Diplomacia y euro-variantes que no cambian, Juan González Febles

La gira europea del ministro de Relaciones Exteriores del régimen militar totalitario que encabeza el llamado general presidente y heredero del poder absoluto, Raúl Castro Ruz, Sr. Bruno Rodríguez Parrilla, recuerda a otros investidos con oropeles diplomáticos que en su momento representaron intereses y tendencias similares a estas de las que el Sr. Padilla es cimero representante diplomático.

Señorías que en su momento recibieron con el boato a la altura de su rango a Wilhelm Joachim von Ribbentrop, ministro de Asuntos Exteriores del Reich hitleriano y que lo hicieron con fanfarrias idénticas con Viacheslav Mijáilovich Molotov, Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, el hombre nombrado por Stalin para los diretes diplomáticos, no pudieron hacer menos que recibir al canciller castrista que representa posiciones y condiciones muy similares a las que supieron representar los antes mencionados  von Ribbentrop y Molotov.

Por supuesto que hay situaciones que ayudan y quizás esto contribuyó al éxito de Parrilla en su reunión con el Rey de España, Felipe VI, y el jefe de gobierno español Mariano Rajoy.

Sobre Juan Carlos I, el padre del actual rey, digamos que fue uno de los mejores preparados en Europa para lidiar con un representante del castrismo. Su papel durante la transición española, su intervención para frenar el intento de golpe de Estado pro franquista de 1981 y su apoyo a la unidad europea, han sido objeto de diversos homenajes, reconocimientos, premios y galardones internacionales. La revista Time, en su momento afirmó, que el rey Juan Carlos se convirtió en el héroe más improbables e inspirador de la libertad del siglo XX, al desafiar el intento de golpe militar que buscó subvertir a la joven democracia posfranquista española.

Aquel memorable, “¿por qué no te callas?”, con que neutralizó al finado dictadorzuelo venezolano Hugo Chávez, quedará como un acierto para los anales de cómo tratar a un sinvergüenza empoderado.

Por otra parte, si conoció a Franco, ¿qué nuevo podría mostrarle Castro II o su enviado Rodríguez Parrilla?

En Portugal fue recibido por el  Canciller portugués y hasta se dice (lo dice Cubadebate) que agradeció la solidaridad de los parlamentarios portugueses. Tales europarlamentarios debieron sentir nostalgia por los buenos tiempos pasados con Oliveira Salazar. Nada mejor para ese tipo de nostalgia, que el contacto con el régimen militar totalitario castrista o con su enviado.

La posición adoptada por los grupos políticos del Parlamento Europeo  que se mostraron a favor de respaldar en su primer debate el Acuerdo de Diálogo Político entre la Unión Europea (UE) y La Habana, podría ser el elemento de una victoria para el canciller Rodríguez Parrilla. Por allá no quieren una “vara de medir” diferente con los Castro y los derechos humanos, que la que utilizan para evaluar a otros regímenes parecidos, como el de China y bueno, esto ayuda.

En Grecia, se entrevistó con su homólogo Nikos Kotzias, y luego de su corta tournee, Rodríguez Parrilla regresó a Cuba. Lo hace satisfecho por el euro apoyo recibido para dar continuidad al abuso ciudadano, a la represión, las golpizas y las eventuales pérdidas colaterales que caracterizan a regímenes del corte de los defendidos tanto por él, como por sus homólogos von Ribbentrop y Molotov.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#478

Viejos chistes que no pasan de moda, Juan González Febles

En enero 17 de 2017, el régimen militar totalitario encabezado por el llamado general presidente Raúl Castro y EEUU acordaron luchar juntos contra el terrorismo. ¿Qué les parece?

En aquella oportunidad, se firmó un acuerdo para cooperar en temas tan sensibles como la lucha contra el terrorismo, la trata de personas y los delitos cibernéticos.

Las partes reconocieron el “impacto negativo que para la seguridad nacional tienen los delitos transnacionales”, según el memorando de entendimiento que fue rubricado para la ocasión en esta capital.

El texto fue firmado por el encargado de la embajada de Estados Unidos en la isla, Sr. Jefrey De Laurentis, y el recién nombrado ministro del Interior castrista, Julio César Gandarilla Bermejo.

El convenio se sustanció a pocos días de que el presidente Barack Obama —quien comenzó su histórico deshielo con Cuba en 2014 tras cinco décadas de enemistad— dejara la Casa Blanca al actual mandatario Donald Trump, sin que se sepa hasta ahora qué dirección se dará a la política norteamericana en relación a Cuba.

Trump deberá decidir si continúa o no con ese convenio con una dependencia estatal que los opositores cubanos y la opinión pública mundial señalan como responsable de arrestos arbitrarios y todo tipo de violaciones a los Derechos Humanos, civiles, políticos y económicos y además con otros acuerdos en cuestiones de inteligencia y cooperación entre ambos países, cuestionados por sus propios correligionarios y muchos detractores que esperan una política de mayor presión sobre el régimen castrista.

Trump nombró a varios cubano-americanos anticastristas en su equipo de transición. Igualmente, han arreciado las críticas para que Trump revierta la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados”, que ofrecía beneficios migratorios a cubanos que llegaran por cualquier vía a Estados Unidos y que fuera suprimida por Obama en su momento.

