Los ganadores de Cuba hoy, frente a todos los cubanos perdedores, Juan González Febles

Leemos en BBC Mundo y lamentablemente lo hacemos sin sorpresa, las declaraciones hechas a este medio por el hijo del sicópata y perdedor argentino Ernesto Guevara de la Serna (Che Guevara), mítico perdedor y asesino. Así, hemos podido saber, que Ernesto Guevara March, su hijo, es propietario de un negocio privado dentro de Cuba, que utiliza capital extranjero al tiempo que opera con varias empresas estatales.

Expuso el ‘hijo de’ que: “…No tiene nada que ver con si eres socialista o capitalista”. Agrega que: “…no tiene ningún sentido centrarse en ese aspecto. En su opinión: “…estamos haciendo un buen trabajo, algo que ayuda a mi país”.

¿Qué les parece?

¿Qué pasaría si de repente Guevara March decidiera unirse a la oposición interna pacífica cubana? ¿Haría un mejor trabajo para esa propiedad personal compartida por otros ‘hijos de’, que llama eufemísticamente “mi país?”. Aceptemos que sí. De inmediato sería colocado en posiciones preeminentes. Podría fundar un grupo que para establecer distancias, podría llamarse, “Así somos”. Ganaría mucho más de esta forma, con lo que recibiría de los héroes aun no prisioneros del imperio, a cargo de la promoción de tantos iguales y semejantes, que con su actual empresa en Cuba.

Sería acogido por la real aristocracia mediática internacional, por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, (ACNUDH) por sus dignatarios como, Jean Ziegler, María Grazia Giammarinaro, y hasta por la supuesta experta Virginia Dandan, y por otros tantos funcionarios parcializados o comprometidos afectiva o ideológicamente con el régimen militar totalitario castrista. Tantos que sin la pañoleta, apretándoles el cuello, repiten en su silencio interior y dentro de sí, “… ¡seremos como el Che!” y en términos de perdedores, lo consiguen.

Guevara March alcanzaría un ascendente superior al logrado por Eliecer Ávila, Laritza Diversent, Odelín Alfonso, Roberto de Jesús Guerra y tantos otros ‘líderes opositores’ colocados en el Olimpo mediático por los héroes aun no prisioneros del imperio, responsabilizados con su selección. Estos personajes y sus patrocinadores hacen más daño a la oposición pacífica interna cubana que la misma policía Seguridad del Estado.

Más importante que saber quiénes y qué nos hace perdedores, sería conocer quién gana cuando todos por acá perdemos. Todo apunta al régimen militar castrista, sus miñones y sus parcelas de privilegios.

La élite castrista y sus allegados, hoy ocupan las lujosas mansiones que se apropiaron en Miramar, Nuevo Vedado, Siboney, Atabey, etc., lugares residenciales de aquellos a quienes tanto repudiaron por ser burgueses.

Como el hijo del mítico perdedor argentino, los hijos y allegados de la élite castrista lo tienen todo pero ambicionan más. Mientras haya héroes aun no prisioneros del imperio, tienen espacio para la proyección y promoción dentro de una supuesta disidencia política, que para nada perjudicará sus verdaderos intereses.

Cuando llegue el momento, podrán marcharse hacia los Estados Unidos y una vez allá, unirse a la floreciente colonia de herederos sin gloria y disidentes en retiro por allá afirmada.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#503

 

 

 

Advertisements

¿Quién gana y cuánto con el cierre de la embajada norteamericana en Cuba? Juan González Febles

El heredero y general-presidente Raúl Castro le mandó a decir al presidente Donald Trump, antes de sus palabras en el teatro Artime de Miami el pasado 16 de junio, que La Habana estaba dispuesta a negociar un nuevo acuerdo con Washington.

Los problemas de Cuba y Venezuela dejaron de ser temas nacionales para convertirse en un tema de seguridad del hemisferio. La crisis cubano-venezolana es asumida actualmente como desafío mundial gracias a la represión y la crueldad ejercidas por ambas tiranías.

En dicho encuentro se incluyó el caso de fugitivos de la justicia norteamericana en Cuba. Uno muy significativo, lo fue Johan Chesimard. Trump pidió específica y públicamente su devolución al régimen castrista el pasado16 de junio en el teatro Artime.

Aunque EEUU no afirma creer que el régimen castrista esté detrás de los incidentes de salud de sus diplomáticos, Trump mencionó a Cuba en Naciones Unidas como uno de los cuatro países peores del mundo.

Josefina Vidal, jefa negociadora del régimen castrista durante la apertura regalada por Obama a los Castro a cambio de nada, protestó por las palabras del Sr. Donald Trump, en New York, durante la VI Reunión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos. Como de costumbre, condenó el recrudecimiento del embargo y reafirmó la voluntad de continuar la apertura desde un “diálogo respetuoso entre Cuba y Estados Unidos”.

Vale resaltar lo de “diálogo respetuoso”. Ni el régimen que representa la Sra. Vidal, ni ella misma han sido elegidos legítimamente por nadie desde procesos electorales transparentes. ¿Cómo puede llevarse a cabo un diálogo respetuoso con un régimen ilegítimo y además, corrupto y desestabilizador?

