Rechazo generalizado y un compartido manto de olvido, Juan González Febles

Según la información oficial, Fidel Castro murió en horas de la noche del viernes 25 de noviembre de 2016. Se comenta la “coincidencia” de que un 25 de noviembre de 1956 y también en horas de la noche, salió de Tuxpan, México, el yate Granma, con sus 82 expedicionarios, hacia su naufragio en las costas cubanas, el 2 de diciembre de ese año 1956.

Para algunos por acá, la fecha ha quedado para marcar referencias y asociaciones de partidas sin regreso, destinos fallidos, naufragios y fracasos.

Cuba adentro mostró un panorama compartido y generalizado de indiferencia. Así fue por una parte, pero por otra, se impuso el miedo que se transpira y respira en la sociedad cubana.

Más allá de las demostraciones y expresiones orquestadas por la élite y su monstruoso aparato propagandístico, siempre a la vera del entramado represivo, la indiferencia reinó en el espacio llenado por el miedo.

En ómnibus del transporte público y esquinas al azar, algunos escucharon reguetón desde sus teléfonos móviles. En los hogares y espacios privados se escuchó música con volumen atenuado y ventanas cerradas. La programación clandestina del paquete y el resto de la cíber-oferta alternativa reina durante el luto impuesto por nueve días.

Ciertamente, nadie ha querido señalarse con una sonrisa o un estado de ánimo en contradicción con la proyección y mandato oficial de luto obligado y culto desmesurado a su personalidad. Pero esto no es nada nuevo en el mundo. Se trata de una versión caribeña del “luto y el dolor” proyectado en su momento, cuando salieron felizmente de la escena, Stalin, Mao y los Kim de Corea del Norte que ya lo hicieron.

No es nada nuevo, en su momento y en medio de similar tristeza dirigida, transcurrieron los funerales de sus iguales Stalin, Mao Zedong, Lenin, Kim Il Sung, Kim Jon Il y otros figurantes del eje del mal. Se trata de que tales personajes hasta después de muertos, pueden ser letales y nadie o pocos se atreven a correr el riesgo y marcar una diferencia.

Si de naufragios se trata, Fidel Castro condujo a la nación cubana a un naufragio de superiores dimensiones al naufragio del Granma. Destruyó la república y a la nación cubana. Restableció la pena de muerte, abolió una de las constituciones más progresista de las Américas y privó de derechos y libertades a todos los cubanos en condiciones mucho peores a las desterradas por la independencia arrancada a la corona española.

Fidel Castro robó la juventud a varias generaciones de cubanos, explotó sin medida a los trabajadores, prostituyó y deformó a la juventud y arrastró a la miseria material a todo un pueblo. Llevó adelante guerras en África y América Latina y llevó su vaho de violencia incluso al convulso espacio islámico. Arrastró al país en su odio visceral contra los Estados Unidos, la libertad y los valores sustentados por esta. Así sirvió como peón al imperio soviético en muchos escenarios mundiales y llegó a pedir un ataque nuclear de primer golpe contra los Estados Unidos.

Personalmente, le vi de lejos o quizás no tanto. Le recuerdo mientras esperaba ómnibus de transporte público. Le vi pasar con su escolta armada hasta los dientes por la 5ta Avenida y por otros espacios capitalinos. Cuando esto sucedía, los mayores decían a los adolescentes uniformados camino a la escuela, que no se movieran, no fuera que desde la escolta, se malinterpretara la movida y sucediera algo terrible. El recuerdo que de esto guardo es el de esos individuos mal encarados apuntando con sus armas a civiles desarmados. La impresión que me quedó fue la de alguien con un miedo descomunal a ser muerto por cualquiera.

Para mí, nunca fue un héroe. Solo una molestia que duró demasiado. Los momentos felices de la adolescencia y la primera juventud, que recuerdo y atesoro, jamás fueron gracias a la impronta directa o indirecta del difunto. Sucedieron a su pesar y en desobediencia directa a sus órdenes y orientaciones.

Para marcar la molestia, por acá estaremos gravados con nueve y más días en que la televisión oficial romperá sus cotas ya impuestas de ridículo. Estaremos castigados ya no por su presencia, pero si por el luto y el culto a su personalidad. Así y de esta forma, continuará la imposición de su presencia, rechazada por la mayoría. Aclaro que no por odio, se trata de cansancio y mero aburrimiento. La buena noticia es que no volverá a ordenar el hundimiento de remolcadores con mujeres y niños abordo ni el fusilamiento ejemplarizante de ningún inocente.

