Las vías que marcan exclusiones y diferencias en la ciudad maravilla, Juan González Febles

No son pocos los que Cuba adentro no entienden cómo una ciudad destruida por la desidia, la incompetencia y la mala intención pudo ser conceptuada como maravilla por alguien desde algún sitio. Pero lo cierto es que La Habana es ciudad maravilla, según la afirmación de algunos.

Los desperdicios acumulados, escombros, edificaciones en pie en virtud de ese eufemismo denominado ‘Estática milagrosa’, que implica que las edificaciones están en pie por una suerte de intervención divina, los abundantes insectos, roedores y otras vergüenzas que afloran a la vista de todos en la mayoría de los espacios capitalinos, por la ya habitual falta de higiene, ponen en duda o cuestionan todo lo de maravilla, si lo de ‘maravilla’ fuere en algún sentido positivo.

Pero lo más llamativo resultan ser aquellas ‘zonas congeladas’ para el privilegio y vetadas como zonas residenciales para la mayoría de los habaneros en comparación con los espacios en que malvive la mayoría de la población.

Entonces, sugerimos que cualquier extranjero, turista de paso o interesado en estas cuestiones haga la siguiente tournée. Que en una bicicleta o a pie se adentre desde Malecón por la calle Belascoaín y recorra Belascoaín desde su inicio, que comience frente al mar, hasta su final, en la vecindad del Mercado Cuatro Caminos y la calle Monte. Que haga otro tanto con la calles Galiano, Zanja, Reina, Carlos III, Infanta, Monserrate o cualquier otra, en esa zona no congelada.

Ese mismo recorrido deberá hacerlo por las calles 1ra, 3ra, 5ta y 7ma, (por citar unas pocas) en la barriada habanera de Miramar.

Podría hacerlo además por la barriada Nuevo Vedado por su vía central, la Avenida 26.

Para que la visión resulte más abarcadora, sería muy adecuado entrar a las calles y pasajes interiores de cada barriada.

Observe de cerca cuantos aires acondicionados y cuantos automóviles particulares de las marcas Mercedes Benz, VW, Toyota, Hyundai, Citroen, Peugeot, etc., nuevos y flamantes, similares a los que aun circulan en uso por el mundo, verá con placas particulares, por pertenecer a vecinos residentes en tales barriadas.

Observe además que la suciedad y los vertederos de basura, parecen confinados a los espacios compartidos por la mayoría.

La belleza y la pulcritud de Miramar, Nuevo Vedado, Atabey y cualquier otro espacio que la élite política castrista reserva para sus militares y otros servidores incondicionales, marcan diferencias significativas.

Cuando por citar un ejemplo, recorra Miramar en cualquiera de sus calles, podrá apreciar aires acondicionados modernos, casi en cada casa. Verá uno o dos y quizás más confortables automóviles con placas particulares aparcados frente o en los garajes de los elegidos para estos espacios. Allí no verá vertederos, escombros, insectos, roedores, ni nada que recuerde al resto del espacio capitalino.

Pero lo más relevante es que esos privilegiados no construyeron ni adquirieron con el fruto de su trabajo los espacios residenciales que detentan. En determinado momento, el líder histórico y principal responsable del desastre y el malestar compartido por la mayoría en Cuba, el felizmente difunto Fidel Castro, repartió casas y propiedades de personas que se marcharon del país, sin respetar entre otros derechos, el derecho de propiedad. Lo hizo como se reparte un botín, entre allegados y cómplices. Allí colocó a aquellos que ganaron su parte de aquella piñata. Creó el espacio para gerentes, entorchados, engalonados y personas de su confianza. Esos que sin vergüenza alguna, se sienten habilitados para vender a un pueblo que comparte un salario promedio inferior a los 30 USD mensuales, productos que se tasan en un 200% por encima del precio de adquisición.

Son ellos quienes marcan las exclusiones y las diferencias en esa, que algunos, por allá lejos, en Europa, insisten en llamar “ciudad maravilla”.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

 

Una destacada y académica idiotez, Juan González Febles

Aquello de que el apoyo al cuentapropismo y la “inversión privada” aportará elementos para una eventual democratización en Cuba, se ha convertido en algo que se repite una y otra vez. Pero todo no es más que una soberana idiotez. Cuando el totalitarismo consigue instalarse y consolidar los amarres totalitarios de una dictadura absoluta, el crecimiento económico global y el de sectores escogidos y autorizados para ello, solo fortalece al totalitarismo.

Estamos ante una nueva receta de supervivencia del Castro-Consorcio. Una vez rebasado el comunismo y sus inviables recetas económicas de planificaciones centralizadas a corto, mediano y largo plazo, se trata de crear un fascismo corporativo que promueva un capitalismo dirigido exitoso, que mantenga el poder en las mismas manos.

