Aquello de que el apoyo al cuentapropismo y la “inversión privada” aportará elementos para una eventual democratización en Cuba, se ha convertido en algo que se repite una y otra vez. Pero todo no es más que una soberana idiotez. Cuando el totalitarismo consigue instalarse y consolidar los amarres totalitarios de una dictadura absoluta, el crecimiento económico global y el de sectores escogidos y autorizados para ello, solo fortalece al totalitarismo.

Estamos ante una nueva receta de supervivencia del Castro-Consorcio. Una vez rebasado el comunismo y sus inviables recetas económicas de planificaciones centralizadas a corto, mediano y largo plazo, se trata de crear un fascismo corporativo que promueva un capitalismo dirigido exitoso, que mantenga el poder en las mismas manos.

Para ello, el nuevo capitalismo mantendrá la supresión de derechos y libertades. No habrá pluripartidismo, sindicatos libres ni libertad de expresión, asociación y prensa. Quizás, se produzca un crecimiento económico que beneficiará de forma directa a los mismos militares y servidores asalariados de los servicios de seguridad, inteligencia y contrainteligencia castristas que durante tanto tiempo mataron, encarcelaron, reprimieron y degradaron. ¿Qué y cómo se beneficiará el pueblo de a pie con esto?

En la actualidad, los cuentapropistas exitosos en Cuba, son aquellos autorizados para ello por la élite gobernante. El resto, deberá integrarse (ya lo han hecho algunos) en los sindicatos oficiales aupados por la oficialista Confederación de Trabajadores de Cuba, (CTC) ya en los sindicatos oficialistas, los cuentapropistas estarán controlados de forma tan férrea como el resto de los trabajadores y la población dentro de Cuba. Tales cambios, solo beneficiarán a inspectores corruptos y a los gerentes ventrudos con grado militar en la “reserva”, que atesoran en closets, sus uniformes ‘para cuando haga falta’.

Sería muy provechoso que los que trazan estrategias y políticas hacia la Isla desde USA, los que seleccionan para becas en Harvard y otras universidades de los Estados Unidos, los que seleccionan viajeros, los que deciden detalles y generalidades sobre políticas hacia Cuba, tuvieran en cuenta estas peculiaridades, de las que nadie quiere percatarse.

Los que proclaman que la promoción del cuentapropismo y de los empresarios privados, dentro de Cuba, facilitará el tránsito a la democracia, deberán tener en cuenta la circunstancia real de la vida en Cuba y el significado que tiene el totalitarismo y el control social enajenante que este implica.

Quizás alguien, en aquellos predios político-académicos de USA, piensa que el oligopolio militar, que en la actualidad, vende a un 200% por encima del precio de adquisición los productos de primera necesidad que oferta a la población en las tiendas de venta por divisas que administran, serán más generosos una vez que se hayan desplazado hacia el cuentapropismo. ¿Será así?

Luego de repasar todas las incidencias vinculadas, habrá que reconocer que el trabajo de los servicios de seguridad inteligencia y contrainteligencia castristas y sus agentes de influencia y penetración desde los Estados Unidos, es ciertamente mucho más eficiente que la práctica cotidiana zafia y brutal que caracteriza la labor de estos servicios en Cuba.

Esperemos que alguien repase con detenimiento lo antes expuesto.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#487

De circos mediáticos, el más cercano, Juan González Febles

Los medios de prensa y todo el monstruoso entramado propagandístico del régimen castrista se concentra en atacar los pronunciamientos del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el pasado 16 de junio en el teatro Manuel Artime en Miami.

Sobre esto, la pregunta que habría que formular es: ¿En qué ha cambiado el criminal comportamiento del régimen militar totalitario castrista después del 17 de diciembre de 2014, cuando el entonces presidente Obama anunció sus planes para normalizar las relaciones diplomáticas con tal tiranía? ¿Por qué el actual Gobierno norteamericano debe seguir con la realización de negocios con la élite militar que controla la economía y la vida en Cuba?

