Otro destape para la ‘democracia de partido único’, Juan González Febles

Luego de aquel disparate que echó a rodar la Alta Comisionada de la Unión Europea, la Sra. Federica Mogherini, desde el que afirmó, que en Cuba existe una democracia de partido único, se han producido pronunciamientos más afines con la verdad.

La realidad sobre la pesadilla que vive el pueblo cubano en la actualidad, bajo el régimen militar totalitario y dinástico que encabeza el heredero en jefe del poder absoluto, general Raúl Castro. Fue expuesta por la Sra. Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

La Sra. Guevara Rosas expresó que: “Muchas personas en Cuba se sienten asfixiadas por unos mecanismos de control estatal sobre su vida cotidiana. Parte de ese control es: si quieres mantener un empleo, tienes que estar de acuerdo con todo lo que diga el Gobierno”. Frente a esta situación, ¿puede alguien en su sano juicio hablar de ‘democracia de partido único’?

Cuando se ha denunciado desde dentro y fuera de Cuba, el control social totalitario absoluto impuesto en Cuba por el castro fascismo gobernante de partido único, que en su momento, (por pura conveniencia) dijo ser marxista leninista. Se hizo presente la abyección total de este régimen, desde la afirmación de alineación con la extinta Unión Soviética, plasmada en la constitución impuesta por el régimen en 1976. No existen afirmaciones de ese corte en las constituciones de ningún país soberano y democrático del mundo. Solo la satrapía soviética impuesta en Cuba, se reafirmó como satrapía desde la constitución afirmada en aquellos momentos.

En ninguna de las constituciones elaboradas en Cuba desde la guerra de independencia hasta las establecidas en la república inaugurada en 1902 y colapsada en 1959, se ha visto acápite más vergonzoso y denigrante que esta sujeción a la extinta Unión Soviética, impuesta en la constitución de 1976.

Aunque Cuba es el único país de la región que no permite a Amnistía Internacional realizar visitas, la organización investigó a través de entrevistas a migrantes cubanos varados en las fronteras de México. Amnistía Internacional al pronunciarse como lo ha hecho sobre el control totalitario absoluto que pesa sobre el pueblo cubano y la represión que se ejerce contra el mismo, abre nuevas perspectivas y expone nuevas interrogantes.

Hoy en día el pueblo de a pie dice alto y claro que rechaza al régimen castrista y ha protagonizado varias asonadas espontáneas de protesta y rechazo contra la dictadura castrista. Represores asalariados del régimen integrados en la llamada policía especializada entre otros han realizado amenazantes despliegues dirigidos no contra la oposición pacífica interna, sino mera y simplemente contra el pueblo de a pie.

La inviabilidad de un sistema y la incompetencia de un régimen, han entronizado la miseria material como condición de vida en Cuba. Frente a esto, la respuesta popular ha sido el rechazo a un régimen que exhibe una cúpula político-militar parásita, que vive en la ostentación más escandalosa. La corrupción, el nepotismo y las lacras más vergonzosas se abaten sobre el pueblo de la Isla, desde esta cúpula de poder absoluto.

Para sostener esta situación que la mayoría rechaza, el control totalitario absoluto, la miseria y el hambre impuestas juegan de contrapartida con los represores asalariados de este régimen, esos que habilitados desde su vileza, se encuentran dispuestos, para cumplir la orden criminal que les sea impartida, ya sea hundir un remolcador con mujeres, niños y hombres en su interior que golpear y reprimir mujeres, cada domingo por más de 120 semanas.

Muy positivo para el pueblo y la nación cubana que cuando alguien desde Foros habilitados por estados de derecho democráticos, habla de forma irresponsable y vacua sobre ‘democracia de partido único’, una ONG del prestigio de Amnistía Internacional, muestre al mundo la cara no tan oculta pero siempre fea del régimen militar totalitario castrista y sus procedimientos y métodos de represión contra un pueblo que ya le rechaza.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
tomado de; http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#508

Advertisements

¿Quién gana y cuánto con el cierre de la embajada norteamericana en Cuba? Juan González Febles

El heredero y general-presidente Raúl Castro le mandó a decir al presidente Donald Trump, antes de sus palabras en el teatro Artime de Miami el pasado 16 de junio, que La Habana estaba dispuesta a negociar un nuevo acuerdo con Washington.

Los problemas de Cuba y Venezuela dejaron de ser temas nacionales para convertirse en un tema de seguridad del hemisferio. La crisis cubano-venezolana es asumida actualmente como desafío mundial gracias a la represión y la crueldad ejercidas por ambas tiranías.

En dicho encuentro se incluyó el caso de fugitivos de la justicia norteamericana en Cuba. Uno muy significativo, lo fue Johan Chesimard. Trump pidió específica y públicamente su devolución al régimen castrista el pasado16 de junio en el teatro Artime.

Aunque EEUU no afirma creer que el régimen castrista esté detrás de los incidentes de salud de sus diplomáticos, Trump mencionó a Cuba en Naciones Unidas como uno de los cuatro países peores del mundo.