Para ello, el nuevo capitalismo mantendrá la supresión de derechos y libertades. No habrá pluripartidismo, sindicatos libres ni libertad de expresión, asociación y prensa. Quizás, se produzca un crecimiento económico que beneficiará de forma directa a los mismos militares y servidores asalariados de los servicios de seguridad, inteligencia y contrainteligencia castristas que durante tanto tiempo mataron, encarcelaron, reprimieron y degradaron. ¿Qué y cómo se beneficiará el pueblo de a pie con esto?

En la actualidad, los cuentapropistas exitosos en Cuba, son aquellos autorizados para ello por la élite gobernante. El resto, deberá integrarse (ya lo han hecho algunos) en los sindicatos oficiales aupados por la oficialista Confederación de Trabajadores de Cuba, (CTC) ya en los sindicatos oficialistas, los cuentapropistas estarán controlados de forma tan férrea como el resto de los trabajadores y la población dentro de Cuba. Tales cambios, solo beneficiarán a inspectores corruptos y a los gerentes ventrudos con grado militar en la “reserva”, que atesoran en closets, sus uniformes ‘para cuando haga falta’.

Sería muy provechoso que los que trazan estrategias y políticas hacia la Isla desde USA, los que seleccionan para becas en Harvard y otras universidades de los Estados Unidos, los que seleccionan viajeros, los que deciden detalles y generalidades sobre políticas hacia Cuba, tuvieran en cuenta estas peculiaridades, de las que nadie quiere percatarse.

Los que proclaman que la promoción del cuentapropismo y de los empresarios privados, dentro de Cuba, facilitará el tránsito a la democracia, deberán tener en cuenta la circunstancia real de la vida en Cuba y el significado que tiene el totalitarismo y el control social enajenante que este implica.

Quizás alguien, en aquellos predios político-académicos de USA, piensa que el oligopolio militar, que en la actualidad, vende a un 200% por encima del precio de adquisición los productos de primera necesidad que oferta a la población en las tiendas de venta por divisas que administran, serán más generosos una vez que se hayan desplazado hacia el cuentapropismo. ¿Será así?

Luego de repasar todas las incidencias vinculadas, habrá que reconocer que el trabajo de los servicios de seguridad inteligencia y contrainteligencia castristas y sus agentes de influencia y penetración desde los Estados Unidos, es ciertamente mucho más eficiente que la práctica cotidiana zafia y brutal que caracteriza la labor de estos servicios en Cuba.

Esperemos que alguien repase con detenimiento lo antes expuesto.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#487

Qué pasará si los militares y los herederos del Castro-Consorcio continúan? Juan González Febles

Si los militares y los herederos siguen ahí, la Constitución vigente, redactada por ellos por 1976, les garantizará los escaños en el parlamento coral y unánime existente, pase lo que pase. Les garantizará también, cada una de las presidencias y vicepresidencias.

A su vez, para cambiar esa Constitución, se necesitará contar con ellos y la celebración de un referendo, se dará, si es que se da, en los términos y condiciones fijadas por ellos. Entonces, no se podrá cambiar cosa alguna sin su consentimiento.

En Cuba, la gente sabe leer, pero carece de información y conocimiento por culpa de la censura y la falta de libertad de expresión. Saben leer, pero nada más: son analfabetos políticos, literarios y sociales.

El Castro-Consorcio fascista se apoya más en la prensa censurada, la vetada Internet y la televisión nacional censurada, además de la prohibición de ver otra televisión extranjera que no sea Telesur, que sobre su guardia pretoriana verdeolivo, en las Fuerzas Armadas (por supuesto) Revolucionarias y en el Ministerio del Interior, también y necesariamente revolucionario.

Si el verdadero o no enemigo imperialista, los necesarios yanquis, decidieran imponer Internet libre y televisión comercial internacional sobre todo el ámbito del archipiélago cubano, terminarían con la censura al poner al alcance de cada hijo de vecino la web y las televisoras comerciales del mundo. El efecto sería más fulminante que cualquier acción militar de la envergadura que esta fuere.

Si así fuere, de inmediato, hablarían de soberanía nacional y afirmarían su “derecho soberano” a poner lo que entiendan en la cabeza de cada quien Malecón adentro.

En Cuba, la gente no quiere al régimen castrista, está cansada. De eso no hay duda. Pero nadie sabe qué hacer o hacia dónde ir. La única salida que ven en la actualidad es irse. Esto podría cambiar de forma dramática si se estableciera el acceso libre a Internet y a la televisión comercial internacional.

