Una palabra maldita solo evocada por perversos, Juan González Febles

En Cuba y en la actualidad, decir revolución es evocar hambre, miseria, represión, opresión y una vida gris marcada por limitaciones. De acuerdo con teóricos y estudiosos, las revoluciones son consideradas puntos de inflexión de la historia, de los que parten nuevos sistemas políticos y sociales, que no siempre aportan cambios para mejor entre los de a pie, base hacedora de estas.

Con la excepción de la revolución estadounidense, que creo estados, dotados de constituciones escritas, que federaron una república con separación de poderes un presidente, (George Washington) que no aspiró a cetro real alguno o permanencia ininterrumpida en el poder, un Congreso bicameral y un poder judicial independiente, que desde esos instantes afirmó derechos y libertades para todos los ciudadanos, no hubo otra igual.

El resto de las revoluciones, por mandato de sus dirigentes, levantó guillotinas, o promovió ejecuciones sumarias. Desde ellas, se crearon nuevos caudillos y estos desde el poder, afirmaron condiciones casi peores o peores que las que convocaban a erradicar. La revolución estadounidense entregó sus aportes sin guillotinas como la revolución francesa o ejecuciones sumarias de disparo en la nuca, como se hizo en Rusia con los empoderados bolcheviques. El resto de las sublevaciones independentistas en América, expulsaron al poder colonial español y continuaron una vida regular en condiciones de libertad política, pero también sin odios. Los caudillos que se convirtieron o aspiraron a convertirse en dictadores, pasaron sin pena y sin gloria y sin los costos de sangre avalados por estos eventos llamados revoluciones.

En Cuba, la revolución liderada por Fidel Castro, se convirtió casi enseguida en ‘retrolución’. Comenzó con el restablecimiento de la pena de muerte y las ejecuciones de militares, policías y otros servidores del régimen que encabezó Fulgencio Batista. Los terroristas del Movimiento 26 de julio que no dudaban en colocar bombas en tiendas cafeterías, cines, etc., y que nunca colocaron una bomba en una estación de policía o un cuartel militar, fueron elevados a categoría de héroes o mártires.

Algunos de los participantes desde las filas de los contrarios armados contra Batista, se volvieron contra la pesadilla que contribuyeron a materializar. Lo hicieron, cuando se percataron que todo pasó a ser una pesadilla y que fueron engañados. Algunos fueron ejecutados sin piedad desde juicios o ejecuciones sumarias, por los mismos que contribuyeron a empoderar.

La libertad de prensa respetada por aquella dictadura y por otra anterior, fue abolida en aquellos momentos y Cuba aún sigue en estas condiciones de proscripción no solo de la libertad de prensa sino del resto de los derechos y libertades reconocidas internacionalmente.

A todo esto siguió el establecimiento de controles totalitarios absolutos sobre toda la sociedad. Más adelante se procedió a arrastrar al pueblo cubano a la miseria absoluta para desde esta condición, someterlo aún más. El caudillo vencedor se bonapartisó y gobernó autoritariamente primero de forma directa y después indirectamente, así lo hizo desde 1959, hasta el momento en que la muerte felizmente lo sacó del juego.

Los revolucionarios sinceros son pocos en Cuba fuera de las barriadas selectas en que residen, en las residencias suntuosas de las que se apropiaron. Es lógico, pocos o ninguno en Cuba, serían capaces de convalidar con lealtades reales los despropósitos que constituyen la vida Cuba adentro.

La palabra revolución es una palabra maldita en Cuba, de la que muy pocos quieren acordarse. Solo los perversos que de ella viven, se sienten habilitados para hacer mención de esta. Son pocas o ninguna, las motivaciones políticas reales para la afirmación o para dar continuidad a la pesadilla castro-fascista. Se trata de solo retener prerrogativas y prebendas. Nada más.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#532

Advertisements

¡Y son como el Che! Juan González Febles

Procaces, vulgares, abusadores y en esencia, “frías y eficientes máquinas de abusar”. Digo abusar y no matar, porque solo matarán cuando reciban la orden criminal de hacerlo y no me consta que en este momento y en el caso de las mujeres contra quienes abusan, haya llegado. Por acá se deduce y existe el consenso de que en el caso de Laura Inés Pollán Toledo, recibieron y cumplieron tal orden. Pero esto no es más que un consenso compartido.

Por las categorías etarias entre ellos, se percibe que crecieron repitiendo cada mañana “…seremos como el Che”. Ciertamente, ya lo lograron: Pedantes, abusadores, cobardes, pesados y egóticos es probable que entre ellos haya hasta algún asmático.