Aunque Obama comenzara un acercamiento con el régimen militar totalitario castrista (no con Cuba), las sanciones contra ese régimen aprobadas por el Congreso desde hace décadas para presionar un cambio de modelo político y mejoras para el pueblo de la Isla, permanecen intactas.

En las páginas que conforman el acuerdo, se establecen los objetivos de la cooperación y se definen los alcances de los delitos en los cuales se trabajará de manera conjunta. Además de lo descrito, se incluye la producción, distribución y tráfico de estupefacientes, la falsificación de documentos, la seguridad del comercio y la pornografía.

Los firmantes podrán decidir establecer nuevos grupos de trabajo técnico, de acuerdo al texto rubricado para la ocasión. Las acciones previstas establecen que los funcionarios de las dependencias involucradas de uno y otro país tengan intercambios de información y experiencias. Se contemplaron operaciones coordinadas y la designación de oficiales de “enlace” a fin de que las comunicaciones sean fluidas.

Se habló de que las partes realizarán conversaciones de seguimiento de ese memorando cada seis meses y que estará vigente por dos años prorrogables a partir de la firma del convenio.

Aunque podría ser un tanto prematuro, debe destacarse la buena fe y el optimismo de los negociadores estadounidenses.

Habría que ver qué opinión tiene Popeye, que de acuerdo a lo informado, negociaba por delegación de su jefe, el felizmente finado Pablo Escobar, intereses comunes vinculados al narcotráfico con altos exponentes de la nómina oficial castrista.

También sería interesante conocer la opinión de etarras, miembros de las FARC y de otros terroristas entrenados, armados y financiados en Cuba, para hacer la revolución.

Valdría saber que opinan los aliados y compañeros de Corea del Norte, Irán, Hezbola, los criminales estadounidenses refugiados en Cuba, etc.

Quizás solo se trata de viejos chistes que no pasan de moda. Esperemos por el próximo trasiego de armas a Corea del Norte o alguna nueva iniciativa revolucionaria traída a despecho de los acuerdos firmados por el Sr. De Laurentis, y el responsable directo de las golpizas dominicales a mujeres y disidentes desarmados, el honorable ministro del Interior castrista, Julio César Gandarilla Bermejo.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#477

La capital de la única democracia funcional del Medio Oriente, Juan González Febles

Jerusalén es la capital de Israel y su ciudad más grande y poblada, con 804,355 residentes en un área de 125,1 kilómetros cuadrados. Está situada en los montes de Judea, entre el Mar Mediterráneo y la ribera norte del Mar Muerto, y se ha extendido bastante más allá de los límites de la Ciudad Vieja.

El estatus de Jerusalén sigue siendo uno de los puntos clave del conflicto palestino-israelí. La Ciudad Vieja de Jerusalén fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.

El llamado Estado de Palestina pretende establecer allí su capital. Israel discutió las reclamaciones palestinas y luego de la Guerra de los Seis Días, en 1967, consideró a la ciudad como un todo unificado y un mismo municipio, declarándola como su capital “eterna e indivisible” mediante la Ley de Jerusalén en 1980.

Se trata que la Organización de Naciones Unidas (ONU) que homenajeó al ex dictador Fidel Castro que ha pasado tolerado y pasado sobre múltiples violaciones a los Derechos Humanos consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, incurridos tanto por la dictadura castrista en Cuba, como por otras dictaduras en África, el Medio Oriente, etc., pretende impedir que Jerusalem sea la capital de la única democracia funcional del Medio Oriente.

Se conoce que desde mediados de enero de 1948, los 100 000 habitantes judíos de Jerusalén (tanto de la parte oeste como de la este) fueron sometidos a un intenso asedio por parte de las tropas árabes. El 15 de mayo de 1948, fecha en que expiraba el mandato británico y un día después de que David Ben Gurión leyese la declaración de independencia de Israel en el Museo de Tel Aviv. Al día siguiente, los vecinos árabes iniciaron una invasión en masa al recién estrenado Estado, dando inicio así a la Guerra árabe-israelí de 1948.

Nada más tomar la ciudad, los 2.000 habitantes del Barrio Judío de la Ciudad Vieja fueron expulsados en masa cuando la Legión Árabe la ocupó el 28 de mayo de 1948. El jefe militar árabe que lideró la operación informó a sus superiores: “Por primera vez en 1000 años no queda un solo judío en el barrio judío. Ni un solo edificio se mantiene intacto. Esto hace que el retorno de los judíos aquí sea imposible”.

Dos días después, la Sinagoga Hurva, construida en 1701, fue volada por la Legión Árabe de Jordania.

Las decisiones tomadas por la ONU nunca se llevaron a cabo en realidad, debido a la guerra civil que tenía lugar en esos momentos, y a la posterior guerra árabe-israelí, durante la cual Jerusalén fue ocupada por las tropas de Jordania e Israel, haciéndose los primeros con la ciudad vieja y los últimos con los barrios modernos. El conflicto dejó a la ciudad dividida en dos, hasta su reunificación tras la victoria israelí en la Guerra de los Seis Días.