El cierre de la embajada USA representaría una pérdida significativa para la oposición pacífica interna cubana, a despecho de que se estuvo mucho mejor con la anterior Sección De intereses. Quizás se trate de personas y no de nombres para un edificio. Allá por USA, debe haber más Michael Parmly, James Cason, Henry Reeves, Wiliam Morgan o Thomas Jordan. Estoy seguro que quedan. Ojala manden alguno de este corte.

Sería verdaderamente positivo que el régimen militar totalitario castrista y su jefa negociadora, la Sra. Vidal, comprendieran (si es que no lo comprenden) que la clave para el fin del embargo es simplemente la implementación de reformas por parte de este régimen, que serán muy bien acogidas por el pueblo cubano, ese al que se preparan para reprimir. Que las respuestas al descontento popular deben dejar de ser recordatorios sobre “la subversión”. Que acepten que las donaciones humanitarias también puedan hacerse a nombre de iglesias y otras organizaciones en Cuba que dispongan de existencia, reconocida o no por el régimen. Que a fin de cuentas, las donaciones vayan a personas o entidades sin relación con el régimen y no solo a engrosar las arcas de Gaesa.

Lo menos que se puede pedir para reflejar opiniones de disidentes en predios internacionales es que estos, al menos tengan un mínimo aval académico, un cerebro activo y funcional y por encima de todo, que dispongan de una eticidad que valide sus afirmaciones. Mientras las selecciones para la primacía internacional parezcan hechas por “héroes no prisioneros del imperio”, seguiremos peor.

Quienes desde Cuba, piden el cierre de la embajada USA en La Habana, disponen de visado permanente y muchos entre ellos se disponen a “luchar por la democracia”, a salvo desde la distancia. Entonces, su opinión carece de la eticidad antes mencionada y sus afirmaciones carecen de valor alguno.

Estas son opiniones sobre quién gana y cuánto con el cierre de la embajada de los Estados Unidos en Cuba.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#501

Daños colaterales emergentes, Juan González Febles

Que en el órgano oficial del gobernante y único Partido Comunista de Cuba (PCC) -de existencia no permitida sino impuesta- aparezca publicado el pasado miércoles 20 de setiembre el texto íntegro de la intervención del presidente estadounidense Donald Trump ante el 27º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, más allá de su inusual publicación, ha tenido resonancias internas que vale la pena destacar.

En su discurso, el mandatario estadounidense marcó una pauta al señalar alto y claro a “los regímenes canallas representados en este organismo”, regímenes que según señaló, “…no solo apoyan a los terroristas, sino que amenazan a otras naciones y a su propio pueblo con las armas más destructivas que la humanidad haya conocido”.

Eso levantó las alarmas de muchos entre ellos, la cúpula gobernante castrista, uno de tantos.

Trump expresó: “…En el Hemisferio Occidental los Estados Unidos se han opuesto al corrupto régimen desestabilizador en Cuba y ha abrazado el sueño perdurable del pueblo cubano de vivir en libertad”.

Estas palabras han provocado reacciones enfebrecidas por parte del régimen militar castrista. Solo que tales reacciones no afectarán al presidente Trump, cuyo discurso parece haberlas desencadenado. Los daños colaterales emergentes se centran y centrarán en grupos y figuras específicas de la oposición pacífica interna.

Producto de la naturaleza y esencia del régimen militar castrista, son las valientes e imprescindibles Damas de Blanco las que en la actualidad sufren con mayor rigor e intensidad el ensañamiento en su contra en que se afirma el régimen castrista.

Berta Soler Fernández, líder y representante del Movimiento Damas de Blanco, fue arrestada en horas de la mañana del jueves 21 de setiembre cuando se dirigía a un turno de Internet que había gestionado. Fue liberada en horas de la tarde-noche de ese mismo día. El viernes volvió a ser arrestada en horas de la mañana cuando se dirigía a comprar pan y fue liberada más tarde al anochecer.

No ha sido ni será el presidente Trump que tanto les asustó, quien sufrirá daño colateral alguno, por su meridiano y esclarecedor discurso pronunciado en la Asamblea General de la ONU.

Luego de la conmoción producida por los ataques sónicos contra diplomáticos estadounidenses, los represores asalariados de castrismo se cuidarán mucho de incurrir en errores o cosas semejantes en lo adelante.

Si tales ataques se produjeron en Cuba, no hay forma de que algo de este corte haya sucedido Cuba adentro, sin la participación o la permisibilidad de los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia del régimen militar castrista. Si algo es cierto, sin exageración de ningún tipo, es que tales servicios y sus asalariados, mantienen un control enajenante y total Cuba adentro. Bajo este control, es improbable que cosa alguna suceda, sin su conocimiento y participación.