No obstante a esto, no me alegro de su muerte. No lo hago por la suya ni por la muerte de nadie, por importante que fuere o crea ser. Entonces y como no me siento Dios, dejo los perdones a su arbitrio. Me uno de forma entusiasta al compartido manto de olvido que se lo llevará, feliz y definitivamente.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de; http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Una muy positiva orden presidencial que empoderará al pueblo cubano, Juan González Febles

Luego del triunfo de Donald Trump y de que será en breve el próximo presidente de los Estados Unidos, se habla mucho por esta orilla de las órdenes ejecutivas dictadas por el presidente saliente Barak H. Obama y de como muchos por acá esperan, que algunas entre estas o quizás todas, sean revocadas por el mandatario electo.

De lo que pocos hablan, con un respeto casi religioso es de las órdenes ejecutivas que el nuevo presidente dictará. Aun así, se hacen cábalas sobre lo que vendrá y sobre quién ganará algo con eso,… ¿el gobierno castrista?

Los trumpistas de por acá, esperan lo mejor de Trump. Entre lo mejor está, que haga lo necesario para con una orden presidencial garantizar acceso libre a internet para todos los cubanos. Cuba está a menos de cien millas del territorio continental estadounidense.  Solo enviando a alguien con un martillo hasta el o los satélites habilitados, -el régimen castrista no tiene recursos para ello- podrían hacer algo para interferir el acceso. Aun si China quisiera ayudarlos, ni con la edificación de otra Gran Muralla conseguirían algo en este sentido.

La otra expectativa sería garantizar la recepción en Cuba de la televisión comercial norteamericana, algo que no sería imposible, si una orden en tal sentido es expedida y se mueven los recursos para hacerlo posible. Tanto esta, como la opción anterior están fuera del alcance del régimen castrista en términos de bloqueo o intervención de la recepción en Cuba.

En ambos casos aunque el régimen argumentará la llevada y traída “soberanía nacional”, la propia Organización de Naciones Unidas (ONU) a pesar de su acendrada inoperancia consagra el derecho a la libertad de información y el libre acceso a internet. Como no se trata de obligar a persona alguna a conectarse a internet sino solo de dar la oportunidad a que lo hagan si así lo desean, algunas argumentaciones se encontrarán faltas de otro sostén que no sea la voluntad y el empeño del régimen cubano por bloquear el acceso a internet y limitar o cortar de cuajo el derecho a la libertad de información.

Sobre la televisión comercial norteamericana, se verán tan faltos de una argumentación razonable como en el primer caso. No se tratará de algo dirigido en forma singularizada contra ellos o contra interés y persona alguna. Se tratará de que quieran impedir al pueblo cubano acceder a la televisión comercial al alcance de más de doscientos millones de estadounidenses. Ya no será Radio y Televisión Martí, para el caso serían CNN, Fox, CBS, PBS y otras en un amplio y abierto etc.

Perder el monopolio informativo marcará una sensible diferencia en la actual correlación de fuerzas. Para el régimen sería la quiebra definitiva de la televisión oficial por falta de audiencia. Muy pocos verían tan solo una emisión de los noticieros televisivos, la Mesa Redonda colapsaría y el rotativo Granma, quedaría limitado en su uso para envolver basura o como papel sanitario. No es que en la actualidad no se le de este uso, solo que las nuevas alternativas le limitarían a esto.

Una orden o unas órdenes ejecutivas de este tipo, marcarían una diferencia. Un antes y un después y quizás hasta un no buscado y nuevo legado, que si marcaría la diferencia para un verdadero empoderamiento del pueblo cubano. ¡Adelante Sr. Trump!
infiernodepalo; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#455

Una elección que afectará a muchos para bien o para peor, Juan González Febles

A Cuba siempre le irá peor con una Administración Demócrata, estadounidense, porque ahí es donde ha venido siempre lo que ha dado aliento a la dictadura castrista. Así pasó con Jimmy Carter, y con Bill Clinton. El primero permitió un éxodo masivo en 1980 y el segundo a despecho de sus intenciones, permitió el derribo de una aeronave civil norteamericana en aguas internacionales. De John F. Kennedy mejor ni hablar. Lanzó a los invasores de Girón al peor espacio, les negó apoyo aéreo y luego puso como garante de la permanencia del castrismo, al gobierno estadounidense a partir de lo que negoció con la antigua URSS.

La Administración de George W. Bush mejoró las cosas. Con una Administración Republicana, el castrismo se pone cauteloso. Trump puede ser un susto como dicen muchos por acá y por allá, pero sustos y todo, además representa una sorpresa. Esta sorpresa podría favorecer o no al pueblo de Cuba. Donde sí existe una certeza es con la Sra. Clinton. Al castrismo le convendría Clinton, Trump es un hombre de negocios y aquí en Cuba lo menos seguro que hay son garantías para ningún hombre de negocios. Negociar con el castrismo es asumir pérdidas por adelantado porque el régimen militar cubano jamás paga sus deudas.

