El asno de Venezuela, Juan González Febles

Gerardo Machado Morales, el quinto presidente electo en Cuba, ocupó el despacho presidencial desde el 20 de mayo de 1925 al 24 de agosto de 1933. Fue además el primer dictador que Cuba sufrió en su vida republicana.

El poeta de ideas comunistas Rubén Martínez Villena, le bautizó como “asno con garras”, por su falta de ilustración, cultura, clase y por una brutalidad personal, ampliamente documentada. De forma curiosa, en la actualidad el pueblo venezolano ha bautizado a su actual dictador, Nicolás Maduro Moros, como ‘Maburro’. De hecho, así ha sido nominado a nivel popular, y es por derecho de la fuerza, el hoy, asno dictador de Venezuela.

La situación de crisis humanitaria, de alimentos y medicina en Venezuela, ha trascendido a todos los países y a los organismos internacionales. Salvo los aliados tradicionales del régimen militar totalitario castrista, Nicaragua y Bolivia, el resto de los países latinoamericanos, EEUU y Canadá, la Unión europea, la ONU, todos han manifestado y manifiestan, su repudio a la dictadura de Maburro, o en el peor de los casos guardan silencio, como hace Podemos en España y la titulada ‘Francia Insumisa’ en Francia. O como el más reciente, distanciamiento silencioso de Ecuador y su presidente ‘Lenin Moreno’.

La dirección y supervisión hegemónica del régimen castrista en el gobierno, los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia y el ejército venezolano, repiten fórmulas KGB-Stassi, orientadas por los servicios especiales castristas. La guerra del gobierno de Maburro contra la democracia y la institucionalidad venezolanas, reproduce en su esencia los postulados castristas del terror: Crear el miedo visceral, difundir embustes sobre sus próximos pasos y golpear, reprimir y abusar de los disidentes.

Se trata de la misma táctica que se emplea en Cuba de manera cotidiana. Aunque en términos de calificación, conocimiento, talento e inteligencia, Maburro está por debajo de sus -también muy ineptos- mentores castristas.

La dictadura del asno de Venezuela, se mueve a la sombra de un eje del mal en que se perfilan contornos de Irán, China, Corea del Norte, Rusia y como mascarón de proa, al régimen militar totalitario castrista. ¿Qué podría hacer Maburro en un futuro contra los Estados Unidos? Este es el tema que los políticos con el corazón y la mente, puestos solo en próximas elecciones, prefieren pasar por alto. La experiencia dicta que mientras quienes sufran sean los pueblos, ya sean de Venezuela y Cuba, u otros, los políticos de marras hablaran y se centrarán en temas para ellos más rentables.

Con ocupantes castristas sobre el terreno en Venezuela, con miles de elementos asalariados del Ministerio del Interior, sumados a los militares y pandilleros enmascarados de la policía Seguridad del Estado (DSE) castristas allí, no queda otra opción funcional que no sea la opción militar. A esto súmense las pandillas de narcos, delincuentes y otros elementos del servicio del castro-fascismo impuesto en Cuba.

El sueño del felizmente difunto ex dictador Fidel Castro, hoy es una realidad sólida y coherente. Venezuela, en estos momentos, es una satrapía del castrismo. A Venezuela le esperan momentos peores y más difíciles que los sufridos por Cuba. Tienen en la más alta magistratura a un asno, mucho peor que los que conocimos y conocemos por acá. Ya que Gerardo Machado superaba con creces en elegancia, distinción y valores, al Maburro empoderado desde La Habana y al Castro II que decide en la actualidad.

El tiempo dirá que harán los políticos y la real aristocracia mediática internacional y lo que sufrirá el pueblo de Venezuela y su oposición pacífica interna por ello.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#497

 

 

 

Advertisements

La continuidad del castrismo, Juan González Febles

Luego de apreciar el material filtrado con toda intención por quienes deciden cosas de este estilo por acá, es decir la guardia pretoriana castrista o fuerzas armadas establecidas para la imposición de una dictadura a todos los cubanos y el resto de los pandilleros asalariados del denominado Ministerio del Interior, unidos todos en un partido único, denominado comunista. Valdría desbocar la imaginación sobre cómo sería el continuismo castrista que se nos viene encima.

Algunos se han tragado que el primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, es un talibán perverso y retrógrado, no es tan siquiera eso. Solo se trata de un charlatán obediente, que dirá de forma ‘pública’, solo aquello que los perversos y añosos octogenarios a cargo, le hayan ordenado decir.

Para algunos observadores desde esta orilla, se trató solamente de difamar y devaluar a la oposición pacífica interna cubana. Como ellos (los añosos perversos) andan en una singular sintonía con la realeza aristocrática mediática internacional, concedieron categoría existencial, solo a quienes ya tienen decidido que existan. Para hacerlo creíble, el charlatán-Canel incluyó en su performance a Antonio González Rodiles, quien cuenta con un impresionante aval de golpizas, arrestos, protestas callejeras, etc. Que es además, figura protagónica en la Campaña #TODOSMARCHAMOS, en donde recibe no pocos trastazos, golpes, fracturas, etc. En fin, en su caso no se trata solamente de viajar y pasar a través de aeropuertos. Es además una presencia regular en cuerpos de guardia y servicios de traumatología en La Habana, como resultados de su actividad política.