Quiere esto decir, que la combinación -sin azar- del discurso del presidente Trump con las recientes demostraciones populares espontáneas de rechazo al régimen castrista, como consecuencia del paso del huracán Irma, han producido daños colaterales emergentes. Entre estos, el recrudecimiento en Cuba de la represión política ciudadana contra los factores de mayor relevancia dentro de esta. Así, quienes eventualmente sufren y sufrirán los mayores impactos directos son y serán Las Damas de Blanco, opositores pacíficos que reivindican la calle para todos los cubanos y miembros señalados de la sociedad civil contestataria, el periodismo libre y los no mencionados por Canel 2, desconocidos además, por la real aristocracia mediática internacional.

Solo queda esperar y pedir a Dios que el Sr. Presidente Trump aporte algo más que su buen discurso en la ONU contra ‘los regímenes canallas’ y los entes ‘desestabilizadores y corruptos’. Las realidades perversas de nuestro tiempo, por estos representadas, requieren algo más que discursos, por buenos y directos que estos sean. No se trata de seres humanos corrientes, son antropoides que uniformados o no, son capaces de hundir en el mar mujeres y niños en un remolcador y completar su tarea con mangueras de agua a presión, entre otros detalles registrados.
ifiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#500

 

 

Penetraciones y complacencias, Juan González Febles

Por acá hemos sabido que la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos (SIPA, por sus siglas en Inglés) de la Universidad de Columbia (USA) concedió una beca de Máster en Asuntos Internacionales por dos años al bloguero oficialista Harold Cárdenas Lema, uno de los autores de La Joven Cuba.

Cárdenas Lema se ha comprometido a que durante el tiempo que durará su beca en New York denunciará al embargo estadounidense a Cuba. Dijo: “El costo político que implica estudiar allí es menor que dejar de ser útil”. Afirma que estudiará en “las entrañas del monstruo”.

“No me preocupó ser crítico de lo reprochable cuando estaba en la Isla, menos me preocupa ahora decir en Nueva York que soy socialista y defiendo la Revolución”, escribió Cárdenas.

Los autores de La Joven Cuba se han hecho eco de las campañas difamatorias del régimen militar totalitario castrista contra opositores cubanos. Todo parece indicar que Cárdenas Lema seguirá la norma.

Parece que se repite el patrón de servicios al régimen militar totalitario castrista en los Estados Unidos, ya sea desde predios financieros, académicos, mediáticos, etc., a partir de penetraciones que han engendrado complacencias, con las que por esos ambientes, saben, prefieren o tienen que convivir.

Esperemos que a tenor de los acuerdos suscritos entre el régimen militar castrista y el gobierno de los Estados Unidos, sobre proscripción de tráfico de personas, drogas etc., no nos enteremos por acá que golpeadores de mujeres y pandilleros acreditados por el nominado Ministerio del Interior, (Minint) reciban becas en Quantico que les ayuden a mejorar su despreciable desempeño. La tónica del momento, tiende a validar esta expectativa. A fin de cuentas, tan revolucionarios son unos como otros.

De vuelta con Harold Cárdenas, se dice que el bloguero afirmó, “…que la beca fue posible gracias a estudiantes que conoció hace un año, al impartir una conferencia en Columbia”, y también a, “profesores en ambos países que ayudaron en el proceso de aplicación”. Con brillantez y profesionalidad no exactamente periodística, eludió referirse al trabajo realizado para ello por “héroes” aun no prisioneros del imperio.

El bloguero afirma va a estudiar a “las entrañas del monstruo”. Dijo: “Como no creo en simplificaciones, sé que este país es un monstruo de virtudes y defectos, con personas valiosas y dañinas, como el mío. No podemos imitar por acá (EE.UU.) la ceguera de los que nos critican cuando llegan allá (Cuba)”.

Los autores de La Joven Cuba se han hecho eco de las campañas difamatorias del régimen castrista contra opositores cubanos. Esto, sabemos por fuentes que prefieren permanecer anónimas, es valorado de forma muy positiva por los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia del régimen militar castrista. Servidores leales e incondicionales como Cárdenas Lema son muy apreciados por tales servicios.

Quizás por acá, pasamos por alto que quizás por allá, también Castro decide y quizás el presidente Trump no sea tan malo como proclaman Granma y Corea del Norte. Harold Cárdenas disfrutará su beca y mientras, Trump es presidente.
infiernodepalo8@gmail.com; j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#498

Los próximos e inmediatos desafíos, Juan González Febles

Muy cierto es, que los ejecutivos estadounidenses, por razones que van desde la politiquería electoral al más profundo desconocimiento de la nación cubana, han apostado por políticas fallidas en relación con el régimen totalitario castrista. Barack Obama en su mandato les dio todo a cambio de nada. La llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, cambió en parte el panorama, aunque no todo lo necesario.

Hoy los castristas han regresado a las trincheras, solo para asesinar y reprimir sin costos, a su aire y gusto. Tienen la certeza y la tranquilidad de que ni tan siquiera Trump, optará por una solución militar, que es ciertamente la única posible.

Más que cierto es, que la bandera de las barras y estrellas no es nuestra bandera. USA no es nuestra patria. Solo que lamentablemente, los compatriotas residentes en el exterior y los de la isla, deben tener presente que la solución a los problemas de Cuba es un asunto que requiere una presión militar que se va más allá del alcance de todos los cubanos.

