Los cómplices primados de un gobierno negrero, Juan González Febles

Pudo conocerse que la Fiscalía del Distrito Federal en San Pablo, presentó una acción civil legal contra los términos de la cooperación técnica que permitieron llevar a Brasil al personal de salud cubano de Más Médicos.

Esta acción buscaría que la Justicia obligue con urgencia al Gobierno Federal a presentar las cuentas detalladas de los valores transferidos a la OPS (Organización Panamericana de la Salud), responsable por la contratación en términos de clásica esclavitud de los médicos cubanos a partir de 2013 y durante los cinco años de vigencia de tal programa.

Los médicos cubanos perciben los más bajos salarios, a nivel mundial y trabajaron generalmente en pésimas condiciones en zonas apartadas de Brasil, en virtud de un contrato de corte esclavista pactado en 2013 entre el régimen militar totalitario castro-fascista y la expresidenta brasileña Dilma Rousseff. Esta última, una connotada figura de la Izquierda Reptil latinoamericana.

Las razones del contrato no fueron ni humanitarias ni desinteresadas. Se trataba para el régimen castro-fascista de obtener el máximo de los esclavos sin derechos que componen el pueblo cubano. En este caso, los oligarcas castro-fascistas, lo lograron hasta que felizmente, todo terminó.

Para lograr fines tan sucios y depravados, hay creado un turbio entramado de corrupciones, obra de los servicios especiales de Inteligencia y Contrainteligencia castristas. Esta mafia represiva castro fascista, es la obra primada del Ministerio del Interior y mientras que en el exterior, está en manos de la Dirección General de Inteligencia (DGI), Cuba adentro se afirma en la Dirección General de Contrainteligencia que cuenta con la policía Seguridad del Estado (DSE) y sus represores asalariados, que son la esencia criminal suprema de esta mafia represiva castro fascista, en su accionar contra el pueblo de Cuba.

El 4 de marzo de 2016, Lula fue arrestado y su casa fue allanada en la causa que investiga a Petrobras por corrupción desde hacía varios meses. El caso de corrupción estuvo relacionado con los sobornos a políticos y empresarios mediante el uso de recursos de Petrobras. Según las investigaciones, Lula presuntamente habría recibido 8 millones de dólares entre pagos por conferencias, viajes y regalos.
Lo destapado en Odebrecht, desde la Zona de corruptelas de Mariel, las implicaciones del Partido de los Trabajadores (PT o Pool de la Trampa) de Brasil, marca pautas que destacan presuntas implicaciones y corruptelas cómplices en la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y otras organizaciones a este nivel y de este corte en la Organización de Naciones Unidas.

El esclavismo castro-fascista, se sostiene con negreros afirmados en las más altas instancias de gobierno desde Cuba y con sobornos y empalagamientos distribuidos fuera de Cuba, por la mafia represiva castro-fascista, muy bien entrenada en estos menesteres por el felizmente desaparecido o aparentemente desaparecido KGB y la ya, ciertamente inexistente Stasi.

Ciertamente, quien puso fin a Mais Medicos, no fue el gobierno de Brasil. Este solo pagó de forma directa a cada médico y puso punto final a este contrato de esclavos, desde el cual el régimen castro-fascista obtenía jugosas ganancias a costas del trabajo esclavo de estos profesionales. Si se tratara de altruismo y generosidad, podrían continuar con el programa y renunciar a la explotación de estos profesionales y las ganancias que esto trajo aparejadas, pero decidieron no hacerlo y así, fue el régimen castro-fascista quien puso fin a Mais Medicos.

Todo parece indicar que parte de estas ganancias fruto de la explotación de trabajo esclavo, fueron a parar a manos de la Organización Panamericana de la Salud, (OMS) algún día, la verdad se abrirá paso y veremos que hay y que hubo oculto por el entramado organizado por un estado negrero y su mafia represiva castro-fascista.

El cómplice más notorio del estado negrero castro-fascista es la Izquierda Reptil latinoamericana, pero solo lo es desde una complicidad ostensible. Hay otros que resulta imprescindible desenmascarar a tiempo. Aunque resulta incuestionablemente justo su proceso y condena, todo parece indicar que Luiz Inácio Lula da Silva, no es el único ladrón. Hay otros que merecen compartir su suerte desde otra celda y cuanto antes, mejor.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#561

Anuncios