Durante la ocupación árabe de diecinueve años, un tercio de los edificios del barrio judío fueron destruidos por los ocupantes. Todas menos una de las cincuenta y tres casas de culto judío que existían en la Ciudad Vieja fueron destruidas. Las sinagogas fueron destruidas o saqueadas y despojados sus interiores para ser utilizados como gallineros o establos.

En agosto de 1980, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una Resolución, la 478, mediante la cual se declaró nulo que Jerusalem fuera capital del Estado de Israel. A partir de esto, la ONU de la complacencia con las dictaduras, aconsejó a sus estados miembros que situasen sus embajadas en Tel Aviv como medida de castigo por la anexión.

La mayoría, con la excepción de los Países Bajos y 12 países hispanoamericanos, ya habían trasladado sus embajadas a Tel Aviv aun antes de aprobarse dicha resolución. Los últimos en adoptar esa medida fueron Costa Rica y El Salvador.

En relación con los Estados Unidos, su Congreso aprobó una ley en 1995 que declaraba que “Jerusalén debe ser reconocida como la capital del Estado de Israel y la Embajada estadounidense en Israel deberá establecerse en Jerusalén, no más tarde del 31 de mayo de 1999”. El traslado, sin embargo, todavía no se ha llevado a efecto y en la actualidad, el actual inquilino de la Casa Blanca parece inclinado a efectuar este traslado y arreglar el despropósito.

Bajo la autoridad del Estado de Israel, viven en armonía, ateos, cristianos, musulmanes, palestinos y todo aquel que respete la ley y asuma una convivencia acorde con el respeto a los derechos ajenos.

La decisión de no reconocer Jerusalem como capital de Israel es insultante, debe citarse a Jerusalén como “la disputada capital de Israel”, pero nunca afirmar que Tel Aviv lo es.

Entonces, que Jerusalem sea la capital del único estado representativo de la única democracia funcional en esa zona y la economía más exitosa por añadidura.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: PD#468

El más añejo en el siglo XX, Juan González Febles

El dictador del siglo XX con mayor permanencia en el poder personal absoluto parece ser el finado revolucionario profesional Fidel Castro. Lenin solo pudo dañar a sus semejantes desde el poder desde 1917 hasta 1924. Stalin  lo logró de 1924 a 1953, Hitler desde 1933 hasta 1945. Mussolini, desde 1922 hasta 1943, luego asumió el cargo de presidente de la República Social Italiana desde septiembre de 1943 hasta su derrocamiento en 1945.

Mao Zedong rigió a China con mano de hierro desde 1949 hasta 1976, Kim Il-sung lo logró desde 1948 hasta 1994. Ambos murieron apaciblemente en sus camas, en el mejor estilo de los revolucionarios malos y dictadores que viven, mueren y duermen mayestáticamente bien.

De todos ellos, quien por más tiempo hirió, lastimó, mató, encarceló y hambreó a sus semejantes fue Fidel Castro. Lo hizo de forma directa desde 1959 hasta 2006 en que formalmente –solo formalmente- se distancio de los primeros planos del poder, solo para ejercerlo desde las trastiendas  y a través de su heredero directo Raúl Castro quien mantuvo y quizás hasta logre mantener la continuidad dinástica de ese peligroso clan familiar.

Por supuesto, algunos hubo que fueron fundamentales, básicos y prioritarios en el sostenimiento  y continuidad de Fidel Castro en el poder absoluto durante tanto tiempo. Por supuesto, entre estos ocupan un lugar preeminente, los ejecutivos a cargo en la felizmente extinta Unión Soviética y en un modesto segundo plano, presidentes y figuras destacadas en el plano político de los Estados Unidos. El imprescindible y querido enemigo imperialista yanqui por acción u omisión, por aciertos o por errores también hizo lo suyo para la supervivencia de Castro y su dictadura, ya fuere por trascendencias o intrascendencias, errores u omisiones.

Paranoico en extremo, violento y manipulador, llegó al extremo de convertir el enfrentamiento con Estados Unidos en su motivación personal y en el norte de toda una nación. Fue un narcisista y esto incluye una falta total de empatía y una incapacidad total para admitir errores. Necesitó  no aceptar frustraciones, ser admirado, temido o respetado por encima de todo límite razonable.

Hasta la impronta escogida para dar continuidad al culto a su personalidad, da la medida de su narcisismo. No quiere estatuas que podrían ser derribadas en el momento de la caída de su régimen. Sus restos estarán a salvo de profanaciones en circunstancias de este tipo, porque ciertamente no se sabe con certeza cuando murió y mucho menos, donde están sus restos. Se trató y casi se logró envenenar desde las pantallas televisivas desde monumentos virtuales erigidos en el imaginario colectivo. Todo mediante el uso adecuado de persuasores ocultos en medio de una saturación goebeliana mediática absoluta.

Para poder decir que era, fue o sería marxista leninista hasta la muerte, se leyó algún librito de marxismo y eso bastó. Pero según algunos entre sus contemporáneos, los escritos de Benito Mussolini y de José Antonio Primo de Rivera le fueron más afines y aquella “La historia me absolverá”, lo ubica aún más cerca de aquel otro revolucionario profesional germano, Adolf Hitler. No olvidar que no hay grandes diferencias entre fascismo y comunismo. Stalin y Hitler, pactaron sus buenas relaciones y además,  la destrucción de Polonia. Esto ha quedado como uno de los oprobios más significativos de aquella II Guerra Mundial.

