El futuro peor que viene llegando, Juan González Febles

Es necesario señalar que, mientras el régimen castrista, su partido único y sus Fuerzas Armadas, mantengan el control totalitario absoluto sobre la sociedad y sobre la actividad económica, es improbable que alguna mejora llegue a aquellos que hoy día, viven en la pobreza y miseria material absoluta en Cuba. Jóvenes cubanos chillones y con sus valores perdidos, los ujieres de reemplazo para la élite, vienen con una retórica tan agresiva y retrógrada como la de los añosos perversos de la generación histórica. En otras palabras, lo que hacen, lo hacen por conveniencia u oportunismo. Así es como actúan los gritones de mítines de repudio y los delatores.

Según algunos por acá e incluso por allá, Barak Obama hizo lo que hizo porque más de 50 años de embargo no habían funcionado y quería probar una política que ofreciera un mayor compromiso con los cubanos comunes. No es y no fue el embargo lo que no funcionó. Se trata de que cuando la extinta Unión Soviética colapsó, apareció un sostén desde España y cuando este sostén comenzó a flaquear, la Venezuela chavista, hizo el resto hasta que cayó en el marasmo en que está. No fue el embargo lo que falló, fueron las políticas de estímulo a la emigración, (legal o ilegal) y otras concesiones y permisibilidades lo que alentó y protegió al castrismo.

En Cuba, el régimen militar totalitario castrista ha borrado la confrontación de ideas. Se afirma solamente en la exclusión de estas. No solo de aquellas ideas que pudieran ser nocivas para la sociedad en general, o para la clase trabajadora en particular, sino de todas esas que perciben y etiquetan como ideas, que pudieran desarticular el poder absoluto de la élite dinástica, de los generales sin batallas y de la clase detentadora de todos los privilegios y todas las prebendas.

De acuerdo con ellos, ¿Para qué tomarse el trabajo de debatir con los que pueden ser descalificados o excluidos? A ellos, para invalidar, les sirve todo. Ya sean vínculos ideológicos con el neoliberalismo o con la “socialdemocracia” o peor aún, alguna eventual manifestación de pro yanquismo, o ser relator o representante de una entidad extranjera, que pudiera ser un medio de prensa “hostil”, la ONU o cualquiera de sus agencias.

Sobran elementos para no creer en soluciones electorales. Ciertamente, la participación de más de seiscientos opositores de varias organizaciones en las asambleas de nominación de candidatos a delegados del poder popular, ha marcado una pauta. Solo que ninguno de los participantes pudo alcanzar los votos necesarios para ser nominados en esas asambleas a manos alzadas. Solo que como nadie dispone de la verdad absoluta, habrá que dar paso a la posibilidad real aunque muy remota de que ganen. Si así fuere, ganaríamos todos. Si no, todo será peor que lo que hoy se vive.

Por la siempre culta y por algunos momentos, perjudicial Europa, alguien ha hablado de la “democracia de partido único” afirmada en Cuba hoy día. De seguro, estas personas tan bien intencionadas olvidaron o no quisieron pensar en los ejemplos de “democracia de partido único” aportados desde allá. Olvidaron al Partido Nacional Socialista de los trabajadores de Alemania, en su histórica oportunidad como partido único en Alemania. Al partido único del Duce Mussolini en Italia o al Partido Comunista de la Unión Soviética. ¿Acaso alguna forma efectiva de democracia respaldó a alguno de estos partidos únicos europeos? No obstante, ellos, tan bien intencionados como son, consideran que en Cuba, sí.

El canciller castrista, Bruno Rodríguez, informó la entrada en vigor a partir del próximo 1 de enero de un paquete de cuatro medidas entre las que destaca el fin de la llamada ‘habilitación del pasaporte’, un requisito hasta ahora obligatorio para que los emigrados entraran al país.

A esta norma se suma la entrada y salida a la Isla de ciudadanos cubanos residentes en el exterior en embarcaciones de recreo, la supresión del periodo de espera de ocho años (con carácter general) para quienes emigraron ilegalmente y el fin del requisito de avecindamiento para los hijos de cubanos residentes en el exterior.

Las nuevas medidas puede poner en evidencia aún más las contradicciones entre “los distintos tipos de cubanos”, no es lo mismo ser cubano residente en USA y venir a traer recursos económicos a la familia gobernante, que vivir en Cuba y ser esclavo de esta.

Quizás lo más perjudicial para el advenimiento de la democracia en Cuba sea que desde el exterior, son favorecidos disidentes que se convierten en representantes de la oposición, sin mandato de esta. Estos reciben grandes fondos para el desarrollo de proyectos y no hacen cosa alguna. Luego, abandonan el país cuando les place. Durante las guerras de independencia, esto no pasó. A nadie se le ocurrió promover un ascenso o cualquier cosa de esa índole fuera de los campos de Cuba libre. Esos promotores, quizás héroes aun no prisioneros de un imperio que les desprecia, inventan una figura desconocida hasta ese instante, la cubren de premios y distinciones y ya está.