Las revelaciones sobre la relación de Fidel y Raúl Castro con Pablo Escobar y su jefe de sicarios, Popeye, dadas a conocer por el entramado audiovisual semi-clandestino de paquetes, etc., han marcado una pauta que no debía pasar inadvertida. Pocos en La Habana creen en la honestidad y la decencia de aquellos a quienes vieron en la pantalla chica negociar con Popeye y Escobar.

Lo poco que se ha visto sobre la resistencia en las calles del pueblo venezolano, desde el ya expuesto entramado audiovisual semi-clandestino de paquetes, crea olas y estados de opinión que se van más allá de los cálculos y las expectativas más optimistas.

El capitalismo fascista y anti-democrático que se vislumbra necesita del capital que aporte el necesario enemigo del Norte, además del euro aporte, hecho por políticos amnésicos dispuestos a perdonar al fascismo, siempre que florezca lejos de sus fronteras.

El Castro-Consorcio será el mayor beneficiario del levantamiento de sanciones por parte de los Estados Unidos. Los sectores del turismo y del comercio exterior son de absoluta propiedad estatal o son monitoreados y controlados desde negocios ‘joint ventures’, por corporaciones establecidas bajo la supervisión del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) y el Ministerio del Interior (MININT).

Los servicios especiales de Inteligencia y Contrainteligencia castristas son en la actualidad, instituciones autofinanciadas. El control absoluto de que disponen sobre el capital extranjero en Cuba, les permite fortalecer su infraestructura totalitaria.

Lo que pasará si el Castro-Consorcio continúa no es difícil de vislumbrar. Solo que para continuar, necesitan mantener su tupido velo de excrementos sobre cada pantalla televisiva, sobre cada teléfono móvil y sobre la pantalla de cada ordenador, Cuba adentro.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#484

 

 

Noticias Bajo amenazas periodista independiente Oscar Sánchez Madan, Juan González Febles

Desde la localidad de Cidra en la provincia Matanzas donde reside y por vía telefónica, el periodista independiente Oscar Sánchez Madan denuncia que en la mañana del pasado día 15 de mayo, el agente de la policía Seguridad del Estado (DSE) que se identificó como William y el jefe de sector de la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) en el poblado de Cidra donde reside le hicieron una advertencia oficial en la unidad municipal de la PNR.

Resulta advertido que puede ser encarcelado a partir de la figura de delito ‘Índice de Peligrosidad Social’ por reunirse con las Damas de Blanco en su sede nacional habanera y no tener vínculo laboral. Madan fue arrestado el domingo 7 de mayo en medio del aquelarre represivo de ese día y la golpiza y el abuso de género ya reseñado que la policía Seguridad del Estado (DSE) emprendió como es costumbre cada domingo contra las Damas de Blanco. Madan declaró que su participación estuvo dada en que decidió solidarizarse con las frecuentemente golpeadas y abusadas Damas de Blanco.

Madan ratifica que continuará su brega opositora y que si el Régimen Militar Castrista (RMC) decide encarcelarlo, está en condiciones de sufrir las consecuencias por ejercer sus derechos. Las personas poco informadas sobre la situación en Cuba, deben saber que el control totalitario absoluto impuesto en Cuba por la dictadura castrista, excluye a los opositores, periodistas y disidentes en general, del derecho al trabajo, entre otras exclusiones.

El llamado ‘Índice de Peligrosidad Social’, posibilita encarcelar bajo la presunción de lo que el acusado habría podido hacer y no por la comisión real de delito alguno. Esto sigue la pauta establecida en el Código Penal impuesto en 1935 por el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores en Alemania, bajo la égida del compañero Hitler, que fuera en su momento otro muy destacado revolucionario profesional.

Esperemos que alguien desmienta lo que considere adecuado desmentir en esta nota, si es que habría en ella algo que desmentir y que esta estampa sobre la dura realidad cubana, no sea etiquetada como ‘estridente’.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#481

Don Lauría servidor de la jauría, Juan González Febles

Según afirma el Sr. Carlos Lauría en un reporte que firma desde https://cpj.org/x/6c33, (‘Conectando a Cuba Committee to Protect Journalists’), “…el panorama mediático cubano ha comenzado a abrirse en los últimos años, transformado por una animada blogosfera, un número cada vez mayor de sitios web noticiosos que contienen investigaciones periodísticas y opiniones noticiosas, y una innovadora generación de periodistas independientes que son críticos de las ideas socialistas y, no obstante, las siguen apoyando”.

En otra parte, Lauría expresa: “…el auge de la cobertura informativa independiente es una señal de cambio”.

¿Qué habrá cambiado en Cuba según el compañero Lauría?