Cuando alguien cumple con un deber que le honra y enaltece, no se oculta la identidad. En el caso de los sujetos a que se hace referencia, dan un nombre supuesto y ocultan su verdadera identidad. Son o dicen ser oficiales de menor graduación en la policía Seguridad del Estado, (DSE). Como represores asalariados al servicio de un régimen militar totalitario, se sienten habilitados para abusar y violar los derechos de cualquier ciudadano, sean estos hombres, mujeres, niños o lo que fuere.

Cierto es, que aunque son despreciados por la mayoría de la población, son también temidos por esta. Razones sobran que fundamentan el miedo inducido al pueblo por el régimen al que sirven como sicarios en estos menesteres. Digo sicarios, porque cualquier oficial al servicio de la ley a lo largo y ancho del mundo, respeta la ley y la institucionalidad que esta representa. Un sicario, por su parte, se atiene a la orden recibida y nada más. Este es precisamente el caso que nos ocupa.

Recientemente, desde la televisión oficial, la vocera oficialista Cristina Escobar habló sobre que el imperialismo (los Estados Unidos) intervendría para afirmar Internet libre para todos los cubanos. Pareció obviar que Internet en nuestro tiempo es un derecho humano reconocido como tal por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Si de acuerdo con sus afirmaciones, Internet libre, la libertad de información, expresión, etc., van contra la revolución a la que sirve, entonces, de ser así, lo mejor sería desembarazarnos cuanto antes de tan perniciosa carga, llámese revolución, retrolución, cerdolución o lo que fuere. Se trata de que ir contra la libertad en cualquiera de sus manifestaciones o variantes, es ir contra la naturaleza humana y sus más preciados atributos.

Solo personas con tales atributos de procacidad, vulgaridad e irrespeto por los semejantes, como estos asalariados que ya consiguieron ser como el Che e incluso superarlo, asumirían el sucio desempeño que asumen y desarrollan contra Cuba y contra el pueblo cubano. Ellos son los represores asalariados que sostienen contra la voluntad mayoritaria del pueblo, al clan dinástico Castro y a su régimen militar totalitario. Entonces, que el mundo les conozca tal y como son.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Tres crímenes de una misma esencia, Juan González Febles

La más reciente noticia sobre la muerte en enfrentamiento con efectivos de la dictadura venezolana, del ex policía Oscar Pérez y su muerte denunciada como “ejecución extrajudicial”, recuerda dos hechos acaecidos hace años en Cuba. Se trata del Hundimiento del remolcador 13 de marzo y la ejecución de tres jóvenes en 2003, por el secuestro de una embarcación para escapar de la pesadilla, que no resultó en heridos ni lastimados.

El ministro del Interior de Venezuela confirmó la muerte del policía sublevado Óscar Pérez y otros seis a quienes calificó como “terroristas” en un enfrentamiento armado contra las autoridades. El caso remeda otros episodios ocurridos en Cuba en que el más alto nivel de ordeno y mando, dictó la orden criminal cumplida de inmediato.

Recuerda mucho como, por desestimular las salidas ilegales, se dio la orden de hundir un remolcador lleno de niños, mujeres y hombres. La orden criminal fue cumplida y así fueron asesinados los tripulantes de aquel remolcador. Este crimen permanece afirmado en total impunidad, hasta el momento.

El otro caso fue el de los jóvenes que secuestraron la lancha de Regla. Aunque no lastimaron, hirieron, maltrataron o mataron a ningún pasajero y en el momento hubo testimonios tanto de cubanos como de extranjeros sobre esta conducta, fueron ejecutados sumariamente, con la aprobación del Consejo de Estado y el apoyo de intelectuales y artistas reptantes. Se trata de que en ambos casos, los más altos y criminales niveles de gobierno en Cuba, necesitaban intimidar, para evitar actos futuros de esta naturaleza.

En Venezuela existen lo conocido como Operación de Liberación del Pueblo (OLP), operativos represivos de seguridad del Estado. Las OLP han tomado desde 2015 muchas víctimas en los barrios más pobres y han sido denunciadas por grupos de derechos humanos y por la anterior fiscal general, Luisa Ortega, ahora perseguida por la injusticia en el poder.

La oposición, agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y grupos de opinión dentro y fuera de Venezuela, confirman el rechazo a la versión del ministro y hablan de “ejecución extrajudicial”.