Entre los casos más reconocidos entre estos personajes que hacen más daño a la oposición que la misma policía política, nos referiremos solo a quienes están lejos. En Cuba quedan y en su momento se hará la referencia, de tantos promovidos que nunca encontraron testosterona para acompañar a las dignas y valientes Damas de Blanco en concierto armónico con sus promotores que en Cuba, nunca hicieron cosa alguna contra la dictadura, que prefirieron combatir de lejos. Así, tenemos felizmente lejos a Eliecer Ávila de Somos Más, Laritza Diversent del grupo de abogados Cubalex, Roberto Guerra Pérez de la agencia de prensa independiente Hablemos Press y Odelín Alfonso de la Asociación Pro Libertad de Prensa.

Hay más y se volverá sobre el tema.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#506

Advertisements

Un servidor consecuente del castrismo perfectamente ubicado, Juan González Febles

Arnaldo M. Fernández es quizás uno de los más útiles servidores del interés del régimen militar castrista y de sus servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia desde USA. La emprende con frecuencia contra aquellos que hacen dentro de Cuba, lo que él nunca encontró testosterona para hacer. En ocasiones ataca a Fariñas y a Rodiles, entre otros. Regularmente el resultado final de sus conclusiones beneficia al régimen.

En un trabajo publicado por cubaencuentro.com el pasado 02/10/2017 y titulado Primer exilio histórico poscolonial nos deja la premisa de que el felizmente difunto ex dictador Fidel Castro, será el único que pasará a la historia como exiliado que regresó en son de guerra y tomó el poder. Fernández pasa por alto que comparar la ‘dictablanda’ de Batista con la dictadura militar totalitaria, primero comunista y hoy fascista de la dinastía Castro, es algo que va más allá del disparate.

Bajo la regla y el mandato del general Batista y a pesar de alguna que otra censura, en Cuba nunca dejó de existir una prensa libre. Hubo además sindicatos libres y libertad sindical. En líneas generales, fue un periodo de crecimiento y bienestar económico para toda la Isla.

Como expresó muy atinadamente Marlene Azor Hernández, en la propia cubaencuentro.com, Arnaldo M. Fernández da por sentado que la verdad se encuentra en las declaraciones públicas del régimen castrista, en sus leyes que cita de forma reiterada como respaldo a un gobierno que reconoce totalitario, pero que opta por tratar como si fuera un legítimo Estado de Derecho.

Arnaldo M. Fernández forma parte de la tropa élite encargada de servir al castrismo en los predios del exilio. Solo que forma parte solamente, no es de los principales ni se cuenta entre los más útiles servidores del castrismo. Los más útiles, otorgan becas, grants y crean líderes a capricho, en fin, hacen algo más que hablar boberías. Perjudican de veras.

Todos sobreviven y logran imponerse gracias a una característica acusada entre nuestros amigos los yanquis. Esta es, que son los únicos en el linaje humano que califican a sus enemigos como importantes y como no importantes. Así, vencieron al imperio español en 1898, al káiser alemán en 1918, al Reich hitleriano y a los militaristas japoneses en 1945, al imperio soviético en los 90 del siglo XX, todos en su momento, enemigos importantes. Entonces, ceden en enfrentamientos con enemigos que desprecian como Corea del Norte, Viet Nam y Castro fascistas del Caribe.

Esta característica preserva el actuar de los Arnaldo M. Fernández, las tantas Ana Belén Montes aún no descubiertas y tantos otros de ese corte o enemigos no importantes, susceptibles de ser despreciados, hasta que no comiencen a realizar ensayos nucleares o a intentar de alcanzar con misiles el territorio continental de USA, hecho que les levanta el status y en algún momento, les concederá importancia.

Para Arnaldo M. Fernández, lo que hace la oposición pacífica interna en Cuba no tiene sentido. Afirma que el sistema electoral castrista “funciona”. Cuba adentro. Según afirma, en Cuba los ciudadanos no están maniatados en lo económico, en lo político y en el marco jurídico. Se trata del análisis de un desconocedor de la realidad cubana o de un servidor oculto del régimen castrista.

Como otros de su corte, Arnaldo M. Fernández, quizás está contra el embargo y no reconoce que este, contribuye a la desaparición del castrismo. La Ley de Ajuste por su parte, en parte contribuye a perpetuarlo. La afluencia constante de cubanos, que al igual que Arnaldo Fernández, nunca hicieron cosa alguna contra el castrismo en Cuba, tras avecindarse permanentemente en EEUU, aportan lo suyo a la industria de viajes y envíos a Cuba. Así engrosan las arcas de GAESA. Que cada quien saque sus propias conclusiones.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#504

Los ganadores de Cuba hoy, frente a todos los cubanos perdedores, Juan González Febles

Leemos en BBC Mundo y lamentablemente lo hacemos sin sorpresa, las declaraciones hechas a este medio por el hijo del sicópata y perdedor argentino Ernesto Guevara de la Serna (Che Guevara), mítico perdedor y asesino. Así, hemos podido saber, que Ernesto Guevara March, su hijo, es propietario de un negocio privado dentro de Cuba, que utiliza capital extranjero al tiempo que opera con varias empresas estatales.

Expuso el ‘hijo de’ que: “…No tiene nada que ver con si eres socialista o capitalista”. Agrega que: “…no tiene ningún sentido centrarse en ese aspecto. En su opinión: “…estamos haciendo un buen trabajo, algo que ayuda a mi país”.