Su muerte no significa el fin de la sucesión dinástica, Raúl Castro el actual heredero del poder absoluto, prevé no jubilarse del todo ya que en 2018 quedará probablemente como el máximo dirigente del PCC y el partido único, es único y absoluto en la retención del poder totalitario.

Si Fidel Castro logró ser el más añejo de los dictadores del siglo XX en términos de retención del poder absoluto. Raúl Castro es Fidel Castro –‘Raúl es Fidel’- como expresara la consigna voceada en la asonada proto fascista del pasado 2 de enero y esta historia, continúa para pesar del pueblo de Cuba.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#462

Estafar a Trump, Juan González Febles

Se dice que las iniciativas de Obama se crearon para alentar al sector privado emergente cubano. Solo que ni Obama ni sus asesores contaron con el ‘aliento antimperialista y revolucionario’ castrista. El régimen nunca ha pensado, pensó o pensará permitir que se aliente a sector privado emergente alguno. Si la administración Trump, da marcha atrás ahora a esa política, esto solo significaría que el régimen perdería lo que pensó ganar mediante el engaño a los siempre ingenuos ‘imperialistas yanquis’.

Las cábalas sobre el futuro de la distensión del presidente Obama, el eventual levantamiento del embargo comercial, el acceso pleno a organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, se fueron o se irán a bolina. El régimen castrista se ha quedado y quedará aún más, movido y en equilibrio inestable, en fin, descolocado con el triunfo de Donald Trump.

A la vista del fracaso de la izquierda totalitario-populista en Argentina y Brasil y el descalabro emergente del castrochavismo en Venezuela, las contadas concesiones unilaterales otorgadas por Washington al régimen de La Habana han llegado a ser imprescindibles.

Cualquier decisión de la administración Trump que restrinja la entrada de cubanos o suprima sus privilegios migratorios, afectará al negocio castrista de obtención de remesas y el turismo policial en la Isla.

En el último decenio, el régimen cubano ha promovido la salida de más de medio millón de emigrantes. Estas son personas en edad laboral que dejaron atrás a parte de su familia. Para el régimen, esos “emigrantes económicos” son una fuente de ingresos, mediante las remesas que enviarán a los parientes que dejaron atrás en la pesadilla.

Estos rehenes del sistema y las visitas turísticas “de la comunidad cubana en el exterior”, según la etiqueta oficial, significan para ellos -los castristas- un ‘cash’ determinante en la actualidad. Como esos viajeros dependen de la dudosa permisibilidad de las autoridades que otorgan o no los visados de regreso, los nuevos emigrantes no pueden asumir posturas críticas hacia el régimen verdeolivo que los explota ni participar en actividades políticas que puedan irritar a sus jerarcas.

Cuando se trata de oponerse al régimen o emigrar, la inmensa mayoría de la juventud opta por salir del país. Muchos, a pesar de no sentir ninguna simpatía por los castristas, terminan atrapados en la disyuntiva de salirse de la pesadilla, aliviar el hambre de los suyos con remesas y luego visitarlos. Para ello, es imprescindible el silencio.

El regreso temporal a la suciedad en que crecieron y se formaron, shockea desde el punto de vista emocional y de forma inexorable. Regresan al miedo que dejaron atrás y entonces, en algunos crece el sentimiento que apunta a no volver jamás en unos casos y en otros, el de culpar a quienes allí permanecen, por no rebelarse contra lo que ellos nunca encontraron fuerzas para rebelarse en su momento.

Cuba ya sufrió a un Castro I, sufre al Castro II y aunque no debe sufrirlo, sufrirá al Castro III si no se toman las previsiones necesarias. La naturaleza del castrismo es anti-norteamericana y antidemocrática. Su esencia dinástica predispone a lo peor y su afinidad con rasgos ostensibles de la pesadilla norcoreana, así lo reafirma. Así como el régimen norcoreano somete al hambre a su gente en aras de disponer de armas sofisticadas de extinción masiva, el castrismo actúa de idéntica forma, solo para afirmar su permanencia en el poder.

Se trata de hacer la transición a un modelo antidemocrático de ‘populismo fascista de mercado’, con desfiles de Christian Dior, que se les haga potable a partir de su carácter anti-norteamericano y anti-imperialista.

La masturbación mental especulativa de Karl Marx aportó la creencia de que la humanidad evoluciona en el sentido dictado por el marxismo. El caso es que el castrismo se sale y se va más allá hasta de esta masturbación especulativa. Esto le hace más y más impredecible en muchos sentidos excepto en uno que lo define. Esto es, retener el poder absoluto a todo costo, para una sucesión dinástica perfecta. Pero para ello se impone estafar a Trump o ganar su complicidad.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#456

 

Actividades económicas… ¿ilícitas? Juan González Febles

Quienes impusieron la pena de muerte, derogaron la Constitución de 1940, impusieron las ejecuciones extrajudiciales, los juicios sumarios, los creadores de la Peligrosidad Social Pre-delictiva y tantos otros aportes a las teorías del derecho o el contra-derecho, aportan otra innovación. Hoy se trata de acusar e imputar a opositores pacíficos al régimen militar castrista, periodistas, etc., de algo que de forma eufemística dan en llamar “actividad económica ilícita”.

