Otro Aniversario de quien optó por la estrella, bajo el yugo infamante, Juan González Febles

José Julián Martí Pérez, el Apóstol de Nuestras Libertades, fue un político republicano democrático, pensador, escritor, periodista, filósofo y poeta cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra de Independencia de Cuba. Perteneció al movimiento literario del modernismo. Nació en La Habana un 28 de enero de 1853 y el pasado domingo 28 de enero de 2018, se cumplió el 165 aniversario de su natalicio. En el poema de su autoría intitulado ‘Yugo y estrella’ definió sus opciones de vida, cuando decidió su opción por la estrella que ilumina y mata.

Luego del desfile de corte fascista de antorchas que tuvo lugar la noche del 27 de enero, el domingo 28 de enero en la localidad capitalina de Lawton, la opresión cercó e impidió el libre ejercicio de las libertades y mantuvo su aliento infamante contra el derecho a ser honrados a pensar y hablar sin hipocresía. Lo más ofensivo a la memoria de nuestro apóstol ha sido maltratar y abusar mujeres, como viene sucediendo en La Habana, su amada ciudad natal y en la barriada de Lawton, desde hace más de cien domingos, por orden y mandato del régimen militar totalitario castrista.

A lo largo de su corta vida, que transcurrió sin Castros ni Cenesex, Martí amó, respetó y veneró a las mujeres que orlaron su existencia. Entonces, abusar mujeres e irrespetar derechos y libertades, es la forma más auténtica de ofender y ultrajar el legado de nuestro Apóstol.

Martí fue un hombre de todos los tiempos, Aunque el Partido Comunista de Cuba, único por definición castro-fascista, identifica la revolución como martiana y marxista, Martí fue contemporáneo de las nacientes fantasías masturbadoras de Marx y Engels. A despecho de ello, Martí no simpatizó con el socialismo ni con el comunismo. Amó la libertad, respetó la propiedad privada y se opuso a la opresión que el totalitarismo generado por el socialismo promueve.

La visión política martiana era liberal y demócrata, jamás marxista, leninista o fascista. Su obra política y de propaganda muestra tres prioridades: la unidad de todos los cubanos como nación en el proyecto cívico republicano de postguerra, la terminación del dominio colonial español, el evitar expansiones inconvenientes tanto españolas, como rusas, chinas, estadounidenses o cualquier otra.

La constitución vigente desde 1976, es anti martiana en su esencia. Martí nunca hubiera promovido u aprobado el ateísmo militante. Vio con agrado las convicciones religiosas cuando estas iban en defensa de las libertades y derechos humanos. Todo lo que fomentara limitación al desarrollo humano integral como él lo concibió, constituía un freno al pensamiento sano y creador del hombre. Entonces habría contemplado con entusiasmo y habría apoyado plenamente la carta de los tres sacerdotes cubanos al general y dictador hoy presente, Raúl Castro.

Nuestro Apóstol, jamás hubiese aprobado la ejecución judicial o extrajudicial de ningún cubano. No hubiera contribuido nunca a separar a la familia cubana y no hubiera permitido crímenes impunes o fraudes de ningún tipo, al gobierno o poder constituido que fuere.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Advertisements

¡Y son como el Che! Juan González Febles

Procaces, vulgares, abusadores y en esencia, “frías y eficientes máquinas de abusar”. Digo abusar y no matar, porque solo matarán cuando reciban la orden criminal de hacerlo y no me consta que en este momento y en el caso de las mujeres contra quienes abusan, haya llegado. Por acá se deduce y existe el consenso de que en el caso de Laura Inés Pollán Toledo, recibieron y cumplieron tal orden. Pero esto no es más que un consenso compartido.

Por las categorías etarias entre ellos, se percibe que crecieron repitiendo cada mañana “…seremos como el Che”. Ciertamente, ya lo lograron: Pedantes, abusadores, cobardes, pesados y egóticos es probable que entre ellos haya hasta algún asmático.

Cuando alguien cumple con un deber que le honra y enaltece, no se oculta la identidad. En el caso de los sujetos a que se hace referencia, dan un nombre supuesto y ocultan su verdadera identidad. Son o dicen ser oficiales de menor graduación en la policía Seguridad del Estado, (DSE). Como represores asalariados al servicio de un régimen militar totalitario, se sienten habilitados para abusar y violar los derechos de cualquier ciudadano, sean estos hombres, mujeres, niños o lo que fuere.