Charlatán-Canel, centró sus ataques en ‘OnCuba’ y la ex blogger y hoy periodista Yoani Sánchez. Necesitaba demostrar que lo logrado por ambos medios y su presencia en la web, eran resultado directo del dinero y no de las opciones asumidas por ambos. Obvió además que la donación o no de dinero, está basada en decisiones tomadas lejos de Cuba y de las necesidades reales, Cuba adentro.

Hemos sabido por acá, que una universidad norteamericana, concedió una beca a un periodista oficialista a partir de méritos conocidos solo por esta universidad. No sería raro que algún pandillero golpeador de mujeres, del nominado Ministerio del Interior, reciba una beca en Quantico en el marco de los convenios para eliminar tráfico de personas, drogas, etc., en medio de lo afirmado como políticamente correcto por políticos, promotores y financistas. Por otra parte, si Popeye fue perdonado, ¿por qué no hacerlo con Raúl Castro que ha compartido castings a niveles mediáticos e incluso políticos con Popeye y sus jefes eméritos, Pablo Emilio Escobar Gaviria y Fidel Castro?

El castrismo continuará sin cambios ostensibles. En lo económico mutarán a un capitalismo, protofascista sin libertades. La guardia pretoriana que desde sus oligopolios militares explota sin consideraciones a la población y vende a un pueblo que percibe menos de 30USD como salario promedio mensual, productos con precios inflados en más de un 200%, serán los próximos beneficiarios y emprendedores en el ‘capitalismo castro-fascista’, que llega para beneficio de los detentadores de prebendas de siempre.

Por supuesto que lo primero sería dejar claro que en Cuba gobierna una banda armada desde 1959 sin nada que aporte institucionalidad o respeto mínimo de alguna legalidad. Se trata de conveniencias y tales conveniencias vienen dictadas por la prioridad del castro-fascismo, que no es otra sino, retener el poder absoluto a toda costa y a todo costo. Más allá de esto, no hay cosa alguna de validez efectiva. La calidad de vida del pueblo cubano, nunca ha sido una prioridad o algo que disponga de un interés real por parte de las autoridades.

La falacia de 2018, es solo eso, una falacia para dormir ingenuos. Sea quien fuere el próximo presidente, ya sea Díaz Canel, Pánfilo o Chivichana, quien mandará efectivamente serán Raúl Castro desde el Partido Único y su guardia pretoriana de generales sin batallas, vice y contra almirantes sin singladuras y pandilleros empistolados del llamado Ministerio del Interior.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#497

 

 

 

 

Los próximos e inmediatos desafíos, Juan González Febles

Muy cierto es, que los ejecutivos estadounidenses, por razones que van desde la politiquería electoral al más profundo desconocimiento de la nación cubana, han apostado por políticas fallidas en relación con el régimen totalitario castrista. Barack Obama en su mandato les dio todo a cambio de nada. La llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, cambió en parte el panorama, aunque no todo lo necesario.

Hoy los castristas han regresado a las trincheras, solo para asesinar y reprimir sin costos, a su aire y gusto. Tienen la certeza y la tranquilidad de que ni tan siquiera Trump, optará por una solución militar, que es ciertamente la única posible.

Más que cierto es, que la bandera de las barras y estrellas no es nuestra bandera. USA no es nuestra patria. Solo que lamentablemente, los compatriotas residentes en el exterior y los de la isla, deben tener presente que la solución a los problemas de Cuba es un asunto que requiere una presión militar que se va más allá del alcance de todos los cubanos.

Existen situaciones paralelas en la historia universal. La bandera de las barras y las estrellas no fue la bandera de los alemanes, de los italianos, ni de los japoneses. Tampoco lo fue de los franceses. La solución de la presencia nazi opresora en esos pueblos o de los militaristas sin alma del imperio japonés, se solucionó con la presencia militar estadounidense e inglesa. No existe pueblo sobre la faz de la tierra hasta el momento, que solo con su esfuerzo, haya logrado vencer la ingeniería social totalitaria.

Entre los cubanos de las dos orillas, hay coincidencia en un punto, todos soñamos con un país soberano, democrático, libre y próspero. Lo que varía es el método con que aspiramos a lograrlo.

Algunos optan por las negociaciones con el régimen e incluso promueven el fin del embargo como un mejor camino. Otros, apuestan por aislar a la dictadura y por sanciones internacionales que obliguen a cambiar o entregar el poder. Esto funcionó en Sudáfrica contra el apartheid, pero conviene olvidar que aquella Sudáfrica, no contó con el apoyo ‘generoso y desinteresado’ de la Unión Soviética, o de la actual Rusia, de China, Corea del Norte, Irán o Venezuela. Todos se afirman en pasar por alto la lamentablemente exitosa, ingeniería social totalitaria y que los malos, no están solos para asesinar, reprimir o lastimar.

La solución militar es la única en que nadie se detiene aunque sea solo para un somero análisis. Las armas que sofocaron a los invasores de Playa Girón fueron armas soviéticas. En aquellos momentos, los castristas disponían de almacenes y almacenes, llenos de armamento soviético embalado. Fueron momentos en que desde la Casa Blanca, se privó a los invasores de Girón de apoyo aéreo.