Josefina Vidal, jefa negociadora del régimen castrista durante la apertura regalada por Obama a los Castro a cambio de nada, protestó por las palabras del Sr. Donald Trump, en New York, durante la VI Reunión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos. Como de costumbre, condenó el recrudecimiento del embargo y reafirmó la voluntad de continuar la apertura desde un “diálogo respetuoso entre Cuba y Estados Unidos”.

Vale resaltar lo de “diálogo respetuoso”. Ni el régimen que representa la Sra. Vidal, ni ella misma han sido elegidos legítimamente por nadie desde procesos electorales transparentes. ¿Cómo puede llevarse a cabo un diálogo respetuoso con un régimen ilegítimo y además, corrupto y desestabilizador?

El cierre de la embajada USA representaría una pérdida significativa para la oposición pacífica interna cubana, a despecho de que se estuvo mucho mejor con la anterior Sección De intereses. Quizás se trate de personas y no de nombres para un edificio. Allá por USA, debe haber más Michael Parmly, James Cason, Henry Reeves, Wiliam Morgan o Thomas Jordan. Estoy seguro que quedan. Ojala manden alguno de este corte.

Sería verdaderamente positivo que el régimen militar totalitario castrista y su jefa negociadora, la Sra. Vidal, comprendieran (si es que no lo comprenden) que la clave para el fin del embargo es simplemente la implementación de reformas por parte de este régimen, que serán muy bien acogidas por el pueblo cubano, ese al que se preparan para reprimir. Que las respuestas al descontento popular deben dejar de ser recordatorios sobre “la subversión”. Que acepten que las donaciones humanitarias también puedan hacerse a nombre de iglesias y otras organizaciones en Cuba que dispongan de existencia, reconocida o no por el régimen. Que a fin de cuentas, las donaciones vayan a personas o entidades sin relación con el régimen y no solo a engrosar las arcas de Gaesa.

Lo menos que se puede pedir para reflejar opiniones de disidentes en predios internacionales es que estos, al menos tengan un mínimo aval académico, un cerebro activo y funcional y por encima de todo, que dispongan de una eticidad que valide sus afirmaciones. Mientras las selecciones para la primacía internacional parezcan hechas por “héroes no prisioneros del imperio”, seguiremos peor.

Quienes desde Cuba, piden el cierre de la embajada USA en La Habana, disponen de visado permanente y muchos entre ellos se disponen a “luchar por la democracia”, a salvo desde la distancia. Entonces, su opinión carece de la eticidad antes mencionada y sus afirmaciones carecen de valor alguno.

Estas son opiniones sobre quién gana y cuánto con el cierre de la embajada de los Estados Unidos en Cuba.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#501

Los términos justos y apropiados, Juan González Febles

Es muy racional exigir al régimen militar totalitario castrista que ratifique e implemente los pactos internacionales de derechos humanos suscritos por la Organización de Naciones Unidas (ONU). Cuando lo hagan y cuando los cumplan, podría empezar a hablarse de fin del embargo, pero solo hablar. Ponerle fin implicaría otros arreglos.

En estos momentos, los términos de cambios están dados, si es que se dan, en un ambiente oscurantista de negación. Téngase en cuenta, el más reciente cierre abrupto de las licencias a cuentapropistas y el auge de la retórica nacionalista por parte de los añosos perversos.

Los nuevos millonarios e inversionistas que vendrán comienzan a delinear sus contornos. Se trata de personas que nunca han trabajado y que no han creado riqueza alguna. Son los parásitos privilegiados por el reparto de botín hecho por el felizmente difunto ex dictador Fidel Castro.

Viven en las casas que no adquirieron con el fruto de su trabajo honesto en las llamadas ‘zonas congeladas’, así nominadas por el régimen en los repartos Miramar, Nuevo Vedado y otros espacios selectos. Disponen de autos nuevos climatizados, aires acondicionados, y en resumen, nadan en un confort heredero directo de la corrupción que promueven.

Por todo lo expuesto, se trató de que con muy sólidas razones, el mandatario estadounidense llamara “corrupto y desestabilizador” al régimen militar castrista y afirmara además, que el embargo económico que pesa sobre Cuba no se levantará hasta que se produzcan reformas.

“No levantaremos las sanciones al gobierno cubano hasta que haga reformas fundamentales”, sostuvo Trump en su intervención, la primera ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, que fue publicada íntegramente este miércoles por Granma, órgano oficial del partido único y gobernante en Cuba.

El régimen militar totalitario que sufrimos está ante una bancarrota inminente. Necesitan reponer en alguna otra fuente el financiamiento aportado por su ya quebrada colonia Venezuela. Por esto, la represión se ha recrudecido en términos y circunstancias que van más allá del ridículo.

El régimen castrista se afirma, como es costumbre, en retener el poder absoluto a todo costo. Tal empresa en las condiciones actuales de administración republicana en los Estados Unidos, con Trump como presidente requiere malabarismos en que los añosos perversos y sus represores asalariados tendrán que desarrollar al máximo sus habilidades, en ausencia del ilusionista en jefe.