La Sra. Clinton afirma que dará continuidad a las concesiones y regalías concedidas por Obama. Eso la hace perjudicial para las aspiraciones del pueblo y los demócratas cubanos.

Como ya es costumbre, las autoridades cubanas han alentado campañas en el viejo estilo antiestadounidense. Se denuncia el embargo, se condena al “imperialismo yanqui” y se abortan todas las iniciativas llegadas desde el Norte.

Últimamente, la televisión oficial ha mostrado de forma reiterada numerosas manifestaciones y protestas preparadas por el régimen en las que participan representantes de la “juventud cubana”. Estos atacan las iniciativas llegadas desde USA a partir de su carácter “subversivo”. Estas campañas son una forma de preparar a la opinión pública cubana para un colapso de las negociaciones, en caso de una victoria de Trump y este es uno de los peores escenarios para la élite de poder castrista.

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, se comprometió a apoyar a los pueblos cubano y venezolano en su “lucha contra la opresión”. Así lo hizo en el marco de sus mítines de campaña en el estado de Florida, que ciertamente es uno de los más importantes de estas elecciones.

Lo más interesante es que el pueblo cubano y el pueblo venezolano no se cuentan entre los electores del Sr. Trump, aunque potencialmente estén entre los más beneficiados con su elección. Parecería repetirse a la inversa otra situación, en que no electores resultaron terminalmente perjudicados por el resultado de las elecciones que elevaron a la presidencia de la nación líder del mundo libre a Harry S. Truman, quien perpetuaría la pesadilla norcoreana que sufrirían millones de no electores estadounidenses o las que convirtieron en presidente de esa gran nación a John F. Kennedy, quien a su vez garantizó décadas de dolor a millones de no electores, cubanos para la ocasión.

La trampa o el sentido no tan oculto de ser presidente de la nación líder del mundo libre, es que millones de seres humanos a lo largo y ancho del mundo, sentirán para su bien o para su mal, la influencia que sobre ellos ejercerá lo que decida desde Washington el próximo presidente de los Estados Unidos. La sombra proyectada desde Washington y la Oficina Oval allí radicada, aliviará o congelará la vida de muchos. En esto consiste el liderazgo mundial y esta es la gran responsabilidad de quienes asumen ese legado y reciben de manos de su pueblo tan alta investidura.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#454

Actividades económicas… ¿ilícitas? Juan González Febles

Quienes impusieron la pena de muerte, derogaron la Constitución de 1940, impusieron las ejecuciones extrajudiciales, los juicios sumarios, los creadores de la Peligrosidad Social Pre-delictiva y tantos otros aportes a las teorías del derecho o el contra-derecho, aportan otra innovación. Hoy se trata de acusar e imputar a opositores pacíficos al régimen militar castrista, periodistas, etc., de algo que de forma eufemística dan en llamar “actividad económica ilícita”.

Cuba se ha convertido en un espacio de pesadilla. En Cuba, hoy día, se sufre el control absoluto que ejerce el régimen militar totalitario castrista sobre toda la ciudadanía. Este control resulta enajenante y totalizador y priva –entre otros- del derecho al trabajo a quien disiente. Para redondear el control, se priva a todos del confort y de la munificencia material. Para que la familia en jefe y su banda gobernante retengan el poder absoluto, resulta imprescindible la miseria material compartida por todos.

El régimen militar castrista en tiempos de la égida del culpable en jefe de todo lo mal hecho, el ex dictador Fidel Castro, hizo realidad aquella anécdota de Stalin con la gallina, solo que nuestra gallina fue el pueblo y la sociedad cubana en su conjunto.

Se dice que Stalin en un día de verano muy caluroso y bajo inclemente sol, desplumó a una gallina. Sin la protección del plumaje y bajo el sol, la gallina optó por aprovechar la sombra de Stalin y allí se cobijó. Esto bastó para que el padrecito diera libre expresión al sicópata criminal que fue y entonces, explicó que esta es la forma que habría que tratar al pueblo, quien como la gallina de marras, no tendría otra opción que cobijarse bajo su sombra “protectora”.

Por esto, afirman, “…no se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza en personas naturales y jurídicas no estatales, conforme a lo legislado”. Así la gallina, -el pueblo- permanecerá a la sombra del poder.

