Una muy positiva orden presidencial que empoderará al pueblo cubano, Juan González Febles

Luego del triunfo de Donald Trump y de que será en breve el próximo presidente de los Estados Unidos, se habla mucho por esta orilla de las órdenes ejecutivas dictadas por el presidente saliente Barak H. Obama y de como muchos por acá esperan, que algunas entre estas o quizás todas, sean revocadas por el mandatario electo.

De lo que pocos hablan, con un respeto casi religioso es de las órdenes ejecutivas que el nuevo presidente dictará. Aun así, se hacen cábalas sobre lo que vendrá y sobre quién ganará algo con eso,… ¿el gobierno castrista?

Los trumpistas de por acá, esperan lo mejor de Trump. Entre lo mejor está, que haga lo necesario para con una orden presidencial garantizar acceso libre a internet para todos los cubanos. Cuba está a menos de cien millas del territorio continental estadounidense.  Solo enviando a alguien con un martillo hasta el o los satélites habilitados, -el régimen castrista no tiene recursos para ello- podrían hacer algo para interferir el acceso. Aun si China quisiera ayudarlos, ni con la edificación de otra Gran Muralla conseguirían algo en este sentido.

La otra expectativa sería garantizar la recepción en Cuba de la televisión comercial norteamericana, algo que no sería imposible, si una orden en tal sentido es expedida y se mueven los recursos para hacerlo posible. Tanto esta, como la opción anterior están fuera del alcance del régimen castrista en términos de bloqueo o intervención de la recepción en Cuba.

En ambos casos aunque el régimen argumentará la llevada y traída “soberanía nacional”, la propia Organización de Naciones Unidas (ONU) a pesar de su acendrada inoperancia consagra el derecho a la libertad de información y el libre acceso a internet. Como no se trata de obligar a persona alguna a conectarse a internet sino solo de dar la oportunidad a que lo hagan si así lo desean, algunas argumentaciones se encontrarán faltas de otro sostén que no sea la voluntad y el empeño del régimen cubano por bloquear el acceso a internet y limitar o cortar de cuajo el derecho a la libertad de información.

Sobre la televisión comercial norteamericana, se verán tan faltos de una argumentación razonable como en el primer caso. No se tratará de algo dirigido en forma singularizada contra ellos o contra interés y persona alguna. Se tratará de que quieran impedir al pueblo cubano acceder a la televisión comercial al alcance de más de doscientos millones de estadounidenses. Ya no será Radio y Televisión Martí, para el caso serían CNN, Fox, CBS, PBS y otras en un amplio y abierto etc.

Perder el monopolio informativo marcará una sensible diferencia en la actual correlación de fuerzas. Para el régimen sería la quiebra definitiva de la televisión oficial por falta de audiencia. Muy pocos verían tan solo una emisión de los noticieros televisivos, la Mesa Redonda colapsaría y el rotativo Granma, quedaría limitado en su uso para envolver basura o como papel sanitario. No es que en la actualidad no se le de este uso, solo que las nuevas alternativas le limitarían a esto.

Una orden o unas órdenes ejecutivas de este tipo, marcarían una diferencia. Un antes y un después y quizás hasta un no buscado y nuevo legado, que si marcaría la diferencia para un verdadero empoderamiento del pueblo cubano. ¡Adelante Sr. Trump!
infiernodepalo; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#455

¿Euro realismo contable y neo pragmatismo yanqui? Juan González Febles

Imaginen por un momento que un alcalde o gobernador de alguna ciudad relevante decide y propone cerrar las cárceles y disolver los cuerpos de policía. Imaginen a estos funcionarios afirmados en la argumentación cierta, de que a lo largo de siglos, ni las cárceles ni los cuerpos policiales han conseguido extirpar el delito del cuerpo de las sociedades. ¿Qué podría decirse frente a esta argumentación con visos tan fuertes de verosimilitud?

Quizás y salvando algunas distancias, sea esta –cárceles, policías, delincuentes- la impresión que despierta la propuesta formal de la Comisión Europea para que la UE firme un acuerdo bilateral con Cuba y derogue la Posición Común.

Esta postura europea, vinculaba cualquier cooperación con la isla a avances del régimen castrista en materia de derechos humanos. Este fue el antiguo enfoque vencido por esta nueva aproximación realista en las relaciones de Europa con el régimen militar castrista. También, quizás se trate de no perder terreno frente a Estados Unidos y de paso secundarles en todo el nuevo entramado de la normalización de relaciones entre Washington y La Habana.

El régimen castrista es un neo estado paria, que no ha conseguido o querido pagar sus deudas desde 1959. Desde 1959 hasta 1989-1991, sobrevivía parasitariamente con la ayuda de la extinta Unión Soviética. Cuando el apoyo soviético colapsó, sobrevivió un brevísimo periodo, en medio de una crisis generalizada atroz con la muy exigua limosna arrojada por el gobierno español de aquel momento. Así fue, hasta la llegada al poder del chavismo en Venezuela. Este hizo realidad las más caras y parasitarias fantasías de la gobernante élite castrista y solo así, han llegado hasta el presente.