Cierto es, que aunque son despreciados por la mayoría de la población, son también temidos por esta. Razones sobran que fundamentan el miedo inducido al pueblo por el régimen al que sirven como sicarios en estos menesteres. Digo sicarios, porque cualquier oficial al servicio de la ley a lo largo y ancho del mundo, respeta la ley y la institucionalidad que esta representa. Un sicario, por su parte, se atiene a la orden recibida y nada más. Este es precisamente el caso que nos ocupa.

Recientemente, desde la televisión oficial, la vocera oficialista Cristina Escobar habló sobre que el imperialismo (los Estados Unidos) intervendría para afirmar Internet libre para todos los cubanos. Pareció obviar que Internet en nuestro tiempo es un derecho humano reconocido como tal por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Si de acuerdo con sus afirmaciones, Internet libre, la libertad de información, expresión, etc., van contra la revolución a la que sirve, entonces, de ser así, lo mejor sería desembarazarnos cuanto antes de tan perniciosa carga, llámese revolución, retrolución, cerdolución o lo que fuere. Se trata de que ir contra la libertad en cualquiera de sus manifestaciones o variantes, es ir contra la naturaleza humana y sus más preciados atributos.

Solo personas con tales atributos de procacidad, vulgaridad e irrespeto por los semejantes, como estos asalariados que ya consiguieron ser como el Che e incluso superarlo, asumirían el sucio desempeño que asumen y desarrollan contra Cuba y contra el pueblo cubano. Ellos son los represores asalariados que sostienen contra la voluntad mayoritaria del pueblo, al clan dinástico Castro y a su régimen militar totalitario. Entonces, que el mundo les conozca tal y como son.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Controles para que el ganado crezca, Juan González Febles

En Cuba pocas parejas, pocas mujeres, hombres y en fin, pocos jóvenes, desean tener descendencia en las condiciones en que arrastran su existencia material. El plan primado de la juventud, es salir del país hacia cualquier parte y entonces, organizar y crear una familia, bajo condiciones que no sean las condiciones onerosas en que malviven. El resultado más representativo de esto aportó como una sensible y palpable disminución de la tasa de natalidad en la Isla. Aunque pudiera y sea usada para proclamar descensos en la mortalidad de niños que nunca nacieron, podría ser el indicador de un alarmante y venidero déficit demográfico.

Más allá de los riesgos ciertos que presuponen las interrupciones en los embarazos, no resulta adecuado obligar a ninguna mujer a procrear, mediante restricciones a la realización de interrupciones de embarazo o cualquier otra medida coactiva. Si el régimen militar totalitario castrista no es capaz de aportar una calidad de vida adecuada al pueblo de la Isla, no resulta lícito buscar en imposiciones, como se hace con harta frecuencia, la solución a estos y otros problemas.

Si la única garantía para una vida libre, próspera y feliz es abandonar el país o desembarazarse del actual gobierno, este gobierno no debe continuar con la opresión, y obligar a las mujeres a parir, para que el ritmo demográfico detenga su descenso en las tasas de natalidad o para que el incremento en el número de ancianos que no son factores de crecimiento en la productividad para beneficio de los oligarcas en el poder, se acentúe.

Quizás pronto sea necesaria mano de obra en Cuba y las bajas tasas de natalidad creen otro problema, de muy difícil solución. Se trata de que en Cuba, como ya se ha hecho costumbre, las soluciones del régimen nunca serán aquellas dirigidas a mejorar la calidad de vida del pueblo de a pie. Sino las que afirmen la permanencia perpetua de los oligarcas engalonados en el poder.

Producto de aquel malévolo plan que llevó adelante el régimen militar castrista bajo la égida del felizmente difunto ex dictador Fidel Castro, que consistió en separar a los adolescentes de sus familias a través de reclusorios docentes en el campo, llamados Escuelas Secundarias Básicas en el Campo (ESBEC) e Institutos Preuniversitarios en el Campo (IPUEC), en la década de los 70 y 80 del siglo XX, para crear el hombre nuevo, se promovió la falta de valores que sufre la nación cubana hoy día. Producto de la promiscuidad revolucionaria, también nacieron las prostitutas más cultas y educadas del planeta, como dijera el finado ex dictador, solo que además, debe agregarse, son las más baratas del mundo, producto de la miseria en que conviven.