Existen situaciones paralelas en la historia universal. La bandera de las barras y las estrellas no fue la bandera de los alemanes, de los italianos, ni de los japoneses. Tampoco lo fue de los franceses. La solución de la presencia nazi opresora en esos pueblos o de los militaristas sin alma del imperio japonés, se solucionó con la presencia militar estadounidense e inglesa. No existe pueblo sobre la faz de la tierra hasta el momento, que solo con su esfuerzo, haya logrado vencer la ingeniería social totalitaria.

Entre los cubanos de las dos orillas, hay coincidencia en un punto, todos soñamos con un país soberano, democrático, libre y próspero. Lo que varía es el método con que aspiramos a lograrlo.

Algunos optan por las negociaciones con el régimen e incluso promueven el fin del embargo como un mejor camino. Otros, apuestan por aislar a la dictadura y por sanciones internacionales que obliguen a cambiar o entregar el poder. Esto funcionó en Sudáfrica contra el apartheid, pero conviene olvidar que aquella Sudáfrica, no contó con el apoyo ‘generoso y desinteresado’ de la Unión Soviética, o de la actual Rusia, de China, Corea del Norte, Irán o Venezuela. Todos se afirman en pasar por alto la lamentablemente exitosa, ingeniería social totalitaria y que los malos, no están solos para asesinar, reprimir o lastimar.

La solución militar es la única en que nadie se detiene aunque sea solo para un somero análisis. Las armas que sofocaron a los invasores de Playa Girón fueron armas soviéticas. En aquellos momentos, los castristas disponían de almacenes y almacenes, llenos de armamento soviético embalado. Fueron momentos en que desde la Casa Blanca, se privó a los invasores de Girón de apoyo aéreo.

Lamentablemente, el embargo de Estados Unidos al régimen castrista ha fracasado. Cincuenta y ocho años de permanencia ilegítima en el poder absoluto, es la mejor respuesta.

Los disidentes, encargados de liderar un cambio democrático en Cuba, andan perdidos, pero esto no es solo debido a la represión perfecta. Para esto incide la influencia de promotores que desde una aristocrática realeza mediática y política internacional, promueven el protagonismo de lo peor, la falta de unidad entre los distintos grupos y que no se logre tender puentes con el cubano de a pie. Así, influyen y hasta determinan, entre otros muchos aspectos de interés.

Es como si sirvieran por ignorancia o de forma muy bien encubierta, a los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia castristas, en el mejor estilo de los manuales elaborados por las clásicas KGB, Stassi, etc. Es así, a pesar de tener tantos puntos de coincidencia con políticos muy pendientes de las urnas de las próximas elecciones.

Así llegan y se proyectan los próximos e inmediatos desafíos. Veremos qué pasa entonces y ese entonces, no va a dilatarse mucho en su ocurrencia.
infiernodepalo8@gmail.com: Juan Gonzalez
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#496

 

Una destacada y académica idiotez, Juan González Febles

Aquello de que el apoyo al cuentapropismo y la “inversión privada” aportará elementos para una eventual democratización en Cuba, se ha convertido en algo que se repite una y otra vez. Pero todo no es más que una soberana idiotez. Cuando el totalitarismo consigue instalarse y consolidar los amarres totalitarios de una dictadura absoluta, el crecimiento económico global y el de sectores escogidos y autorizados para ello, solo fortalece al totalitarismo.

Estamos ante una nueva receta de supervivencia del Castro-Consorcio. Una vez rebasado el comunismo y sus inviables recetas económicas de planificaciones centralizadas a corto, mediano y largo plazo, se trata de crear un fascismo corporativo que promueva un capitalismo dirigido exitoso, que mantenga el poder en las mismas manos.

Para ello, el nuevo capitalismo mantendrá la supresión de derechos y libertades. No habrá pluripartidismo, sindicatos libres ni libertad de expresión, asociación y prensa. Quizás, se produzca un crecimiento económico que beneficiará de forma directa a los mismos militares y servidores asalariados de los servicios de seguridad, inteligencia y contrainteligencia castristas que durante tanto tiempo mataron, encarcelaron, reprimieron y degradaron. ¿Qué y cómo se beneficiará el pueblo de a pie con esto?

En la actualidad, los cuentapropistas exitosos en Cuba, son aquellos autorizados para ello por la élite gobernante. El resto, deberá integrarse (ya lo han hecho algunos) en los sindicatos oficiales aupados por la oficialista Confederación de Trabajadores de Cuba, (CTC) ya en los sindicatos oficialistas, los cuentapropistas estarán controlados de forma tan férrea como el resto de los trabajadores y la población dentro de Cuba. Tales cambios, solo beneficiarán a inspectores corruptos y a los gerentes ventrudos con grado militar en la “reserva”, que atesoran en closets, sus uniformes ‘para cuando haga falta’.

Sería muy provechoso que los que trazan estrategias y políticas hacia la Isla desde USA, los que seleccionan para becas en Harvard y otras universidades de los Estados Unidos, los que seleccionan viajeros, los que deciden detalles y generalidades sobre políticas hacia Cuba, tuvieran en cuenta estas peculiaridades, de las que nadie quiere percatarse.