¿Qué les parece?

¿Qué pasaría si de repente Guevara March decidiera unirse a la oposición interna pacífica cubana? ¿Haría un mejor trabajo para esa propiedad personal compartida por otros ‘hijos de’, que llama eufemísticamente “mi país?”. Aceptemos que sí. De inmediato sería colocado en posiciones preeminentes. Podría fundar un grupo que para establecer distancias, podría llamarse, “Así somos”. Ganaría mucho más de esta forma, con lo que recibiría de los héroes aun no prisioneros del imperio, a cargo de la promoción de tantos iguales y semejantes, que con su actual empresa en Cuba.

Sería acogido por la real aristocracia mediática internacional, por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, (ACNUDH) por sus dignatarios como, Jean Ziegler, María Grazia Giammarinaro, y hasta por la supuesta experta Virginia Dandan, y por otros tantos funcionarios parcializados o comprometidos afectiva o ideológicamente con el régimen militar totalitario castrista. Tantos que sin la pañoleta, apretándoles el cuello, repiten en su silencio interior y dentro de sí, “… ¡seremos como el Che!” y en términos de perdedores, lo consiguen.

Guevara March alcanzaría un ascendente superior al logrado por Eliecer Ávila, Laritza Diversent, Odelín Alfonso, Roberto de Jesús Guerra y tantos otros ‘líderes opositores’ colocados en el Olimpo mediático por los héroes aun no prisioneros del imperio, responsabilizados con su selección. Estos personajes y sus patrocinadores hacen más daño a la oposición pacífica interna cubana que la misma policía Seguridad del Estado.

Más importante que saber quiénes y qué nos hace perdedores, sería conocer quién gana cuando todos por acá perdemos. Todo apunta al régimen militar castrista, sus miñones y sus parcelas de privilegios.

La élite castrista y sus allegados, hoy ocupan las lujosas mansiones que se apropiaron en Miramar, Nuevo Vedado, Siboney, Atabey, etc., lugares residenciales de aquellos a quienes tanto repudiaron por ser burgueses.

Como el hijo del mítico perdedor argentino, los hijos y allegados de la élite castrista lo tienen todo pero ambicionan más. Mientras haya héroes aun no prisioneros del imperio, tienen espacio para la proyección y promoción dentro de una supuesta disidencia política, que para nada perjudicará sus verdaderos intereses.

Cuando llegue el momento, podrán marcharse hacia los Estados Unidos y una vez allá, unirse a la floreciente colonia de herederos sin gloria y disidentes en retiro por allá afirmada.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#503

 

 

 

¿Quién gana y cuánto con el cierre de la embajada norteamericana en Cuba? Juan González Febles

El heredero y general-presidente Raúl Castro le mandó a decir al presidente Donald Trump, antes de sus palabras en el teatro Artime de Miami el pasado 16 de junio, que La Habana estaba dispuesta a negociar un nuevo acuerdo con Washington.

Los problemas de Cuba y Venezuela dejaron de ser temas nacionales para convertirse en un tema de seguridad del hemisferio. La crisis cubano-venezolana es asumida actualmente como desafío mundial gracias a la represión y la crueldad ejercidas por ambas tiranías.

En dicho encuentro se incluyó el caso de fugitivos de la justicia norteamericana en Cuba. Uno muy significativo, lo fue Johan Chesimard. Trump pidió específica y públicamente su devolución al régimen castrista el pasado16 de junio en el teatro Artime.

Aunque EEUU no afirma creer que el régimen castrista esté detrás de los incidentes de salud de sus diplomáticos, Trump mencionó a Cuba en Naciones Unidas como uno de los cuatro países peores del mundo.

Josefina Vidal, jefa negociadora del régimen castrista durante la apertura regalada por Obama a los Castro a cambio de nada, protestó por las palabras del Sr. Donald Trump, en New York, durante la VI Reunión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos. Como de costumbre, condenó el recrudecimiento del embargo y reafirmó la voluntad de continuar la apertura desde un “diálogo respetuoso entre Cuba y Estados Unidos”.

Vale resaltar lo de “diálogo respetuoso”. Ni el régimen que representa la Sra. Vidal, ni ella misma han sido elegidos legítimamente por nadie desde procesos electorales transparentes. ¿Cómo puede llevarse a cabo un diálogo respetuoso con un régimen ilegítimo y además, corrupto y desestabilizador?

El cierre de la embajada USA representaría una pérdida significativa para la oposición pacífica interna cubana, a despecho de que se estuvo mucho mejor con la anterior Sección De intereses. Quizás se trate de personas y no de nombres para un edificio. Allá por USA, debe haber más Michael Parmly, James Cason, Henry Reeves, Wiliam Morgan o Thomas Jordan. Estoy seguro que quedan. Ojala manden alguno de este corte.

Sería verdaderamente positivo que el régimen militar totalitario castrista y su jefa negociadora, la Sra. Vidal, comprendieran (si es que no lo comprenden) que la clave para el fin del embargo es simplemente la implementación de reformas por parte de este régimen, que serán muy bien acogidas por el pueblo cubano, ese al que se preparan para reprimir. Que las respuestas al descontento popular deben dejar de ser recordatorios sobre “la subversión”. Que acepten que las donaciones humanitarias también puedan hacerse a nombre de iglesias y otras organizaciones en Cuba que dispongan de existencia, reconocida o no por el régimen. Que a fin de cuentas, las donaciones vayan a personas o entidades sin relación con el régimen y no solo a engrosar las arcas de Gaesa.