Es una situación que guarda alguna semejanza con aquel plan eugenésico del también felizmente finado Adolf Hitler, la Lebensborn. Solo que mientras el líder histórico nazi germano perseguía la creación de la raza aria superior que sostenía en eso que podría llamarse cabeza, los oligarcas de por acá, solo necesitan que el ganado crezca, para disponer de la fuerza de trabajo esclava que necesitan.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Tres crímenes de una misma esencia, Juan González Febles

La más reciente noticia sobre la muerte en enfrentamiento con efectivos de la dictadura venezolana, del ex policía Oscar Pérez y su muerte denunciada como “ejecución extrajudicial”, recuerda dos hechos acaecidos hace años en Cuba. Se trata del Hundimiento del remolcador 13 de marzo y la ejecución de tres jóvenes en 2003, por el secuestro de una embarcación para escapar de la pesadilla, que no resultó en heridos ni lastimados.

El ministro del Interior de Venezuela confirmó la muerte del policía sublevado Óscar Pérez y otros seis a quienes calificó como “terroristas” en un enfrentamiento armado contra las autoridades. El caso remeda otros episodios ocurridos en Cuba en que el más alto nivel de ordeno y mando, dictó la orden criminal cumplida de inmediato.

Recuerda mucho como, por desestimular las salidas ilegales, se dio la orden de hundir un remolcador lleno de niños, mujeres y hombres. La orden criminal fue cumplida y así fueron asesinados los tripulantes de aquel remolcador. Este crimen permanece afirmado en total impunidad, hasta el momento.

El otro caso fue el de los jóvenes que secuestraron la lancha de Regla. Aunque no lastimaron, hirieron, maltrataron o mataron a ningún pasajero y en el momento hubo testimonios tanto de cubanos como de extranjeros sobre esta conducta, fueron ejecutados sumariamente, con la aprobación del Consejo de Estado y el apoyo de intelectuales y artistas reptantes. Se trata de que en ambos casos, los más altos y criminales niveles de gobierno en Cuba, necesitaban intimidar, para evitar actos futuros de esta naturaleza.

En Venezuela existen lo conocido como Operación de Liberación del Pueblo (OLP), operativos represivos de seguridad del Estado. Las OLP han tomado desde 2015 muchas víctimas en los barrios más pobres y han sido denunciadas por grupos de derechos humanos y por la anterior fiscal general, Luisa Ortega, ahora perseguida por la injusticia en el poder.

La oposición, agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y grupos de opinión dentro y fuera de Venezuela, confirman el rechazo a la versión del ministro y hablan de “ejecución extrajudicial”.

En la tónica impuesta por el totalitarismo del siglo XX, que ha despecho de algunos, aun intenta ser visto como ‘democracia de partido único’, matar es siempre una opción y en ocasiones, la única opción del partido único. Entonces, si a quien toca morir es a un policía, a tres jóvenes, o a mujeres hombres y niños, lo más importante para ellos es lograr el fin o los fines que les aporten permanencia y continuidad en el poder absoluto. Quien muera, lo hará por la misma esencia criminal que aporta sobrevivencia a quien impide vivir.

El último evento que involucró la muerte del ex policía venezolano Oscar Pérez y su muerte, en su esencia se vincula con el hundimiento del remolcador y el fusilamiento en 2003 de los tres jóvenes, así ejecutados sumariamente. Si así fue en Cuba, así será en la satrapía castrista instaurada en Venezuela.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan Gonzále
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

La Izquierda Reptil y su huella sinuosa, Juan González Febles

Luego del destape de las corruptelas y suciedades vinculadas con Lula Da Silva, Dilma Roussef, Cristina Fernández, del yate de lujo de Antonio Castro, las travesuras de Timochenko, las adquisiciones de propiedades a lo largo del mundo del clan Castro y otras singularidades que tipifican a la Izquierda Reptil, llega a Cuba la Sra. Federica Mogherini, Alta comisionada para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea.

Un cargo de tal jerarquía y nivel ocupado por una socialista, la Sra. Federica Mogherini, debe levantar alertas. Se supone que junto con el Consejo, velará por la unidad, coherencia y eficacia de la acción de la Unión Europea. Será asistida por los servicios de la Comisión y del Consejo, cuya formación de asuntos exteriores le corresponde presidir. Entonces, si la ejecutoria de la izquierda ha sido reptil, en todos los casos antes expuestos, quizás debía investigarse muy bien los entretelones del tránsito político presente de un personaje tan significativo.