En este momento, el régimen militar castrista necesita recomponer su imagen y para ello, son necesarios servidores dispuestos a cumplimentar los propósitos y fines de la jauría represiva al servicio del régimen y aquí brilla con luz propia el compañero Lauría.

Con todo el irrespeto que develan en su momento estos amanuenses velados del castrismo, nos dice Lauría, “la represión estatal sistemática a gran escala ha disminuido significativamente, los opositores más estridentes en los medios sostienen que siguen enfrentando el acoso y la intimidación por parte de las autoridades”.

Al Sr. Lauría parece no constarle la represión al actuar político ciudadano que cada semana despliega el régimen militar totalitario castrista. Debía consultar las imágenes disponibles en la web sobre este tema y los reportes, informes y despachos que “los estridentes” de hoy redactan desde Cuba y que personas como Lauría, que quizás no hayan aprovechado alguna oportunidad que la vida les haya proporcionado para ser “estridentes”, y enfrentar en su patio alguna dictadura.

Esperemos que el Sr. Lauría, busque más allá de ‘El Estornudo’, Periodismo de barrio’, etc.: quizás encuentre algo.

Vuelve Lauría y dice: “En un discurso pronunciado en diciembre de 2010, Castro le dijo a la Asamblea Nacional que no temiera las discrepancias ni las diferencias de opinión”.

Todo parece indicar que según Lauría, el difunto ex dictador Fidel Castro, podría resultar un exponente de cierta y menguada defensa a la libertad de expresión. ¿Qué les parece?

Desde que el general de ejército Raúl Castro anunciara su retiro, quedó inaugurado el periodo que abre espacios primados para medidas activas y montajes dirigidos a legitimar determinados actores y determinados objetivos. Solo habrá que articular estos objetivos con otras medidas tomadas, siempre fuera de Cuba y facilitadas por servidores de la jauría (voluntarios o no) del estilo del Sr. Lauría.

Lauría pasa por alto a los iniciadores de la prensa nacional independiente cubana. No quiere recordar a Raúl Rivero Castañeda, Manuel Vázquez Portal y Jorge Olivera, entre otros, destinados al necesario olvido. A los que conformaron y conforman este grupo, les llama despectivamente ‘estridentes’.

No reconoce a quienes rasgaron el velo de hermetismo del totalitarismo castrista y continúan desde Cuba afirmados en esta labor, los que ciertamente abrieron la senda que hoy recorren triunfalmente, los documentalistas y los blogueros ‘en favor de revolución’, los que siempre de acuerdo con Lauría, abren nuevos espacios para la libertad de expresión y el periodismo emprendedor que hasta hace unos años, (¿cuántos?) parecían intocables.

Lauría prefiere destacar a periodistas entrevistados, que han señalado que abordan su trabajo periodístico con cautela y se abstienen de publicar trabajos abiertamente críticos por miedo o respeto al marco jurídico vigente.

¿A quién conviene esto? Todo apunta que Don Lauría es un eximio servidor de la jauría.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#480

Buen momento para montajes y medidas activas, Juan González Febles

Dos eventos marcan la semana. Uno de ellos fue el anuncio hecho a los medios de comunicación, el pasado 4 de mayo, de que la abogada independiente Laritza Diversent y todo su equipo de abogados (14) junto con sus familiares, se acogieron al refugio político en los Estados Unidos y su partida inmediata hacia tierras de libertad.

El otro fue que Daniel Llorente, un habanero de 52 años, se convirtió en noticia para los medios de información y prensa internacionales al lograr nada menos que un 1ro de mayo, en la “fiesta internacional de los trabajadores”, un performance fuera de liga. Lorente corrió a lo largo de la Plaza de la Revolución, mientras portaba una bandera norteamericana. Un hecho que sin duda razonable alguna serviría al régimen militar totalitario castrista para esgrimir la vieja y gastada monserga del ‘anexionismo’.

Analicemos cada uno de estos eventos. Sobre el primero, la embajada estadounidense, asistida por sus razones, sólidas como es costumbre y en este caso, aún más sólidas bajo la dirección del Sr. De Laurentis, concedió el status de refugio político a la abogada y a su nutrido grupo acompañante.

Sobre el segundo evento, vale señalar que cada movilización, ya sea para un primero de mayo o cualquier otra celebración en Cuba, viene acompañada de presiones del partido único (PCC), la central sindical oficialista y única (CTC), los sindicatos oficialistas a ella asociados, las administraciones y las llamadas organizaciones de masas, que son como es sabido, grupos oficialistas creados para apoyar a la dictadura a ultranza. A esto se suma además, la agobiante y omnipresente observancia de los servicios especiales represivos del Ministerio del Interior. No obstante, Daniel Llorente parece haberlo logrado y efectivamente, lo logró.