Los que proclaman que la promoción del cuentapropismo y de los empresarios privados, dentro de Cuba, facilitará el tránsito a la democracia, deberán tener en cuenta la circunstancia real de la vida en Cuba y el significado que tiene el totalitarismo y el control social enajenante que este implica.

Quizás alguien, en aquellos predios político-académicos de USA, piensa que el oligopolio militar, que en la actualidad, vende a un 200% por encima del precio de adquisición los productos de primera necesidad que oferta a la población en las tiendas de venta por divisas que administran, serán más generosos una vez que se hayan desplazado hacia el cuentapropismo. ¿Será así?

Luego de repasar todas las incidencias vinculadas, habrá que reconocer que el trabajo de los servicios de seguridad inteligencia y contrainteligencia castristas y sus agentes de influencia y penetración desde los Estados Unidos, es ciertamente mucho más eficiente que la práctica cotidiana zafia y brutal que caracteriza la labor de estos servicios en Cuba.

Esperemos que alguien repase con detenimiento lo antes expuesto.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#487

De circos mediáticos, el más cercano, Juan González Febles

Los medios de prensa y todo el monstruoso entramado propagandístico del régimen castrista se concentra en atacar los pronunciamientos del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el pasado 16 de junio en el teatro Manuel Artime en Miami.

Sobre esto, la pregunta que habría que formular es: ¿En qué ha cambiado el criminal comportamiento del régimen militar totalitario castrista después del 17 de diciembre de 2014, cuando el entonces presidente Obama anunció sus planes para normalizar las relaciones diplomáticas con tal tiranía? ¿Por qué el actual Gobierno norteamericano debe seguir con la realización de negocios con la élite militar que controla la economía y la vida en Cuba?

En Cuba, las fuerzas armadas y los represores asalariados del Ministerio del Interior son y han sido regularmente, los principales beneficiados de la relación con EE.UU. y el resto del mundo, mientras se ocupan de reprimir a quienes defienden los derechos humanos o las libertades en el país. Son responsables directos de fusilamientos, maltratos, torturas, golpizas y todo el entramado de violaciones de derechos y libertades en Cuba desde 1959.

La nueva relación USA-Cuba debe exigir al régimen castrista el cese de la represión, la libertad de los presos políticos y las libertades económicas. Estas últimas relaciones deberán estar dirigidas para disfrute pleno de todos y no solo para militares, represores y delatores.

Sobre esto, una comparsa vil y abyecta de intelectuales y artistas, casi la misma que firmó en su momento manifiestos en apoyo a fusilamientos de civiles, instrumentados por la claque pretoriana armada castrista, se integra al circo mediático que en Cuba y fuera de ella condena la respuesta dada por el presidente Trump a las concesiones hechas por la anterior administración del ex presidente Barak Obama.

Hoy, estos despreciables cipayos arman algazaras y escándalos en respuesta a los más recientes pronunciamientos hechos por el presidente estadounidense, dirigidos contra la claque pretoriana que reprime, encarcela y mata. Entre estos viles, se cuentan Silvio Rodríguez, Alicia Alonso y otros autorizados a detentar dinero, estudios de grabación, viajes, representatividades, mansiones en zonas congeladas, automóviles flamantes y otras canonjías, a las que solo tienen acceso los miembros de la familia real Castro.

Así, han organizado un circo mediático del peor gusto en que participan elementos representativos de la nociva izquierda carnívora internacional que siempre ha apoyado, desde hace casi sesenta años, que en Cuba se reprima, se encarcele, se golpee y se mate.

La respuesta de la gente humilde de a pie no ha sido la esperada por el régimen castrista. Para muchos, el Señor Presidente Donald Trump es un ‘buen tipo’ que se reúne con mujeres, disidentes e incluso negros. Se comenta que a quien único perjudicó fue a ‘esta gente’, una forma coloquial en que es llamada por el pueblo de a pie, Cuba adentro, la claque gobernante y sus servidores policiacos, militares, paramilitares y civiles.

El senador Marcos Rubio, despunta como el próximo lobo feroz.

Para quienes no están al tanto, bueno es recordar la forma irrespetuosa que los medios de prensa al servicio del régimen castrista han usado para referirse a la congresista cubano-americana Ileana Ros Lehtinen, quien era llamada indistintamente, “la loba feroz”.

A despecho de esto, para el pueblo de a pie, “el tipo es buena gente” (Marcos Rubio) y la Sra. Lehtinen ni es loba ni es feroz.

Jóvenes féminas Cuba adentro, afirman que Rubio, más que político, parece un artista de cine. Desde lo poco que por acá han tenido acceso, la interacción que vieron por la tele y otras vías alternativas entre el senador y disidentes como Antúnez, Moya, etc., han hecho afirmar y han sentado con solidez que no es racista. Y si por casualidad, los votos femeninos desde Cuba contaran, tendría unanimidad entre mujeres de entre dieciocho y cincuenta años. Mis respetos y le felicito, senador.