En la tónica impuesta por el totalitarismo del siglo XX, que ha despecho de algunos, aun intenta ser visto como ‘democracia de partido único’, matar es siempre una opción y en ocasiones, la única opción del partido único. Entonces, si a quien toca morir es a un policía, a tres jóvenes, o a mujeres hombres y niños, lo más importante para ellos es lograr el fin o los fines que les aporten permanencia y continuidad en el poder absoluto. Quien muera, lo hará por la misma esencia criminal que aporta sobrevivencia a quien impide vivir.

El último evento que involucró la muerte del ex policía venezolano Oscar Pérez y su muerte, en su esencia se vincula con el hundimiento del remolcador y el fusilamiento en 2003 de los tres jóvenes, así ejecutados sumariamente. Si así fue en Cuba, así será en la satrapía castrista instaurada en Venezuela.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan Gonzále
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Los ganadores de Cuba hoy, frente a todos los cubanos perdedores, Juan González Febles

Leemos en BBC Mundo y lamentablemente lo hacemos sin sorpresa, las declaraciones hechas a este medio por el hijo del sicópata y perdedor argentino Ernesto Guevara de la Serna (Che Guevara), mítico perdedor y asesino. Así, hemos podido saber, que Ernesto Guevara March, su hijo, es propietario de un negocio privado dentro de Cuba, que utiliza capital extranjero al tiempo que opera con varias empresas estatales.

Expuso el ‘hijo de’ que: “…No tiene nada que ver con si eres socialista o capitalista”. Agrega que: “…no tiene ningún sentido centrarse en ese aspecto. En su opinión: “…estamos haciendo un buen trabajo, algo que ayuda a mi país”.

¿Qué les parece?

¿Qué pasaría si de repente Guevara March decidiera unirse a la oposición interna pacífica cubana? ¿Haría un mejor trabajo para esa propiedad personal compartida por otros ‘hijos de’, que llama eufemísticamente “mi país?”. Aceptemos que sí. De inmediato sería colocado en posiciones preeminentes. Podría fundar un grupo que para establecer distancias, podría llamarse, “Así somos”. Ganaría mucho más de esta forma, con lo que recibiría de los héroes aun no prisioneros del imperio, a cargo de la promoción de tantos iguales y semejantes, que con su actual empresa en Cuba.

Sería acogido por la real aristocracia mediática internacional, por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, (ACNUDH) por sus dignatarios como, Jean Ziegler, María Grazia Giammarinaro, y hasta por la supuesta experta Virginia Dandan, y por otros tantos funcionarios parcializados o comprometidos afectiva o ideológicamente con el régimen militar totalitario castrista. Tantos que sin la pañoleta, apretándoles el cuello, repiten en su silencio interior y dentro de sí, “… ¡seremos como el Che!” y en términos de perdedores, lo consiguen.

Guevara March alcanzaría un ascendente superior al logrado por Eliecer Ávila, Laritza Diversent, Odelín Alfonso, Roberto de Jesús Guerra y tantos otros ‘líderes opositores’ colocados en el Olimpo mediático por los héroes aun no prisioneros del imperio, responsabilizados con su selección. Estos personajes y sus patrocinadores hacen más daño a la oposición pacífica interna cubana que la misma policía Seguridad del Estado.

Más importante que saber quiénes y qué nos hace perdedores, sería conocer quién gana cuando todos por acá perdemos. Todo apunta al régimen militar castrista, sus miñones y sus parcelas de privilegios.

La élite castrista y sus allegados, hoy ocupan las lujosas mansiones que se apropiaron en Miramar, Nuevo Vedado, Siboney, Atabey, etc., lugares residenciales de aquellos a quienes tanto repudiaron por ser burgueses.

Como el hijo del mítico perdedor argentino, los hijos y allegados de la élite castrista lo tienen todo pero ambicionan más. Mientras haya héroes aun no prisioneros del imperio, tienen espacio para la proyección y promoción dentro de una supuesta disidencia política, que para nada perjudicará sus verdaderos intereses.

Cuando llegue el momento, podrán marcharse hacia los Estados Unidos y una vez allá, unirse a la floreciente colonia de herederos sin gloria y disidentes en retiro por allá afirmada.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#503

 

 

 

¿Quién gana y cuánto con el cierre de la embajada norteamericana en Cuba? Juan González Febles

El heredero y general-presidente Raúl Castro le mandó a decir al presidente Donald Trump, antes de sus palabras en el teatro Artime de Miami el pasado 16 de junio, que La Habana estaba dispuesta a negociar un nuevo acuerdo con Washington.

Los problemas de Cuba y Venezuela dejaron de ser temas nacionales para convertirse en un tema de seguridad del hemisferio. La crisis cubano-venezolana es asumida actualmente como desafío mundial gracias a la represión y la crueldad ejercidas por ambas tiranías.