Cuba se ha convertido en un espacio de pesadilla. En Cuba, hoy día, se sufre el control absoluto que ejerce el régimen militar totalitario castrista sobre toda la ciudadanía. Este control resulta enajenante y totalizador y priva –entre otros- del derecho al trabajo a quien disiente. Para redondear el control, se priva a todos del confort y de la munificencia material. Para que la familia en jefe y su banda gobernante retengan el poder absoluto, resulta imprescindible la miseria material compartida por todos.

El régimen militar castrista en tiempos de la égida del culpable en jefe de todo lo mal hecho, el ex dictador Fidel Castro, hizo realidad aquella anécdota de Stalin con la gallina, solo que nuestra gallina fue el pueblo y la sociedad cubana en su conjunto.

Se dice que Stalin en un día de verano muy caluroso y bajo inclemente sol, desplumó a una gallina. Sin la protección del plumaje y bajo el sol, la gallina optó por aprovechar la sombra de Stalin y allí se cobijó. Esto bastó para que el padrecito diera libre expresión al sicópata criminal que fue y entonces, explicó que esta es la forma que habría que tratar al pueblo, quien como la gallina de marras, no tendría otra opción que cobijarse bajo su sombra “protectora”.

Por esto, afirman, “…no se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza en personas naturales y jurídicas no estatales, conforme a lo legislado”. Así la gallina, -el pueblo- permanecerá a la sombra del poder.

De vuelta con “las actividades económicas ilícitas”, resulta un verdadero contrasentido que sea el régimen militar totalitario castrista quien se abrogue el derecho de hablar sobre supuestas actividades económicas ilícitas. Se trata de que uno de los principales ingresos de que depende el inviable e inepto régimen castrista son las remesas y cualquier ingreso que entra por donación a sus arcas. Se trata de que como Cuba adentro, el régimen castrista criminaliza la diferencia, pretenden convertir en ilícitas las ayudas de ONGs y cubanos en el exilio a disidentes, opositores y periodistas independientes, (los de veras): así de sencillo.

Ni la embajada del régimen castrista en los Estados Unidos ni alguna otra en Europa democrática o América Latina se ve obligada a contratar personal nativo a través de los oficios de alguna empresa contratadora, que además de escoger y contratar el personal, cobre los ingresos personales de cada empleado a la embajada y pague a estos una suma irrisoria por debajo de lo que paga la embajada a la empresa contratadora.

Se trata del mismo estilo esclavista con que el régimen convierte en lícito el pago a profesionales cubanos de la salud y de otras disciplinas, en prestaciones de servicios a lo largo del mundo. ¿Por qué sucede? Pues a partir de la permisibilidad de cada estado de derecho que acepta y de esta forma consagra estas prácticas.

¿Qué pasaría si los estados de derecho democráticos del mundo dejaran a un lado la permisibilidad y la complicidad tácita con estas prácticas? Pues el régimen castrista se vería obligado a cesar en las mismas. De otra manera, se quedarían como cuerpo diplomático en La Habana, las embajadas de Rusia, China, Corea del Norte, regímenes islámicos promotores de sharias, terrorismo, lapidaciones, etc., y aldeas miserables con pabellón nacional africanas, todas con presidentes millonarios y embajadas suntuarias.

Un estado paria, ahogado en deudas como el castrista, que no es capaz de producir el mínimo para una subsistencia digna, difícilmente resistiría medidas de esta índole.

Quizás se trate de que actitudes dignas que dejen de convalidar prácticas aberrantes o quizás el fin de la permisibilidad sea el complemento que le faltó en su momento al “fallido embargo”. El tiempo lo dirá.

El caso es que si deben terminar las denominadas “actividades económicas ilícitas”, que sean las verdaderamente ilícitas y no las que el régimen castrista etiquete de esta forma.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#454

¿Y cómo quedará ese legado? Juan González Febles

Se habla más de lo debido del legado que presumiblemente el presidente de los Estados Unidos dejará a su país y al mundo en la conclusión de su mandato. La pregunta que se impone es, ¿qué habrá de positivo para su país y para el mundo en el tan traído y llevado legado?

Todo parece indicar que con legado o sin él, se han revuelto todos los avisperos posibles tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

Por lo pronto, las relaciones entre Estados Unidos y Rusia están en su peor momento desde la Guerra Fría.

Los malos de la tierra se sienten fortalecidos y el sentimiento anti democrático reverdece en sus más coloridos tintes anti norteamericanos.

¿Por qué se ve la guerra fría como algo que ya pasó?

Como parte del legado del Sr. Obama quedará como referencia el abandono de los rebeldes demócratas sirios –entre otras cosas- y el hecho de que los rusos, más allá de sus apetitos imperiales y su vocación proto-fascista  y antinorteamericana, son aliados mucho más confiables que lo que han sido y son los norteamericanos. El apoyo al genocida sirio Al Assad así lo ha demostrado.