Lamentablemente, el embargo de Estados Unidos al régimen castrista ha fracasado. Cincuenta y ocho años de permanencia ilegítima en el poder absoluto, es la mejor respuesta.

Los disidentes, encargados de liderar un cambio democrático en Cuba, andan perdidos, pero esto no es solo debido a la represión perfecta. Para esto incide la influencia de promotores que desde una aristocrática realeza mediática y política internacional, promueven el protagonismo de lo peor, la falta de unidad entre los distintos grupos y que no se logre tender puentes con el cubano de a pie. Así, influyen y hasta determinan, entre otros muchos aspectos de interés.

Es como si sirvieran por ignorancia o de forma muy bien encubierta, a los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia castristas, en el mejor estilo de los manuales elaborados por las clásicas KGB, Stassi, etc. Es así, a pesar de tener tantos puntos de coincidencia con políticos muy pendientes de las urnas de las próximas elecciones.

Así llegan y se proyectan los próximos e inmediatos desafíos. Veremos qué pasa entonces y ese entonces, no va a dilatarse mucho en su ocurrencia.
infiernodepalo8@gmail.com: Juan Gonzalez
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#496

 

¿Y qué harán con los más incómodos?, Juan González Febles

Ha llegado a Cuba la noticia sobre el incidente ocurrido a fines del año pasado en La Habana en que diplomáticos estadounidenses y uno canadiense experimentaron diversos síntomas, que incluyeron disminución y pérdida de la audición. Esto ha incrementado entre dos, ocho o nueve, el número de enviados de EE.UU. que abandonarán sus misiones debido a las afecciones causadas por un aparente ataque acústico.

El reportero de CBS Radio Steve Dorsey dio la primicia sobre el ataque acústico contra diplomáticos de EE.UU. y Canadá en La Habana. Ofreció dicha información desde ‘Radio National’, la plataforma de radio de la Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC). Para ello, citó una fuente que le informó y que pidió anonimato.

El régimen militar totalitario castrista, a través del servicio de sus asalariados o cualquier otro diplo-bandido en obediencia a instrucciones y orientaciones de su gobierno, consigue hacer sin mayores consecuencias algo de esta índole, contra funcionarios diplomáticos de los Estados Unidos y Canadá. Esperemos entonces, que pronto los próximos afectados sean damas de blanco u opositores, periodistas independientes y otros incómodos, algunos entre estos, previamente invisibilizados por la real corte mediática internacional.

Se dice que el origen de los síntomas, resulta descrito como algo elaborado por dispositivos, acústicos de última generación, que operan a un nivel que los seres humanos necesariamente pueden no oír. Esto les causa, desde jaquecas, dolorosas migrañas de varias horas de duración e insomnio, pérdida de la audición y cualquier otro trastorno de origen neuro funcional.

Según informaciones que circulan Cuba adentro y en círculos diplomáticos y políticos, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson confirmó la semana pasada que diplomáticos estadounidenses en La Habana. fueron víctimas de “ataques a su salud” que les causaron pérdida de audición.

En una manifestación de candor extraordinaria, el jefe de la diplomacia estadounidense dijo otra verdad de Perogrullo: “Las autoridades cubanas son las responsables de descubrir quién realiza estos ataques de salud, no solo contra nuestros diplomáticos ya que, como se puede ver, existen otros casos con más diplomáticos involucrados”. Lo importante no es señalar a los culpables, (conocidos ya por todos) sino lo que se hará en lo adelante, para que esto no vuelva a ocurrir. Que no suceda contra diplomáticos, pero que tampoco ocurra contra ciudadanos pacíficos privados de sus más elementales derechos.

En las dantescas prisiones castristas existe la denuncia sobre que en determinado momento o en determinados momentos, fueron irradiados en sus celdas con Rayos X, prisioneros políticos a través de las paredes con aparatos diseñados para este servicio. Si hoy se conoce que esto ha sucedido contra diplomáticos de la nación líder del mundo libre, ¿qué podría estar sucediendo hoy en una ergástula castrista?

El régimen militar totalitario castrista cuenta con un amplio y documentado aval de horrores, acumulados desde 1959. Son tantos, que no resulta necesario abundar sobre el tema. ¿Podría esa aristocrática realeza mediática internacional, compuesta por tan excelsos y dignos exponentes, entre los que muy pocos cuentan en su aval haber enfrentado alguna dictadura, aportar algo que contribuya a proteger a las próximas víctimas sin investidura diplomática y además, sin la investidura aportada por la aristocrática realeza mediática internacional?

La pregunta que queda en el aire es: ¿Qué hará el régimen militar totalitario castrista con aquellos que evalúa cómo los más incómodos en la oposición pacífica interna, la prensa nacional independiente y la sociedad civil verdaderamente contestataria? ¿Estarán ya en posesión del equipamiento de última generación para el horror aportado por Irán, Corea del Norte, Rusia o China?
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/ PD#495

 

Que se establezca la norma de no convivencia, Juan González Febles

Si durante el pasado siglo XX, cuando la Sociedad de Naciones condenó a la antigua y felizmente desaparecida Unión Soviética, la Alemania nazi y al Japón militarista como agresores y violadores de la paz internacional, se hubiera optado por la no convivencia con estos regímenes, ¿cuántas vidas se habrían salvado?