Luego del ataque acúsico contra diplomáticos estadounidenses, algunos esbozan la teoría sobre que tal vez una facción disidente de la policía Seguridad del Estado (DSE) haya actuado, en combinación con otro país, como Rusia, Irán o Corea del Norte. Lo que nadie en su sano juicio creerá, es que algo de este corte tenga lugar sin la orden emitida por la élite o sin la participación de represores asalariados del nominado Ministerio del Interior, que hayan decidido hacer algo por su cuenta.

Lo que los perversos añosos nunca han hecho y ciertamente no harán, es buscar una solución que transite dentro de los términos justos y apropiados. Una solución que transite en estos términos les expondría y terminaría con el poder omnímodo para la arbitrariedad que detentan.

En estos momentos, temen a reacciones espontáneas del pueblo de a pie y también, algunas reacciones más elaboradas por parte del gobierno estadounidense como respuesta al ataque contra sus diplomáticos.

Fuentes oficiosas afirman que el nominado general y presidente heredero Raúl Castro se oculta para eludir alguna respuesta eventual de los yanquis en términos de un ataque personalizado contra él, que libre al pueblo de Cuba de su incómoda y rechazada presencia.

Solo queda una esperanza de que las cosas transiten en cauces que determinen los términos justos y apropiados para una solución que vendrá.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#500

 

Penetraciones y complacencias, Juan González Febles

Por acá hemos sabido que la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos (SIPA, por sus siglas en Inglés) de la Universidad de Columbia (USA) concedió una beca de Máster en Asuntos Internacionales por dos años al bloguero oficialista Harold Cárdenas Lema, uno de los autores de La Joven Cuba.

Cárdenas Lema se ha comprometido a que durante el tiempo que durará su beca en New York denunciará al embargo estadounidense a Cuba. Dijo: “El costo político que implica estudiar allí es menor que dejar de ser útil”. Afirma que estudiará en “las entrañas del monstruo”.

“No me preocupó ser crítico de lo reprochable cuando estaba en la Isla, menos me preocupa ahora decir en Nueva York que soy socialista y defiendo la Revolución”, escribió Cárdenas.

Los autores de La Joven Cuba se han hecho eco de las campañas difamatorias del régimen militar totalitario castrista contra opositores cubanos. Todo parece indicar que Cárdenas Lema seguirá la norma.

Parece que se repite el patrón de servicios al régimen militar totalitario castrista en los Estados Unidos, ya sea desde predios financieros, académicos, mediáticos, etc., a partir de penetraciones que han engendrado complacencias, con las que por esos ambientes, saben, prefieren o tienen que convivir.

Esperemos que a tenor de los acuerdos suscritos entre el régimen militar castrista y el gobierno de los Estados Unidos, sobre proscripción de tráfico de personas, drogas etc., no nos enteremos por acá que golpeadores de mujeres y pandilleros acreditados por el nominado Ministerio del Interior, (Minint) reciban becas en Quantico que les ayuden a mejorar su despreciable desempeño. La tónica del momento, tiende a validar esta expectativa. A fin de cuentas, tan revolucionarios son unos como otros.

De vuelta con Harold Cárdenas, se dice que el bloguero afirmó, “…que la beca fue posible gracias a estudiantes que conoció hace un año, al impartir una conferencia en Columbia”, y también a, “profesores en ambos países que ayudaron en el proceso de aplicación”. Con brillantez y profesionalidad no exactamente periodística, eludió referirse al trabajo realizado para ello por “héroes” aun no prisioneros del imperio.

El bloguero afirma va a estudiar a “las entrañas del monstruo”. Dijo: “Como no creo en simplificaciones, sé que este país es un monstruo de virtudes y defectos, con personas valiosas y dañinas, como el mío. No podemos imitar por acá (EE.UU.) la ceguera de los que nos critican cuando llegan allá (Cuba)”.

Los autores de La Joven Cuba se han hecho eco de las campañas difamatorias del régimen castrista contra opositores cubanos. Esto, sabemos por fuentes que prefieren permanecer anónimas, es valorado de forma muy positiva por los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia del régimen militar castrista. Servidores leales e incondicionales como Cárdenas Lema son muy apreciados por tales servicios.

Quizás por acá, pasamos por alto que quizás por allá, también Castro decide y quizás el presidente Trump no sea tan malo como proclaman Granma y Corea del Norte. Harold Cárdenas disfrutará su beca y mientras, Trump es presidente.
infiernodepalo8@gmail.com; j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#498

Que se establezca la norma de no convivencia, Juan González Febles

Si durante el pasado siglo XX, cuando la Sociedad de Naciones condenó a la antigua y felizmente desaparecida Unión Soviética, la Alemania nazi y al Japón militarista como agresores y violadores de la paz internacional, se hubiera optado por la no convivencia con estos regímenes, ¿cuántas vidas se habrían salvado?