De vuelta con “las actividades económicas ilícitas”, resulta un verdadero contrasentido que sea el régimen militar totalitario castrista quien se abrogue el derecho de hablar sobre supuestas actividades económicas ilícitas. Se trata de que uno de los principales ingresos de que depende el inviable e inepto régimen castrista son las remesas y cualquier ingreso que entra por donación a sus arcas. Se trata de que como Cuba adentro, el régimen castrista criminaliza la diferencia, pretenden convertir en ilícitas las ayudas de ONGs y cubanos en el exilio a disidentes, opositores y periodistas independientes, (los de veras): así de sencillo.

Ni la embajada del régimen castrista en los Estados Unidos ni alguna otra en Europa democrática o América Latina se ve obligada a contratar personal nativo a través de los oficios de alguna empresa contratadora, que además de escoger y contratar el personal, cobre los ingresos personales de cada empleado a la embajada y pague a estos una suma irrisoria por debajo de lo que paga la embajada a la empresa contratadora.

Se trata del mismo estilo esclavista con que el régimen convierte en lícito el pago a profesionales cubanos de la salud y de otras disciplinas, en prestaciones de servicios a lo largo del mundo. ¿Por qué sucede? Pues a partir de la permisibilidad de cada estado de derecho que acepta y de esta forma consagra estas prácticas.

¿Qué pasaría si los estados de derecho democráticos del mundo dejaran a un lado la permisibilidad y la complicidad tácita con estas prácticas? Pues el régimen castrista se vería obligado a cesar en las mismas. De otra manera, se quedarían como cuerpo diplomático en La Habana, las embajadas de Rusia, China, Corea del Norte, regímenes islámicos promotores de sharias, terrorismo, lapidaciones, etc., y aldeas miserables con pabellón nacional africanas, todas con presidentes millonarios y embajadas suntuarias.

Un estado paria, ahogado en deudas como el castrista, que no es capaz de producir el mínimo para una subsistencia digna, difícilmente resistiría medidas de esta índole.

Quizás se trate de que actitudes dignas que dejen de convalidar prácticas aberrantes o quizás el fin de la permisibilidad sea el complemento que le faltó en su momento al “fallido embargo”. El tiempo lo dirá.

El caso es que si deben terminar las denominadas “actividades económicas ilícitas”, que sean las verdaderamente ilícitas y no las que el régimen castrista etiquete de esta forma.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#454

En Puerto Rico, más intrascendencias y otro evento vacío, Juan González Febles

Culminó en Puerto Rico el llamado 2do Encuentro Nacional Cubano. Como es costumbre, participaron organizaciones, en su mayoría desconocidas en el archipiélago cubano y otras del exilio, también desconocidas, en el ya mencionado archipiélago cubano, que parece ser, lo que por allá importa menos.

Según los organizadores, todo quedó debidamente organizado y representado por más de un centenar de sus poco conocidos (en Cuba) dirigentes. El evento fue organizado por Cubanos Unidos de Puerto Rico, también desconocidos Cuba adentro.

Destaca la ponencia presentada por el Sr. Luis Israel Abreu, Director Ejecutivo de Comité de Ayuda a los Activistas de Derechos Humanos (CAHRA, de acuerdo a sus siglas en Inglés)  y denominado oficialmente Committee to aid Human Rights Activists (CAHRA). Dicho comité está radicado en 6020 Newkirk Avenue, North Bergen NJ 07047. En dicha ponencia, se aborda el tema de la corrupción entronizada por el régimen castrista en Cuba y su solución en un marco constitucional de una futura Cuba democrática. El tema ciertamente será relevante en el momento de apertura y reconstrucción democrática, solo que en la actualidad es irrelevante, por su improcedencia desde las condiciones de control totalitario absoluto hoy impuestas en Cuba.

Quizás si en ese tema se abordara la presente corrupción trasplantada con éxito a las filas de la oposición interna cubana y representada en alguna forma por algunos de los presentes en la reunión, -participantes y hasta patrocinadores del encuentro- entonces tendría una relevancia mayor, pero esto no es y no será así, al menos por el momento.

De vuelta con el conocido tema de los encuentros vacíos e intrascendentes la Declaración final dada a conocer destaca algunos puntos que resultan lugares comunes ya expuestos por el Foro por los Derechos y Libertades en su campaña #TodosMarchamos, estos son: La libertad incondicional de todos los presos políticos y la derogación de todas las leyes que atenten contra las libertades fundamentales; La libertad de expresión, prensa, asociación, reunión, manifestación pacífica, profesión y religión; La participación del pueblo en toda decisión de la nación, la legalización de todos los partidos políticos y elecciones libres y pluripartidistas.