Cuando el mundo civilizado cerró los ojos y decidió no ver el exterminio llevado adelante por Stalin contra el pueblo ucraniano, las víctimas de los gulag y otras menudencias que tipificaron el horror que materializó, le dieron permanencia y continuidad a la pesadilla. La pregunta de rigor sería, ¿fue esto correcto?

Cuando Hitler comenzó la instrumentación del horror del holocausto, las persecuciones y el resto de los horrores que dejó la pesadilla que fue aquel Partido Nacional Socialista de los Trabajadores de Alemania, si no se hubiera impuesto la convivencia pacífica con aquellos horrores, ¿cuantos millones de vidas habrían sido salvadas?

En nuestro caso, y como ha dicho y dice desde el exilio el Dr. Ed Prida, el castrismo que conocemos y sufrimos, “ha sido una operación subversiva de los órganos de inteligencia soviéticos con la cooperación incondicional de la conspiración traidora de los comunistas y sus tontos útiles nativos, quienes aún siguen con el control absoluto de Cuba y su destino para utilizar nuestro territorio como posta avanzada de las fuerzas rusas en América”.

A esto debemos agregar los intereses geo políticos iraníes.

¿Debe existir convivencia con el régimen dictatorial de Nicolás Maduro en Venezuela? ¿Debe convivirse con el régimen militar totalitario castrista? ¿Debe convivirse con el indigenismo sectario y anti democrático de Evo Morales? ¿Deberá mantenerse la convivencia con el corrupto e inmoral Daniel Ortega? ¿Con los también corruptos demostrados Lula, Dilma Rousseff, Cristina Fernández, Rafael Correa, etc.?

Es una buena ocasión para citar al periodista cubano en el exilio Pedro Corzo. Nos dice Corzo: “Las FARC cuentan con vastos recursos económicos porque como declaró el fiscal Néstor Humberto Martínez, esa agrupación cuenta con varios billones de pesos colombianos presentes en miles de inmuebles urbanos y rurales, de automotores, de dinero, de ganado, de empresas, y establecimientos de comercio”.

Por acá digo: ¿De dónde salió tanto dinero?

Con este dinero de origen tan incierto y dudoso, los narco guerrilleros y cómplices como la Sra. Piedad Córdoba dispondrán de lo necesario para desestabilizar la democracia y el estado de derecho en Colombia. Harán por las buenas lo que las FARC, M19, ELN y narcos célebres como el Sr. Pablo Escobar Gaviria, no lograron con secuestros, bombas y otras herramientas ‘revolucionarias’ de lucha.

¿Debe convivirse con esto?

De vuelta con Ed Prida, este nos dice: “… tampoco los países capturados por los Castro como el pueblo de Venezuela, Angola, Etiopia y otros apuntan como su principal enemigo, responsable y culpable de sus desgracias a los cubanos que hoy representan al invasor en Venezuela”.

Los servidores y esbirros asalariados del régimen militar totalitario castrista reconocidos en Venezuela, son personas viles que en Cuba cumplieron órdenes criminales y se aprestaron a sostener a la dictadura castrista en detrimento de su gente. Esos no son cubanos, cubanos son quienes los enfrentan día por día.

En 1953, una orden presidencial detuvo en el paralelo 38 al más emblemático general del ejército estadounidense en aquellos momentos, el general Douglas Mc Arthur. Esa orden le concedió permanencia y continuidad al régimen de pesadilla de Corea del Norte, encabezado hoy por el payaso Kim Jong Un. Lo que ha sucedido en la actualidad y lo que suceda en un futuro, serán las consecuencias de aquella orden inspirada en la ‘convivencia pacífica’.

Se acerca lamentablemente el momento en que la humanidad llegará a comprender que se hace necesaria una norma de no convivencia con el horror que se perfila.

La convocatoria chavista promovida por el Buey Maduro para una nueva Asamblea Prostituyente, perdón, quise decir Constituyente, fue respondida por un 40 o un 41% de la población y la respuesta a tal consulta, nunca fue unánime. ¿Qué pasó con el 59% o el 60% que no respondió al llamado? ¿Qué valida la nueva asamblea maduro-chavista? ¿Dónde está la mayoría que respalda al chavismo-madurista?

¿Se trata de que los países democráticos del mundo deben convivir con esta pesadilla? En su momento, el tiempo les dirá algo que les ha dicho siempre.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

 

Castro-fascismo en mutación afirmativa, Juan González Febles

El castro-fascismo no es de izquierda ni de derecha, ni capitalista ni comunista. En la práctica, más que una idea original, sería la fusión sincrética de varias ideas políticas, ambiciones, proyectos y discursos, aglutinadas siempre bajo un nacionalismo unitario y un autoritarismo centralista. Uno que proclamaría su adherencia a una nueva izquierda o un socialismo habilitado para el siglo XXI, portador de todas las referencias totalitarias ya descritas y conocidas.

El proyecto político del castro-fascismo ha sido y es, instaurar un corporativismo estatal totalitario y una economía dirigida. En su base intelectual se plantea la sumisión de la razón de todos a la voluntad y la acción del estado. Así, logra articularse a partir de la aplicación de un nacionalismo sazonado con componentes victimistas o revanchistas. Esto conduce a la violencia dirigida de marginales adoctrinados por los oligopolios corporativos de seguridad del régimen contra todos los que el Estado defina como enemigos. Esto se hará vertebrado de forma armónica con un eficaz aparato de propaganda dirigido por el partido único. Se arribará de esta forma a un engendro político que afirme la negación absoluta de aceptar algo diferente a lo que dicte el estado o la “revolución”.