Lo menos que se puede pedir para reflejar opiniones de disidentes en predios internacionales es que estos, al menos tengan un mínimo aval académico, un cerebro activo y funcional y por encima de todo, que dispongan de una eticidad que valide sus afirmaciones. Mientras las selecciones para la primacía internacional parezcan hechas por “héroes no prisioneros del imperio”, seguiremos peor.

Quienes desde Cuba, piden el cierre de la embajada USA en La Habana, disponen de visado permanente y muchos entre ellos se disponen a “luchar por la democracia”, a salvo desde la distancia. Entonces, su opinión carece de la eticidad antes mencionada y sus afirmaciones carecen de valor alguno.

Estas son opiniones sobre quién gana y cuánto con el cierre de la embajada de los Estados Unidos en Cuba.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#501

Daños colaterales emergentes, Juan González Febles

Que en el órgano oficial del gobernante y único Partido Comunista de Cuba (PCC) -de existencia no permitida sino impuesta- aparezca publicado el pasado miércoles 20 de setiembre el texto íntegro de la intervención del presidente estadounidense Donald Trump ante el 27º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, más allá de su inusual publicación, ha tenido resonancias internas que vale la pena destacar.

En su discurso, el mandatario estadounidense marcó una pauta al señalar alto y claro a “los regímenes canallas representados en este organismo”, regímenes que según señaló, “…no solo apoyan a los terroristas, sino que amenazan a otras naciones y a su propio pueblo con las armas más destructivas que la humanidad haya conocido”.

Eso levantó las alarmas de muchos entre ellos, la cúpula gobernante castrista, uno de tantos.

Trump expresó: “…En el Hemisferio Occidental los Estados Unidos se han opuesto al corrupto régimen desestabilizador en Cuba y ha abrazado el sueño perdurable del pueblo cubano de vivir en libertad”.

Estas palabras han provocado reacciones enfebrecidas por parte del régimen militar castrista. Solo que tales reacciones no afectarán al presidente Trump, cuyo discurso parece haberlas desencadenado. Los daños colaterales emergentes se centran y centrarán en grupos y figuras específicas de la oposición pacífica interna.

Producto de la naturaleza y esencia del régimen militar castrista, son las valientes e imprescindibles Damas de Blanco las que en la actualidad sufren con mayor rigor e intensidad el ensañamiento en su contra en que se afirma el régimen castrista.

Berta Soler Fernández, líder y representante del Movimiento Damas de Blanco, fue arrestada en horas de la mañana del jueves 21 de setiembre cuando se dirigía a un turno de Internet que había gestionado. Fue liberada en horas de la tarde-noche de ese mismo día. El viernes volvió a ser arrestada en horas de la mañana cuando se dirigía a comprar pan y fue liberada más tarde al anochecer.

No ha sido ni será el presidente Trump que tanto les asustó, quien sufrirá daño colateral alguno, por su meridiano y esclarecedor discurso pronunciado en la Asamblea General de la ONU.

Luego de la conmoción producida por los ataques sónicos contra diplomáticos estadounidenses, los represores asalariados de castrismo se cuidarán mucho de incurrir en errores o cosas semejantes en lo adelante.

Si tales ataques se produjeron en Cuba, no hay forma de que algo de este corte haya sucedido Cuba adentro, sin la participación o la permisibilidad de los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia del régimen militar castrista. Si algo es cierto, sin exageración de ningún tipo, es que tales servicios y sus asalariados, mantienen un control enajenante y total Cuba adentro. Bajo este control, es improbable que cosa alguna suceda, sin su conocimiento y participación.

Quiere esto decir, que la combinación -sin azar- del discurso del presidente Trump con las recientes demostraciones populares espontáneas de rechazo al régimen castrista, como consecuencia del paso del huracán Irma, han producido daños colaterales emergentes. Entre estos, el recrudecimiento en Cuba de la represión política ciudadana contra los factores de mayor relevancia dentro de esta. Así, quienes eventualmente sufren y sufrirán los mayores impactos directos son y serán Las Damas de Blanco, opositores pacíficos que reivindican la calle para todos los cubanos y miembros señalados de la sociedad civil contestataria, el periodismo libre y los no mencionados por Canel 2, desconocidos además, por la real aristocracia mediática internacional.

Solo queda esperar y pedir a Dios que el Sr. Presidente Trump aporte algo más que su buen discurso en la ONU contra ‘los regímenes canallas’ y los entes ‘desestabilizadores y corruptos’. Las realidades perversas de nuestro tiempo, por estos representadas, requieren algo más que discursos, por buenos y directos que estos sean. No se trata de seres humanos corrientes, son antropoides que uniformados o no, son capaces de hundir en el mar mujeres y niños en un remolcador y completar su tarea con mangueras de agua a presión, entre otros detalles registrados.
ifiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#500

 

 

La continuidad del castrismo, Juan González Febles

Luego de apreciar el material filtrado con toda intención por quienes deciden cosas de este estilo por acá, es decir la guardia pretoriana castrista o fuerzas armadas establecidas para la imposición de una dictadura a todos los cubanos y el resto de los pandilleros asalariados del denominado Ministerio del Interior, unidos todos en un partido único, denominado comunista. Valdría desbocar la imaginación sobre cómo sería el continuismo castrista que se nos viene encima.

