Entrevista La líder y representante del Movimiento Damas de Blanco habla sobre nuevas modalidades represivas Cuba adentro, Juan González Febles

Berta Soler Fernández, líder y representante nacional del Movimiento Damas de Blanco denuncia y expone las nuevas modalidades en el accionar represivo del régimen militar totalitario castrista, que llevan adelante sus órganos especializados en este rubro dirigidos por el Ministerio del Interior y su rama primada, la policía Seguridad del Estado (DSE) con la participación subordinada de la llamada Policía Nacional Revolucionaria, (PNR) y los elementos marginales agrupados en las Brigadas de Respuesta Rápida y otras bandas parapoliciales de ese corte.

Ha habido un crecimiento exponencial en la represión ciudadana interna que ejerce el régimen castrista contra la oposición pacífica interna, a despecho de la más reciente normalización de las relaciones bilaterales entre Cuba y los Estados Unidos. Esta normalización avanza y sin embargo en Cuba, las violaciones de Derechos Humanos crecen exponencialmente como se señalaba anteriormente.

En busca de visiones y perspectivas sobre el tema, la líder y representante nacional del Movimiento Damas de Blanco ofrece sus puntos de vista y los puntos de vista de su organización.

Juan González Febles: ¿Cuál es la situación con los nuevos procedimientos represivos echados a andar por el régimen militar contra las Damas de Blanco?
Berta Soler Fernández: El régimen cubano tiene un nuevo modus operandi. Se trata de arremeter contra las familias de las Damas de Blanco, porque se ha dado en proclamar que “va a acabar con las Damas de Blanco”. Para esto, tocan la parte más sensible en las mujeres, su talón de Aquiles: sus hijos y sus maridos. Este es el talón de Aquiles para las mujeres que integramos este movimiento femenino, pacífico y no violento de las Damas de Blanco. Solo salimos a las calles a ejercer nuestras libertades y entre tantas, la libertad religiosa y la de manifestación pacífica, no violenta.

JGF: ¿Qué pasó exactamente con Lismeirys Quintana Ávila?
BSF: Aprovecharon que su esposo, Enrique Díaz, periodista, fotorreportero y realizador independiente, viajó con carácter temporal hacia los Estados Unidos y ausente Enriquito, como le decimos, arrestaron de forma arbitraria a Lismeirys Quintana Ávila cuando se dirigía a la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco para asumir su guardia, como se hace a diario en la sede nacional. Mientras los niños, (sus hijos) estaban a la espera de que llegara su madre, dos agentes de la Seguridad del Estado se acercaron a miembros del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) del área o la zona donde reside Lismeirys y dijeron que iría presa, que habría un juicio, que el padre de los niños les había abandonado porque había salido del país, que los niños quedarían solos porque ella sería encarcelada y ellos, quiero decir, el Departamento Seguridad del Estado, se haría cargo de estos dos menores, un varón de once años y una hembra de dieciséis años.

JGF: ¿Pero, qué sentido tendría todo esto?
BSF: Esta es una patraña más del régimen cubano contra mujeres indefensas que solo quieren la libertad del pueblo de Cuba, de todos los presos políticos. No nos dejaremos amedrentar. Podrá haber alguna que sea abatida por el miedo y que decida retirarse para proteger a la familia. Pero sabemos que todas las que decidan quedarse, lo harán y continuarán con esta lucha que comenzamos en 2003 las Damas de Blanco por la libertad de todos los presos políticos y la libertad del pueblo de Cuba.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#473

Ni nuevo ni viejo, periodismo a secas, Juan González Febles

Leo asombrado en la edición del lunes 13 de marzo del órgano oficial del único y gobernante Partido Comunista de Cuba, el oficialista # 1, Granma, un trabajo firmado por la Dra. Graciela Pogolotti y titulado ‘El nuevo periodismo’. En este trabajo, tan destacada intelectual y académica del oficialismo, aporta (por no decir repite) opiniones y conceptos que no por dichos y repetidos pierden actualidad y relevancia para los intereses que los promovieron originalmente, es decir la élite castrista que encabeza el heredero en jefe o llamado y proclamado, general presidente Raúl Castro.

Luego de manipular el tema con una habilidad y un oficio al nivel de su estatura académica, todo parece indicar que las alternativas que maneja se diluyen en diseños y referencias históricas que esbozan la desaparición de la prensa plana desde placeres y ensoñaciones sensoriales, como lo descrito desde “el crujir del papel y el olor a tinta”, que ciertamente son muy evocadores para quienes crecimos y nos formamos en esa vibra, pero que se quedan en solo eso: evocaciones.

Para la Dra. Pogolotti, las transformaciones relevantes que se imponen y que se impondrán en el modo de concebir, lo que ella eufemísticamente da en llamar “nuestra prensa” y que en realidad es la prensa al servicio del partido único, representativo del régimen militar totalitario que yugula a Cuba a su pueblo y a su sociedad, aborda cuestiones que por su irrelevancia o su falta de pertinencia no merecerían tan siquiera ser esbozadas ya que se encuentran perfectamente explicadas en los más elementales manuales de periodismo.