En dicho encuentro se incluyó el caso de fugitivos de la justicia norteamericana en Cuba. Uno muy significativo, lo fue Johan Chesimard. Trump pidió específica y públicamente su devolución al régimen castrista el pasado16 de junio en el teatro Artime.

Aunque EEUU no afirma creer que el régimen castrista esté detrás de los incidentes de salud de sus diplomáticos, Trump mencionó a Cuba en Naciones Unidas como uno de los cuatro países peores del mundo.

Josefina Vidal, jefa negociadora del régimen castrista durante la apertura regalada por Obama a los Castro a cambio de nada, protestó por las palabras del Sr. Donald Trump, en New York, durante la VI Reunión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos. Como de costumbre, condenó el recrudecimiento del embargo y reafirmó la voluntad de continuar la apertura desde un “diálogo respetuoso entre Cuba y Estados Unidos”.

Vale resaltar lo de “diálogo respetuoso”. Ni el régimen que representa la Sra. Vidal, ni ella misma han sido elegidos legítimamente por nadie desde procesos electorales transparentes. ¿Cómo puede llevarse a cabo un diálogo respetuoso con un régimen ilegítimo y además, corrupto y desestabilizador?

El cierre de la embajada USA representaría una pérdida significativa para la oposición pacífica interna cubana, a despecho de que se estuvo mucho mejor con la anterior Sección De intereses. Quizás se trate de personas y no de nombres para un edificio. Allá por USA, debe haber más Michael Parmly, James Cason, Henry Reeves, Wiliam Morgan o Thomas Jordan. Estoy seguro que quedan. Ojala manden alguno de este corte.

Sería verdaderamente positivo que el régimen militar totalitario castrista y su jefa negociadora, la Sra. Vidal, comprendieran (si es que no lo comprenden) que la clave para el fin del embargo es simplemente la implementación de reformas por parte de este régimen, que serán muy bien acogidas por el pueblo cubano, ese al que se preparan para reprimir. Que las respuestas al descontento popular deben dejar de ser recordatorios sobre “la subversión”. Que acepten que las donaciones humanitarias también puedan hacerse a nombre de iglesias y otras organizaciones en Cuba que dispongan de existencia, reconocida o no por el régimen. Que a fin de cuentas, las donaciones vayan a personas o entidades sin relación con el régimen y no solo a engrosar las arcas de Gaesa.

Lo menos que se puede pedir para reflejar opiniones de disidentes en predios internacionales es que estos, al menos tengan un mínimo aval académico, un cerebro activo y funcional y por encima de todo, que dispongan de una eticidad que valide sus afirmaciones. Mientras las selecciones para la primacía internacional parezcan hechas por “héroes no prisioneros del imperio”, seguiremos peor.

Quienes desde Cuba, piden el cierre de la embajada USA en La Habana, disponen de visado permanente y muchos entre ellos se disponen a “luchar por la democracia”, a salvo desde la distancia. Entonces, su opinión carece de la eticidad antes mencionada y sus afirmaciones carecen de valor alguno.

Estas son opiniones sobre quién gana y cuánto con el cierre de la embajada de los Estados Unidos en Cuba.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#501

Daños colaterales emergentes, Juan González Febles

Que en el órgano oficial del gobernante y único Partido Comunista de Cuba (PCC) -de existencia no permitida sino impuesta- aparezca publicado el pasado miércoles 20 de setiembre el texto íntegro de la intervención del presidente estadounidense Donald Trump ante el 27º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, más allá de su inusual publicación, ha tenido resonancias internas que vale la pena destacar.

En su discurso, el mandatario estadounidense marcó una pauta al señalar alto y claro a “los regímenes canallas representados en este organismo”, regímenes que según señaló, “…no solo apoyan a los terroristas, sino que amenazan a otras naciones y a su propio pueblo con las armas más destructivas que la humanidad haya conocido”.

Eso levantó las alarmas de muchos entre ellos, la cúpula gobernante castrista, uno de tantos.

Trump expresó: “…En el Hemisferio Occidental los Estados Unidos se han opuesto al corrupto régimen desestabilizador en Cuba y ha abrazado el sueño perdurable del pueblo cubano de vivir en libertad”.

Estas palabras han provocado reacciones enfebrecidas por parte del régimen militar castrista. Solo que tales reacciones no afectarán al presidente Trump, cuyo discurso parece haberlas desencadenado. Los daños colaterales emergentes se centran y centrarán en grupos y figuras específicas de la oposición pacífica interna.