Se presentará como una vía opuesta radicalmente a la democracia liberal, tanto como a las ideologías de la socialdemocracia, que aceptan el estado de derecho democrático, aunque el número de las ideologías contra las que se afirme, siempre será mucho más amplio.

Como base teórica, usarán al llamado marxismo-leninismo, término creado por José Stalin y designado en su momento para describir la ideología de la extinta Unión Soviética y de todos los partidos fieles a esta, a Stalin y a sus sucesores. El concepto se ha utilizado para denominar la interpretación de Stalin sobre el leninismo y la forma en que lo aplicó, lo cual dio paso a la horrible pesadilla asociada a su siempre execrado nombre.

El marxismo-leninismo es también la ideología que enarbolaron otros estados aparte de la URSS, de modo que el uso de la expresión se hizo más global y se mantuvo hasta después de la muerte de Stalin en 1953 y después de la desestalinización, iniciada oficialmente en 1956.

El marxismo leninismo es el instrumento por excelencia para asesinar, excluir y para la realización de cada uno de los terrores y horrores que la humanidad conoció a lo largo del siglo XX.

El marxismo-leninismo fue doctrina oficial de los países del Este hasta el final de la Guerra Fría y sigue formando parte de las referencias de ciertos regímenes actuales y algunos partidos comunistas que lo reivindican hasta hoy como su doctrina. Sus aristas totalitarias lo hacen afín con las más crudas formas del nazi-fascismo-falangismo, edulcoradas a su gusto por la corrupta izquierda latinoamericana desde su novel socialismo del siglo XXI.

La politología y otras ciencias sociales ubican al fascismo en la extrema derecha, vinculándolo con la plutocracia e identificándolo algunas veces como una variante de capitalismo de Estado. Con las nuevas variantes de la corrupta izquierda revolucionaria, hoy puede identificársele como una variante chovinista de socialismo de Estado. Esa que posibilita la afirmación de un totalitarismo que les concede la permanencia vitalicia en el poder absoluto, máxima aspiración de los sociópatas afines con las vertientes castro-fascistas, que comprenden, entre otras, la aspiración a ser, “…frías y eficientes máquinas de matar”. Por añadidura, consiguieron, que cuando no matan, impiden vivir.

El espíritu que animó aquellas “Palabras a los intelectuales”, pronunciadas por Fidel Castro y que asustaron tanto al dramaturgo Virgilio Piñera (“…con la revolución todo…”) guardan una semejanza aterradora con aquellas que en su momento dejó Benito Mussolini: “Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado”.

Tanto para Fidel Castro y su banda armada como para Hitler, Mussolini, Franco y otros, las cosas son, como las dejó establecidas en su momento Benito Mussolini: “El pueblo es el cuerpo del Estado, y el Estado es el espíritu del pueblo. En la doctrina fascista, el pueblo es el Estado y el Estado es el pueblo”. Solo sustituyan estado por revolución y se verá corporizada la pesadilla corriente Cuba adentro.

El castrismo es una ideología fundamentada en un proyecto de unidad monolítica al que llaman revolución. Por ello, exaltan la idea de una nación representada por la llamada revolución, frente a la idea del individuo. Suprimen los derechos y libertades y la discrepancia política, en beneficio de su partido único en manos del clan dinástico gobernante. Los localismos e intereses reales de la gente son eliminados, en función del centralismo totalitario.

Proponen como ideal la construcción de una irreal sociedad perfecta, formada por doblegados elementos intermedios y representantes unificados, designados por la élite de poder que retiene en sus manos, férreas y crueles, el control absoluto sobre la sociedad.

Recordemos al apóstol de nuestras libertades, José Martí, que adelantándose a circunstancias como esta dijo: “Lo que importa no es asegurar la solución que viene; lo que importa es no retardarla”. Y como si viviera este tiempo de apremios, señaló: “Nótese siempre que los que no poseen una cualidad, son los que ponen más empeño en aparentarla”.
infiernodepalo8@gmail.com: Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#492

 

 

 

Una destacada y académica idiotez, Juan González Febles

Aquello de que el apoyo al cuentapropismo y la “inversión privada” aportará elementos para una eventual democratización en Cuba, se ha convertido en algo que se repite una y otra vez. Pero todo no es más que una soberana idiotez. Cuando el totalitarismo consigue instalarse y consolidar los amarres totalitarios de una dictadura absoluta, el crecimiento económico global y el de sectores escogidos y autorizados para ello, solo fortalece al totalitarismo.

Estamos ante una nueva receta de supervivencia del Castro-Consorcio. Una vez rebasado el comunismo y sus inviables recetas económicas de planificaciones centralizadas a corto, mediano y largo plazo, se trata de crear un fascismo corporativo que promueva un capitalismo dirigido exitoso, que mantenga el poder en las mismas manos.