La cuestión estriba en periodismo a secas y para que haya solo periodismo real, sin distingos de artificio sobre si se trata de uno nuevo o de otro viejo, el ingrediente básico es que haya libertad. Por libertad se entiende libertad de expresión, de información y para resumirlo todo, libertad de prensa. Si todos compartimos el derecho de que hablara el apóstol de nuestras libertades José Martí, “…a ser honrados, a pensar y hablar sin hipocresía”, entonces habrá periodismo. Si hay periodismo basado en la libertad, poco importa que este sea nuevo o viejo.

Lo que resulta un despropósito total es esperar como aboga en su trabajo la Dra. Pogolotti por una “Ley de Prensa”, que concebida desde el control totalitario absoluto impuesto por una dictadura que es de hecho la más añeja y cruel del continente, aporte algo útil o válido al ejercicio de cualquier periodismo. Sea este nuevo, viejo o intemporal.

En su trabajo, la Dra. Pogolotti convoca a retomar nociones de marxismo como elemento formativo de nuevos periodistas. La prestigiosa académica pasa por alto que aquellas elucubraciones, fruto de las masturbaciones especulativas del Sr. Karl Marx, no son ni han sido exitosas en ningún lugar del mundo en que se han constituido en poder político afirmado. El marxismo ha fracasado en Rusia, China, Europa del Este, Cuba y en cuanto lugar se estableció como poder estatal constituido.

Hay que coincidir con la Dra. Pogolotti en que el periodista: “…ha de ser un intelectual de cuerpo entero, atento a los cambios que se producen en el mundo, profundo conocedor de su historia y con capacidad para convocar a un debate abierto a especialistas entrenados en otras disciplinas”. Pero para que todo lo anterior se materialice es menester que ante todo disponga “…del derecho a ser honrado, a pensar y hablar sin hipocresía”. Entonces y solo entonces hará su oficio de periodista amparado en los derechos y libertades que desde la libertad de prensa y el resto de las libertades consagradas, hacen posible este ejercicio de libertad personal y colectiva que es el periodismo.

La explicación pertinente que busca la Dra. Pogolotti sobre los resultados insuficientes en la zafra azucarera, papel de los intermediarios, alza de precios, etc., podría hallarse en la inviabilidad de las recetas del Sr. Karl Marx y su carnal Federico Engels, sumado todo a la incompetencia proverbial del régimen militar totalitario castrista, que ha conseguido destruir a Cuba en el plano económico, político e incluso social y humanamente.

Demostrar lo anterior no resulta difícil ni complicado. Solo que en la Cuba actual al no existir libertad para ello, no existe forma de convivencia para ningún periodismo que no sea el libelismo oficial promovido desde las siempre censuradas páginas de la prensa oficial. Solo se trata del llamado periodismo oficial, que nuevo o no, llevan adelante los repetidores asalariados, obedientes a esa traílla oficial que tan bien luce y desempeña la Dra. Pogolotti junto a otros ilustres declamadores autorizados del discurso oficial.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#472

Más denuncias de maltrato en prisiones, Juan González Febles

Desde 1959 se han multiplicado en Cuba las prisiones. De unas pocas decenas que había a lo largo de toda la Isla, en la actualidad totalizan más de doscientas y está ampliamente documentado, que estas son ‘dantescas y medievales’ en términos de maltrato inferido a reclusos internados en las mismas y condiciones materiales de vida impuestas.

Ha llegado a nuestra redacción, facilitada por el Movimiento Damas de Blanco, (MDB) la denuncia manuscrita hecha por Manuel R. Coloma León, quien se encuentra internado en la Prisión para Seropositivos VIH-SIDA de San José de las Lajas, en la provincia Mayabeque, sancionado a tres años de privación de libertad por un supuesto delito de atentado en que se dice incurrió, a partir de sus posturas contestatarias y la presión que desde el poder se ejerce en Cuba contra quien disiente.

Refiere en su denuncia Coloma León que en el centro de reclusión citado se les ofende,  reprime y se  limitan sus derechos. Se les amenaza con golpizas, con spray urticante, se les restringen las llamadas y contactos con el exterior y se les imponen otras violaciones y negaciones arbitrarias de derechos, como son entre otros, la falta de medicamentos y la atención médica deficiente, por parte de un personal médico, que regularmente brilla por su ausencia o presta un servicio de baja calidad.

En su misiva expone la ausencia de recursos médicos, la alimentación en extremo insuficiente para los reclusos allí hacinados, víctimas todos de este padecimiento (VIH) una pandemia de pronóstico mortal en la actualidad.

Esperemos que como ya la ONU ha cuestionado la participación militar en el sistema judicial impuesto por el régimen militar totalitario castrista, sus relatores sobre Desapariciones Forzadas, en algún momento inspeccionen y revisen a fondo las prisiones castristas y en especial, este centro para pacientes de VIH-SIDA en San José de las Lajas, provincia Mayabeque.