Algunos se han tragado que el primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, es un talibán perverso y retrógrado, no es tan siquiera eso. Solo se trata de un charlatán obediente, que dirá de forma ‘pública’, solo aquello que los perversos y añosos octogenarios a cargo, le hayan ordenado decir.

Para algunos observadores desde esta orilla, se trató solamente de difamar y devaluar a la oposición pacífica interna cubana. Como ellos (los añosos perversos) andan en una singular sintonía con la realeza aristocrática mediática internacional, concedieron categoría existencial, solo a quienes ya tienen decidido que existan. Para hacerlo creíble, el charlatán-Canel incluyó en su performance a Antonio González Rodiles, quien cuenta con un impresionante aval de golpizas, arrestos, protestas callejeras, etc. Que es además, figura protagónica en la Campaña #TODOSMARCHAMOS, en donde recibe no pocos trastazos, golpes, fracturas, etc. En fin, en su caso no se trata solamente de viajar y pasar a través de aeropuertos. Es además una presencia regular en cuerpos de guardia y servicios de traumatología en La Habana, como resultados de su actividad política.

Charlatán-Canel, centró sus ataques en ‘OnCuba’ y la ex blogger y hoy periodista Yoani Sánchez. Necesitaba demostrar que lo logrado por ambos medios y su presencia en la web, eran resultado directo del dinero y no de las opciones asumidas por ambos. Obvió además que la donación o no de dinero, está basada en decisiones tomadas lejos de Cuba y de las necesidades reales, Cuba adentro.

Hemos sabido por acá, que una universidad norteamericana, concedió una beca a un periodista oficialista a partir de méritos conocidos solo por esta universidad. No sería raro que algún pandillero golpeador de mujeres, del nominado Ministerio del Interior, reciba una beca en Quantico en el marco de los convenios para eliminar tráfico de personas, drogas, etc., en medio de lo afirmado como políticamente correcto por políticos, promotores y financistas. Por otra parte, si Popeye fue perdonado, ¿por qué no hacerlo con Raúl Castro que ha compartido castings a niveles mediáticos e incluso políticos con Popeye y sus jefes eméritos, Pablo Emilio Escobar Gaviria y Fidel Castro?

El castrismo continuará sin cambios ostensibles. En lo económico mutarán a un capitalismo, protofascista sin libertades. La guardia pretoriana que desde sus oligopolios militares explota sin consideraciones a la población y vende a un pueblo que percibe menos de 30USD como salario promedio mensual, productos con precios inflados en más de un 200%, serán los próximos beneficiarios y emprendedores en el ‘capitalismo castro-fascista’, que llega para beneficio de los detentadores de prebendas de siempre.

Por supuesto que lo primero sería dejar claro que en Cuba gobierna una banda armada desde 1959 sin nada que aporte institucionalidad o respeto mínimo de alguna legalidad. Se trata de conveniencias y tales conveniencias vienen dictadas por la prioridad del castro-fascismo, que no es otra sino, retener el poder absoluto a toda costa y a todo costo. Más allá de esto, no hay cosa alguna de validez efectiva. La calidad de vida del pueblo cubano, nunca ha sido una prioridad o algo que disponga de un interés real por parte de las autoridades.

La falacia de 2018, es solo eso, una falacia para dormir ingenuos. Sea quien fuere el próximo presidente, ya sea Díaz Canel, Pánfilo o Chivichana, quien mandará efectivamente serán Raúl Castro desde el Partido Único y su guardia pretoriana de generales sin batallas, vice y contra almirantes sin singladuras y pandilleros empistolados del llamado Ministerio del Interior.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#497

 

 

 

 

Los próximos e inmediatos desafíos, Juan González Febles

Muy cierto es, que los ejecutivos estadounidenses, por razones que van desde la politiquería electoral al más profundo desconocimiento de la nación cubana, han apostado por políticas fallidas en relación con el régimen totalitario castrista. Barack Obama en su mandato les dio todo a cambio de nada. La llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, cambió en parte el panorama, aunque no todo lo necesario.

Hoy los castristas han regresado a las trincheras, solo para asesinar y reprimir sin costos, a su aire y gusto. Tienen la certeza y la tranquilidad de que ni tan siquiera Trump, optará por una solución militar, que es ciertamente la única posible.

Más que cierto es, que la bandera de las barras y estrellas no es nuestra bandera. USA no es nuestra patria. Solo que lamentablemente, los compatriotas residentes en el exterior y los de la isla, deben tener presente que la solución a los problemas de Cuba es un asunto que requiere una presión militar que se va más allá del alcance de todos los cubanos.