También se refiere a trabajar en la campaña por un plebiscito vinculante en favor de las elecciones libres, justas y plurales bajo condiciones democráticas que garanticen la soberanía de los ciudadanos. Lo que no dice es cómo hacerlo bajo las condiciones vigentes en la actualidad por el régimen militar totalitario castrista.

Habla también de respaldar y suscribir el “Acuerdo por la Democracia” de 1998, en los términos y condiciones ya conocidos. Hablan de promover –desde lejos como es costumbre- la estrategia de la lucha no violenta. Y además la promoción de viajes para “facilitar la capacitación de los luchadores prodemocráticos en las metodologías de la desobediencia civil”, dictadas por eméritos profesores que, o escaparon a tiempo o por cualquier otra razón, nunca aplicaron sobre el terreno la praxis de sus enseñanzas.

También de “trabajar para derrumbar el muro cibernético en Cuba”, algo perfectamente posible con solo una orden presidencial que el excelentísimo Sr. Presidente de los Estados Unidos, Barak H. Obama no tiene intenciones de impartir ni impartirá. Por último, quedó, “…esforzarse para que la oposición interna tenga los recursos tecnológicos con los que continuar la movilización ciudadana”.

Quedó establecida una Comisión Coordinadora de Enlace, que por un término de seis meses tendrá como tarea fundamental, dar seguimiento –desde lejos- a los puntos acordados y comunicarlos a todas las organizaciones, en el espíritu de “unir la oposición interna y externa”.

Se trata como ya es costumbre de que en Cuba decide quien en Cuba no reside y quizás como elemento sustentador de cómo ha ido y como irá todo en el tema cubano, recomendamos a los lectores, echen una ojeada a las subvenciones aportadas por NED tanto para este como para otros esfuerzos de este corte o similares.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Véase: NED Press Room; Apply for Grant; Cuba; http://www.ned.org/region/latinamericaandcaribbean/
cuba2015/; Ponencia Anti Corrupción Para La Cuba del Futuro; PD#444

Populismo nazi-fascista y Mascastrismo contemporáneo, Juan González Febles

Las definiciones políticas contemporáneas definen como  “régimen fascista” a una forma de gobierno autoritaria, aunque no todos los regímenes autoritarios sean fascistas. Lo cierto es que el autoritarismo es al fascismo, solo una de sus características. La concepción fascista del estado es totalmente incluyente. El totalitarismo populista nazi fascista establece que fuera del mismo no puede existir ningún valor humano o espiritual. Entonces, el fascismo es totalitario, y el estado fascista, es síntesis y unidad enajenante y totalizadora que incluye todos los valores e interpreta y potencia toda la vida de un pueblo.

El castrismo o el Mascastrismo totalitario es una concepción en la que el hombre es visto bajo la perspectiva de su relación inmanente con una ley superior y con una voluntad que trasciende al individuo particular, esto le eleva a la pertenencia consciente a un colectivo supra-social que personaliza un mesías. ¿Podría alguien negar que esta sea la esencia del castrismo tradicional o del contemporáneo Mascastrismo contemporáneo?

Cualquiera que haya visto en las políticas del régimen castrista nada más que mero oportunismo, no  comprende que el fascismo, aparte de ser un sistema de gobierno, es sobre todo, un sistema de pensamiento dirigido al culto de una personalidad que en el caso cubano fue y es la personalidad de Fidel Castro.

Eso, es en esencia, el castrismo. Se trata de la enajenación de la propiedad del estado por parte de un individuo o de su grupo, que controlará el poder privado representado por el ciudadano ya privado de todos sus derechos. Entonces, ¿habrá alguien que en su sano juicio se atreva a negar las similitudes entre el totalitarismo nazi en Alemania, el totalitarismo fascista en Italia y el totalitarismo castrista en Cuba?

El castrismo se define como una forma revolucionaria de nacionalismo contra los nacionales, que pretende ser una “revolución política, social y ética”, que fusiona al “pueblo” en una comunidad nacional bajo el mando de nuevas élites subordinadas a un líder y permeadas en supuestos valores heroicos en medio de una dinámica social en que se impone, una miseria totalizadora compartida por toda la población.

El mito central que anima este proyecto es el de que tan solo el régimen militar totalitario castrista resulta el catalizador per se para la purificación, populista e interclasista. Este aportará el renacimiento nacional capaz de  detener la ola de decadencia promovida por la “democracia burguesa” decadente. El mito movilizador por excelencia central del fascismo y del castrismo, que condiciona su ideología, su propaganda, su estilo político y sus acciones, es la visión idílica del inminente renacer de la nación desde una supuesta decadencia.