Quizás esto contribuya a poner fin a estos y otros abusos como los aquí denunciados. En el mejor de los casos, esclarecería las situaciones de este corte presentes en las prisiones cubanas.

Se impone poner fin a las violaciones reiteradas a los derechos humanos y ciudadanos en las prisiones que sostiene y sostienen al régimen militar totalitario castrista.

En la conclusión, Manuel R. Coloma León, en su nota manuscrita, dejó este mensaje que puede servir de colofón a esta exposición: “¡Viva Cuba libre! No más represión, no más maltratos, no más hambre. ¡Abajo la dictadura de Castro!”.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#472

El más añejo en el siglo XX, Juan González Febles

El dictador del siglo XX con mayor permanencia en el poder personal absoluto parece ser el finado revolucionario profesional Fidel Castro. Lenin solo pudo dañar a sus semejantes desde el poder desde 1917 hasta 1924. Stalin  lo logró de 1924 a 1953, Hitler desde 1933 hasta 1945. Mussolini, desde 1922 hasta 1943, luego asumió el cargo de presidente de la República Social Italiana desde septiembre de 1943 hasta su derrocamiento en 1945.

Mao Zedong rigió a China con mano de hierro desde 1949 hasta 1976, Kim Il-sung lo logró desde 1948 hasta 1994. Ambos murieron apaciblemente en sus camas, en el mejor estilo de los revolucionarios malos y dictadores que viven, mueren y duermen mayestáticamente bien.

De todos ellos, quien por más tiempo hirió, lastimó, mató, encarceló y hambreó a sus semejantes fue Fidel Castro. Lo hizo de forma directa desde 1959 hasta 2006 en que formalmente –solo formalmente- se distancio de los primeros planos del poder, solo para ejercerlo desde las trastiendas  y a través de su heredero directo Raúl Castro quien mantuvo y quizás hasta logre mantener la continuidad dinástica de ese peligroso clan familiar.

Por supuesto, algunos hubo que fueron fundamentales, básicos y prioritarios en el sostenimiento  y continuidad de Fidel Castro en el poder absoluto durante tanto tiempo. Por supuesto, entre estos ocupan un lugar preeminente, los ejecutivos a cargo en la felizmente extinta Unión Soviética y en un modesto segundo plano, presidentes y figuras destacadas en el plano político de los Estados Unidos. El imprescindible y querido enemigo imperialista yanqui por acción u omisión, por aciertos o por errores también hizo lo suyo para la supervivencia de Castro y su dictadura, ya fuere por trascendencias o intrascendencias, errores u omisiones.

Paranoico en extremo, violento y manipulador, llegó al extremo de convertir el enfrentamiento con Estados Unidos en su motivación personal y en el norte de toda una nación. Fue un narcisista y esto incluye una falta total de empatía y una incapacidad total para admitir errores. Necesitó  no aceptar frustraciones, ser admirado, temido o respetado por encima de todo límite razonable.

Hasta la impronta escogida para dar continuidad al culto a su personalidad, da la medida de su narcisismo. No quiere estatuas que podrían ser derribadas en el momento de la caída de su régimen. Sus restos estarán a salvo de profanaciones en circunstancias de este tipo, porque ciertamente no se sabe con certeza cuando murió y mucho menos, donde están sus restos. Se trató y casi se logró envenenar desde las pantallas televisivas desde monumentos virtuales erigidos en el imaginario colectivo. Todo mediante el uso adecuado de persuasores ocultos en medio de una saturación goebeliana mediática absoluta.

Para poder decir que era, fue o sería marxista leninista hasta la muerte, se leyó algún librito de marxismo y eso bastó. Pero según algunos entre sus contemporáneos, los escritos de Benito Mussolini y de José Antonio Primo de Rivera le fueron más afines y aquella “La historia me absolverá”, lo ubica aún más cerca de aquel otro revolucionario profesional germano, Adolf Hitler. No olvidar que no hay grandes diferencias entre fascismo y comunismo. Stalin y Hitler, pactaron sus buenas relaciones y además,  la destrucción de Polonia. Esto ha quedado como uno de los oprobios más significativos de aquella II Guerra Mundial.

Su muerte no significa el fin de la sucesión dinástica, Raúl Castro el actual heredero del poder absoluto, prevé no jubilarse del todo ya que en 2018 quedará probablemente como el máximo dirigente del PCC y el partido único, es único y absoluto en la retención del poder totalitario.

Si Fidel Castro logró ser el más añejo de los dictadores del siglo XX en términos de retención del poder absoluto. Raúl Castro es Fidel Castro –‘Raúl es Fidel’- como expresara la consigna voceada en la asonada proto fascista del pasado 2 de enero y esta historia, continúa para pesar del pueblo de Cuba.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#462

Una elección que afectará a muchos para bien o para peor, Juan González Febles

A Cuba siempre le irá peor con una Administración Demócrata, estadounidense, porque ahí es donde ha venido siempre lo que ha dado aliento a la dictadura castrista. Así pasó con Jimmy Carter, y con Bill Clinton. El primero permitió un éxodo masivo en 1980 y el segundo a despecho de sus intenciones, permitió el derribo de una aeronave civil norteamericana en aguas internacionales. De John F. Kennedy mejor ni hablar. Lanzó a los invasores de Girón al peor espacio, les negó apoyo aéreo y luego puso como garante de la permanencia del castrismo, al gobierno estadounidense a partir de lo que negoció con la antigua URSS.