Sobre esto nos queda la referencia nacional que involucra las decisiones tomadas en su momento por el presidente estadounidense John F. Kennedy. Privaron de apoyo aéreo a los invasores de Playa Girón. Así, les lanzaron al peor de los escenarios para que lucharan en una desventajosa proporción de 10 a 1, privados entre otros apoyos del aéreo, para posteriormente, quedar los Estados Unidos como garante de la permanencia y continuidad de la dictadura castrista en Cuba.

Aunque analistas estadounidenses, prensa, etc., han descrito la embestida de Rusia y del gobierno sirio de Al Assad contra la ciudad de Alepo, como “barbarie” y advierten que incluso se llevaron a cabo crímenes de guerra, nada de esto parece alterar el legado del Sr. Obama y su poco coherente pacifismo.

Como dijo en comparecencia pública el presidente de la Cámara, el republicano Paul Ryan, en referencia al caso cubano: “Los Castro siguen encarcelando a activistas prodemocráticos a una velocidad de cientos al mes, sin embargo, eso no detiene a la administración Obama en sus esfuerzos por apaciguar a este régimen opresor”.

¿Esto también formara parte de su legado?

El Secretario de Estado John Kerry ha llegado al extremo de apoyar las concesiones que persiguen obtener las narcotraficantes de las FARC. Hubo incluso una reunión entre las FARC y el secretario de Estado de los Estados Unidos y una tarde de paseo en un catamarán. Así creó para su país la ilusión de que estos gánsteres FARC son actores políticos legítimos y que nadie debe rechazar todas las concesiones pedidas en nombre de la paz. Más allá de legados, uno podría preguntarse por qué no dar las mismas garantías al Chapo Guzmán, que ciertamente es mucho menos peligroso que cualquiera entre los maleantes de las FARC.

Entonces el verdadero legado trascendente sería que debilitado el castrismo, el punto focal estaría en que no se diera pie a impunidades ni sucesiones. Que para entonces no aparezcan nuevos Santos, Obama o Mogherini, con la salida dorada para la familia en jefe y sus cómplices.

No se trata de que el embargo haya sido una medida fracasada, se trata de que nadie en su momento se ocupara de hacer lo necesario para que funcionara. De que los soviéticos de entonces, fueron aliados más consecuentes con los sátrapas opresores verdeolivo que lo que nunca lograron ser los yanquis con los demócratas cubanos.

Para citar algunos bochornosos ejemplos, digamos que a pesar de los acuerdos de 1962, la base Lourdes se mantuvo, aviones rusos repostaron por acá y hasta se mantuvo una brigada militar rusa en Cuba con posterioridad a la crisis de los misiles de 1962. Esto quizás no forme parte del nuevo legado, pero ciertamente refuerza aprensiones en relación con lo que aportará un futuro de contornos muy turbios.

Lo que hasta hoy, Cuba adentro, trajo el legado por llegar, ha sido el pánico cierto de que sea abolida la Ley de Ajuste Cubano. Ese pánico solo ha beneficiado al régimen militar castrista. Se creó la debacle y ya han muerto bastantes cubanos por el temor de que la generosidad del Sr. Presidente Obama pueda preservar la pesadilla que sufren a partir de su tan discutible legado.

Todo parece indicar que tanto los rebeldes demócratas sirios como el pueblo de Cuba y su oposición pacífica interna serán las víctimas propiciatorias de un legado que se yergue amenazador desde las márgenes del Potomac.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: PD#452; http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Otra vez paredón, Juan González Febles

Existen recurrencias que con su reaparición dan la medida de algo. El pasado domingo 9 de octubre una porrista antisocial al servicio de los paramilitares que sirven a los represores asalariados de la policía Seguridad del Estado (DSE) pidió paredón para las valientes mujeres de blanco frente a la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco en la barriada de Lawton en la capital cubana.

Aunque no se trata de algo atípico, sino de otra recurrencia en el actuar del régimen militar totalitario y dinástico castrista, políticamente de claro corte fascista, el hecho en sí, no deja de ser relevante. Se trata de una recurrencia al año 1959 en que el régimen necesitaba destruirlo todo. En abierta violación a la Constitución de 1940 empezaron juicios sumarios sin garantías procesales de ningún tipo y con ellos, se restableció en Cuba el abolido paredón de fusilamiento, un emblema de la presencia colonial española en la Isla eliminado por la república, para que ningún cubano ascendiera a patíbulo alguno a partir de sus actuaciones o sus posturas políticas.

Fueron momentos en que el condotiero argentino, de aciaga recordación, Ernesto Guevara, proclamaba ante el mundo “…hemos fusilado y continuaremos fusilando”, ya que su sociopatía o sicopatía le hacía experimentar placer cuando tomaba alguna vida, fuera esta humana o no. Y que por compartir sus torcidas inclinaciones se fue hasta Bolivia entre otros lugares. Trae a la palestra pública que en aquellos días oscuros de 1959, el jefe de estado de facto y heredero del poder absoluto, Raúl Castro llevó a cabo ejecuciones extrajudiciales en la zona oriental del país que sufrieron miembros del ejército constitucional y los cuerpos policiales que enfrentaron la insurgencia verdeolivo.

Los hechos tienen lugar en el marco de la normalización de relaciones con los Estados Unidos en momentos en que el régimen atraviesa una situación difícil que puede hacerle recorrer otra crisis similar a la de los años 90 a partir del naufragio de la extinta Unión Soviética. Es en estas circunstancias que una porrista sacó del armario tan nefasta consigna y coincidentemente Rusia en declaración del viceministro de Defensa ruso, Nikolái Pankov, anunció la disposición de reabrir bases militares en Cuba y Vietnam.