Cuando el mundo civilizado cerró los ojos y decidió no ver el exterminio llevado adelante por Stalin contra el pueblo ucraniano, las víctimas de los gulag y otras menudencias que tipificaron el horror que materializó, le dieron permanencia y continuidad a la pesadilla. La pregunta de rigor sería, ¿fue esto correcto?

Cuando Hitler comenzó la instrumentación del horror del holocausto, las persecuciones y el resto de los horrores que dejó la pesadilla que fue aquel Partido Nacional Socialista de los Trabajadores de Alemania, si no se hubiera impuesto la convivencia pacífica con aquellos horrores, ¿cuantos millones de vidas habrían sido salvadas?

En nuestro caso, y como ha dicho y dice desde el exilio el Dr. Ed Prida, el castrismo que conocemos y sufrimos, “ha sido una operación subversiva de los órganos de inteligencia soviéticos con la cooperación incondicional de la conspiración traidora de los comunistas y sus tontos útiles nativos, quienes aún siguen con el control absoluto de Cuba y su destino para utilizar nuestro territorio como posta avanzada de las fuerzas rusas en América”.

A esto debemos agregar los intereses geo políticos iraníes.

¿Debe existir convivencia con el régimen dictatorial de Nicolás Maduro en Venezuela? ¿Debe convivirse con el régimen militar totalitario castrista? ¿Debe convivirse con el indigenismo sectario y anti democrático de Evo Morales? ¿Deberá mantenerse la convivencia con el corrupto e inmoral Daniel Ortega? ¿Con los también corruptos demostrados Lula, Dilma Rousseff, Cristina Fernández, Rafael Correa, etc.?

Es una buena ocasión para citar al periodista cubano en el exilio Pedro Corzo. Nos dice Corzo: “Las FARC cuentan con vastos recursos económicos porque como declaró el fiscal Néstor Humberto Martínez, esa agrupación cuenta con varios billones de pesos colombianos presentes en miles de inmuebles urbanos y rurales, de automotores, de dinero, de ganado, de empresas, y establecimientos de comercio”.

Por acá digo: ¿De dónde salió tanto dinero?

Con este dinero de origen tan incierto y dudoso, los narco guerrilleros y cómplices como la Sra. Piedad Córdoba dispondrán de lo necesario para desestabilizar la democracia y el estado de derecho en Colombia. Harán por las buenas lo que las FARC, M19, ELN y narcos célebres como el Sr. Pablo Escobar Gaviria, no lograron con secuestros, bombas y otras herramientas ‘revolucionarias’ de lucha.

¿Debe convivirse con esto?

De vuelta con Ed Prida, este nos dice: “… tampoco los países capturados por los Castro como el pueblo de Venezuela, Angola, Etiopia y otros apuntan como su principal enemigo, responsable y culpable de sus desgracias a los cubanos que hoy representan al invasor en Venezuela”.

Los servidores y esbirros asalariados del régimen militar totalitario castrista reconocidos en Venezuela, son personas viles que en Cuba cumplieron órdenes criminales y se aprestaron a sostener a la dictadura castrista en detrimento de su gente. Esos no son cubanos, cubanos son quienes los enfrentan día por día.

En 1953, una orden presidencial detuvo en el paralelo 38 al más emblemático general del ejército estadounidense en aquellos momentos, el general Douglas Mc Arthur. Esa orden le concedió permanencia y continuidad al régimen de pesadilla de Corea del Norte, encabezado hoy por el payaso Kim Jong Un. Lo que ha sucedido en la actualidad y lo que suceda en un futuro, serán las consecuencias de aquella orden inspirada en la ‘convivencia pacífica’.

Se acerca lamentablemente el momento en que la humanidad llegará a comprender que se hace necesaria una norma de no convivencia con el horror que se perfila.

La convocatoria chavista promovida por el Buey Maduro para una nueva Asamblea Prostituyente, perdón, quise decir Constituyente, fue respondida por un 40 o un 41% de la población y la respuesta a tal consulta, nunca fue unánime. ¿Qué pasó con el 59% o el 60% que no respondió al llamado? ¿Qué valida la nueva asamblea maduro-chavista? ¿Dónde está la mayoría que respalda al chavismo-madurista?

¿Se trata de que los países democráticos del mundo deben convivir con esta pesadilla? En su momento, el tiempo les dirá algo que les ha dicho siempre.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

 

Diplomacia y euro-variantes que no cambian, Juan González Febles

La gira europea del ministro de Relaciones Exteriores del régimen militar totalitario que encabeza el llamado general presidente y heredero del poder absoluto, Raúl Castro Ruz, Sr. Bruno Rodríguez Parrilla, recuerda a otros investidos con oropeles diplomáticos que en su momento representaron intereses y tendencias similares a estas de las que el Sr. Padilla es cimero representante diplomático.