En Cuba, las fuerzas armadas y los represores asalariados del Ministerio del Interior son y han sido regularmente, los principales beneficiados de la relación con EE.UU. y el resto del mundo, mientras se ocupan de reprimir a quienes defienden los derechos humanos o las libertades en el país. Son responsables directos de fusilamientos, maltratos, torturas, golpizas y todo el entramado de violaciones de derechos y libertades en Cuba desde 1959.

La nueva relación USA-Cuba debe exigir al régimen castrista el cese de la represión, la libertad de los presos políticos y las libertades económicas. Estas últimas relaciones deberán estar dirigidas para disfrute pleno de todos y no solo para militares, represores y delatores.

Sobre esto, una comparsa vil y abyecta de intelectuales y artistas, casi la misma que firmó en su momento manifiestos en apoyo a fusilamientos de civiles, instrumentados por la claque pretoriana armada castrista, se integra al circo mediático que en Cuba y fuera de ella condena la respuesta dada por el presidente Trump a las concesiones hechas por la anterior administración del ex presidente Barak Obama.

Hoy, estos despreciables cipayos arman algazaras y escándalos en respuesta a los más recientes pronunciamientos hechos por el presidente estadounidense, dirigidos contra la claque pretoriana que reprime, encarcela y mata. Entre estos viles, se cuentan Silvio Rodríguez, Alicia Alonso y otros autorizados a detentar dinero, estudios de grabación, viajes, representatividades, mansiones en zonas congeladas, automóviles flamantes y otras canonjías, a las que solo tienen acceso los miembros de la familia real Castro.

Así, han organizado un circo mediático del peor gusto en que participan elementos representativos de la nociva izquierda carnívora internacional que siempre ha apoyado, desde hace casi sesenta años, que en Cuba se reprima, se encarcele, se golpee y se mate.

La respuesta de la gente humilde de a pie no ha sido la esperada por el régimen castrista. Para muchos, el Señor Presidente Donald Trump es un ‘buen tipo’ que se reúne con mujeres, disidentes e incluso negros. Se comenta que a quien único perjudicó fue a ‘esta gente’, una forma coloquial en que es llamada por el pueblo de a pie, Cuba adentro, la claque gobernante y sus servidores policiacos, militares, paramilitares y civiles.

El senador Marcos Rubio, despunta como el próximo lobo feroz.

Para quienes no están al tanto, bueno es recordar la forma irrespetuosa que los medios de prensa al servicio del régimen castrista han usado para referirse a la congresista cubano-americana Ileana Ros Lehtinen, quien era llamada indistintamente, “la loba feroz”.

A despecho de esto, para el pueblo de a pie, “el tipo es buena gente” (Marcos Rubio) y la Sra. Lehtinen ni es loba ni es feroz.

Jóvenes féminas Cuba adentro, afirman que Rubio, más que político, parece un artista de cine. Desde lo poco que por acá han tenido acceso, la interacción que vieron por la tele y otras vías alternativas entre el senador y disidentes como Antúnez, Moya, etc., han hecho afirmar y han sentado con solidez que no es racista. Y si por casualidad, los votos femeninos desde Cuba contaran, tendría unanimidad entre mujeres de entre dieciocho y cincuenta años. Mis respetos y le felicito, senador.

Para concluir, digamos que en Cuba se ha destapado un nuevo circo mediático en que no se habla para nada de la corrupción y las prebendas que disfrutan los “perjudicados” por el Sr. Presidente Donald Trump. No se dice como el monopolio Gaesa y el resto del entramado militar explotan al pueblo y disfrutan de privilegios y prebendas inimaginables desde el falso y retorcido discurso oficial. No se dice que los oligopolios militares venden con un 200% de gravamen por encima del precio de adquisición, productos de primera necesidad en sus “tiendas recaudadoras de divisas”.

No se comentan los yates y mansiones que disfrutan, poseen y adquieren los miembros del clan Castro. Pero nada más hay que decir: se trata solamente de un circo mediático y de los anti-periódicos que lo llevan adelante. Nada más.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#487
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González