Para ello, el nuevo capitalismo mantendrá la supresión de derechos y libertades. No habrá pluripartidismo, sindicatos libres ni libertad de expresión, asociación y prensa. Quizás, se produzca un crecimiento económico que beneficiará de forma directa a los mismos militares y servidores asalariados de los servicios de seguridad, inteligencia y contrainteligencia castristas que durante tanto tiempo mataron, encarcelaron, reprimieron y degradaron. ¿Qué y cómo se beneficiará el pueblo de a pie con esto?

En la actualidad, los cuentapropistas exitosos en Cuba, son aquellos autorizados para ello por la élite gobernante. El resto, deberá integrarse (ya lo han hecho algunos) en los sindicatos oficiales aupados por la oficialista Confederación de Trabajadores de Cuba, (CTC) ya en los sindicatos oficialistas, los cuentapropistas estarán controlados de forma tan férrea como el resto de los trabajadores y la población dentro de Cuba. Tales cambios, solo beneficiarán a inspectores corruptos y a los gerentes ventrudos con grado militar en la “reserva”, que atesoran en closets, sus uniformes ‘para cuando haga falta’.

Sería muy provechoso que los que trazan estrategias y políticas hacia la Isla desde USA, los que seleccionan para becas en Harvard y otras universidades de los Estados Unidos, los que seleccionan viajeros, los que deciden detalles y generalidades sobre políticas hacia Cuba, tuvieran en cuenta estas peculiaridades, de las que nadie quiere percatarse.

Los que proclaman que la promoción del cuentapropismo y de los empresarios privados, dentro de Cuba, facilitará el tránsito a la democracia, deberán tener en cuenta la circunstancia real de la vida en Cuba y el significado que tiene el totalitarismo y el control social enajenante que este implica.

Quizás alguien, en aquellos predios político-académicos de USA, piensa que el oligopolio militar, que en la actualidad, vende a un 200% por encima del precio de adquisición los productos de primera necesidad que oferta a la población en las tiendas de venta por divisas que administran, serán más generosos una vez que se hayan desplazado hacia el cuentapropismo. ¿Será así?

Luego de repasar todas las incidencias vinculadas, habrá que reconocer que el trabajo de los servicios de seguridad inteligencia y contrainteligencia castristas y sus agentes de influencia y penetración desde los Estados Unidos, es ciertamente mucho más eficiente que la práctica cotidiana zafia y brutal que caracteriza la labor de estos servicios en Cuba.

Esperemos que alguien repase con detenimiento lo antes expuesto.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#487

De circos mediáticos, el más cercano, Juan González Febles

Los medios de prensa y todo el monstruoso entramado propagandístico del régimen castrista se concentra en atacar los pronunciamientos del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el pasado 16 de junio en el teatro Manuel Artime en Miami.

Sobre esto, la pregunta que habría que formular es: ¿En qué ha cambiado el criminal comportamiento del régimen militar totalitario castrista después del 17 de diciembre de 2014, cuando el entonces presidente Obama anunció sus planes para normalizar las relaciones diplomáticas con tal tiranía? ¿Por qué el actual Gobierno norteamericano debe seguir con la realización de negocios con la élite militar que controla la economía y la vida en Cuba?

En Cuba, las fuerzas armadas y los represores asalariados del Ministerio del Interior son y han sido regularmente, los principales beneficiados de la relación con EE.UU. y el resto del mundo, mientras se ocupan de reprimir a quienes defienden los derechos humanos o las libertades en el país. Son responsables directos de fusilamientos, maltratos, torturas, golpizas y todo el entramado de violaciones de derechos y libertades en Cuba desde 1959.

La nueva relación USA-Cuba debe exigir al régimen castrista el cese de la represión, la libertad de los presos políticos y las libertades económicas. Estas últimas relaciones deberán estar dirigidas para disfrute pleno de todos y no solo para militares, represores y delatores.

Sobre esto, una comparsa vil y abyecta de intelectuales y artistas, casi la misma que firmó en su momento manifiestos en apoyo a fusilamientos de civiles, instrumentados por la claque pretoriana armada castrista, se integra al circo mediático que en Cuba y fuera de ella condena la respuesta dada por el presidente Trump a las concesiones hechas por la anterior administración del ex presidente Barak Obama.

Hoy, estos despreciables cipayos arman algazaras y escándalos en respuesta a los más recientes pronunciamientos hechos por el presidente estadounidense, dirigidos contra la claque pretoriana que reprime, encarcela y mata. Entre estos viles, se cuentan Silvio Rodríguez, Alicia Alonso y otros autorizados a detentar dinero, estudios de grabación, viajes, representatividades, mansiones en zonas congeladas, automóviles flamantes y otras canonjías, a las que solo tienen acceso los miembros de la familia real Castro.

Así, han organizado un circo mediático del peor gusto en que participan elementos representativos de la nociva izquierda carnívora internacional que siempre ha apoyado, desde hace casi sesenta años, que en Cuba se reprima, se encarcele, se golpee y se mate.

La respuesta de la gente humilde de a pie no ha sido la esperada por el régimen castrista. Para muchos, el Señor Presidente Donald Trump es un ‘buen tipo’ que se reúne con mujeres, disidentes e incluso negros. Se comenta que a quien único perjudicó fue a ‘esta gente’, una forma coloquial en que es llamada por el pueblo de a pie, Cuba adentro, la claque gobernante y sus servidores policiacos, militares, paramilitares y civiles.