Señorías que en su momento recibieron con el boato a la altura de su rango a Wilhelm Joachim von Ribbentrop, ministro de Asuntos Exteriores del Reich hitleriano y que lo hicieron con fanfarrias idénticas con Viacheslav Mijáilovich Molotov, Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, el hombre nombrado por Stalin para los diretes diplomáticos, no pudieron hacer menos que recibir al canciller castrista que representa posiciones y condiciones muy similares a las que supieron representar los antes mencionados  von Ribbentrop y Molotov.

Por supuesto que hay situaciones que ayudan y quizás esto contribuyó al éxito de Parrilla en su reunión con el Rey de España, Felipe VI, y el jefe de gobierno español Mariano Rajoy.

Sobre Juan Carlos I, el padre del actual rey, digamos que fue uno de los mejores preparados en Europa para lidiar con un representante del castrismo. Su papel durante la transición española, su intervención para frenar el intento de golpe de Estado pro franquista de 1981 y su apoyo a la unidad europea, han sido objeto de diversos homenajes, reconocimientos, premios y galardones internacionales. La revista Time, en su momento afirmó, que el rey Juan Carlos se convirtió en el héroe más improbables e inspirador de la libertad del siglo XX, al desafiar el intento de golpe militar que buscó subvertir a la joven democracia posfranquista española.

Aquel memorable, “¿por qué no te callas?”, con que neutralizó al finado dictadorzuelo venezolano Hugo Chávez, quedará como un acierto para los anales de cómo tratar a un sinvergüenza empoderado.

Por otra parte, si conoció a Franco, ¿qué nuevo podría mostrarle Castro II o su enviado Rodríguez Parrilla?

En Portugal fue recibido por el  Canciller portugués y hasta se dice (lo dice Cubadebate) que agradeció la solidaridad de los parlamentarios portugueses. Tales europarlamentarios debieron sentir nostalgia por los buenos tiempos pasados con Oliveira Salazar. Nada mejor para ese tipo de nostalgia, que el contacto con el régimen militar totalitario castrista o con su enviado.

La posición adoptada por los grupos políticos del Parlamento Europeo  que se mostraron a favor de respaldar en su primer debate el Acuerdo de Diálogo Político entre la Unión Europea (UE) y La Habana, podría ser el elemento de una victoria para el canciller Rodríguez Parrilla. Por allá no quieren una “vara de medir” diferente con los Castro y los derechos humanos, que la que utilizan para evaluar a otros regímenes parecidos, como el de China y bueno, esto ayuda.

En Grecia, se entrevistó con su homólogo Nikos Kotzias, y luego de su corta tournee, Rodríguez Parrilla regresó a Cuba. Lo hace satisfecho por el euro apoyo recibido para dar continuidad al abuso ciudadano, a la represión, las golpizas y las eventuales pérdidas colaterales que caracterizan a regímenes del corte de los defendidos tanto por él, como por sus homólogos von Ribbentrop y Molotov.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#478

Viejos chistes que no pasan de moda, Juan González Febles

En enero 17 de 2017, el régimen militar totalitario encabezado por el llamado general presidente Raúl Castro y EEUU acordaron luchar juntos contra el terrorismo. ¿Qué les parece?

En aquella oportunidad, se firmó un acuerdo para cooperar en temas tan sensibles como la lucha contra el terrorismo, la trata de personas y los delitos cibernéticos.

Las partes reconocieron el “impacto negativo que para la seguridad nacional tienen los delitos transnacionales”, según el memorando de entendimiento que fue rubricado para la ocasión en esta capital.

El texto fue firmado por el encargado de la embajada de Estados Unidos en la isla, Sr. Jefrey De Laurentis, y el recién nombrado ministro del Interior castrista, Julio César Gandarilla Bermejo.

El convenio se sustanció a pocos días de que el presidente Barack Obama —quien comenzó su histórico deshielo con Cuba en 2014 tras cinco décadas de enemistad— dejara la Casa Blanca al actual mandatario Donald Trump, sin que se sepa hasta ahora qué dirección se dará a la política norteamericana en relación a Cuba.

Trump deberá decidir si continúa o no con ese convenio con una dependencia estatal que los opositores cubanos y la opinión pública mundial señalan como responsable de arrestos arbitrarios y todo tipo de violaciones a los Derechos Humanos, civiles, políticos y económicos y además con otros acuerdos en cuestiones de inteligencia y cooperación entre ambos países, cuestionados por sus propios correligionarios y muchos detractores que esperan una política de mayor presión sobre el régimen castrista.

Trump nombró a varios cubano-americanos anticastristas en su equipo de transición. Igualmente, han arreciado las críticas para que Trump revierta la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados”, que ofrecía beneficios migratorios a cubanos que llegaran por cualquier vía a Estados Unidos y que fuera suprimida por Obama en su momento.

Aunque Obama comenzara un acercamiento con el régimen militar totalitario castrista (no con Cuba), las sanciones contra ese régimen aprobadas por el Congreso desde hace décadas para presionar un cambio de modelo político y mejoras para el pueblo de la Isla, permanecen intactas.