Producto de la naturaleza y esencia del régimen militar castrista, son las valientes e imprescindibles Damas de Blanco las que en la actualidad sufren con mayor rigor e intensidad el ensañamiento en su contra en que se afirma el régimen castrista.

Berta Soler Fernández, líder y representante del Movimiento Damas de Blanco, fue arrestada en horas de la mañana del jueves 21 de setiembre cuando se dirigía a un turno de Internet que había gestionado. Fue liberada en horas de la tarde-noche de ese mismo día. El viernes volvió a ser arrestada en horas de la mañana cuando se dirigía a comprar pan y fue liberada más tarde al anochecer.

No ha sido ni será el presidente Trump que tanto les asustó, quien sufrirá daño colateral alguno, por su meridiano y esclarecedor discurso pronunciado en la Asamblea General de la ONU.

Luego de la conmoción producida por los ataques sónicos contra diplomáticos estadounidenses, los represores asalariados de castrismo se cuidarán mucho de incurrir en errores o cosas semejantes en lo adelante.

Si tales ataques se produjeron en Cuba, no hay forma de que algo de este corte haya sucedido Cuba adentro, sin la participación o la permisibilidad de los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia del régimen militar castrista. Si algo es cierto, sin exageración de ningún tipo, es que tales servicios y sus asalariados, mantienen un control enajenante y total Cuba adentro. Bajo este control, es improbable que cosa alguna suceda, sin su conocimiento y participación.

Quiere esto decir, que la combinación -sin azar- del discurso del presidente Trump con las recientes demostraciones populares espontáneas de rechazo al régimen castrista, como consecuencia del paso del huracán Irma, han producido daños colaterales emergentes. Entre estos, el recrudecimiento en Cuba de la represión política ciudadana contra los factores de mayor relevancia dentro de esta. Así, quienes eventualmente sufren y sufrirán los mayores impactos directos son y serán Las Damas de Blanco, opositores pacíficos que reivindican la calle para todos los cubanos y miembros señalados de la sociedad civil contestataria, el periodismo libre y los no mencionados por Canel 2, desconocidos además, por la real aristocracia mediática internacional.

Solo queda esperar y pedir a Dios que el Sr. Presidente Trump aporte algo más que su buen discurso en la ONU contra ‘los regímenes canallas’ y los entes ‘desestabilizadores y corruptos’. Las realidades perversas de nuestro tiempo, por estos representadas, requieren algo más que discursos, por buenos y directos que estos sean. No se trata de seres humanos corrientes, son antropoides que uniformados o no, son capaces de hundir en el mar mujeres y niños en un remolcador y completar su tarea con mangueras de agua a presión, entre otros detalles registrados.
ifiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#500

 

 

El asno de Venezuela, Juan González Febles

Gerardo Machado Morales, el quinto presidente electo en Cuba, ocupó el despacho presidencial desde el 20 de mayo de 1925 al 24 de agosto de 1933. Fue además el primer dictador que Cuba sufrió en su vida republicana.

El poeta de ideas comunistas Rubén Martínez Villena, le bautizó como “asno con garras”, por su falta de ilustración, cultura, clase y por una brutalidad personal, ampliamente documentada. De forma curiosa, en la actualidad el pueblo venezolano ha bautizado a su actual dictador, Nicolás Maduro Moros, como ‘Maburro’. De hecho, así ha sido nominado a nivel popular, y es por derecho de la fuerza, el hoy, asno dictador de Venezuela.

La situación de crisis humanitaria, de alimentos y medicina en Venezuela, ha trascendido a todos los países y a los organismos internacionales. Salvo los aliados tradicionales del régimen militar totalitario castrista, Nicaragua y Bolivia, el resto de los países latinoamericanos, EEUU y Canadá, la Unión europea, la ONU, todos han manifestado y manifiestan, su repudio a la dictadura de Maburro, o en el peor de los casos guardan silencio, como hace Podemos en España y la titulada ‘Francia Insumisa’ en Francia. O como el más reciente, distanciamiento silencioso de Ecuador y su presidente ‘Lenin Moreno’.

La dirección y supervisión hegemónica del régimen castrista en el gobierno, los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia y el ejército venezolano, repiten fórmulas KGB-Stassi, orientadas por los servicios especiales castristas. La guerra del gobierno de Maburro contra la democracia y la institucionalidad venezolanas, reproduce en su esencia los postulados castristas del terror: Crear el miedo visceral, difundir embustes sobre sus próximos pasos y golpear, reprimir y abusar de los disidentes.