Existen situaciones paralelas en la historia universal. La bandera de las barras y las estrellas no fue la bandera de los alemanes, de los italianos, ni de los japoneses. Tampoco lo fue de los franceses. La solución de la presencia nazi opresora en esos pueblos o de los militaristas sin alma del imperio japonés, se solucionó con la presencia militar estadounidense e inglesa. No existe pueblo sobre la faz de la tierra hasta el momento, que solo con su esfuerzo, haya logrado vencer la ingeniería social totalitaria.

Entre los cubanos de las dos orillas, hay coincidencia en un punto, todos soñamos con un país soberano, democrático, libre y próspero. Lo que varía es el método con que aspiramos a lograrlo.

Algunos optan por las negociaciones con el régimen e incluso promueven el fin del embargo como un mejor camino. Otros, apuestan por aislar a la dictadura y por sanciones internacionales que obliguen a cambiar o entregar el poder. Esto funcionó en Sudáfrica contra el apartheid, pero conviene olvidar que aquella Sudáfrica, no contó con el apoyo ‘generoso y desinteresado’ de la Unión Soviética, o de la actual Rusia, de China, Corea del Norte, Irán o Venezuela. Todos se afirman en pasar por alto la lamentablemente exitosa, ingeniería social totalitaria y que los malos, no están solos para asesinar, reprimir o lastimar.

La solución militar es la única en que nadie se detiene aunque sea solo para un somero análisis. Las armas que sofocaron a los invasores de Playa Girón fueron armas soviéticas. En aquellos momentos, los castristas disponían de almacenes y almacenes, llenos de armamento soviético embalado. Fueron momentos en que desde la Casa Blanca, se privó a los invasores de Girón de apoyo aéreo.

Lamentablemente, el embargo de Estados Unidos al régimen castrista ha fracasado. Cincuenta y ocho años de permanencia ilegítima en el poder absoluto, es la mejor respuesta.

Los disidentes, encargados de liderar un cambio democrático en Cuba, andan perdidos, pero esto no es solo debido a la represión perfecta. Para esto incide la influencia de promotores que desde una aristocrática realeza mediática y política internacional, promueven el protagonismo de lo peor, la falta de unidad entre los distintos grupos y que no se logre tender puentes con el cubano de a pie. Así, influyen y hasta determinan, entre otros muchos aspectos de interés.

Es como si sirvieran por ignorancia o de forma muy bien encubierta, a los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia castristas, en el mejor estilo de los manuales elaborados por las clásicas KGB, Stassi, etc. Es así, a pesar de tener tantos puntos de coincidencia con políticos muy pendientes de las urnas de las próximas elecciones.

Así llegan y se proyectan los próximos e inmediatos desafíos. Veremos qué pasa entonces y ese entonces, no va a dilatarse mucho en su ocurrencia.
infiernodepalo8@gmail.com: Juan Gonzalez
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#496

 

¿Y qué harán con los más incómodos?, Juan González Febles

Ha llegado a Cuba la noticia sobre el incidente ocurrido a fines del año pasado en La Habana en que diplomáticos estadounidenses y uno canadiense experimentaron diversos síntomas, que incluyeron disminución y pérdida de la audición. Esto ha incrementado entre dos, ocho o nueve, el número de enviados de EE.UU. que abandonarán sus misiones debido a las afecciones causadas por un aparente ataque acústico.

El reportero de CBS Radio Steve Dorsey dio la primicia sobre el ataque acústico contra diplomáticos de EE.UU. y Canadá en La Habana. Ofreció dicha información desde ‘Radio National’, la plataforma de radio de la Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC). Para ello, citó una fuente que le informó y que pidió anonimato.

El régimen militar totalitario castrista, a través del servicio de sus asalariados o cualquier otro diplo-bandido en obediencia a instrucciones y orientaciones de su gobierno, consigue hacer sin mayores consecuencias algo de esta índole, contra funcionarios diplomáticos de los Estados Unidos y Canadá. Esperemos entonces, que pronto los próximos afectados sean damas de blanco u opositores, periodistas independientes y otros incómodos, algunos entre estos, previamente invisibilizados por la real corte mediática internacional.

Se dice que el origen de los síntomas, resulta descrito como algo elaborado por dispositivos, acústicos de última generación, que operan a un nivel que los seres humanos necesariamente pueden no oír. Esto les causa, desde jaquecas, dolorosas migrañas de varias horas de duración e insomnio, pérdida de la audición y cualquier otro trastorno de origen neuro funcional.

Según informaciones que circulan Cuba adentro y en círculos diplomáticos y políticos, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson confirmó la semana pasada que diplomáticos estadounidenses en La Habana. fueron víctimas de “ataques a su salud” que les causaron pérdida de audición.

En una manifestación de candor extraordinaria, el jefe de la diplomacia estadounidense dijo otra verdad de Perogrullo: “Las autoridades cubanas son las responsables de descubrir quién realiza estos ataques de salud, no solo contra nuestros diplomáticos ya que, como se puede ver, existen otros casos con más diplomáticos involucrados”. Lo importante no es señalar a los culpables, (conocidos ya por todos) sino lo que se hará en lo adelante, para que esto no vuelva a ocurrir. Que no suceda contra diplomáticos, pero que tampoco ocurra contra ciudadanos pacíficos privados de sus más elementales derechos.