El caudillo fascista o castrista como es en nuestro caso, es mesiánico, carismático y preferentemente de origen plebeyo o campesino. De ahí, degenera y entonces, como sucede en la actualidad en Cuba, el brazo del caudillo, su partido y los grupos de choque, paramilitares y/o militares mostrarán un alto componente de elementos lumpen y delincuenciales.

El caudillo ya se embarcó en la refundación de la patria y a partir de ello, vendrán cambios de nombre, reforma constitucional, la suplantación de la Constitución y de otros símbolos del Estado. Será la hora para la destrucción de los valores e instituciones y que el caudillo afirme al régimen en posturas antiliberales y antinorteamericanas.

Se imponen estas igualdades políticas: Caudillo = Partido = Estado = Nación = Patria = Pueblo + historia falsa y sacralizada. El pueblo retorna a la servidumbre. La perpetuación del caudillo en el poder en un gobierno vitalicio se hará con elecciones o sin ellas. Habrá llegado el momento para la monarquía plebeya. En la que primará una corte desprovista de clase, elegancia, distinción y tan siquiera buen gusto, como resulta ser la familia real biraní en la actualidad.

Luego de una purificación homofóbica, el discurso se hace algo incluyente y llegarán como a Cuba han llegado los discursos de confrontación, la lucha por un ideal santo, la quema de los herejes y mucho más de lo que haga falta.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net

Una patética y lamentable conmemoración, Juan González Febles

En la vecindad del 90 aniversario de su natalicio, hoy Fidel Castro es presentado como el profeta, apóstol y maestro. Además, como constructor del socialismo en Cuba e inspirador del pueblo. Un pueblo afortunado por vivir bajo su régimen. De él, se dice es la encarnación física y espiritual del Estado y representa la supuesta unidad del pueblo cubano con su obra.

El abominable culto a la personalidad de Fidel Castro no hubiera podido iniciarse ni persistir sin la licencia del propio líder. Su “modestia inmodesta”, este último, un término aportado por el estudioso británico de la biografía de Stalin, J. Plamper, queda fehacientemente demostrada por la actitud del líder histórico de nuestro desastre, en términos de la imagen pública que promovió o permitió promover sobre su persona.

Los medios oficiales tratan y han tratado de vincular su malhadada herencia con las enseñanzas del Apóstol de nuestras libertades, José Martí.

El ataque terrorista el 26 de julio de 1953 a dos cuarteles del ejército constitucional cubano, a una dependencia del Poder Judicial y a un Hospital Civil, este último para disponer de mejor ángulo de tiro y además, para usar como escudos humanos a los pacientes ingresados, fueron presentados como de la autoría intelectual de José Martí. Ciertamente, nadie en su sano juicio sería capaz de concebir a Martí como promotor de prácticas terroristas. Nadie con un adarme de decencia podría tan solo imaginar a Martí, escudándose con pacientes ingresados en una instalación consagrada a la asistencia médica.

No obstante, el culto a la personalidad del ex dictador continúa. Este es sostenido por la izquierda corrupta latinoamericana o del resto del mundo. Esa izquierda en que sus líderes más connotados disponen de millonarias cuentas secretas, obtenidas, según afirman, con el “ahorro de sus salarios” o las “donaciones” hechas por los humildes a quienes dicen defender. Los más recientes casos de Lula Da Silva, Dilma Roussef, Cristina Fernández y hasta Hebe Bonafini, con flechas dirigidas hacia el gamberro Pablo Iglesias, de Podemos, son más que ilustrativos.

Deificar al culpable en jefe del colapso de la nación cubana, de sus instituciones, de la derogación de la Constitución del 40, del establecimiento de la pena de muerte y de cada uno de los hitos de destrucción que pesan sobre todos los cubanos, es abominable y ofensivo para el país cuya destrucción promovió y realizó. Pero se hace y está en marcha.

El promotor demostrado de secuestros, narco tráfico, insurgencias, lavado de dinero y otras minucias, el dueño y detentador de una discutible y fraudulenta reserva en que todo cabe y que se mantiene y mantendrá fuera de cualquier escrutinio ciudadano, es homenajeado. Lo es y será por su noventa aniversario, en el marco de la más patética y lamentable conmemoración que recuerde la historia política cubana.

Quien afirmó en nuestra tierra las asonadas nazi-fascistas conocidas por mítines de repudio, el culpable en jefe de las golpizas a mujeres y activistas pacíficos, el culpable en jefe de cada vida perdida en el Estrecho de La Florida, hoy nos agobia con el culto a su personalidad. Nos agobia el heredero directo de Balmaceda, Concha, Dulce, Weyler y hasta Benito Mussolini, el promotor primado de ejecuciones sumarias y ejemplarizantes. Frente a esto, solo decir ¡Basta!
infiernodepalo@gmail.com

Una crónica feliz para un domingo aciago, Juan González Febles

El último domingo de julio de 2016, el  31 de julio, tuvo connotaciones especiales para la barriada de Lawton.