Se trata de la misma táctica que se emplea en Cuba de manera cotidiana. Aunque en términos de calificación, conocimiento, talento e inteligencia, Maburro está por debajo de sus -también muy ineptos- mentores castristas.

La dictadura del asno de Venezuela, se mueve a la sombra de un eje del mal en que se perfilan contornos de Irán, China, Corea del Norte, Rusia y como mascarón de proa, al régimen militar totalitario castrista. ¿Qué podría hacer Maburro en un futuro contra los Estados Unidos? Este es el tema que los políticos con el corazón y la mente, puestos solo en próximas elecciones, prefieren pasar por alto. La experiencia dicta que mientras quienes sufran sean los pueblos, ya sean de Venezuela y Cuba, u otros, los políticos de marras hablaran y se centrarán en temas para ellos más rentables.

Con ocupantes castristas sobre el terreno en Venezuela, con miles de elementos asalariados del Ministerio del Interior, sumados a los militares y pandilleros enmascarados de la policía Seguridad del Estado (DSE) castristas allí, no queda otra opción funcional que no sea la opción militar. A esto súmense las pandillas de narcos, delincuentes y otros elementos del servicio del castro-fascismo impuesto en Cuba.

El sueño del felizmente difunto ex dictador Fidel Castro, hoy es una realidad sólida y coherente. Venezuela, en estos momentos, es una satrapía del castrismo. A Venezuela le esperan momentos peores y más difíciles que los sufridos por Cuba. Tienen en la más alta magistratura a un asno, mucho peor que los que conocimos y conocemos por acá. Ya que Gerardo Machado superaba con creces en elegancia, distinción y valores, al Maburro empoderado desde La Habana y al Castro II que decide en la actualidad.

El tiempo dirá que harán los políticos y la real aristocracia mediática internacional y lo que sufrirá el pueblo de Venezuela y su oposición pacífica interna por ello.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#497

 

 

 

La continuidad del castrismo, Juan González Febles

Luego de apreciar el material filtrado con toda intención por quienes deciden cosas de este estilo por acá, es decir la guardia pretoriana castrista o fuerzas armadas establecidas para la imposición de una dictadura a todos los cubanos y el resto de los pandilleros asalariados del denominado Ministerio del Interior, unidos todos en un partido único, denominado comunista. Valdría desbocar la imaginación sobre cómo sería el continuismo castrista que se nos viene encima.

Algunos se han tragado que el primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, es un talibán perverso y retrógrado, no es tan siquiera eso. Solo se trata de un charlatán obediente, que dirá de forma ‘pública’, solo aquello que los perversos y añosos octogenarios a cargo, le hayan ordenado decir.

Para algunos observadores desde esta orilla, se trató solamente de difamar y devaluar a la oposición pacífica interna cubana. Como ellos (los añosos perversos) andan en una singular sintonía con la realeza aristocrática mediática internacional, concedieron categoría existencial, solo a quienes ya tienen decidido que existan. Para hacerlo creíble, el charlatán-Canel incluyó en su performance a Antonio González Rodiles, quien cuenta con un impresionante aval de golpizas, arrestos, protestas callejeras, etc. Que es además, figura protagónica en la Campaña #TODOSMARCHAMOS, en donde recibe no pocos trastazos, golpes, fracturas, etc. En fin, en su caso no se trata solamente de viajar y pasar a través de aeropuertos. Es además una presencia regular en cuerpos de guardia y servicios de traumatología en La Habana, como resultados de su actividad política.

Charlatán-Canel, centró sus ataques en ‘OnCuba’ y la ex blogger y hoy periodista Yoani Sánchez. Necesitaba demostrar que lo logrado por ambos medios y su presencia en la web, eran resultado directo del dinero y no de las opciones asumidas por ambos. Obvió además que la donación o no de dinero, está basada en decisiones tomadas lejos de Cuba y de las necesidades reales, Cuba adentro.

Hemos sabido por acá, que una universidad norteamericana, concedió una beca a un periodista oficialista a partir de méritos conocidos solo por esta universidad. No sería raro que algún pandillero golpeador de mujeres, del nominado Ministerio del Interior, reciba una beca en Quantico en el marco de los convenios para eliminar tráfico de personas, drogas, etc., en medio de lo afirmado como políticamente correcto por políticos, promotores y financistas. Por otra parte, si Popeye fue perdonado, ¿por qué no hacerlo con Raúl Castro que ha compartido castings a niveles mediáticos e incluso políticos con Popeye y sus jefes eméritos, Pablo Emilio Escobar Gaviria y Fidel Castro?