Alguien con el bagaje y el peso intelectual de la Sra. Federica, graduada en ciencias políticas en la Universidad Sapienza de Roma con una tesis en filosofía política, que exprese de forma pública y mediática que en Cuba ‘existe una democracia de partido único’, del corte de la inaugurada en Italia por Benito Mussolini, con su Partido Nacional Fascista, no cuenta con el atenuante de la ignorancia que beneficiaría a un Nicolás Maduro o a un Raúl Castro.

Debe haber algo más, detrás de un disparate de tal envergadura y esto quizás debe investigarse por los profesionales capaces de esos servicios especiales al servicio de las más sólidas democracias en el mundo. Los que han pateado el trasero de la metamorfoseada KGB, la felizmente borrada Stasi, de asalariados del nominado Ministerio del Interior castrista y de otros líderes de carteles criminales de mayor renombre en la actualidad. No importa que sean de tráfico de drogas o políticos, como FARC, castro-fascismo, etc.

Ya quedó demostrado que la izquierda mundial es reptil, con independencia que se trate de joder o poder, Podemos o Jodemos, el resultado, siempre será el mismo. Entonces, se impone una investigación seria y profesional que deslinde Dilma Roussef, Cristina Fernández, Antonio Castro de Federica Mogherini. Una investigación sin violaciones a derechos y libertades consagradas, sin abusos de género o ningún tipo de abuso o violación de la ley en estados de derecho.

La Izquierda Internacional, es reptil y como tal, muy hábil en términos de reptar. Han conseguido ascender y reptar en la OEA, en la ONU y en un sinnúmero de organismos internacionales que no consiguen asimilar que el estado de Israel nunca ha sostenido ni sostiene en sus principio de supervivencia, la destrucción de estado alguno o pueblo alguno en la zona meso oriental o en cualquier otro espacio mundial.

Si la Organización de Estados Americanos (OEA) expulsó al régimen militar totalitario castrista de su seno, esto para nada debió implicar, que la destruida república de Cuba fuera expulsada de la OEA, para que el régimen militar totalitario y dinástico castrista, oprima y reprima a su aire al pueblo de esa agobiada isla.

Que se golpee, se abuse y se violen derechos y libertades como se hace a diario en Cuba, y que la Alta Comisionada para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, certifique la atrocidad con la afirmación, de que en Cuba existe una ‘democracia de partido único’, es algo que debió llamar algo más que la atención, de aquellos habilitados para hacer algo al respecto.

Ningún representante de un bloque de naciones democráticas, afirmado en el decoro, debe prestigiar con su visita a los victimarios de un país donde se violan los derechos humanos, sin tan solo escuchar a las víctimas. Resulta insoslayable, escuchar y dialogar con la sociedad civil contestataria cubana, la prensa nacional independiente, la oposición pacífica interna cubana.

No puede perderse la saga de la Izquierda Reptil y de su huella sucia y sinuosa.
infiernodepalo8@gmail,com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

¿Quién se lo va a creer? ¡Mentira! Juan González Febles

Un llamado Comité de Ciudadanos por la Integración Racial (CIR) gracias a conocidas maniobras o Intercambios Sur-Sur, fueron presentados el pasado 9 de diciembre en el VII Festival Vista de Miami por los seleccionados (siempre desde lejos) activistas y comunicadores Marthadela Tamayo, Juan Antonio Madrazo y Jorge Olivera Castillo.

El llamado CIR, se consagra a combatir una inexistente discriminación racial en Cuba. Inexistente, porque Cuba adentro, la única discriminación demostrable en su existencia, es la política. Los tres presentadores, residentes en Cuba y seleccionados para representar lo inexistente, profundizaron en las difíciles condiciones en que desarrollan su trabajo en la Isla los activistas afrodescendientes, (no todos los activistas pro democracia que existen) sobre quienes dijeron, pesa una doble discriminación que sería, ser disidentes y ser afrocubanos.

Nadie en Cuba ha sido vetado para estudiar en las universidades para revolucionarios por ser negro, mestizo, mulato, etc., la exclusión fue y es política ya que las universidades son para revolucionarios, sean estos blancos, negros, amarillos, rojos verdes o carmelitas o azules. Sobre discriminación por opciones sexuales, falso también. Desde que el felizmente difunto ex dictador Fidel Castro partió hacia el eterno olvido y su lugar fue ocupado por el heredero y actual dictador Raúl Castro, su hija Mariela Castro, supuesta doctora en sexología y presidenta de Cenesex, ha promovido la homosexualidad sin cortapisas con festivales de orgullo gay, homenajes para salidos del closet, conferencias y otras fanfarrias de ese corte.