Quien posibilitó el apoyo logístico para el paredón fue la Unión Soviética con el apoyo brindado a la dictadura cubana desde los primeros momentos. Después de la Crisis de Octubre en 1962, la presencia soviética se enmascaró, pero no cesó. La base de Lourdes, cerca de La Habana, estuvo operada por Moscú desde 1967 hasta aproximadamente 2001. Fue el mayor centro de espionaje radioelectrónico ruso fuera de su territorio y se dice que, hacía transparente para Rusia, a todas las Américas.

La perspectiva puesta de relieve con la reaparición de la petición pública del paredón coincide con circunstancias similares a las vividas en aquellos años aciagos desde 1959, con el acento puesto en los correspondientes a la década del sesenta. Este fue el periodo en que más se fusiló en Cuba, “…gracias a la ayuda generosa y desinteresada de la Unión Soviética”.

Esperemos que la normalización de relaciones entre los Estados Unidos y Cuba no contribuya a la afirmación de nuevos enclaves militares rusos que desde Cuba, amenacen a las Américas. Ojala que esto no materialice una respuesta como la que logró ser evitada en aquella crisis de los misiles de 1962. Esperemos que las actitudes de aquellos, a quienes Andrei Gromiko definió como payasos en los días inciertos de octubre de 1962, no consigan echar a perder algo más, que el muy discutible legado de un laureado con el Premio Nobel de la Paz.
En Cuba, volvió a corearse ¡¡paredón!!
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

El principal obstáculo al desarrollo y la vida en Cuba, Juan González Febles

Luego de leer en el órgano oficial del único y gobernante Partido Comunista de Cuba, el anti periódico Granma, los pronunciamientos y descargos del diplo-comisario del régimen totalitario y dinástico castrista, Bruno Rodríguez Parrilla, en la presentación del informe del régimen militar castrista llevará a la Asamblea General de las Naciones Unidas a tenor de la Resolución 70/5, no se puede menos que recordar a otro comisario en funciones y además revolucionario profesional.  Me refiero a un servidor incondicional del líder supremo y también revolucionario profesional, Adolfo Hitler, quien infaustamente estuvo al frente de Alemania con su partido único y gobernante, aquel Partido Nacional Socialista de los Trabajadores de Alemania de tan triste recordación y aliento.

Quien me vino a la mente fue el Dr. Joseph Goebbels, un cuadro emérito de aquel partido único y su afirmación sobre que, “…hay que hacer creer al pueblo que el hambre, la sed, la escasez y las enfermedades son culpa de nuestros opositores y hacer que nuestros simpatizantes se lo repitan en todo momento…”.

Culpar al embargo estadounidense de la ruina en que el régimen castrista ha hundido a Cuba o culpar a la Ley de Ajuste Cubano de los pasados, presentes y hasta los futuros éxodos masivos, responden al mismo aliento falaz y  revolucionario que vincula a ambos totalitarismos.

Hablar de un bloqueo externo y pasar por alto el bloqueo interno que contra el pueblo de Cuba aplica el régimen militar totalitario castrista es algo más que un irrespeto. Pero todo parece indicar que las licencias y las complacencias que posibilitan a este régimen violarlo todo, están más que consolidadas.

Los obreros cubanos son explotados por el régimen y sus contrapartidas internacionales, sin que la Organización Internacional del Trabajo, (OIT) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se haya pronunciado sobre esto.

La atención hospitalaria en Cuba pasa de deficiente. Zika, dengue y otras endemias foráneas han sido traídas a Cuba y quien sabe a cuantas otras regiones por el régimen militar a cambio de moneda dura por trabajo médico semi-esclavo. El estado de insalubridad en que se encuentra la capital y muchas otras regiones de la Isla es catastrófico.

No obstante a ello y a partir del trabajo esclavo de personal de salud cubano a lo largo del mundo, la acaudalada de acuerdo con Forbes y doctora en medicina Margaret Chang Fung Fu-chun, directora general electa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), elogia de forma continua y permanente lo que califica como “logros del sistema asistencial cubano”.

Esperemos que la Dra. Chang no tenga necesidad en algún momento de extraerse tan solo una muela en el marco del sistema de salud que tanto elogia. Por lo pronto, parece ser una constante que los amigos, aliados o cómplices del régimen militar de la Isla, prosperen económicamente de forma muy ostensible. Parece existir un consenso compartido por la izquierda internacional de que tanto Lula Da Silva, Néstor Kirschner, Cristina Fernández, Hebe de Bonafini, Dilma Roussef, otros  e incluso la Dra. Chang, lo lograron mediante el ahorro sistemático y la probidad reiterada. ¡Que así sea!

Cuba quizás sea el único país del mundo o uno de los pocos que cuenta con una ley que habilita la inversión extranjera y discrimina a los nacionales. Hasta hoy, no ha quedado demostrado o existe duda razonable de que la susodicha ley sea una consecuencia del embargo estadounidense. Pero ahí está la ley, como obstáculo al desarrollo y la vida de los cubanos en Cuba. No obstante a ello, no existe una sola agencia de la ONU que se haya pronunciado contra esta medida ostensiblemente discriminadora.