El senador Marcos Rubio, despunta como el próximo lobo feroz.

Para quienes no están al tanto, bueno es recordar la forma irrespetuosa que los medios de prensa al servicio del régimen castrista han usado para referirse a la congresista cubano-americana Ileana Ros Lehtinen, quien era llamada indistintamente, “la loba feroz”.

A despecho de esto, para el pueblo de a pie, “el tipo es buena gente” (Marcos Rubio) y la Sra. Lehtinen ni es loba ni es feroz.

Jóvenes féminas Cuba adentro, afirman que Rubio, más que político, parece un artista de cine. Desde lo poco que por acá han tenido acceso, la interacción que vieron por la tele y otras vías alternativas entre el senador y disidentes como Antúnez, Moya, etc., han hecho afirmar y han sentado con solidez que no es racista. Y si por casualidad, los votos femeninos desde Cuba contaran, tendría unanimidad entre mujeres de entre dieciocho y cincuenta años. Mis respetos y le felicito, senador.

Para concluir, digamos que en Cuba se ha destapado un nuevo circo mediático en que no se habla para nada de la corrupción y las prebendas que disfrutan los “perjudicados” por el Sr. Presidente Donald Trump. No se dice como el monopolio Gaesa y el resto del entramado militar explotan al pueblo y disfrutan de privilegios y prebendas inimaginables desde el falso y retorcido discurso oficial. No se dice que los oligopolios militares venden con un 200% de gravamen por encima del precio de adquisición, productos de primera necesidad en sus “tiendas recaudadoras de divisas”.

No se comentan los yates y mansiones que disfrutan, poseen y adquieren los miembros del clan Castro. Pero nada más hay que decir: se trata solamente de un circo mediático y de los anti-periódicos que lo llevan adelante. Nada más.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#487
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

 

 

Las nuevas medidas que eventualmente salvarán al Castro-Consorcio, Juan González Febles

Frente a la nueva política estadounidense dirigida de forma directa sobre la claque militar verdeolivo y el corrupto entramado empresarial que abarca el monopolio oligárquico en manos militares y de los servicios especiales de seguridad, inteligencia y contrainteligencia castristas, se vislumbran respuestas.

Quizás estemos frente a una eventual disolución de Gaesa, Gaviota o la salida de algunos elementos constitutivos de estos consorcios empresariales. Propietarios de automóviles Citroen, Samsung, Mercedes Benz, etc., con placa particular, de Paladares y otros negocios por cuenta propia, habilitados y autorizados para el éxito, podrían ser los nuevos postores del régimen. La pregunta cardinal sería: ¿Qué diferenciará a unos de otros?

El fracaso absoluto y a nivel mundial del socialismo real y su planificación económica, ha dado paso a formas capitalistas pero anti democráticas en aquellos escenarios en que gobiernan partidos que se auto nominan comunistas. China y Vietnam son ejemplos de estas nuevas variantes. Las estructuras políticas de ambos países parecen estrechamente afines con las estructuras corporativas del nazi-fascismo-falangista europeo y ciertamente, al menos en el terreno económico han logrado avances incuestionables. Solo que a costa de la violación sistemática de los derechos y libertades, reconocidos en el mundo democrático y ausentes en estos escenarios.

Solo por citar un ejemplo, Vietnam con su economía capitalista de mercado es un actor en ascenso en la panorámica económica global. Con esto, logró un perfeccionamiento en la capacidad monstruosa para reprimir y controlar a los ciudadanos y ha logrado anestesiar la sensibilidad de los Estados Unidos y las democracias en el mundo. La pregunta de rigor es: ¿Lo conseguirá en Cuba el Castro-Consorcio? ¿Lograrán burlar las medidas promovidas por el presidente Donald Trump?

Dentro de las filas del régimen es posible que haya quienes no están de acuerdo, con el nuevo acomodo de la claque militar para un eventual cambio. Pero hay en progresión una piñata de repartición de privilegios, en forma de casas, autos, cargos, viajes y dinero. Los herederos sin gloria del Castro-Consorcio, toman posesión y heredan puestos claves de las estructuras económicas y de poder del régimen.

Las nuevas medidas promovidas por el presidente estadounidense Donald Trump no perjudican para nada al pueblo cubano. El perjuicio real está sobre el entramado corrupto representado por la guardia pretoriana castrista. Las trapacerías de Odebrecht y otras ya destapadas, involucran personalidades e intereses del Castro Consorcio y para nada mejoran la calidad de vida del pueblo de la Isla.

Antes de 1959, con un costo de vida muy por debajo al existente hoy, el promedio salarial era superior. ¿Por qué en Cuba no hay protestas en reclamo de aumentos salariales? Muy sencillo: El totalitarismo y la dependencia del Estado, más la inexistencia de un movimiento obrero libre garantizan que así sea. ¿Puede alguien responsabilizar al presidente estadounidense Donald Trump por esto?

Lo que el presidente Trump ha amenazado de forma casi directa es al control totalitario del Castro-Consorcio. Desde este control, no existe en Cuba una reserva social a la que acudir. Las instituciones religiosas son controladas desde arriba con pequeños beneficios que premian el silencio y la pasividad social. La educación está igualmente controlada con rigor y todo desde los cuarteles. De la prensa, mejor ni hablar. Cada vez son menos los que la hojean. Pocos creen en ella. El sector intelectual, tranquilo y feliz, cada uno en su respectiva jaula, a la espera de un viaje y nada más.