En las dantescas prisiones castristas existe la denuncia sobre que en determinado momento o en determinados momentos, fueron irradiados en sus celdas con Rayos X, prisioneros políticos a través de las paredes con aparatos diseñados para este servicio. Si hoy se conoce que esto ha sucedido contra diplomáticos de la nación líder del mundo libre, ¿qué podría estar sucediendo hoy en una ergástula castrista?

El régimen militar totalitario castrista cuenta con un amplio y documentado aval de horrores, acumulados desde 1959. Son tantos, que no resulta necesario abundar sobre el tema. ¿Podría esa aristocrática realeza mediática internacional, compuesta por tan excelsos y dignos exponentes, entre los que muy pocos cuentan en su aval haber enfrentado alguna dictadura, aportar algo que contribuya a proteger a las próximas víctimas sin investidura diplomática y además, sin la investidura aportada por la aristocrática realeza mediática internacional?

La pregunta que queda en el aire es: ¿Qué hará el régimen militar totalitario castrista con aquellos que evalúa cómo los más incómodos en la oposición pacífica interna, la prensa nacional independiente y la sociedad civil verdaderamente contestataria? ¿Estarán ya en posesión del equipamiento de última generación para el horror aportado por Irán, Corea del Norte, Rusia o China?
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/ PD#495

 

Castro-fascismo en mutación afirmativa, Juan González Febles

El castro-fascismo no es de izquierda ni de derecha, ni capitalista ni comunista. En la práctica, más que una idea original, sería la fusión sincrética de varias ideas políticas, ambiciones, proyectos y discursos, aglutinadas siempre bajo un nacionalismo unitario y un autoritarismo centralista. Uno que proclamaría su adherencia a una nueva izquierda o un socialismo habilitado para el siglo XXI, portador de todas las referencias totalitarias ya descritas y conocidas.

El proyecto político del castro-fascismo ha sido y es, instaurar un corporativismo estatal totalitario y una economía dirigida. En su base intelectual se plantea la sumisión de la razón de todos a la voluntad y la acción del estado. Así, logra articularse a partir de la aplicación de un nacionalismo sazonado con componentes victimistas o revanchistas. Esto conduce a la violencia dirigida de marginales adoctrinados por los oligopolios corporativos de seguridad del régimen contra todos los que el Estado defina como enemigos. Esto se hará vertebrado de forma armónica con un eficaz aparato de propaganda dirigido por el partido único. Se arribará de esta forma a un engendro político que afirme la negación absoluta de aceptar algo diferente a lo que dicte el estado o la “revolución”.

Se presentará como una vía opuesta radicalmente a la democracia liberal, tanto como a las ideologías de la socialdemocracia, que aceptan el estado de derecho democrático, aunque el número de las ideologías contra las que se afirme, siempre será mucho más amplio.

Como base teórica, usarán al llamado marxismo-leninismo, término creado por José Stalin y designado en su momento para describir la ideología de la extinta Unión Soviética y de todos los partidos fieles a esta, a Stalin y a sus sucesores. El concepto se ha utilizado para denominar la interpretación de Stalin sobre el leninismo y la forma en que lo aplicó, lo cual dio paso a la horrible pesadilla asociada a su siempre execrado nombre.

El marxismo-leninismo es también la ideología que enarbolaron otros estados aparte de la URSS, de modo que el uso de la expresión se hizo más global y se mantuvo hasta después de la muerte de Stalin en 1953 y después de la desestalinización, iniciada oficialmente en 1956.

El marxismo leninismo es el instrumento por excelencia para asesinar, excluir y para la realización de cada uno de los terrores y horrores que la humanidad conoció a lo largo del siglo XX.

El marxismo-leninismo fue doctrina oficial de los países del Este hasta el final de la Guerra Fría y sigue formando parte de las referencias de ciertos regímenes actuales y algunos partidos comunistas que lo reivindican hasta hoy como su doctrina. Sus aristas totalitarias lo hacen afín con las más crudas formas del nazi-fascismo-falangismo, edulcoradas a su gusto por la corrupta izquierda latinoamericana desde su novel socialismo del siglo XXI.

La politología y otras ciencias sociales ubican al fascismo en la extrema derecha, vinculándolo con la plutocracia e identificándolo algunas veces como una variante de capitalismo de Estado. Con las nuevas variantes de la corrupta izquierda revolucionaria, hoy puede identificársele como una variante chovinista de socialismo de Estado. Esa que posibilita la afirmación de un totalitarismo que les concede la permanencia vitalicia en el poder absoluto, máxima aspiración de los sociópatas afines con las vertientes castro-fascistas, que comprenden, entre otras, la aspiración a ser, “…frías y eficientes máquinas de matar”. Por añadidura, consiguieron, que cuando no matan, impiden vivir.

El espíritu que animó aquellas “Palabras a los intelectuales”, pronunciadas por Fidel Castro y que asustaron tanto al dramaturgo Virgilio Piñera (“…con la revolución todo…”) guardan una semejanza aterradora con aquellas que en su momento dejó Benito Mussolini: “Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado”.

Tanto para Fidel Castro y su banda armada como para Hitler, Mussolini, Franco y otros, las cosas son, como las dejó establecidas en su momento Benito Mussolini: “El pueblo es el cuerpo del Estado, y el Estado es el espíritu del pueblo. En la doctrina fascista, el pueblo es el Estado y el Estado es el pueblo”. Solo sustituyan estado por revolución y se verá corporizada la pesadilla corriente Cuba adentro.