La Administración de George W. Bush mejoró las cosas. Con una Administración Republicana, el castrismo se pone cauteloso. Trump puede ser un susto como dicen muchos por acá y por allá, pero sustos y todo, además representa una sorpresa. Esta sorpresa podría favorecer o no al pueblo de Cuba. Donde sí existe una certeza es con la Sra. Clinton. Al castrismo le convendría Clinton, Trump es un hombre de negocios y aquí en Cuba lo menos seguro que hay son garantías para ningún hombre de negocios. Negociar con el castrismo es asumir pérdidas por adelantado porque el régimen militar cubano jamás paga sus deudas.

La Sra. Clinton afirma que dará continuidad a las concesiones y regalías concedidas por Obama. Eso la hace perjudicial para las aspiraciones del pueblo y los demócratas cubanos.

Como ya es costumbre, las autoridades cubanas han alentado campañas en el viejo estilo antiestadounidense. Se denuncia el embargo, se condena al “imperialismo yanqui” y se abortan todas las iniciativas llegadas desde el Norte.

Últimamente, la televisión oficial ha mostrado de forma reiterada numerosas manifestaciones y protestas preparadas por el régimen en las que participan representantes de la “juventud cubana”. Estos atacan las iniciativas llegadas desde USA a partir de su carácter “subversivo”. Estas campañas son una forma de preparar a la opinión pública cubana para un colapso de las negociaciones, en caso de una victoria de Trump y este es uno de los peores escenarios para la élite de poder castrista.

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, se comprometió a apoyar a los pueblos cubano y venezolano en su “lucha contra la opresión”. Así lo hizo en el marco de sus mítines de campaña en el estado de Florida, que ciertamente es uno de los más importantes de estas elecciones.

Lo más interesante es que el pueblo cubano y el pueblo venezolano no se cuentan entre los electores del Sr. Trump, aunque potencialmente estén entre los más beneficiados con su elección. Parecería repetirse a la inversa otra situación, en que no electores resultaron terminalmente perjudicados por el resultado de las elecciones que elevaron a la presidencia de la nación líder del mundo libre a Harry S. Truman, quien perpetuaría la pesadilla norcoreana que sufrirían millones de no electores estadounidenses o las que convirtieron en presidente de esa gran nación a John F. Kennedy, quien a su vez garantizó décadas de dolor a millones de no electores, cubanos para la ocasión.

La trampa o el sentido no tan oculto de ser presidente de la nación líder del mundo libre, es que millones de seres humanos a lo largo y ancho del mundo, sentirán para su bien o para su mal, la influencia que sobre ellos ejercerá lo que decida desde Washington el próximo presidente de los Estados Unidos. La sombra proyectada desde Washington y la Oficina Oval allí radicada, aliviará o congelará la vida de muchos. En esto consiste el liderazgo mundial y esta es la gran responsabilidad de quienes asumen ese legado y reciben de manos de su pueblo tan alta investidura.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#454

Actividades económicas… ¿ilícitas? Juan González Febles

Quienes impusieron la pena de muerte, derogaron la Constitución de 1940, impusieron las ejecuciones extrajudiciales, los juicios sumarios, los creadores de la Peligrosidad Social Pre-delictiva y tantos otros aportes a las teorías del derecho o el contra-derecho, aportan otra innovación. Hoy se trata de acusar e imputar a opositores pacíficos al régimen militar castrista, periodistas, etc., de algo que de forma eufemística dan en llamar “actividad económica ilícita”.

Cuba se ha convertido en un espacio de pesadilla. En Cuba, hoy día, se sufre el control absoluto que ejerce el régimen militar totalitario castrista sobre toda la ciudadanía. Este control resulta enajenante y totalizador y priva –entre otros- del derecho al trabajo a quien disiente. Para redondear el control, se priva a todos del confort y de la munificencia material. Para que la familia en jefe y su banda gobernante retengan el poder absoluto, resulta imprescindible la miseria material compartida por todos.

El régimen militar castrista en tiempos de la égida del culpable en jefe de todo lo mal hecho, el ex dictador Fidel Castro, hizo realidad aquella anécdota de Stalin con la gallina, solo que nuestra gallina fue el pueblo y la sociedad cubana en su conjunto.

Se dice que Stalin en un día de verano muy caluroso y bajo inclemente sol, desplumó a una gallina. Sin la protección del plumaje y bajo el sol, la gallina optó por aprovechar la sombra de Stalin y allí se cobijó. Esto bastó para que el padrecito diera libre expresión al sicópata criminal que fue y entonces, explicó que esta es la forma que habría que tratar al pueblo, quien como la gallina de marras, no tendría otra opción que cobijarse bajo su sombra “protectora”.