En las páginas que conforman el acuerdo, se establecen los objetivos de la cooperación y se definen los alcances de los delitos en los cuales se trabajará de manera conjunta. Además de lo descrito, se incluye la producción, distribución y tráfico de estupefacientes, la falsificación de documentos, la seguridad del comercio y la pornografía.

Los firmantes podrán decidir establecer nuevos grupos de trabajo técnico, de acuerdo al texto rubricado para la ocasión. Las acciones previstas establecen que los funcionarios de las dependencias involucradas de uno y otro país tengan intercambios de información y experiencias. Se contemplaron operaciones coordinadas y la designación de oficiales de “enlace” a fin de que las comunicaciones sean fluidas.

Se habló de que las partes realizarán conversaciones de seguimiento de ese memorando cada seis meses y que estará vigente por dos años prorrogables a partir de la firma del convenio.

Aunque podría ser un tanto prematuro, debe destacarse la buena fe y el optimismo de los negociadores estadounidenses.

Habría que ver qué opinión tiene Popeye, que de acuerdo a lo informado, negociaba por delegación de su jefe, el felizmente finado Pablo Escobar, intereses comunes vinculados al narcotráfico con altos exponentes de la nómina oficial castrista.

También sería interesante conocer la opinión de etarras, miembros de las FARC y de otros terroristas entrenados, armados y financiados en Cuba, para hacer la revolución.

Valdría saber que opinan los aliados y compañeros de Corea del Norte, Irán, Hezbola, los criminales estadounidenses refugiados en Cuba, etc.

Quizás solo se trata de viejos chistes que no pasan de moda. Esperemos por el próximo trasiego de armas a Corea del Norte o alguna nueva iniciativa revolucionaria traída a despecho de los acuerdos firmados por el Sr. De Laurentis, y el responsable directo de las golpizas dominicales a mujeres y disidentes desarmados, el honorable ministro del Interior castrista, Julio César Gandarilla Bermejo.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#477

La capital de la única democracia funcional del Medio Oriente, Juan González Febles

Jerusalén es la capital de Israel y su ciudad más grande y poblada, con 804,355 residentes en un área de 125,1 kilómetros cuadrados. Está situada en los montes de Judea, entre el Mar Mediterráneo y la ribera norte del Mar Muerto, y se ha extendido bastante más allá de los límites de la Ciudad Vieja.

El estatus de Jerusalén sigue siendo uno de los puntos clave del conflicto palestino-israelí. La Ciudad Vieja de Jerusalén fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.

El llamado Estado de Palestina pretende establecer allí su capital. Israel discutió las reclamaciones palestinas y luego de la Guerra de los Seis Días, en 1967, consideró a la ciudad como un todo unificado y un mismo municipio, declarándola como su capital “eterna e indivisible” mediante la Ley de Jerusalén en 1980.

Se trata que la Organización de Naciones Unidas (ONU) que homenajeó al ex dictador Fidel Castro que ha pasado tolerado y pasado sobre múltiples violaciones a los Derechos Humanos consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, incurridos tanto por la dictadura castrista en Cuba, como por otras dictaduras en África, el Medio Oriente, etc., pretende impedir que Jerusalem sea la capital de la única democracia funcional del Medio Oriente.

Se conoce que desde mediados de enero de 1948, los 100 000 habitantes judíos de Jerusalén (tanto de la parte oeste como de la este) fueron sometidos a un intenso asedio por parte de las tropas árabes. El 15 de mayo de 1948, fecha en que expiraba el mandato británico y un día después de que David Ben Gurión leyese la declaración de independencia de Israel en el Museo de Tel Aviv. Al día siguiente, los vecinos árabes iniciaron una invasión en masa al recién estrenado Estado, dando inicio así a la Guerra árabe-israelí de 1948.

Nada más tomar la ciudad, los 2.000 habitantes del Barrio Judío de la Ciudad Vieja fueron expulsados en masa cuando la Legión Árabe la ocupó el 28 de mayo de 1948. El jefe militar árabe que lideró la operación informó a sus superiores: “Por primera vez en 1000 años no queda un solo judío en el barrio judío. Ni un solo edificio se mantiene intacto. Esto hace que el retorno de los judíos aquí sea imposible”.

Dos días después, la Sinagoga Hurva, construida en 1701, fue volada por la Legión Árabe de Jordania.

Las decisiones tomadas por la ONU nunca se llevaron a cabo en realidad, debido a la guerra civil que tenía lugar en esos momentos, y a la posterior guerra árabe-israelí, durante la cual Jerusalén fue ocupada por las tropas de Jordania e Israel, haciéndose los primeros con la ciudad vieja y los últimos con los barrios modernos. El conflicto dejó a la ciudad dividida en dos, hasta su reunificación tras la victoria israelí en la Guerra de los Seis Días.

Durante la ocupación árabe de diecinueve años, un tercio de los edificios del barrio judío fueron destruidos por los ocupantes. Todas menos una de las cincuenta y tres casas de culto judío que existían en la Ciudad Vieja fueron destruidas. Las sinagogas fueron destruidas o saqueadas y despojados sus interiores para ser utilizados como gallineros o establos.