Por acá es costumbre, -lamentable pero costumbre- las asonadas de violencia represiva alentadas desde la cúpula de gobierno castrista. En esta, mi barriada, se encuentra la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco.

Para la ocasión, hubo variantes en el guion represivo de costumbre. Ya a las 6; 34 AM el primer carro patrulla con insignias de la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) estaba aparcado en la calle Armas muy cercano a la calle E.

Los represores destacados para la ocasión fueron incrementados en su número. Regularmente, en la calle Armas, colocan un camión, un van, y dos patrulleros, pero para la ocasión, esta vez fueron dos van, cuatro carros patrulleros, el camión de marras y dos autos que como dice la canción, “no llevan marcas pero todos saben que es policía”.

Más allá de los cinco o seis delatores marcados en el barrio, hubo casi una decena de individuos ajenos a la barriada con las trazas de ser elementos de la policía Seguridad del Estado (DSE). Para quienes desde esta orilla los sufrimos, ellos no pueden enmascararse tanto como quisieran. Tienen el aspecto rollizo que comparten con los miembros de la nomenclatura, solo que a esto va unido la práctica sistemática de ejercicios físicos y el tono muscular derivado de esta. La gente llama estos rollizos, -a todos ellos- “los cuello de novillo”, ya que ese, su aspecto, contrasta con el del resto de la población.

Yamile Bargés expresa que la sede estuvo rodeada desde  aproximadamente  las 8; 30PM del sábado. Yuri Valle consiguió llegar aproximadamente entre la 1PM y 1; 30PM, porque los represores de guardia dormían a pierna suelta. Salieron de su modorra, luego que consiguió en compañía de Eralidis Frómeta entrar a la sede. Claudio Fuentes llegó de madrugada y consiguió entrar, porque quienes estaban apostados para impedirlo, dormían

El camión que transporta las bocinas y los equipos de audio con que agreden con el ruido de la música de peor gusto que nadie podría imaginar estuvo presente, solo que esta vez, se buscaron un animador que desde insultos, imprecaciones y el mal gusto impuesto por el castrismo, descalificó y ofendió en un talante ostensiblemente provocador, a quienes en la sede fueron objeto específico de tales provocaciones. En un sentido más amplio, esto amplió la agresión auditiva al resto de la barriada.

Los objetos personalizados para insultos, imprecaciones, etc., fueron Antonio González Rodiles, Berta Soler Fernández y Ángel Moya Acosta. Cuando ya la cosa cansaba, de repente se animó. Desde la sede se conectó otro equipo de audio y entonces se produjo lo que nadie esperaba. Berta, Rodiles y Moya respondieron con argumentos sólidos, estructurados y hasta humorísticos, que mejoraron la jornada, al menos para los vecinos.

Fue la primera vez que los vecinos de la barriada tuvieron la oportunidad de escuchar las verdades y razones que animan la lucha opositora pacífica. Se confrontó con razones y argumentos a los servidores del régimen militar castrista, traídos con el propósito de denostar, ofender y agredir y entonces, jugaron y perdieron. Brillaron Berta Soler, Antonio G. Rodiles y Ángel Moya y de acuerdo con los testimonios recogidos al día siguiente, hoy existe el consenso de que los represores carecen de razón y no están habilitados para debatir civilizadamente.

Más tarde, Damas de Blanco y activistas, con Moya y Rodiles incluidos, salieron a la calle. El aquelarre de abusos, golpizas, detenciones arbitrarias y el resto de las cosas que desde la élite del régimen se programan para hacer aciaga la vida  cada domingo en Cuba, se materializó. Quizás algo prepararon que no salió bien, afortunadamente. Pero el aquelarre del último domingo, ciertamente marcó una diferencia.

En la sede, se quedaron, Yuri Valle Roca, periodista independiente, Claudio Fuentes fotógrafo de Estado de Sats, Ariel González Cuevas de UNPACU, Yamilé Bargés y algunas Damas de Blanco. Estos se quedaron, unos para filmar y dejar constancia para la opinión pública y otros, para cuidar la integridad de la sede y resistir cualquier tentativa de vandalización. Sus testimonios fueron sorprendentes y muy esclarecedores.