Por esto, afirman, “…no se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza en personas naturales y jurídicas no estatales, conforme a lo legislado”. Así la gallina, -el pueblo- permanecerá a la sombra del poder.

De vuelta con “las actividades económicas ilícitas”, resulta un verdadero contrasentido que sea el régimen militar totalitario castrista quien se abrogue el derecho de hablar sobre supuestas actividades económicas ilícitas. Se trata de que uno de los principales ingresos de que depende el inviable e inepto régimen castrista son las remesas y cualquier ingreso que entra por donación a sus arcas. Se trata de que como Cuba adentro, el régimen castrista criminaliza la diferencia, pretenden convertir en ilícitas las ayudas de ONGs y cubanos en el exilio a disidentes, opositores y periodistas independientes, (los de veras): así de sencillo.

Ni la embajada del régimen castrista en los Estados Unidos ni alguna otra en Europa democrática o América Latina se ve obligada a contratar personal nativo a través de los oficios de alguna empresa contratadora, que además de escoger y contratar el personal, cobre los ingresos personales de cada empleado a la embajada y pague a estos una suma irrisoria por debajo de lo que paga la embajada a la empresa contratadora.

Se trata del mismo estilo esclavista con que el régimen convierte en lícito el pago a profesionales cubanos de la salud y de otras disciplinas, en prestaciones de servicios a lo largo del mundo. ¿Por qué sucede? Pues a partir de la permisibilidad de cada estado de derecho que acepta y de esta forma consagra estas prácticas.

¿Qué pasaría si los estados de derecho democráticos del mundo dejaran a un lado la permisibilidad y la complicidad tácita con estas prácticas? Pues el régimen castrista se vería obligado a cesar en las mismas. De otra manera, se quedarían como cuerpo diplomático en La Habana, las embajadas de Rusia, China, Corea del Norte, regímenes islámicos promotores de sharias, terrorismo, lapidaciones, etc., y aldeas miserables con pabellón nacional africanas, todas con presidentes millonarios y embajadas suntuarias.

Un estado paria, ahogado en deudas como el castrista, que no es capaz de producir el mínimo para una subsistencia digna, difícilmente resistiría medidas de esta índole.

Quizás se trate de que actitudes dignas que dejen de convalidar prácticas aberrantes o quizás el fin de la permisibilidad sea el complemento que le faltó en su momento al “fallido embargo”. El tiempo lo dirá.

El caso es que si deben terminar las denominadas “actividades económicas ilícitas”, que sean las verdaderamente ilícitas y no las que el régimen castrista etiquete de esta forma.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#454

Otra vez paredón, Juan González Febles

Existen recurrencias que con su reaparición dan la medida de algo. El pasado domingo 9 de octubre una porrista antisocial al servicio de los paramilitares que sirven a los represores asalariados de la policía Seguridad del Estado (DSE) pidió paredón para las valientes mujeres de blanco frente a la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco en la barriada de Lawton en la capital cubana.

Aunque no se trata de algo atípico, sino de otra recurrencia en el actuar del régimen militar totalitario y dinástico castrista, políticamente de claro corte fascista, el hecho en sí, no deja de ser relevante. Se trata de una recurrencia al año 1959 en que el régimen necesitaba destruirlo todo. En abierta violación a la Constitución de 1940 empezaron juicios sumarios sin garantías procesales de ningún tipo y con ellos, se restableció en Cuba el abolido paredón de fusilamiento, un emblema de la presencia colonial española en la Isla eliminado por la república, para que ningún cubano ascendiera a patíbulo alguno a partir de sus actuaciones o sus posturas políticas.

Fueron momentos en que el condotiero argentino, de aciaga recordación, Ernesto Guevara, proclamaba ante el mundo “…hemos fusilado y continuaremos fusilando”, ya que su sociopatía o sicopatía le hacía experimentar placer cuando tomaba alguna vida, fuera esta humana o no. Y que por compartir sus torcidas inclinaciones se fue hasta Bolivia entre otros lugares. Trae a la palestra pública que en aquellos días oscuros de 1959, el jefe de estado de facto y heredero del poder absoluto, Raúl Castro llevó a cabo ejecuciones extrajudiciales en la zona oriental del país que sufrieron miembros del ejército constitucional y los cuerpos policiales que enfrentaron la insurgencia verdeolivo.

Los hechos tienen lugar en el marco de la normalización de relaciones con los Estados Unidos en momentos en que el régimen atraviesa una situación difícil que puede hacerle recorrer otra crisis similar a la de los años 90 a partir del naufragio de la extinta Unión Soviética. Es en estas circunstancias que una porrista sacó del armario tan nefasta consigna y coincidentemente Rusia en declaración del viceministro de Defensa ruso, Nikolái Pankov, anunció la disposición de reabrir bases militares en Cuba y Vietnam.

Quien posibilitó el apoyo logístico para el paredón fue la Unión Soviética con el apoyo brindado a la dictadura cubana desde los primeros momentos. Después de la Crisis de Octubre en 1962, la presencia soviética se enmascaró, pero no cesó. La base de Lourdes, cerca de La Habana, estuvo operada por Moscú desde 1967 hasta aproximadamente 2001. Fue el mayor centro de espionaje radioelectrónico ruso fuera de su territorio y se dice que, hacía transparente para Rusia, a todas las Américas.