El castrismo continuará sin cambios ostensibles. En lo económico mutarán a un capitalismo, protofascista sin libertades. La guardia pretoriana que desde sus oligopolios militares explota sin consideraciones a la población y vende a un pueblo que percibe menos de 30USD como salario promedio mensual, productos con precios inflados en más de un 200%, serán los próximos beneficiarios y emprendedores en el ‘capitalismo castro-fascista’, que llega para beneficio de los detentadores de prebendas de siempre.

Por supuesto que lo primero sería dejar claro que en Cuba gobierna una banda armada desde 1959 sin nada que aporte institucionalidad o respeto mínimo de alguna legalidad. Se trata de conveniencias y tales conveniencias vienen dictadas por la prioridad del castro-fascismo, que no es otra sino, retener el poder absoluto a toda costa y a todo costo. Más allá de esto, no hay cosa alguna de validez efectiva. La calidad de vida del pueblo cubano, nunca ha sido una prioridad o algo que disponga de un interés real por parte de las autoridades.

La falacia de 2018, es solo eso, una falacia para dormir ingenuos. Sea quien fuere el próximo presidente, ya sea Díaz Canel, Pánfilo o Chivichana, quien mandará efectivamente serán Raúl Castro desde el Partido Único y su guardia pretoriana de generales sin batallas, vice y contra almirantes sin singladuras y pandilleros empistolados del llamado Ministerio del Interior.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#497

 

 

 

 

Los próximos e inmediatos desafíos, Juan González Febles

Muy cierto es, que los ejecutivos estadounidenses, por razones que van desde la politiquería electoral al más profundo desconocimiento de la nación cubana, han apostado por políticas fallidas en relación con el régimen totalitario castrista. Barack Obama en su mandato les dio todo a cambio de nada. La llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, cambió en parte el panorama, aunque no todo lo necesario.

Hoy los castristas han regresado a las trincheras, solo para asesinar y reprimir sin costos, a su aire y gusto. Tienen la certeza y la tranquilidad de que ni tan siquiera Trump, optará por una solución militar, que es ciertamente la única posible.

Más que cierto es, que la bandera de las barras y estrellas no es nuestra bandera. USA no es nuestra patria. Solo que lamentablemente, los compatriotas residentes en el exterior y los de la isla, deben tener presente que la solución a los problemas de Cuba es un asunto que requiere una presión militar que se va más allá del alcance de todos los cubanos.

Existen situaciones paralelas en la historia universal. La bandera de las barras y las estrellas no fue la bandera de los alemanes, de los italianos, ni de los japoneses. Tampoco lo fue de los franceses. La solución de la presencia nazi opresora en esos pueblos o de los militaristas sin alma del imperio japonés, se solucionó con la presencia militar estadounidense e inglesa. No existe pueblo sobre la faz de la tierra hasta el momento, que solo con su esfuerzo, haya logrado vencer la ingeniería social totalitaria.

Entre los cubanos de las dos orillas, hay coincidencia en un punto, todos soñamos con un país soberano, democrático, libre y próspero. Lo que varía es el método con que aspiramos a lograrlo.

Algunos optan por las negociaciones con el régimen e incluso promueven el fin del embargo como un mejor camino. Otros, apuestan por aislar a la dictadura y por sanciones internacionales que obliguen a cambiar o entregar el poder. Esto funcionó en Sudáfrica contra el apartheid, pero conviene olvidar que aquella Sudáfrica, no contó con el apoyo ‘generoso y desinteresado’ de la Unión Soviética, o de la actual Rusia, de China, Corea del Norte, Irán o Venezuela. Todos se afirman en pasar por alto la lamentablemente exitosa, ingeniería social totalitaria y que los malos, no están solos para asesinar, reprimir o lastimar.

La solución militar es la única en que nadie se detiene aunque sea solo para un somero análisis. Las armas que sofocaron a los invasores de Playa Girón fueron armas soviéticas. En aquellos momentos, los castristas disponían de almacenes y almacenes, llenos de armamento soviético embalado. Fueron momentos en que desde la Casa Blanca, se privó a los invasores de Girón de apoyo aéreo.

Lamentablemente, el embargo de Estados Unidos al régimen castrista ha fracasado. Cincuenta y ocho años de permanencia ilegítima en el poder absoluto, es la mejor respuesta.