Para concluir, digamos que en Cuba se ha destapado un nuevo circo mediático en que no se habla para nada de la corrupción y las prebendas que disfrutan los “perjudicados” por el Sr. Presidente Donald Trump. No se dice como el monopolio Gaesa y el resto del entramado militar explotan al pueblo y disfrutan de privilegios y prebendas inimaginables desde el falso y retorcido discurso oficial. No se dice que los oligopolios militares venden con un 200% de gravamen por encima del precio de adquisición, productos de primera necesidad en sus “tiendas recaudadoras de divisas”.

No se comentan los yates y mansiones que disfrutan, poseen y adquieren los miembros del clan Castro. Pero nada más hay que decir: se trata solamente de un circo mediático y de los anti-periódicos que lo llevan adelante. Nada más.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#487
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

 

 

Las nuevas medidas que eventualmente salvarán al Castro-Consorcio, Juan González Febles

Frente a la nueva política estadounidense dirigida de forma directa sobre la claque militar verdeolivo y el corrupto entramado empresarial que abarca el monopolio oligárquico en manos militares y de los servicios especiales de seguridad, inteligencia y contrainteligencia castristas, se vislumbran respuestas.

Quizás estemos frente a una eventual disolución de Gaesa, Gaviota o la salida de algunos elementos constitutivos de estos consorcios empresariales. Propietarios de automóviles Citroen, Samsung, Mercedes Benz, etc., con placa particular, de Paladares y otros negocios por cuenta propia, habilitados y autorizados para el éxito, podrían ser los nuevos postores del régimen. La pregunta cardinal sería: ¿Qué diferenciará a unos de otros?

El fracaso absoluto y a nivel mundial del socialismo real y su planificación económica, ha dado paso a formas capitalistas pero anti democráticas en aquellos escenarios en que gobiernan partidos que se auto nominan comunistas. China y Vietnam son ejemplos de estas nuevas variantes. Las estructuras políticas de ambos países parecen estrechamente afines con las estructuras corporativas del nazi-fascismo-falangista europeo y ciertamente, al menos en el terreno económico han logrado avances incuestionables. Solo que a costa de la violación sistemática de los derechos y libertades, reconocidos en el mundo democrático y ausentes en estos escenarios.

Solo por citar un ejemplo, Vietnam con su economía capitalista de mercado es un actor en ascenso en la panorámica económica global. Con esto, logró un perfeccionamiento en la capacidad monstruosa para reprimir y controlar a los ciudadanos y ha logrado anestesiar la sensibilidad de los Estados Unidos y las democracias en el mundo. La pregunta de rigor es: ¿Lo conseguirá en Cuba el Castro-Consorcio? ¿Lograrán burlar las medidas promovidas por el presidente Donald Trump?

Dentro de las filas del régimen es posible que haya quienes no están de acuerdo, con el nuevo acomodo de la claque militar para un eventual cambio. Pero hay en progresión una piñata de repartición de privilegios, en forma de casas, autos, cargos, viajes y dinero. Los herederos sin gloria del Castro-Consorcio, toman posesión y heredan puestos claves de las estructuras económicas y de poder del régimen.

Las nuevas medidas promovidas por el presidente estadounidense Donald Trump no perjudican para nada al pueblo cubano. El perjuicio real está sobre el entramado corrupto representado por la guardia pretoriana castrista. Las trapacerías de Odebrecht y otras ya destapadas, involucran personalidades e intereses del Castro Consorcio y para nada mejoran la calidad de vida del pueblo de la Isla.

Antes de 1959, con un costo de vida muy por debajo al existente hoy, el promedio salarial era superior. ¿Por qué en Cuba no hay protestas en reclamo de aumentos salariales? Muy sencillo: El totalitarismo y la dependencia del Estado, más la inexistencia de un movimiento obrero libre garantizan que así sea. ¿Puede alguien responsabilizar al presidente estadounidense Donald Trump por esto?

Lo que el presidente Trump ha amenazado de forma casi directa es al control totalitario del Castro-Consorcio. Desde este control, no existe en Cuba una reserva social a la que acudir. Las instituciones religiosas son controladas desde arriba con pequeños beneficios que premian el silencio y la pasividad social. La educación está igualmente controlada con rigor y todo desde los cuarteles. De la prensa, mejor ni hablar. Cada vez son menos los que la hojean. Pocos creen en ella. El sector intelectual, tranquilo y feliz, cada uno en su respectiva jaula, a la espera de un viaje y nada más.

El problema del régimen militar totalitario castrista encierra otras complejidades. La obligatoriedad de ser revolucionarios, socialistas o comunistas se afirma desde la Constitución y las leyes impuestas. A todos los nacidos en la patria de José Martí, se les debe reconocer ya su derecho a ser ciudadanos. Para esto, habrá que derrotar al Castro-Consorcio y al corrupto entramado militar que le sostiene.

Esperemos que las nuevas medidas que salvarán al Castro-Consorcio sean invalidadas con coraje ciudadano Cuba adentro y con solidaridad democrática activa, desde todos los rincones del mundo libre y democrático. ¡Dios lo quiera!
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#486

Buen momento para montajes y medidas activas, Juan González Febles

Dos eventos marcan la semana. Uno de ellos fue el anuncio hecho a los medios de comunicación, el pasado 4 de mayo, de que la abogada independiente Laritza Diversent y todo su equipo de abogados (14) junto con sus familiares, se acogieron al refugio político en los Estados Unidos y su partida inmediata hacia tierras de libertad.