La perspectiva puesta de relieve con la reaparición de la petición pública del paredón coincide con circunstancias similares a las vividas en aquellos años aciagos desde 1959, con el acento puesto en los correspondientes a la década del sesenta. Este fue el periodo en que más se fusiló en Cuba, “…gracias a la ayuda generosa y desinteresada de la Unión Soviética”.

Esperemos que la normalización de relaciones entre los Estados Unidos y Cuba no contribuya a la afirmación de nuevos enclaves militares rusos que desde Cuba, amenacen a las Américas. Ojala que esto no materialice una respuesta como la que logró ser evitada en aquella crisis de los misiles de 1962. Esperemos que las actitudes de aquellos, a quienes Andrei Gromiko definió como payasos en los días inciertos de octubre de 1962, no consigan echar a perder algo más, que el muy discutible legado de un laureado con el Premio Nobel de la Paz.
En Cuba, volvió a corearse ¡¡paredón!!
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Populismo nazi-fascista y Mascastrismo contemporáneo, Juan González Febles

Las definiciones políticas contemporáneas definen como  “régimen fascista” a una forma de gobierno autoritaria, aunque no todos los regímenes autoritarios sean fascistas. Lo cierto es que el autoritarismo es al fascismo, solo una de sus características. La concepción fascista del estado es totalmente incluyente. El totalitarismo populista nazi fascista establece que fuera del mismo no puede existir ningún valor humano o espiritual. Entonces, el fascismo es totalitario, y el estado fascista, es síntesis y unidad enajenante y totalizadora que incluye todos los valores e interpreta y potencia toda la vida de un pueblo.

El castrismo o el Mascastrismo totalitario es una concepción en la que el hombre es visto bajo la perspectiva de su relación inmanente con una ley superior y con una voluntad que trasciende al individuo particular, esto le eleva a la pertenencia consciente a un colectivo supra-social que personaliza un mesías. ¿Podría alguien negar que esta sea la esencia del castrismo tradicional o del contemporáneo Mascastrismo contemporáneo?

Cualquiera que haya visto en las políticas del régimen castrista nada más que mero oportunismo, no  comprende que el fascismo, aparte de ser un sistema de gobierno, es sobre todo, un sistema de pensamiento dirigido al culto de una personalidad que en el caso cubano fue y es la personalidad de Fidel Castro.

Eso, es en esencia, el castrismo. Se trata de la enajenación de la propiedad del estado por parte de un individuo o de su grupo, que controlará el poder privado representado por el ciudadano ya privado de todos sus derechos. Entonces, ¿habrá alguien que en su sano juicio se atreva a negar las similitudes entre el totalitarismo nazi en Alemania, el totalitarismo fascista en Italia y el totalitarismo castrista en Cuba?

El castrismo se define como una forma revolucionaria de nacionalismo contra los nacionales, que pretende ser una “revolución política, social y ética”, que fusiona al “pueblo” en una comunidad nacional bajo el mando de nuevas élites subordinadas a un líder y permeadas en supuestos valores heroicos en medio de una dinámica social en que se impone, una miseria totalizadora compartida por toda la población.

El mito central que anima este proyecto es el de que tan solo el régimen militar totalitario castrista resulta el catalizador per se para la purificación, populista e interclasista. Este aportará el renacimiento nacional capaz de  detener la ola de decadencia promovida por la “democracia burguesa” decadente. El mito movilizador por excelencia central del fascismo y del castrismo, que condiciona su ideología, su propaganda, su estilo político y sus acciones, es la visión idílica del inminente renacer de la nación desde una supuesta decadencia.

El caudillo fascista o castrista como es en nuestro caso, es mesiánico, carismático y preferentemente de origen plebeyo o campesino. De ahí, degenera y entonces, como sucede en la actualidad en Cuba, el brazo del caudillo, su partido y los grupos de choque, paramilitares y/o militares mostrarán un alto componente de elementos lumpen y delincuenciales.

El caudillo ya se embarcó en la refundación de la patria y a partir de ello, vendrán cambios de nombre, reforma constitucional, la suplantación de la Constitución y de otros símbolos del Estado. Será la hora para la destrucción de los valores e instituciones y que el caudillo afirme al régimen en posturas antiliberales y antinorteamericanas.

Se imponen estas igualdades políticas: Caudillo = Partido = Estado = Nación = Patria = Pueblo + historia falsa y sacralizada. El pueblo retorna a la servidumbre. La perpetuación del caudillo en el poder en un gobierno vitalicio se hará con elecciones o sin ellas. Habrá llegado el momento para la monarquía plebeya. En la que primará una corte desprovista de clase, elegancia, distinción y tan siquiera buen gusto, como resulta ser la familia real biraní en la actualidad.