En agosto de 1980, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una Resolución, la 478, mediante la cual se declaró nulo que Jerusalem fuera capital del Estado de Israel. A partir de esto, la ONU de la complacencia con las dictaduras, aconsejó a sus estados miembros que situasen sus embajadas en Tel Aviv como medida de castigo por la anexión.

La mayoría, con la excepción de los Países Bajos y 12 países hispanoamericanos, ya habían trasladado sus embajadas a Tel Aviv aun antes de aprobarse dicha resolución. Los últimos en adoptar esa medida fueron Costa Rica y El Salvador.

En relación con los Estados Unidos, su Congreso aprobó una ley en 1995 que declaraba que “Jerusalén debe ser reconocida como la capital del Estado de Israel y la Embajada estadounidense en Israel deberá establecerse en Jerusalén, no más tarde del 31 de mayo de 1999”. El traslado, sin embargo, todavía no se ha llevado a efecto y en la actualidad, el actual inquilino de la Casa Blanca parece inclinado a efectuar este traslado y arreglar el despropósito.

Bajo la autoridad del Estado de Israel, viven en armonía, ateos, cristianos, musulmanes, palestinos y todo aquel que respete la ley y asuma una convivencia acorde con el respeto a los derechos ajenos.

La decisión de no reconocer Jerusalem como capital de Israel es insultante, debe citarse a Jerusalén como “la disputada capital de Israel”, pero nunca afirmar que Tel Aviv lo es.

Entonces, que Jerusalem sea la capital del único estado representativo de la única democracia funcional en esa zona y la economía más exitosa por añadidura.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: PD#468

El más añejo en el siglo XX, Juan González Febles

El dictador del siglo XX con mayor permanencia en el poder personal absoluto parece ser el finado revolucionario profesional Fidel Castro. Lenin solo pudo dañar a sus semejantes desde el poder desde 1917 hasta 1924. Stalin  lo logró de 1924 a 1953, Hitler desde 1933 hasta 1945. Mussolini, desde 1922 hasta 1943, luego asumió el cargo de presidente de la República Social Italiana desde septiembre de 1943 hasta su derrocamiento en 1945.

Mao Zedong rigió a China con mano de hierro desde 1949 hasta 1976, Kim Il-sung lo logró desde 1948 hasta 1994. Ambos murieron apaciblemente en sus camas, en el mejor estilo de los revolucionarios malos y dictadores que viven, mueren y duermen mayestáticamente bien.

De todos ellos, quien por más tiempo hirió, lastimó, mató, encarceló y hambreó a sus semejantes fue Fidel Castro. Lo hizo de forma directa desde 1959 hasta 2006 en que formalmente –solo formalmente- se distancio de los primeros planos del poder, solo para ejercerlo desde las trastiendas  y a través de su heredero directo Raúl Castro quien mantuvo y quizás hasta logre mantener la continuidad dinástica de ese peligroso clan familiar.

Por supuesto, algunos hubo que fueron fundamentales, básicos y prioritarios en el sostenimiento  y continuidad de Fidel Castro en el poder absoluto durante tanto tiempo. Por supuesto, entre estos ocupan un lugar preeminente, los ejecutivos a cargo en la felizmente extinta Unión Soviética y en un modesto segundo plano, presidentes y figuras destacadas en el plano político de los Estados Unidos. El imprescindible y querido enemigo imperialista yanqui por acción u omisión, por aciertos o por errores también hizo lo suyo para la supervivencia de Castro y su dictadura, ya fuere por trascendencias o intrascendencias, errores u omisiones.

Paranoico en extremo, violento y manipulador, llegó al extremo de convertir el enfrentamiento con Estados Unidos en su motivación personal y en el norte de toda una nación. Fue un narcisista y esto incluye una falta total de empatía y una incapacidad total para admitir errores. Necesitó  no aceptar frustraciones, ser admirado, temido o respetado por encima de todo límite razonable.

Hasta la impronta escogida para dar continuidad al culto a su personalidad, da la medida de su narcisismo. No quiere estatuas que podrían ser derribadas en el momento de la caída de su régimen. Sus restos estarán a salvo de profanaciones en circunstancias de este tipo, porque ciertamente no se sabe con certeza cuando murió y mucho menos, donde están sus restos. Se trató y casi se logró envenenar desde las pantallas televisivas desde monumentos virtuales erigidos en el imaginario colectivo. Todo mediante el uso adecuado de persuasores ocultos en medio de una saturación goebeliana mediática absoluta.

Para poder decir que era, fue o sería marxista leninista hasta la muerte, se leyó algún librito de marxismo y eso bastó. Pero según algunos entre sus contemporáneos, los escritos de Benito Mussolini y de José Antonio Primo de Rivera le fueron más afines y aquella “La historia me absolverá”, lo ubica aún más cerca de aquel otro revolucionario profesional germano, Adolf Hitler. No olvidar que no hay grandes diferencias entre fascismo y comunismo. Stalin y Hitler, pactaron sus buenas relaciones y además,  la destrucción de Polonia. Esto ha quedado como uno de los oprobios más significativos de aquella II Guerra Mundial.