Desde que el heredero del poder absoluto, el general de ejército Raúl Castro, anunciara su retiro, quedó inaugurado un poco edificante periodo que abre un espacio primado para medidas activas y montajes dirigidos a legitimar determinados objetivos. Solo habría que ver como se articulan estos objetivos con otras medidas tomadas, siempre fuera de Cuba.

Una nueva de las últimas tendencias promovidas desde el exterior, es instalar fuera de Cuba a algunos elegidos y desde allá, controlar el trabajo en la isla. En la actualidad ya lo hacen Elizardo Sánchez, con la Comisión Cubana de Derechos Humanos, Rosa Payá y su ¿Cuba Decide? y Roberto de Jesús Guerra con Hablemos Press. Todo parece inscribirse en esta nueva oleada en que en algunos casos perfectos desconocidos o quienes nunca lograron un desempeño profesional, más que deficiente, compartirán espacios y jerarquías con los dignatarios que les eligieron y nunca viajaron esposados en coches celulares Cuba adentro, en esto, les llevan ventaja.

Desde la culta Europa surgió poco tiempo atrás una tendencia dirigida a la promoción para posiciones de liderazgo de mujeres jóvenes y profesionales. Curiosamente, tanto en Europa como en otras regiones geográficas, las mujeres que por su desempeño descollaron por su liderazgo, no lo hicieron a partir de su juventud ni algún otro oropel estético. Estas, lo hicieron a partir de un historial marcado por aciertos y logros en el terreno político, nunca por juventud, raza o belleza y ahí quedan en sitial de honor en la historia Margaret Thatcher, Golda Meir, Indira Gandhi y en la actualidad, las Sras. Teresa May y Angela Merkel. Se perciben diferencias entre el consumo interno europeo y la promoción externa que hacen a Cuba y otros espacios de riesgo.

En Cuba, hay mujeres que al igual que en Europa han conseguido descollar por un liderazgo probado y nunca por juventud, raza o belleza. Laura Pollán lo hizo hasta el día en que murió en las circunstancias oscuras que la sacaron de la escena política cubana, Marta Beatriz Roque desde una estatura profesional reconocida continúa su avatar, junto con Berta Soler Fernández y muchas otras, afirmadas desde su tierra, en luchar por los suyos.

El trato y los créditos mediáticos y presupuestarios difieren. ¿Por qué?

La abogada independiente Laritza Diversent, en su momento, como hoy Rosa María Paya, dispuso para Cubalex, los mayores fondos recibidos para su desarrollo y el entrenamiento de sus integrantes, además de un alto nivel de representatividad en el exterior.

Quizás esto explica la falta de conexión de la ciudadanía con la oposición democrática y hace pensar a algunos, en la corrupción que afecta a toda Cuba, entre tales “líderes” y la falta de sacrificio y liderazgo de estos, en algunos casos muy puntuales.

Por razones desconocidas por acá, ni Laura Pollán, ni Marta Beatriz Roque ni Berta Soler Fernández recibieron o reciben los créditos financieros y mediáticos depositados en Cubalex o Cuba decide. Alguien, en algún sitio, sabrá por qué.

Y entonces, ¿quién sale beneficiado con todo esto?

El periódico o anti periódico oficialista Granma definió el performance de Daniel Llorente como una manifestación de anexionismo. Se pasó por alto que la enseña nacional estadounidense en Cuba, para una cantidad nada despreciable de gente de a pie, representa una música que a muchos hizo o hace soñar, otra forma de vivir y soñar en libertad, que para nada tiene que ver con una renuncia o una dejación del ser cubano. No se trata o se trató nunca de anexionismo, solo de ganar el derecho a ser honrados, a pensar y hablar sin hipocresías, y todo esto, desde una identidad irrenunciable de cubanos.

Resulta mucho más honroso enarbolar la bandera de las barras y las estrellas que aquel símbolo de opresión y muerte, presente hasta hace años en esa misma plaza y en otros muchos espacios públicos. Fue en momentos en que la hoz y el martillo del pabellón rojo se hicieron presentes desde la constitución impuesta en 1976 y desde antes, en que la ominosa presencia soviética se afirmó entre nosotros y puso a Cuba en riesgo de una conflagración nuclear.

Para quienes pretendan enarbolar aquella Enmienda Platt, bueno es recordar que elegidos por el pueblo de Cuba en elecciones legítimas, en su momento negociaron y obtuvieron su derogación sin violencias, en un marco institucional de respeto y convivencia pacífica civilizada. Esto fue sin comunistas, ni los aún peores revolucionarios profesionales.