Ver o exponer una hipotética situación de los Derechos Humanos de la población afrocubana, es un análisis parcial e interesado sobre la situación real de los derechos humanos de toda la población. Una sub-valoración muy interesada en que serán destacadas algunas respuestas institucionales que el estado castrista ha implementado y lo favorecen al destacar esfuerzos innecesarios pero reales, dirigidos a “eliminar desigualdades raciales” inexistentes en Cuba.

Con base en estos análisis y valoraciones, el CIR allana espacios mediáticos a la dictadura militar totalitaria castrista y le ofrece nuevos espacios desde un conjunto de conclusiones y recomendaciones que destacarán una supuesta relevancia en los esfuerzos del régimen, para que la sociedad cubana avance en la eliminación de desigualdades y discriminación racial, a despecho de la inexistencia real de tales situaciones y discriminaciones.

Cuando las Damas de Blanco salen a las calles en demanda de libertad y derechos para todos, hasta ahora no he visto que María Cristina Labrada o Leticia Ramos sean mejor tratadas que Berta Soler o que otra Dama de Blanco, negra, mulata o mestiza. La discriminación, la represión y el abuso, en Cuba son esencialmente políticos y nada más. En Cuba, la vileza, la crueldad y la bajeza, son tan humanas como el desinterés, la entrega y el amor desplegado por blancos, negros, mulatos y mestizos en lucha por la libertad y el derecho de todos los cubanos.

En el panteón de la cubanía y el honor nacional, comparten espacios Quintín Banderas, Antonio y José Maceo con Ignacio Agramonte y José Martí, entre otros tantos héroes inolvidables. Desde los fueros de lo indigno, Esteban Lazo y Ulises Guilarte comparten celebridades con Díaz Canel y Marino Murillo no es exactamente un componente racial lo que les identifica en el oprobio.

¿Es la discriminación racial un componente efectivo en el inmundo caldo social impuesto hoy en Cuba? ¿Quién va a creerse esto? La respuesta es nadie. Otra conveniente mentira, una más al servicio del régimen militar totalitario que sufrimos por más de 59 años. ¿Por qué se da seguimiento a esto desde el siempre digno exilio político cubano? Habrá respuesta, esperemos que pronto.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD# 514

El futuro peor que viene llegando, Juan González Febles

Es necesario señalar que, mientras el régimen castrista, su partido único y sus Fuerzas Armadas, mantengan el control totalitario absoluto sobre la sociedad y sobre la actividad económica, es improbable que alguna mejora llegue a aquellos que hoy día, viven en la pobreza y miseria material absoluta en Cuba. Jóvenes cubanos chillones y con sus valores perdidos, los ujieres de reemplazo para la élite, vienen con una retórica tan agresiva y retrógrada como la de los añosos perversos de la generación histórica. En otras palabras, lo que hacen, lo hacen por conveniencia u oportunismo. Así es como actúan los gritones de mítines de repudio y los delatores.

Según algunos por acá e incluso por allá, Barak Obama hizo lo que hizo porque más de 50 años de embargo no habían funcionado y quería probar una política que ofreciera un mayor compromiso con los cubanos comunes. No es y no fue el embargo lo que no funcionó. Se trata de que cuando la extinta Unión Soviética colapsó, apareció un sostén desde España y cuando este sostén comenzó a flaquear, la Venezuela chavista, hizo el resto hasta que cayó en el marasmo en que está. No fue el embargo lo que falló, fueron las políticas de estímulo a la emigración, (legal o ilegal) y otras concesiones y permisibilidades lo que alentó y protegió al castrismo.

En Cuba, el régimen militar totalitario castrista ha borrado la confrontación de ideas. Se afirma solamente en la exclusión de estas. No solo de aquellas ideas que pudieran ser nocivas para la sociedad en general, o para la clase trabajadora en particular, sino de todas esas que perciben y etiquetan como ideas, que pudieran desarticular el poder absoluto de la élite dinástica, de los generales sin batallas y de la clase detentadora de todos los privilegios y todas las prebendas.