El castrismo es una ideología fundamentada en un proyecto de unidad monolítica al que llaman revolución. Por ello, exaltan la idea de una nación representada por la llamada revolución, frente a la idea del individuo. Suprimen los derechos y libertades y la discrepancia política, en beneficio de su partido único en manos del clan dinástico gobernante. Los localismos e intereses reales de la gente son eliminados, en función del centralismo totalitario.

Proponen como ideal la construcción de una irreal sociedad perfecta, formada por doblegados elementos intermedios y representantes unificados, designados por la élite de poder que retiene en sus manos, férreas y crueles, el control absoluto sobre la sociedad.

Recordemos al apóstol de nuestras libertades, José Martí, que adelantándose a circunstancias como esta dijo: “Lo que importa no es asegurar la solución que viene; lo que importa es no retardarla”. Y como si viviera este tiempo de apremios, señaló: “Nótese siempre que los que no poseen una cualidad, son los que ponen más empeño en aparentarla”.
infiernodepalo8@gmail.com: Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#492

 

 

 

Las vías que marcan exclusiones y diferencias en la ciudad maravilla, Juan González Febles

No son pocos los que Cuba adentro no entienden cómo una ciudad destruida por la desidia, la incompetencia y la mala intención pudo ser conceptuada como maravilla por alguien desde algún sitio. Pero lo cierto es que La Habana es ciudad maravilla, según la afirmación de algunos.

Los desperdicios acumulados, escombros, edificaciones en pie en virtud de ese eufemismo denominado ‘Estática milagrosa’, que implica que las edificaciones están en pie por una suerte de intervención divina, los abundantes insectos, roedores y otras vergüenzas que afloran a la vista de todos en la mayoría de los espacios capitalinos, por la ya habitual falta de higiene, ponen en duda o cuestionan todo lo de maravilla, si lo de ‘maravilla’ fuere en algún sentido positivo.

Pero lo más llamativo resultan ser aquellas ‘zonas congeladas’ para el privilegio y vetadas como zonas residenciales para la mayoría de los habaneros en comparación con los espacios en que malvive la mayoría de la población.

Entonces, sugerimos que cualquier extranjero, turista de paso o interesado en estas cuestiones haga la siguiente tournée. Que en una bicicleta o a pie se adentre desde Malecón por la calle Belascoaín y recorra Belascoaín desde su inicio, que comience frente al mar, hasta su final, en la vecindad del Mercado Cuatro Caminos y la calle Monte. Que haga otro tanto con la calles Galiano, Zanja, Reina, Carlos III, Infanta, Monserrate o cualquier otra, en esa zona no congelada.

Ese mismo recorrido deberá hacerlo por las calles 1ra, 3ra, 5ta y 7ma, (por citar unas pocas) en la barriada habanera de Miramar.

Podría hacerlo además por la barriada Nuevo Vedado por su vía central, la Avenida 26.

Para que la visión resulte más abarcadora, sería muy adecuado entrar a las calles y pasajes interiores de cada barriada.

Observe de cerca cuantos aires acondicionados y cuantos automóviles particulares de las marcas Mercedes Benz, VW, Toyota, Hyundai, Citroen, Peugeot, etc., nuevos y flamantes, similares a los que aun circulan en uso por el mundo, verá con placas particulares, por pertenecer a vecinos residentes en tales barriadas.

Observe además que la suciedad y los vertederos de basura, parecen confinados a los espacios compartidos por la mayoría.

La belleza y la pulcritud de Miramar, Nuevo Vedado, Atabey y cualquier otro espacio que la élite política castrista reserva para sus militares y otros servidores incondicionales, marcan diferencias significativas.

Cuando por citar un ejemplo, recorra Miramar en cualquiera de sus calles, podrá apreciar aires acondicionados modernos, casi en cada casa. Verá uno o dos y quizás más confortables automóviles con placas particulares aparcados frente o en los garajes de los elegidos para estos espacios. Allí no verá vertederos, escombros, insectos, roedores, ni nada que recuerde al resto del espacio capitalino.

Pero lo más relevante es que esos privilegiados no construyeron ni adquirieron con el fruto de su trabajo los espacios residenciales que detentan. En determinado momento, el líder histórico y principal responsable del desastre y el malestar compartido por la mayoría en Cuba, el felizmente difunto Fidel Castro, repartió casas y propiedades de personas que se marcharon del país, sin respetar entre otros derechos, el derecho de propiedad. Lo hizo como se reparte un botín, entre allegados y cómplices. Allí colocó a aquellos que ganaron su parte de aquella piñata. Creó el espacio para gerentes, entorchados, engalonados y personas de su confianza. Esos que sin vergüenza alguna, se sienten habilitados para vender a un pueblo que comparte un salario promedio inferior a los 30 USD mensuales, productos que se tasan en un 200% por encima del precio de adquisición.

Son ellos quienes marcan las exclusiones y las diferencias en esa, que algunos, por allá lejos, en Europa, insisten en llamar “ciudad maravilla”.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/