El macro operativo organizado para la ocasión no cumplió con el objetivo trazado, aunque lograron a medias que este fuera otro domingo de aciaga represión para Cuba. Como ya es costumbre, fueron golpeados disidentes pacíficos y mujeres. La represión al actuar político ciudadano independiente y la represión a la manifestación pacífica ciudadana en las calles se mantiene. Es un  elemento básico para que el socio-castrismo, al menos sea, sostenible, ya que próspero no será jamás.

La jornada aportó lo suficiente para que este domingo nos deje una esperanzadora crónica feliz y cuajada de optimismo sobre otro domingo aciago desde Cuba.
infiernodepalo@gmail.com
Véase: Informe Represión Semanal 31-07-2016; PD#440

La falta de transparencia y la corrupción exportada desde La Habana (II), Juan González Febles

La forma y los métodos que los peores han empleado y emplean para minar desde dentro con la corrupción y la falta de transparencia del régimen militar cubano a la oposición interna pacífica, marcan una pauta que no debe ser pasada por alto.

Ahí tenemos a Cuba Decide y a su promocionada figura ejecutiva, Rosa María Payá. Lo primero fue transpolar el nepotismo desde la vitrina Castro y así promover exclusivamente por méritos consanguíneos a la diva Payá a los primeros planos mediáticos. Luego y sin pausa, el resto.

Luego que de forma completamente fraudulenta la diva entregó lo entregado hace más de diez años y lo dio como hecho de actualidad, me refiero a aquellas firmas que pude en su momento ver cómo fueron colectadas y además, el alto precio pagado por quienes lo hicieron originalmente. Muchos fueron condenados a largas penas de prisión y excarcelados tiempo después, a partir de las manifestaciones escenificadas en las calles por las Damas de Blanco y la inolvidable, Laura Pollán.

Para dar continuidad al fraude, los peores colocaron a la diva Payá en compañía de expresidentes latinoamericanos y consiguieron promoverla con otro fraude. Se trata de que le fuera agenciada una posición prestigiosa por desarrollar su actividad política desde Cuba. Bueno digamos que Cuba Decide o Reside existe, pero hay preguntas en el aire. ¡Cuba Decide o Cuba Reside! Y… ¿Dónde? La diva Payá no reside en Cuba. Por favor, que alguien entre los peores demuestre lo contrario. La mentira sobre la residencia aporta representatividad para liderar jóvenes latinoamericanos. ¡Bravo!

¿Qué se esconde detrás de la ruptura de Cubalex con Otro 18 y MUAD? ¿Quién oculta el entramado de complicidades, y corrupción presente, solo comparable a los mejores exponentes que en este sentido, practica el castrismo.

Como este ejercicio de transparencia supone riesgos y con ello podrían afectarse aún más las posibilidades de sustento de muchos por acá, no voy a referirme a los culpables ya de todos conocidos, no serán mencionados por sus sacrosantos nombres, están a salvo, bueno, al menos por el momento.

Recientemente, el régimen militar cubano intentó robar y vandalizar la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco. Se trata de que este régimen privilegie con su aversión a las Damas de Blanco. Los equipos destruidos deben ser repuestos ya. Deben serlo, aunque esto represente menos viajes, viáticos, etc., para los elegidos por los peores. Reponer en el tiempo más breve posible los equipos destruidos, representa un golpe algo más que simbólico al régimen cubano.

Para llamar las cosas por su nombre, la sociedad cubana no confía en la oposición como alternativa de cambio solo porque esta, se sostiene de forma precaria, atada de pies y manos por los peores desde el exterior. Estos, de forma continua y permanente, como si dieran curso a alguna orientación emanada desde algún “lugar desconocido”, destruyen por acá todo lo positivo y promisorio.

Aunque es sabido lo irrespetuoso que es que una organización, haga o vaya a hacer una Constitución. A alguien por acá se le ocurrió. Se trata de personas que no conocen la historia constitucional cubana. No han contado con la anuencia del pueblo. No cuentan con los conocimientos necesarios para redactar un documento de tal relevancia, pero han recibido y reciben el apoyo de los peores. Entonces, esto es exactamente lo mismo que el régimen hace. Arrebatar los derechos de los ciudadanos, entre otros, la libertad de expresión.

Lo peor de todo es que al menos por el momento, cuentan con el apoyo necesario para dar cumplimiento a sus aviesos propósitos, objetivos y planes, dirigidos contra la oposición real y los más emblemáticos defensores del derecho ciudadano en Cuba.

No se hará mención del Observatorio Cubano de Derechos Humanos de Madrid, ni del Sr. Aimel Ríos Wong, ambos promotores por excelencia de espejismos políticos, sindicatos inexistentes, asociaciones profesionales inanes, proyectos fantasmas viciados de corruptelas y noveles figuras creadas para cada ocasión..
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net; PD#437