De acuerdo con ellos, ¿Para qué tomarse el trabajo de debatir con los que pueden ser descalificados o excluidos? A ellos, para invalidar, les sirve todo. Ya sean vínculos ideológicos con el neoliberalismo o con la “socialdemocracia” o peor aún, alguna eventual manifestación de pro yanquismo, o ser relator o representante de una entidad extranjera, que pudiera ser un medio de prensa “hostil”, la ONU o cualquiera de sus agencias.

Sobran elementos para no creer en soluciones electorales. Ciertamente, la participación de más de seiscientos opositores de varias organizaciones en las asambleas de nominación de candidatos a delegados del poder popular, ha marcado una pauta. Solo que ninguno de los participantes pudo alcanzar los votos necesarios para ser nominados en esas asambleas a manos alzadas. Solo que como nadie dispone de la verdad absoluta, habrá que dar paso a la posibilidad real aunque muy remota de que ganen. Si así fuere, ganaríamos todos. Si no, todo será peor que lo que hoy se vive.

Por la siempre culta y por algunos momentos, perjudicial Europa, alguien ha hablado de la “democracia de partido único” afirmada en Cuba hoy día. De seguro, estas personas tan bien intencionadas olvidaron o no quisieron pensar en los ejemplos de “democracia de partido único” aportados desde allá. Olvidaron al Partido Nacional Socialista de los trabajadores de Alemania, en su histórica oportunidad como partido único en Alemania. Al partido único del Duce Mussolini en Italia o al Partido Comunista de la Unión Soviética. ¿Acaso alguna forma efectiva de democracia respaldó a alguno de estos partidos únicos europeos? No obstante, ellos, tan bien intencionados como son, consideran que en Cuba, sí.

El canciller castrista, Bruno Rodríguez, informó la entrada en vigor a partir del próximo 1 de enero de un paquete de cuatro medidas entre las que destaca el fin de la llamada ‘habilitación del pasaporte’, un requisito hasta ahora obligatorio para que los emigrados entraran al país.

A esta norma se suma la entrada y salida a la Isla de ciudadanos cubanos residentes en el exterior en embarcaciones de recreo, la supresión del periodo de espera de ocho años (con carácter general) para quienes emigraron ilegalmente y el fin del requisito de avecindamiento para los hijos de cubanos residentes en el exterior.

Las nuevas medidas puede poner en evidencia aún más las contradicciones entre “los distintos tipos de cubanos”, no es lo mismo ser cubano residente en USA y venir a traer recursos económicos a la familia gobernante, que vivir en Cuba y ser esclavo de esta.

Quizás lo más perjudicial para el advenimiento de la democracia en Cuba sea que desde el exterior, son favorecidos disidentes que se convierten en representantes de la oposición, sin mandato de esta. Estos reciben grandes fondos para el desarrollo de proyectos y no hacen cosa alguna. Luego, abandonan el país cuando les place. Durante las guerras de independencia, esto no pasó. A nadie se le ocurrió promover un ascenso o cualquier cosa de esa índole fuera de los campos de Cuba libre. Esos promotores, quizás héroes aun no prisioneros de un imperio que les desprecia, inventan una figura desconocida hasta ese instante, la cubren de premios y distinciones y ya está.

Entre los casos más reconocidos entre estos personajes que hacen más daño a la oposición que la misma policía política, nos referiremos solo a quienes están lejos. En Cuba quedan y en su momento se hará la referencia, de tantos promovidos que nunca encontraron testosterona para acompañar a las dignas y valientes Damas de Blanco en concierto armónico con sus promotores que en Cuba, nunca hicieron cosa alguna contra la dictadura, que prefirieron combatir de lejos. Así, tenemos felizmente lejos a Eliecer Ávila de Somos Más, Laritza Diversent del grupo de abogados Cubalex, Roberto Guerra Pérez de la agencia de prensa independiente Hablemos Press y Odelín Alfonso de la Asociación Pro Libertad de Prensa.

Hay más y se volverá sobre el tema.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#506

¿Proteger y servir? no, solo reprimir y abusar, Juan González Febles

Quienes tuvieron acceso a la información publicada en este medio por Agustín Figueroa sobre un asesinato en el capitalino barrio La Güinera, en el municipio de Arroyo Naranjo, se habrán percatado de la inoperancia y falta de profesionalidad de la policía castrista, que por ser revolucionaria, no es nacional y por estas razones no protege ni sirve a la población. Solo reprime y abusa al servicio de una dictadura militar totalitaria y dinástica.