Luego de una purificación homofóbica, el discurso se hace algo incluyente y llegarán como a Cuba han llegado los discursos de confrontación, la lucha por un ideal santo, la quema de los herejes y mucho más de lo que haga falta.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net

Una crónica feliz para un domingo aciago, Juan González Febles

El último domingo de julio de 2016, el  31 de julio, tuvo connotaciones especiales para la barriada de Lawton.

Por acá es costumbre, -lamentable pero costumbre- las asonadas de violencia represiva alentadas desde la cúpula de gobierno castrista. En esta, mi barriada, se encuentra la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco.

Para la ocasión, hubo variantes en el guion represivo de costumbre. Ya a las 6; 34 AM el primer carro patrulla con insignias de la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) estaba aparcado en la calle Armas muy cercano a la calle E.

Los represores destacados para la ocasión fueron incrementados en su número. Regularmente, en la calle Armas, colocan un camión, un van, y dos patrulleros, pero para la ocasión, esta vez fueron dos van, cuatro carros patrulleros, el camión de marras y dos autos que como dice la canción, “no llevan marcas pero todos saben que es policía”.

Más allá de los cinco o seis delatores marcados en el barrio, hubo casi una decena de individuos ajenos a la barriada con las trazas de ser elementos de la policía Seguridad del Estado (DSE). Para quienes desde esta orilla los sufrimos, ellos no pueden enmascararse tanto como quisieran. Tienen el aspecto rollizo que comparten con los miembros de la nomenclatura, solo que a esto va unido la práctica sistemática de ejercicios físicos y el tono muscular derivado de esta. La gente llama estos rollizos, -a todos ellos- “los cuello de novillo”, ya que ese, su aspecto, contrasta con el del resto de la población.

Yamile Bargés expresa que la sede estuvo rodeada desde  aproximadamente  las 8; 30PM del sábado. Yuri Valle consiguió llegar aproximadamente entre la 1PM y 1; 30PM, porque los represores de guardia dormían a pierna suelta. Salieron de su modorra, luego que consiguió en compañía de Eralidis Frómeta entrar a la sede. Claudio Fuentes llegó de madrugada y consiguió entrar, porque quienes estaban apostados para impedirlo, dormían

El camión que transporta las bocinas y los equipos de audio con que agreden con el ruido de la música de peor gusto que nadie podría imaginar estuvo presente, solo que esta vez, se buscaron un animador que desde insultos, imprecaciones y el mal gusto impuesto por el castrismo, descalificó y ofendió en un talante ostensiblemente provocador, a quienes en la sede fueron objeto específico de tales provocaciones. En un sentido más amplio, esto amplió la agresión auditiva al resto de la barriada.

Los objetos personalizados para insultos, imprecaciones, etc., fueron Antonio González Rodiles, Berta Soler Fernández y Ángel Moya Acosta. Cuando ya la cosa cansaba, de repente se animó. Desde la sede se conectó otro equipo de audio y entonces se produjo lo que nadie esperaba. Berta, Rodiles y Moya respondieron con argumentos sólidos, estructurados y hasta humorísticos, que mejoraron la jornada, al menos para los vecinos.

Fue la primera vez que los vecinos de la barriada tuvieron la oportunidad de escuchar las verdades y razones que animan la lucha opositora pacífica. Se confrontó con razones y argumentos a los servidores del régimen militar castrista, traídos con el propósito de denostar, ofender y agredir y entonces, jugaron y perdieron. Brillaron Berta Soler, Antonio G. Rodiles y Ángel Moya y de acuerdo con los testimonios recogidos al día siguiente, hoy existe el consenso de que los represores carecen de razón y no están habilitados para debatir civilizadamente.

Más tarde, Damas de Blanco y activistas, con Moya y Rodiles incluidos, salieron a la calle. El aquelarre de abusos, golpizas, detenciones arbitrarias y el resto de las cosas que desde la élite del régimen se programan para hacer aciaga la vida  cada domingo en Cuba, se materializó. Quizás algo prepararon que no salió bien, afortunadamente. Pero el aquelarre del último domingo, ciertamente marcó una diferencia.

En la sede, se quedaron, Yuri Valle Roca, periodista independiente, Claudio Fuentes fotógrafo de Estado de Sats, Ariel González Cuevas de UNPACU, Yamilé Bargés y algunas Damas de Blanco. Estos se quedaron, unos para filmar y dejar constancia para la opinión pública y otros, para cuidar la integridad de la sede y resistir cualquier tentativa de vandalización. Sus testimonios fueron sorprendentes y muy esclarecedores.

El macro operativo organizado para la ocasión no cumplió con el objetivo trazado, aunque lograron a medias que este fuera otro domingo de aciaga represión para Cuba. Como ya es costumbre, fueron golpeados disidentes pacíficos y mujeres. La represión al actuar político ciudadano independiente y la represión a la manifestación pacífica ciudadana en las calles se mantiene. Es un  elemento básico para que el socio-castrismo, al menos sea, sostenible, ya que próspero no será jamás.