El problema del régimen militar totalitario castrista encierra otras complejidades. La obligatoriedad de ser revolucionarios, socialistas o comunistas se afirma desde la Constitución y las leyes impuestas. A todos los nacidos en la patria de José Martí, se les debe reconocer ya su derecho a ser ciudadanos. Para esto, habrá que derrotar al Castro-Consorcio y al corrupto entramado militar que le sostiene.

Esperemos que las nuevas medidas que salvarán al Castro-Consorcio sean invalidadas con coraje ciudadano Cuba adentro y con solidaridad democrática activa, desde todos los rincones del mundo libre y democrático. ¡Dios lo quiera!
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#486

El nuevo periodismo, Juan González Febles

Puede apreciarse una acusada tendencia entre puntuales exponentes de ONG internacionales, la prensa extranjera acreditada, etc., por edulcorar o por lo menos secundar de formas muchas veces indirectas y otras no tanto, al gobierno militar de la Isla.

En otros muy puntuales casos, la manipulación es más directa. Lo es tanto, que por momentos toma una vecindad que podría confundirse con la provocación monda y lironda.

Los tiempos de Lucia Newman al frente de CNN, de Rousseau, de Gary Marx, que fuera corresponsal del Chicago Tribune, y otros ilustres expulsados del latifundio castro-biraní, por ejercer el oficio con decencia, pasaron. Estamos en presencia no solo de un nuevo elenco, sino además, de un nuevo periodismo.

Vamos, las cosas malas al igual que las buenas, nunca llegan solas.

Como ejemplo puntual de nuevo periodismo, guardo en la memoria aquella conferencia de prensa en que los rehenes Modig y Carromero fueron confrontados con la prensa “nacional” y extranjera y allí, fueron interrogados ¡por periodistas! en un estilo que conozco de forma directa y que practican los oficiales de la policía Seguridad del Estado en sus funciones oficiosas -pero muy reales- de represión política ciudadana.

Los enfoques para apreciar y divulgar la realidad cubana cambiaron. Algunos llegan a comentar y exponer que en Cuba, en algún momento posterior a 1959, se debatió libremente. Afirman que en la actualidad, en la misma ciudad y hasta con la misma gente, se debate y que esto se hace con la permisibilidad y el consenso de una élite militar, sorda, autoritaria y cruel.

Esto me hace recordar que el pasado 23 de mayo la Sede Nacional del Movimiento Damas de Blanco fue vandalizada en horas de la madrugada.

Sobre esto, vale señalar que la sede desde hace algún tiempo está permanentemente sitiada por represores asalariados del Ministerio del Interior castrista, dirigidos por la siempre eficaz policía Seguridad del Estado (DSE). En esto, participan uniformados de la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y represores bajo cobertura civil.

Apuntando a la sede, hay cámaras fotográficas fijas y todo un entramado represivo dirigido a impedir que entren o salgan aquellas o aquellos, seleccionados por los represores y a conocer todo lo que se mueve y cocina allí dentro.

¿Se trata de que alguien en algún sitio pueda afirmar que es posible, vandalizar la sede de las Damas de Blanco sin contar con la aprobación o el mandato de tan oficiosos guardianes? ¿Habrá algún relator de algo que pueda creerse algo así?

La prensa extranjera acreditada en la actualidad se mueve con colegas cubanos autorizados por la
Dirección General de Inteligencia (DGI) para ejercer sus funciones y extranjeros atados a la aprensión del peligro real de ser expulsados si se desempeñan al margen de las nuevas reglas de juego.

Ciertamente hay cambios y cosas nuevas que no solo por eso, son o serán mejores.

Por lo pronto, parece avizorarse un nuevo enfoque. Los periodistas independientes comienzan a ser vistos como “proyectos” anodinos de sociedad civil. Para algunos se trata de lograr nuevas incorporaciones, que responden a nuevas demandas” y que de acuerdo con las admoniciones de sinvergüenzas muy bien ubicados, complementarán el nuevo escenario.

Como dice un buen amigo, el mal no descansa y como acota otro, los yanquis bostezan al arrullo aliado de la Unión Europea. Los pobrecitos anduvieron muy desvelados con Siria primero y con Afganistán después. Entonces, hoy descansan.

Y para que el sueño sea aún más reparador, una nueva propuesta presupuestaria del presidente Donald Trump elimina los fondos de ayuda destinados a asuntos vinculados con la sociedad civil y los derechos humanos en Cuba. Se elimina toda la ayuda para Cuba, que en 2016 recibió $20 millones para asuntos relacionados con la sociedad civil y la defensa de los derechos humanos. También desaparece el programa específico de ayuda a Venezuela para asuntos relacionados con la gobernanza y el respeto democrático.

Los anti-Trump, en la oposición pacífica interna cubana opinan que se trata de un favor acordado por Trump con Vladimir Putin. Los pro-Trump, más optimistas consideran que se trata de limitar a determinados intereses ubicados en USA, que viven a costas del castrismo o de la lucha contra este.

Esperemos por los promotores de lo peor y de acuerdo como estos opinen, sabremos de qué van las cosas.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#483