Si se hubiera tratado de una asonada cívica de protesta ciudadana, hubieran tardado menos de cinco minutos en llegar varios carros patrulleros y algunas decenas de uniformados. Uno o varios patrulleros hubieran respondido a esa llamada. Se trata de que ellos ni protegen ni sirven a la ciudadanía y para la ocasión, no se trataba de reprimir y golpear opositores o disidentes pacíficos. Entonces, no llegaron. Si no llegaron, podrían argumentar que fue por causa del embargo o bloqueo como le llama el metalenguaje oficial. Se podría argumentar que fue porque no disponían de combustible o porque estaban ocupados con un asunto relacionado con la seguridad del status de la élite a la que sirven.

Algo que la opinión pública nacional e internacional debe conocer es que desde cada teléfono móvil desde donde se tomaron imágenes de esta tragedia urbana, se llamó a servicios de urgencia y a autoridades policiales, que no acudieron con tiempo para proteger, servir y salvar una vida.

Quizás en aquellos momentos, asediaban la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco o paseaban intimidantes frente a la población por alguna zona capitalina, siempre en servicio del régimen militar totalitario cuya permanencia imponen. Este es el estilo de vida que en Cuba pretenden afirmar los gobiernos europeos y la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Afortunadamente, entre los testigos presenciales del pueblo de a pie presente, no se ha sabido de ninguno que haya degustado con placer un café, mientras contemplaba la tragedia. Cierta y afortunadamente, no son ni serán como el Che.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#505

Un servidor consecuente del castrismo perfectamente ubicado, Juan González Febles

Arnaldo M. Fernández es quizás uno de los más útiles servidores del interés del régimen militar castrista y de sus servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia desde USA. La emprende con frecuencia contra aquellos que hacen dentro de Cuba, lo que él nunca encontró testosterona para hacer. En ocasiones ataca a Fariñas y a Rodiles, entre otros. Regularmente el resultado final de sus conclusiones beneficia al régimen.

En un trabajo publicado por cubaencuentro.com el pasado 02/10/2017 y titulado Primer exilio histórico poscolonial nos deja la premisa de que el felizmente difunto ex dictador Fidel Castro, será el único que pasará a la historia como exiliado que regresó en son de guerra y tomó el poder. Fernández pasa por alto que comparar la ‘dictablanda’ de Batista con la dictadura militar totalitaria, primero comunista y hoy fascista de la dinastía Castro, es algo que va más allá del disparate.

Bajo la regla y el mandato del general Batista y a pesar de alguna que otra censura, en Cuba nunca dejó de existir una prensa libre. Hubo además sindicatos libres y libertad sindical. En líneas generales, fue un periodo de crecimiento y bienestar económico para toda la Isla.

Como expresó muy atinadamente Marlene Azor Hernández, en la propia cubaencuentro.com, Arnaldo M. Fernández da por sentado que la verdad se encuentra en las declaraciones públicas del régimen castrista, en sus leyes que cita de forma reiterada como respaldo a un gobierno que reconoce totalitario, pero que opta por tratar como si fuera un legítimo Estado de Derecho.

Arnaldo M. Fernández forma parte de la tropa élite encargada de servir al castrismo en los predios del exilio. Solo que forma parte solamente, no es de los principales ni se cuenta entre los más útiles servidores del castrismo. Los más útiles, otorgan becas, grants y crean líderes a capricho, en fin, hacen algo más que hablar boberías. Perjudican de veras.

Todos sobreviven y logran imponerse gracias a una característica acusada entre nuestros amigos los yanquis. Esta es, que son los únicos en el linaje humano que califican a sus enemigos como importantes y como no importantes. Así, vencieron al imperio español en 1898, al káiser alemán en 1918, al Reich hitleriano y a los militaristas japoneses en 1945, al imperio soviético en los 90 del siglo XX, todos en su momento, enemigos importantes. Entonces, ceden en enfrentamientos con enemigos que desprecian como Corea del Norte, Viet Nam y Castro fascistas del Caribe.

Esta característica preserva el actuar de los Arnaldo M. Fernández, las tantas Ana Belén Montes aún no descubiertas y tantos otros de ese corte o enemigos no importantes, susceptibles de ser despreciados, hasta que no comiencen a realizar ensayos nucleares o a intentar de alcanzar con misiles el territorio continental de USA, hecho que les levanta el status y en algún momento, les concederá importancia.