En este momento de montajes y medidas activas, estemos alertas para salir al paso y frustrar las expectativas de los malos.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#480

Castro fascismo, algo más que un sistema fallido, Juan González Febles

El capitalismo de Estado protofascista castrista, ha desembocado en un capitalismo corporativo, clientelar, mafioso, articulado por los generales sin batallas y herederos sin gloria. Este inviable sistema es generador de corrupción y frena la eficiencia económica, el desarrollo y la modernización de la economía.

En Cuba, quien se atreva a oponerse al estado y cuestionar sus decisiones corre el riesgo de perder la vida por una golpiza, una virosis, un accidente o una incidencia hospitalaria. Se puede perder la vida hasta por causas naturales. Se puede ser encarcelado y acusado de atentado o desacato.

Es precisamente porque hay que acatar las decisiones del estado so pena de perder la vida o la libertad, y porque los gobernantes no pueden ser sustituidos a través de elecciones libres, que el régimen castrista no logra impulsar reformas económicas y satisfacer las expectativas y ambiciones que ellos mismos se avienen en aceptar.

Desconocer la naturaleza humana y el afán de lucro presente en el ser humano, más su egoísmo, resulta muy propio del régimen militar totalitario castrista. Además de esto, en Cuba se violaron y se violan todos los Derechos Humanos, a lo que se suma una total carencia de las libertades fundamentales, a que tiene derecho todo ser humano. Solo que el cubano, nunca ha podido ni podrá vivir su vida a gusto, como animal de granja. Se sueña y esto les perjudica. Les perjudica aunque muchos entre estos sueños compartidos, encuentren como escenario los Estados Unidos o cualquier lugar, siempre que sea fuera de Cuba.

Por esto, las personas que luchan desde sus países suelen ser las más necesarias, por ser las más valientes o las insustituibles en su momento. Máxime en Cuba, donde una gran gama de delitos sancionan actos que cuestionan los intereses del Estado o la integridad del mismo. Estos delitos, reciben sanciones extremadamente severas, algunas incluyen hasta la pena de muerte.

En Cuba, priman los intereses de una minoría (los servidores del estado) sobre los de la mayoría. Esto se impone por medio del uso de la fuerza y el ejercicio abusivo del poder gubernamental por parte de esta minoría, sobre quienes no compartan su nociva ideología y los intereses materiales con ellos vinculados.

Por suerte quedan opositores empeñados en afirmarse en el ejercicio de sus derechos de expresión, reunión y asociación. Las Damas de Blanco marcan una pauta y hay quien reporta desde Cuba aquello que el régimen se opone a que sea reportado, con la bendición de SIP y CPJ o sin ella. Pero para algunos entre estos, aún se mantiene  la limitación, la coacción o el silenciado ninguneo en los espacios mediáticos, diplomáticos y políticos internacionales.

El capitalismo de estado fascista que el castrismo impone, garantiza el disfrute del botín conquistado con astucia por el difunto dictador Fidel Castro, que al menos pensaba en los suyos. Solo que entre los suyos, nunca se contó al pueblo cubano. En fin, el castro-fascismo es algo mucho más perverso que un sistema fallido.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan Gonzalez
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#479

A la espera de Amnistía Internacional, Juan González Febles

Muchos por acá, Cuba adentro –entre los que me cuento- esperan que la prestigiosa International Amnesty (AI) (Amnistía Internacional) se pronuncie sobre las mujeres encarceladas por motivos políticos en Cuba y en líneas generales por todas las apaleadas y maltratadas mujeres de la oposición pacífica interna cubana y entre todas ellas, las más destacadas, nuestras valientes y dignas Damas de Blanco.

Tenemos información de que por ejercer sus derechos a la libertad de expresión, reunión y el derecho ciudadano a la manifestación pacífica, se encuentran encarceladas de UNPACU; Yuneth Cairo Reigada y Marietta Martínez Aguilera y del Movimiento Damas de Blanco Xiomara de las Mercedes Cruz Miranda, Yaquelin Heredia Morales, Aimara Nieto Muñoz y Martha Sánchez González. Más recientemente se unió a este listado Lismeirys Quintana Ávila que luego de un escandaloso proceso en que brillaron por su ausencia todas las garantías procesales conocidas hasta este momento en el mundo civilizado, fue sancionada a seis meses de privación de libertad.

Entre los objetivos perseguidos por AI se cuentan entre otros, -Consideración de la violencia y los abusos sobre las mujeres como delitos graves -Exigencia de juicios justos -Protección de los defensores y defensoras de los derechos humanos -Protección de la libertad de expresión, de manifestación y de asociación.