Su muerte no significa el fin de la sucesión dinástica, Raúl Castro el actual heredero del poder absoluto, prevé no jubilarse del todo ya que en 2018 quedará probablemente como el máximo dirigente del PCC y el partido único, es único y absoluto en la retención del poder totalitario.

Si Fidel Castro logró ser el más añejo de los dictadores del siglo XX en términos de retención del poder absoluto. Raúl Castro es Fidel Castro –‘Raúl es Fidel’- como expresara la consigna voceada en la asonada proto fascista del pasado 2 de enero y esta historia, continúa para pesar del pueblo de Cuba.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#462

Estafar a Trump, Juan González Febles

Se dice que las iniciativas de Obama se crearon para alentar al sector privado emergente cubano. Solo que ni Obama ni sus asesores contaron con el ‘aliento antimperialista y revolucionario’ castrista. El régimen nunca ha pensado, pensó o pensará permitir que se aliente a sector privado emergente alguno. Si la administración Trump, da marcha atrás ahora a esa política, esto solo significaría que el régimen perdería lo que pensó ganar mediante el engaño a los siempre ingenuos ‘imperialistas yanquis’.

Las cábalas sobre el futuro de la distensión del presidente Obama, el eventual levantamiento del embargo comercial, el acceso pleno a organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, se fueron o se irán a bolina. El régimen castrista se ha quedado y quedará aún más, movido y en equilibrio inestable, en fin, descolocado con el triunfo de Donald Trump.

A la vista del fracaso de la izquierda totalitario-populista en Argentina y Brasil y el descalabro emergente del castrochavismo en Venezuela, las contadas concesiones unilaterales otorgadas por Washington al régimen de La Habana han llegado a ser imprescindibles.

Cualquier decisión de la administración Trump que restrinja la entrada de cubanos o suprima sus privilegios migratorios, afectará al negocio castrista de obtención de remesas y el turismo policial en la Isla.

En el último decenio, el régimen cubano ha promovido la salida de más de medio millón de emigrantes. Estas son personas en edad laboral que dejaron atrás a parte de su familia. Para el régimen, esos “emigrantes económicos” son una fuente de ingresos, mediante las remesas que enviarán a los parientes que dejaron atrás en la pesadilla.

Estos rehenes del sistema y las visitas turísticas “de la comunidad cubana en el exterior”, según la etiqueta oficial, significan para ellos -los castristas- un ‘cash’ determinante en la actualidad. Como esos viajeros dependen de la dudosa permisibilidad de las autoridades que otorgan o no los visados de regreso, los nuevos emigrantes no pueden asumir posturas críticas hacia el régimen verdeolivo que los explota ni participar en actividades políticas que puedan irritar a sus jerarcas.

Cuando se trata de oponerse al régimen o emigrar, la inmensa mayoría de la juventud opta por salir del país. Muchos, a pesar de no sentir ninguna simpatía por los castristas, terminan atrapados en la disyuntiva de salirse de la pesadilla, aliviar el hambre de los suyos con remesas y luego visitarlos. Para ello, es imprescindible el silencio.

El regreso temporal a la suciedad en que crecieron y se formaron, shockea desde el punto de vista emocional y de forma inexorable. Regresan al miedo que dejaron atrás y entonces, en algunos crece el sentimiento que apunta a no volver jamás en unos casos y en otros, el de culpar a quienes allí permanecen, por no rebelarse contra lo que ellos nunca encontraron fuerzas para rebelarse en su momento.

Cuba ya sufrió a un Castro I, sufre al Castro II y aunque no debe sufrirlo, sufrirá al Castro III si no se toman las previsiones necesarias. La naturaleza del castrismo es anti-norteamericana y antidemocrática. Su esencia dinástica predispone a lo peor y su afinidad con rasgos ostensibles de la pesadilla norcoreana, así lo reafirma. Así como el régimen norcoreano somete al hambre a su gente en aras de disponer de armas sofisticadas de extinción masiva, el castrismo actúa de idéntica forma, solo para afirmar su permanencia en el poder.

Se trata de hacer la transición a un modelo antidemocrático de ‘populismo fascista de mercado’, con desfiles de Christian Dior, que se les haga potable a partir de su carácter anti-norteamericano y anti-imperialista.

La masturbación mental especulativa de Karl Marx aportó la creencia de que la humanidad evoluciona en el sentido dictado por el marxismo. El caso es que el castrismo se sale y se va más allá hasta de esta masturbación especulativa. Esto le hace más y más impredecible en muchos sentidos excepto en uno que lo define. Esto es, retener el poder absoluto a todo costo, para una sucesión dinástica perfecta. Pero para ello se impone estafar a Trump o ganar su complicidad.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#456