El otro fue que Daniel Llorente, un habanero de 52 años, se convirtió en noticia para los medios de información y prensa internacionales al lograr nada menos que un 1ro de mayo, en la “fiesta internacional de los trabajadores”, un performance fuera de liga. Lorente corrió a lo largo de la Plaza de la Revolución, mientras portaba una bandera norteamericana. Un hecho que sin duda razonable alguna serviría al régimen militar totalitario castrista para esgrimir la vieja y gastada monserga del ‘anexionismo’.

Analicemos cada uno de estos eventos. Sobre el primero, la embajada estadounidense, asistida por sus razones, sólidas como es costumbre y en este caso, aún más sólidas bajo la dirección del Sr. De Laurentis, concedió el status de refugio político a la abogada y a su nutrido grupo acompañante.

Sobre el segundo evento, vale señalar que cada movilización, ya sea para un primero de mayo o cualquier otra celebración en Cuba, viene acompañada de presiones del partido único (PCC), la central sindical oficialista y única (CTC), los sindicatos oficialistas a ella asociados, las administraciones y las llamadas organizaciones de masas, que son como es sabido, grupos oficialistas creados para apoyar a la dictadura a ultranza. A esto se suma además, la agobiante y omnipresente observancia de los servicios especiales represivos del Ministerio del Interior. No obstante, Daniel Llorente parece haberlo logrado y efectivamente, lo logró.

Desde que el heredero del poder absoluto, el general de ejército Raúl Castro, anunciara su retiro, quedó inaugurado un poco edificante periodo que abre un espacio primado para medidas activas y montajes dirigidos a legitimar determinados objetivos. Solo habría que ver como se articulan estos objetivos con otras medidas tomadas, siempre fuera de Cuba.

Una nueva de las últimas tendencias promovidas desde el exterior, es instalar fuera de Cuba a algunos elegidos y desde allá, controlar el trabajo en la isla. En la actualidad ya lo hacen Elizardo Sánchez, con la Comisión Cubana de Derechos Humanos, Rosa Payá y su ¿Cuba Decide? y Roberto de Jesús Guerra con Hablemos Press. Todo parece inscribirse en esta nueva oleada en que en algunos casos perfectos desconocidos o quienes nunca lograron un desempeño profesional, más que deficiente, compartirán espacios y jerarquías con los dignatarios que les eligieron y nunca viajaron esposados en coches celulares Cuba adentro, en esto, les llevan ventaja.

Desde la culta Europa surgió poco tiempo atrás una tendencia dirigida a la promoción para posiciones de liderazgo de mujeres jóvenes y profesionales. Curiosamente, tanto en Europa como en otras regiones geográficas, las mujeres que por su desempeño descollaron por su liderazgo, no lo hicieron a partir de su juventud ni algún otro oropel estético. Estas, lo hicieron a partir de un historial marcado por aciertos y logros en el terreno político, nunca por juventud, raza o belleza y ahí quedan en sitial de honor en la historia Margaret Thatcher, Golda Meir, Indira Gandhi y en la actualidad, las Sras. Teresa May y Angela Merkel. Se perciben diferencias entre el consumo interno europeo y la promoción externa que hacen a Cuba y otros espacios de riesgo.

En Cuba, hay mujeres que al igual que en Europa han conseguido descollar por un liderazgo probado y nunca por juventud, raza o belleza. Laura Pollán lo hizo hasta el día en que murió en las circunstancias oscuras que la sacaron de la escena política cubana, Marta Beatriz Roque desde una estatura profesional reconocida continúa su avatar, junto con Berta Soler Fernández y muchas otras, afirmadas desde su tierra, en luchar por los suyos.

El trato y los créditos mediáticos y presupuestarios difieren. ¿Por qué?

La abogada independiente Laritza Diversent, en su momento, como hoy Rosa María Paya, dispuso para Cubalex, los mayores fondos recibidos para su desarrollo y el entrenamiento de sus integrantes, además de un alto nivel de representatividad en el exterior.

Quizás esto explica la falta de conexión de la ciudadanía con la oposición democrática y hace pensar a algunos, en la corrupción que afecta a toda Cuba, entre tales “líderes” y la falta de sacrificio y liderazgo de estos, en algunos casos muy puntuales.

Por razones desconocidas por acá, ni Laura Pollán, ni Marta Beatriz Roque ni Berta Soler Fernández recibieron o reciben los créditos financieros y mediáticos depositados en Cubalex o Cuba decide. Alguien, en algún sitio, sabrá por qué.

Y entonces, ¿quién sale beneficiado con todo esto?