Entonces, Llama la atención como hay casos en que Amnistía Internacional con una celeridad pasmosa y muy de admirar, ha promovido personas prácticamente desconocidas dentro de Cuba a la categoría ciertamente merecida de prisionero de conciencia. Entonces, ¿cómo es posible que nuestras valientes Damas de Blanco y otras mujeres que integran la oposición pacífica interna y que como ellas llevan suficiente tiempo insertadas en los informativos noticiosos semanales internacionales, hayan sido pasadas por alto en la forma en qué lo han sido?

Si de casos personales se trata, todas las mencionadas en este trabajo son ampliamente merecedoras de ser proclamadas Prisioneras de Conciencia. Todas y cada una de ellas han marcado una diferencia en las calles sin dueño de Cuba, que la propaganda tendenciosa de la dictadura llama ‘calles de Fidel’.

Antes de ser encarceladas en la forma viciosa e ilegal en que encarcela el régimen militar totalitario castrista, todas fueron golpeadas, reprimidas y apaleadas cada semana por antisociales, marginales y elementos gansteriles nucleados en bandas parapoliciales creadas y estimuladas por la policía Seguridad del Estado (DSE) y la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) ese cuerpo represivo del Ministerio del Interior que por ser revolucionario, nunca será nacional.

Como todo lo anterior es ampliamente conocido en Cuba y en el mundo, consideramos por acá que Amnistía Internacional no podría alegar desconocimiento sobre estos casos. Entonces hacemos un llamado a la dignidad y la decencia humana, para que esta prestigiosa ONG reconozca en cada una de nuestras maltratadas, golpeadas y abusadas mujeres, reconozca en Lismeirys Quintana Ávila la muy merecida distinción de Prisioneras de Conciencia. Todas ellas lo son y nadie puede argumentar lo contrario.
ifiernodepalo8@gmail.com; Juan Gonzálea
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: INFORME DENUNCIA ENTREGADO A FISCALÍA GENERAL; MDB; PD#474; INFORME SEMANAL REPRESIÓN CIUDADANA (MDB) PD#474;  SANCIONADA EN JUICIO SIN GARANTÍAS PROCESALES DAMA DE BLANCO; PD#474
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#475

Cuando nos visitó Banal Bobama, Juan González Febles

El fruto de la visita de Barak Obama ha sido el surgimiento de un periodo muy duro. Se han incrementado los desalojos, el acoso a los cuentapropistas, las golpizas, los arrestos arbitrarios, encarcelamientos, y el hostigamiento a opositores y activistas. Entonces, parece haber llegado el momento de escuchar a los que decían que una política más permisiva era la vía para la solución del desastre castrista. Que si suavizaban por allá, aflojarían por acá. ¡Que escache!

Obama con su visita solo apuntaló las violaciones de los derechos y libertades fundamentales, la impunidad y el enriquecimiento de la elite castrista y sus familiares. Hizo crecer el éxodo constante y la legitimación sin concesión alguna a una dictadura de 58 años. Apuntaló la frustración y desesperanza de los cubanos. Esto fue lo que en realidad hizo. Su despedida ha dado paso a un año (2016) marcado por el recrudecimiento de la represión.

El acercamiento del gobierno de Barack Obama al régimen militar totalitario gobernante en Cuba fue fallido. No se ha visto beneficio alguno para el pueblo de Cuba. Si algo hubo, el único beneficiado ha sido el régimen militar castrista. Este ha tenido y aún tiene vía libre para reprimir a la oposición interna y al pueblo a su gusto y a sus aires malévolos.

La banalidad fue  el sesgo distintivo del acercamiento al régimen castrista por parte del ex presidente Obama. Entre otras cosas, su visita marcó el fin de las marchas pacíficas de las Damas de Blanco en la 5ta Avenida, en la iglesia Santa Rita de Casia y en el parque Gandhi capitalino.

El domingo 20 de marzo de 2016 en la última caminata de esas valientes mujeres, el mundo presenció desde las imágenes tomadas la golpiza que el régimen militar totalitario castrista ordenó propinar a turbas paramilitares, a la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y a la policía Seguridad del Estado (DSE) en la 3ª Avenida y 26, cuando salieron a la campaña #TodosMarchamos. Fue el último domingo que pudieron masivamente  asistir a misa en la Iglesia de Santa Rita. Ya el domingo 27 de marzo de 2016, solo llegaron ocho Damas de Blanco. Después de eso, nunca más. Permanecen sitiadas en la sede nacional capitalina. No logran salir no solo a la iglesia de Santa Rita, sino a cualquier otra iglesia a la que hayan hecho la tentativa de llegar para orar por los presos políticos. El régimen no lo permite, gracias a la banalidad sin límites que marcó pauta en la  visita del presidente estadounidense a La Habana.