Para Arnaldo M. Fernández, lo que hace la oposición pacífica interna en Cuba no tiene sentido. Afirma que el sistema electoral castrista “funciona”. Cuba adentro. Según afirma, en Cuba los ciudadanos no están maniatados en lo económico, en lo político y en el marco jurídico. Se trata del análisis de un desconocedor de la realidad cubana o de un servidor oculto del régimen castrista.

Como otros de su corte, Arnaldo M. Fernández, quizás está contra el embargo y no reconoce que este, contribuye a la desaparición del castrismo. La Ley de Ajuste por su parte, en parte contribuye a perpetuarlo. La afluencia constante de cubanos, que al igual que Arnaldo Fernández, nunca hicieron cosa alguna contra el castrismo en Cuba, tras avecindarse permanentemente en EEUU, aportan lo suyo a la industria de viajes y envíos a Cuba. Así engrosan las arcas de GAESA. Que cada quien saque sus propias conclusiones.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#504

Los ganadores de Cuba hoy, frente a todos los cubanos perdedores, Juan González Febles

Leemos en BBC Mundo y lamentablemente lo hacemos sin sorpresa, las declaraciones hechas a este medio por el hijo del sicópata y perdedor argentino Ernesto Guevara de la Serna (Che Guevara), mítico perdedor y asesino. Así, hemos podido saber, que Ernesto Guevara March, su hijo, es propietario de un negocio privado dentro de Cuba, que utiliza capital extranjero al tiempo que opera con varias empresas estatales.

Expuso el ‘hijo de’ que: “…No tiene nada que ver con si eres socialista o capitalista”. Agrega que: “…no tiene ningún sentido centrarse en ese aspecto. En su opinión: “…estamos haciendo un buen trabajo, algo que ayuda a mi país”.

¿Qué les parece?

¿Qué pasaría si de repente Guevara March decidiera unirse a la oposición interna pacífica cubana? ¿Haría un mejor trabajo para esa propiedad personal compartida por otros ‘hijos de’, que llama eufemísticamente “mi país?”. Aceptemos que sí. De inmediato sería colocado en posiciones preeminentes. Podría fundar un grupo que para establecer distancias, podría llamarse, “Así somos”. Ganaría mucho más de esta forma, con lo que recibiría de los héroes aun no prisioneros del imperio, a cargo de la promoción de tantos iguales y semejantes, que con su actual empresa en Cuba.

Sería acogido por la real aristocracia mediática internacional, por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, (ACNUDH) por sus dignatarios como, Jean Ziegler, María Grazia Giammarinaro, y hasta por la supuesta experta Virginia Dandan, y por otros tantos funcionarios parcializados o comprometidos afectiva o ideológicamente con el régimen militar totalitario castrista. Tantos que sin la pañoleta, apretándoles el cuello, repiten en su silencio interior y dentro de sí, “… ¡seremos como el Che!” y en términos de perdedores, lo consiguen.

Guevara March alcanzaría un ascendente superior al logrado por Eliecer Ávila, Laritza Diversent, Odelín Alfonso, Roberto de Jesús Guerra y tantos otros ‘líderes opositores’ colocados en el Olimpo mediático por los héroes aun no prisioneros del imperio, responsabilizados con su selección. Estos personajes y sus patrocinadores hacen más daño a la oposición pacífica interna cubana que la misma policía Seguridad del Estado.

Más importante que saber quiénes y qué nos hace perdedores, sería conocer quién gana cuando todos por acá perdemos. Todo apunta al régimen militar castrista, sus miñones y sus parcelas de privilegios.

La élite castrista y sus allegados, hoy ocupan las lujosas mansiones que se apropiaron en Miramar, Nuevo Vedado, Siboney, Atabey, etc., lugares residenciales de aquellos a quienes tanto repudiaron por ser burgueses.

Como el hijo del mítico perdedor argentino, los hijos y allegados de la élite castrista lo tienen todo pero ambicionan más. Mientras haya héroes aun no prisioneros del imperio, tienen espacio para la proyección y promoción dentro de una supuesta disidencia política, que para nada perjudicará sus verdaderos intereses.

Cuando llegue el momento, podrán marcharse hacia los Estados Unidos y una vez allá, unirse a la floreciente colonia de herederos sin gloria y disidentes en retiro por allá afirmada.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#503