La jornada aportó lo suficiente para que este domingo nos deje una esperanzadora crónica feliz y cuajada de optimismo sobre otro domingo aciago desde Cuba.
infiernodepalo@gmail.com
Véase: Informe Represión Semanal 31-07-2016; PD#440

La represión se incrementa más aun… ¿Y por qué?, Juan González Febles

Muchos dentro y fuera de Cuba buscan una respuesta y hasta una razón lógica para el incremento más reciente del accionar represivo del régimen militar totalitario castrista. Entre tantos buscadores de la verdad, ciertamente faltan los que conocen la esencia de lo que el término ‘totalitarismo’ abarca.

Ha circulado una historia muy ilustrativa sobre ese término que involucra a aquel memorable monstruo que se llamó o se hizo llamar Stalin. De acuerdo con la historia de marras, Stalin departía con unos colaboradores, mientras una gallina picoteaba en ese entorno. Para demostrar gráficamente sus puntos de vista sobre gobernabilidad, tomó la gallina, la desplumó con la delicadeza que caracterizó tanto su actuar como su sentir auténtico y entonces, el pobre animal para protegerse del inclemente sol, se colocó a su sombra.

De esta forma, Stalin puso de relieve la ingeniería social totalitaria. Esa gallina representó en aquel momento al siempre sufrido pueblo ruso, pero si transpolamos tiempo, espacio y circunstancias, podría ser el pueblo cubano y Stalin una representación de lo que son los Castro para el pueblo de Cuba. Dentro de esa concepción el principal aliado del totalitarismo, sería la miseria compartida y la dependencia total de cada ciudadano al poder absoluto impuesto.

Esto puede dejar muy mal parada la promoción y la creencia sobre el rol a jugar en un futuro en Cuba de los llamados “emprendedores” y la pequeña empresa privada a ellos vinculada. Esta podría ser otra gallina a desplumar en el momento en que fuere necesario. El tiempo lo dirá…

Algunos consideran que el “deshielo unilateral” inaugurado por el presidente estadounidense Barak Obama, es la causa del incremento en la represión y esto no es del todo así.

Si digo “deshielo unilateral”, es porque para el régimen castrista, los Estados Unidos continúan siendo “el imperialismo” y de acuerdo con este discurso político, se trata “del mayor enemigo de la humanidad”. Así han dicho y así dicen.

Entonces, aunque resulta improbable que los Estados Unidos acepten sustituir a la Venezuela chavista en la manutención de la dictadura totalitaria castrista, hay consideraciones a tomar en cuenta en tal sentido. Los castristas saben esto y lo que juegan hoy y jugarán en un futuro, lo hacen dentro de estas coordenadas.

Para los castristas, el gran problema es que en los Estados Unidos sobran estadounidenses decentes que no permitirán que corran sin consecuencias cosas indecorosas.

Pero es muy cierto que en la actualidad, Caracas y Washington son los puntos de mayor interés para el régimen castrista, ya que Moscú está lejos y no en las mejores condiciones.

Se trata además de que la miseria extrema tenga otra cara, y esta no es muy halagüeña para el régimen castrista.

La represión crece porque el pueblo cubano de a poco les pierde el miedo. Llegará el momento en que dejará de temer más a los represores que a los tiburones del Estrecho de La Florida y a las selvas y traficantes de América del Sur, entonces habría llegado el escenario al que más temen o al que verdaderamente temen.

Cada día la población se manifiesta de manera más crítica y cada día hay más ciudadanos en las filas de la oposición pacífica o en colaboración con esta en múltiples formas.

El escenario actual que tiene ante sí el régimen militar castrista es el de un mayor activismo prodemocrático representado por actores emergentes salidos de la miseria y la entraña popular. Afortunadamente para ellos, son en muchos casos desconocidos o no muy reconocidos por los promotores por excelencia desde el exterior.

La mayor represión del régimen está dirigida a detener a tiempo a esta fuerza emergente no controlada. Ya podrá contarse con ellos, como futuras “pérdidas colaterales” a glorificar. Estas “pérdidas colaterales” garantizarán con su riesgo, los golpes que reciben, sus miserias y sus privaciones, mejores condiciones para viajar y realizar la importante tarea política que realizan los elegidos.

La buena noticia y el pensar positivo en este sentido es dar por sentado que estas “pérdidas colaterales” hayan sido negociadas entre ellos o con los queridos yanquis, pero no con el gobierno cubano. Esperemos que así sea.

En el terreno de la prensa libre y la libertad de prensa, este esquema parece repetirse y también podría haber “pérdidas colaterales”. Havana Times y OnCuba disponen de oficinas en la capital y de un margen de tolerancia que podría ser esgrimido fuera de Cuba como un índice valorativo muy positivo de que el régimen castrista cambia para bien.

Desde los Estados Unidos funcionan proyectos muy bien financiados para la promoción de una prensa “libre”, que se ocupe de temas que no irriten al régimen cubano. Sobre esto, repito: Ojala que todo haya sido negociado entre ellos o con los queridos yanquis, pero no con el gobierno cubano. Esperemos que así sea y que en las “pérdidas colaterales” que vendrán, no sean muchas las manos y las conciencias manchadas.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de http://www.primaveradigital.net; PD#438