En Cuba no existen libertades de expresión, manifestación, asociación, información y muchísimo menos de prensa. El régimen militar totalitario y dinástico del clan Castro, las proscribió en su totalidad. Además, se golpea y se reprime la libertad de manifestación pacífica en las calles cada domingo desde hace más de sesenta semanas. Ninguno de los convidados de piedra en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas o los acaudalados representantes de sus agencias especializadas ha dicho algo al respecto.

El aliento goebeliano de culpar al embargo estadounidense de la ruina nacional o a la Ley de Ajuste Cubano de los éxodos masivos no debía prosperar en el ámbito de la Organización de Naciones Unidas. No solo le resta credibilidad a la organización, sino que pone en entredicho además a quienes conviven con estas situaciones anormales y nada hacen por analizarlas, discutirlas y muchísimo menos remediarlas.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net; PD#446

Un lamentable precedente de impunidad, Juan González Febles

Un acuerdo producto de  casi cuatro años de laboriosas negociaciones patrocinadas entre otros por el régimen militar totalitario castrista de Cuba, Noruega, la ONU y otros actores de mayor o menor cuantía, sienta las coordenadas de una paz en Colombia, que podría balancearse en un futuro sobre la tela de una araña, romper la tela y acabar hasta con la araña.

El régimen militar castrista que por décadas fue el proveedor militar y asesor político de los maleantes de las FARC, emerge de estos acuerdos como garante de paz. ¡Quién  lo diría!

Desde el acuerdo, se establece un cronograma para que las FARC pasen del secuestro, el asesinato, el narcotráfico y otras lindezas de ese estilo, a la corrupción, área primada para revolucionarios profesionales. Así, el grupo gansteril dejará las armas y se convertirá en partido político. Tendrán garantizados diez escaños en el Congreso por ocho años en que al igual que Lula, Cristina Kishner, , Dilma Rouseffe, y como ellos, lavarán dinero, traficarán influencias y pasarán a ser políticos de izquierda en el estilo afirmado por la izquierda mundial, así como, la izquierda latinoamericana contemporánea.

Para muchos que a lo largo del mundo optan por la decencia, se trata de concesiones inaceptables que en un futuro serán lamentadas. Se conceden prerrogativas a unos terroristas que pasaron su vida en guerra contra la democracia. Pero ellos prometieron salir del narcotráfico, su principal afición y medio de sustento. Lo hicieron a cambio de promesas para un desarrollo rural sin actores enunciados con propiedad. Estos actores bien podrían ser los camellos revolucionarios consagrados al trasiego callejero y la siembra de drogas, para esa revolución que tan bien conocemos por acá.

La paz en Colombia solo será sostenible a través de un compromiso genuino de justicia y reparación para las víctimas. El fin definitivo de la violencia de las FARC lo será, para las víctimas y para el pueblo colombiano en general, en el instante en que exista una garantía de que los maleantes de las FARC no tengan nuevas posibilidades de amenazar la tranquilidad ciudadana y el orden democrático.

Lo más significativo es como la Organización de Naciones Unidas (ONU) no se pronunció en su momento con la energía demandada, acerca de los secuestros, los reclutamientos forzosos, los asesinatos y la práctica del narcotráfico practicados por los elementos FARC. Quizás esto explique cómo el régimen militar castrista que entrenó, apoyó y propició todos estos horrores y que en la actualidad reprime la manifestación pacífica ciudadana en las calles, la libertad de expresión, asociación, prensa y otros derechos consagrados por la ONU, resulta agraciado por la propia ONU en momentos como este y en otros más significativos aún.

El presidente Juan Manuel Santos espera que el acuerdo final alcanzado sea sometido a un plebiscito para su ratificación. Pero como ya se ha dicho, la paz solo será sostenible a través del compromiso con la justicia, la reparación para las víctimas y el fin de la violencia promovida por las FARC.

Se dice y es lo correcto políticamente, que el acuerdo es producto de cuatro años de negociaciones patrocinadas entre otros, por el régimen castrista de Cuba, que fue el proveedor militar y asesor general de los terroristas de las FARC. El hecho real estriba en que poco antes, algunas entre las figuras ejecutivas más prominentes de la banda, encontraron el final que muchos consideraron justo en tales momentos. Así, algo cayó sobre ‘Mono Jojoy’, Raúl Reyes dejo de estar entre los vivos y Simón Trinidad junto a otros de ese estilo, dejaron de representar el peligro real que representaron para sus semejantes.

En fin, tanto Timoshenko, como Iván Márquez, como los otros sobrevivientes segundones, tomaron la decisión adecuada, bajo la presión de tales circunstancias. Vamos, morir por la revolución es simplemente morir y los muertos, afortunadamente no secuestran, no trafican, no asesinan ni presionan con chantajes. Tales circunstancias aunque haya podido o no demostrarse que fueran obra o hechura de los “imperialistas yanquis”, funcionaron. ¡Shalom! ¡Voila! ¡Enhorabuena!!! Y bueno, hasta ¡Happy Thanksgiving!!!!!
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: wwww.primaveradigital.net; PD#445