Los disidentes, encargados de liderar un cambio democrático en Cuba, andan perdidos, pero esto no es solo debido a la represión perfecta. Para esto incide la influencia de promotores que desde una aristocrática realeza mediática y política internacional, promueven el protagonismo de lo peor, la falta de unidad entre los distintos grupos y que no se logre tender puentes con el cubano de a pie. Así, influyen y hasta determinan, entre otros muchos aspectos de interés.

Es como si sirvieran por ignorancia o de forma muy bien encubierta, a los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia castristas, en el mejor estilo de los manuales elaborados por las clásicas KGB, Stassi, etc. Es así, a pesar de tener tantos puntos de coincidencia con políticos muy pendientes de las urnas de las próximas elecciones.

Así llegan y se proyectan los próximos e inmediatos desafíos. Veremos qué pasa entonces y ese entonces, no va a dilatarse mucho en su ocurrencia.
infiernodepalo8@gmail.com: Juan Gonzalez
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#496

 

¿Y qué harán con los más incómodos?, Juan González Febles

Ha llegado a Cuba la noticia sobre el incidente ocurrido a fines del año pasado en La Habana en que diplomáticos estadounidenses y uno canadiense experimentaron diversos síntomas, que incluyeron disminución y pérdida de la audición. Esto ha incrementado entre dos, ocho o nueve, el número de enviados de EE.UU. que abandonarán sus misiones debido a las afecciones causadas por un aparente ataque acústico.

El reportero de CBS Radio Steve Dorsey dio la primicia sobre el ataque acústico contra diplomáticos de EE.UU. y Canadá en La Habana. Ofreció dicha información desde ‘Radio National’, la plataforma de radio de la Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC). Para ello, citó una fuente que le informó y que pidió anonimato.

El régimen militar totalitario castrista, a través del servicio de sus asalariados o cualquier otro diplo-bandido en obediencia a instrucciones y orientaciones de su gobierno, consigue hacer sin mayores consecuencias algo de esta índole, contra funcionarios diplomáticos de los Estados Unidos y Canadá. Esperemos entonces, que pronto los próximos afectados sean damas de blanco u opositores, periodistas independientes y otros incómodos, algunos entre estos, previamente invisibilizados por la real corte mediática internacional.

Se dice que el origen de los síntomas, resulta descrito como algo elaborado por dispositivos, acústicos de última generación, que operan a un nivel que los seres humanos necesariamente pueden no oír. Esto les causa, desde jaquecas, dolorosas migrañas de varias horas de duración e insomnio, pérdida de la audición y cualquier otro trastorno de origen neuro funcional.

Según informaciones que circulan Cuba adentro y en círculos diplomáticos y políticos, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson confirmó la semana pasada que diplomáticos estadounidenses en La Habana. fueron víctimas de “ataques a su salud” que les causaron pérdida de audición.

En una manifestación de candor extraordinaria, el jefe de la diplomacia estadounidense dijo otra verdad de Perogrullo: “Las autoridades cubanas son las responsables de descubrir quién realiza estos ataques de salud, no solo contra nuestros diplomáticos ya que, como se puede ver, existen otros casos con más diplomáticos involucrados”. Lo importante no es señalar a los culpables, (conocidos ya por todos) sino lo que se hará en lo adelante, para que esto no vuelva a ocurrir. Que no suceda contra diplomáticos, pero que tampoco ocurra contra ciudadanos pacíficos privados de sus más elementales derechos.

En las dantescas prisiones castristas existe la denuncia sobre que en determinado momento o en determinados momentos, fueron irradiados en sus celdas con Rayos X, prisioneros políticos a través de las paredes con aparatos diseñados para este servicio. Si hoy se conoce que esto ha sucedido contra diplomáticos de la nación líder del mundo libre, ¿qué podría estar sucediendo hoy en una ergástula castrista?

El régimen militar totalitario castrista cuenta con un amplio y documentado aval de horrores, acumulados desde 1959. Son tantos, que no resulta necesario abundar sobre el tema. ¿Podría esa aristocrática realeza mediática internacional, compuesta por tan excelsos y dignos exponentes, entre los que muy pocos cuentan en su aval haber enfrentado alguna dictadura, aportar algo que contribuya a proteger a las próximas víctimas sin investidura diplomática y además, sin la investidura aportada por la aristocrática realeza mediática internacional?

La pregunta que queda en el aire es: ¿Qué hará el régimen militar totalitario castrista con aquellos que evalúa cómo los más incómodos en la oposición pacífica interna, la prensa nacional independiente y la sociedad civil verdaderamente contestataria? ¿Estarán ya en posesión del equipamiento de última generación para el horror aportado por Irán, Corea del Norte, Rusia o China?
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/ PD#495