Nos visitó Banal Bobama y su visita dejó solo eso, banalidad e impunidad sin límites para la más antigua dictadura del hemisferio. Pero lo más impactante de aquella visita fue la noticia de que el pueblo cubano, y aquellos que han luchado por establecer una democracia en Cuba, no serían tenidos en cuenta en las negociaciones en marcha o en otras por llegar. Que para ello, se contaría solo con los castristas gobernantes y otros no elegidos por nadie en Cuba para ocupar los espacios de poder que detentan.

Como de costumbre, el pueblo calla, aunque algo ha cambiado en su interior. Al cerrarse la única ventana y no haber espacio para más pies mojados o secos, eso quizás marque alguna diferencia. Pero aun así, ni esto hará más llevadero su abandono.

Hoy se impone desde las esferas de poder castristas acabar con las Damas de Blanco, con el Foro por los Derechos y Libertades, con UNPACU y con los valientes de FACOZT, entre otros. También, con los pocos que testimonian afirmados en su derecho a ser honrados, a pensar y a hablar sin hipocresía.

Veamos que logran obtener los castristas de entre todo lo que pretendieron tomar, en términos de un eventual respaldo financiero estadounidense con la nueva administración republicana que aún no ha mostrado las cartas con que jugará su partida.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#474

El código de Birán, Juan González Febles

El mayor daño antropológico hecho por el castrismo a la nación cubana ha sido la afirmación de una permanente falta de valores destruidos por la banda armada para así lograr su entronizamiento permanente en el poder absoluto. Afirmaron para ello, el constante irrespeto, la displicencia y la falta de educación que lamentablemente hoy caracteriza a la mayoría de los cubanos.

Para su afirmación en el poder perpetuo, la banda armada a cargo de gerenciar al régimen militar totalitario impuesto, impuso un nuevo código conductual, este fue ‘El Código de Birán’.

Parte de este código fue hace algunas décadas la promoción de un hecho acaecido en la antigua Unión Soviética. Este consistió en la delación de una madre y un padre por parte de un hijo adoctrinado para ello por aquel Konsomol leninista. Aquella monstruosidad fue ensalzada desde los medios al servicio del régimen como un acto laudatorio a tenor con el recién impuesto código.

Hoy por hoy, gracias a la enseñanza gratuita, se escucha a la gente referirse peyorativamente sobre casi todo. En especial contra los homosexuales promovidos desde las altas esferas por la realeza biraní, las mujeres que son explotadas en las empresas del estado, en los hogares, etc.

Sobre los negros, formó parte en su momento proclamar que estos fueron librados de la discriminación por el régimen, pero todo fue pura alharaca propagandística.

Desde el comienzo del castrismo, se ha oído hablar en Cuba de abortos, legrados e infertilidad. En Cuba, poner fin a una vida humana no nacida fue un ‘derecho”. Un derecho justificado desde el “ateísmo científico”, establecido por el Código de Birán. El Código estableció además igualdad de la mujer. Esta fue la igualdad concebida por quienes promulgaron la liberación panfletaria de la mujer y la condenaron a explotación sobredimensionada en la calle, en la casa y en la cama.

En la reconstrucción del hotel Manzana de Gómez, se contrataron 400 trabajadores indios, que de acuerdo con la prensa oficial, rinden cuatro veces más que los trabajadores nacionales. Esta prensa omitió y ocultó a la opinión pública que los trabajadores indios reciben salarios 20 veces superiores a los de los obreros cubanos. Entonces, lo lógico es que produzcan como mínimo veinte veces más y no solo cuatro veces.

De igual forma, los enfermos en Cuba, por cortesía del Ministerio de Salud Pública, hoy reciben la factura y así pueden enterarse del costo de su asistencia, de vivir en otro país. Así, con la factura, se enteran de que una operación de apendicitis o la implantación de un marcapasos les costarían no menos de 30 000 dólares. Solo se omite que el salario promedio en estos lugares supera al salario promedio en Cuba y que con el salario de un trabajador indio, apretándose el cinto, podría costearse tal tratamiento.

Sobre el turismo, podría hablarse de malos tratos a clientes, falta de higiene, grandes poblaciones de cucarachas en los hoteles y en el resto de la ciudad, contagio de enfermedades diarreicas y altos precios. Estas son algunas, entre otras quejas, escuchadas con más frecuencia sobre el turismo cubano. A modo de solución emergente, las compañías hoteleras extranjeras podrían contratar personal extranjero para los servicios, ya que las normativas vigentes lo permiten. Por supuesto que los extranjeros ganarán más. Pero… ¿cuánto más?

Entonces, el Código de Birán destruyó socialmente a Cuba. ¿Podrá continuar su labor depredadora fuera de ella este ‘Código’, llevado por trabajadores de la salud, educadores, etc.? El futuro dirá la última palabra…
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#474