El periódico o anti periódico oficialista Granma definió el performance de Daniel Llorente como una manifestación de anexionismo. Se pasó por alto que la enseña nacional estadounidense en Cuba, para una cantidad nada despreciable de gente de a pie, representa una música que a muchos hizo o hace soñar, otra forma de vivir y soñar en libertad, que para nada tiene que ver con una renuncia o una dejación del ser cubano. No se trata o se trató nunca de anexionismo, solo de ganar el derecho a ser honrados, a pensar y hablar sin hipocresías, y todo esto, desde una identidad irrenunciable de cubanos.

Resulta mucho más honroso enarbolar la bandera de las barras y las estrellas que aquel símbolo de opresión y muerte, presente hasta hace años en esa misma plaza y en otros muchos espacios públicos. Fue en momentos en que la hoz y el martillo del pabellón rojo se hicieron presentes desde la constitución impuesta en 1976 y desde antes, en que la ominosa presencia soviética se afirmó entre nosotros y puso a Cuba en riesgo de una conflagración nuclear.

Para quienes pretendan enarbolar aquella Enmienda Platt, bueno es recordar que elegidos por el pueblo de Cuba en elecciones legítimas, en su momento negociaron y obtuvieron su derogación sin violencias, en un marco institucional de respeto y convivencia pacífica civilizada. Esto fue sin comunistas, ni los aún peores revolucionarios profesionales.

En este momento de montajes y medidas activas, estemos alertas para salir al paso y frustrar las expectativas de los malos.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#480

Cuando nos visitó Banal Bobama, Juan González Febles

El fruto de la visita de Barak Obama ha sido el surgimiento de un periodo muy duro. Se han incrementado los desalojos, el acoso a los cuentapropistas, las golpizas, los arrestos arbitrarios, encarcelamientos, y el hostigamiento a opositores y activistas. Entonces, parece haber llegado el momento de escuchar a los que decían que una política más permisiva era la vía para la solución del desastre castrista. Que si suavizaban por allá, aflojarían por acá. ¡Que escache!

Obama con su visita solo apuntaló las violaciones de los derechos y libertades fundamentales, la impunidad y el enriquecimiento de la elite castrista y sus familiares. Hizo crecer el éxodo constante y la legitimación sin concesión alguna a una dictadura de 58 años. Apuntaló la frustración y desesperanza de los cubanos. Esto fue lo que en realidad hizo. Su despedida ha dado paso a un año (2016) marcado por el recrudecimiento de la represión.

El acercamiento del gobierno de Barack Obama al régimen militar totalitario gobernante en Cuba fue fallido. No se ha visto beneficio alguno para el pueblo de Cuba. Si algo hubo, el único beneficiado ha sido el régimen militar castrista. Este ha tenido y aún tiene vía libre para reprimir a la oposición interna y al pueblo a su gusto y a sus aires malévolos.

La banalidad fue  el sesgo distintivo del acercamiento al régimen castrista por parte del ex presidente Obama. Entre otras cosas, su visita marcó el fin de las marchas pacíficas de las Damas de Blanco en la 5ta Avenida, en la iglesia Santa Rita de Casia y en el parque Gandhi capitalino.

El domingo 20 de marzo de 2016 en la última caminata de esas valientes mujeres, el mundo presenció desde las imágenes tomadas la golpiza que el régimen militar totalitario castrista ordenó propinar a turbas paramilitares, a la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y a la policía Seguridad del Estado (DSE) en la 3ª Avenida y 26, cuando salieron a la campaña #TodosMarchamos. Fue el último domingo que pudieron masivamente  asistir a misa en la Iglesia de Santa Rita. Ya el domingo 27 de marzo de 2016, solo llegaron ocho Damas de Blanco. Después de eso, nunca más. Permanecen sitiadas en la sede nacional capitalina. No logran salir no solo a la iglesia de Santa Rita, sino a cualquier otra iglesia a la que hayan hecho la tentativa de llegar para orar por los presos políticos. El régimen no lo permite, gracias a la banalidad sin límites que marcó pauta en la  visita del presidente estadounidense a La Habana.

Nos visitó Banal Bobama y su visita dejó solo eso, banalidad e impunidad sin límites para la más antigua dictadura del hemisferio. Pero lo más impactante de aquella visita fue la noticia de que el pueblo cubano, y aquellos que han luchado por establecer una democracia en Cuba, no serían tenidos en cuenta en las negociaciones en marcha o en otras por llegar. Que para ello, se contaría solo con los castristas gobernantes y otros no elegidos por nadie en Cuba para ocupar los espacios de poder que detentan.

Como de costumbre, el pueblo calla, aunque algo ha cambiado en su interior. Al cerrarse la única ventana y no haber espacio para más pies mojados o secos, eso quizás marque alguna diferencia. Pero aun así, ni esto hará más llevadero su abandono.

Hoy se impone desde las esferas de poder castristas acabar con las Damas de Blanco, con el Foro por los Derechos y Libertades, con UNPACU y con los valientes de FACOZT, entre otros. También, con los pocos que testimonian afirmados en su derecho a ser honrados, a pensar y a hablar sin hipocresía.

Veamos que logran obtener los castristas de entre todo lo que pretendieron tomar, en términos de un eventual respaldo financiero estadounidense con la nueva administración republicana que aún no ha mostrado las cartas con que jugará su partida.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#474