La naturaleza del euro realismo contable europeo o del neo pragmatismo yanqui, es inexplicable. El régimen castrista en la actualidad, no cuenta con absolutamente nada que poner sobre una mesa de negociaciones que no sean sus demandas y las deudas por cobrar de sus tantos acreedores. Todo apunta a que su sostén siempre descansó en el parasitismo. Solo que en la actualidad, tal parasitismo parece estar sustentado por la corrupción, el tráfico de influencias y los sobornos en que de forma directa o indirecta aparece sindicado en discretos y no tan discretos escenarios.

Se dice y quizás en esto haya mucha verdad que la Posición Común demostró tanta ineficacia como el embargo decretado por el Congreso de EE UU. Desde su entrada en vigor, el régimen castrista no se ha movido un milímetro en sus postulados.

Además, aunque oficialmente la cooperación europea estaba condicionada, las empresas del continente, —las españolas en primera instancia— continuaron presentes y mantuvieron algunas actividades en la isla. El balance final es que no se logró forzar al régimen castrista a avanzar en democracia ni en respeto a los derechos humanos. Lo singular en todo esto es, cómo a nadie le interesó o le interesa analizar el porqué de tal resultado.

Por lo pronto, bueno es reconocer aquello en que el castrismo es exitoso. Los obreros cubanos son explotados por el régimen y sus contrapartidas internacionales, sin que la Organización Internacional del Trabajo, (OIT) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se haya pronunciado sobre esto, se trata de un éxito relevante, reconozcámoslo así.

Bueno será no olvidar que en Cuba no existen libertades de expresión, manifestación, asociación, información y muchísimo menos de prensa. El régimen militar totalitario y dinástico del clan Castro, las proscribió en su totalidad. Se golpea y se reprime la libertad de manifestación pacífica en las calles cada domingo desde hace más de setenta semanas. Ninguno de los convidados de piedra en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas o los acaudalados representantes de sus agencias especializadas ha dicho algo al respecto.

Hay derechos que podrían haber sido validados por estar refrendados desde organismos internacionales vinculados a la Organización de Naciones Unidas (ONU). Pero no hay nada nuevo sobre este particular. Recientemente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) que no se pronunció en su momento con la energía demandada, acerca de los secuestros, los reclutamientos forzosos, los asesinatos y la práctica del narcotráfico practicados por los elementos FARC, agració al régimen militar castrista que en su momento entrenó, apoyó y propició todos estos horrores a partir de la “paz lograda en Colombia”.

Este régimen en la actualidad reprime la manifestación pacífica ciudadana en las calles, la libertad de expresión, asociación, prensa y otros derechos consagrados por la ONU, pero resulta agraciado por la propia ONU en circunstancias como esta y en otras más significativos aún.

Antes de criticar al euro realismo contable europeo y al pragmatismo yanqui, resulta edificante analizar el contexto en que ambos se mueven y de paso buscar respuestas para todo esto. ¿Estarán tales respuestas en bien ocultas regalías, dádivas, sobornos, tráficos de influencias y todas estas y otras lindezas que el régimen militar castrista y sus servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia han desplegado y desarrollado a lo largo de todo este tiempo?

Esperemos y mientras, a mantener la lucha a despecho del euro realismo contable y el neo pragmatismo yanqui. Que no se diluyan en la nada en Cuba, el santo y seña de las palabras libertad y democracia.
infiernodepalo@mail.com
j.gonzalez.febles@gmail.com
Tomadode:http: //primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/ PD#449

Si quieren, pueden, si se empeñan, ¡ganamos! Juan González Febles

Hace un tiempo un extranjero de paso por acá afirmó en medio de una conversación sobre interferencias y trabas impuestas por el régimen militar castrista a la televisión extranjera, Internet, etc., “…si los yanquis lo quisieran de veras, en Cuba, una isla larga y estrecha, el gobierno no podría impedir que todos tuviesen acceso a Internet y menos aún podrían impedir que vieran el canal de TV que quisieran ver”.

Los presentes nos quedamos en una pieza y fue entonces que amplió algo más su exposición sobre las tecnologías satelitales y como el régimen militar cubano sería incapaz de hacer frente a las mismas con lo que llamó “métodos rústicos y de tosca artesanía con los que en Cuba se arman las interferencias”.

Puso como ejemplo como cada vez que los yanquis quieren, le crean un caos informático a Rusia, China, Corea del Norte o a quien tengan en mente para ello. Tienen una superioridad tecnológica aplastante –dijo- y frente a ello, lo único que pueden hacer los malos, es infiltrarlos desde dentro como han hecho desde la década de los cincuenta del siglo XX los rusos, (eran soviéticos entonces) y más recientemente Cuba, con su espía estrella Ana Belén Montes, entre otros notables exponentes de esta disciplina.

De acuerdo con nuestro amigo, los yanquis son el gigante buena gente a quien no se puede enfrentar a cara descubierta, pero que por pecar de ingenuo –o tonto- se le pueden hacer cuantas trastadas desee cualquiera, si sabe como dorarles la píldora.

La  masacre de Pulse, en Orlando, Florida da la medida de una nueva situación. ¿Cuántos infiltrados dispuestos a derramar sangre o a perjudicarles en esta u otra forma, existen en la actualidad en los Estados Unidos? ¿Cuántas Ana Belén Montes les tendrá ubicadas la Dirección General de Inteligencia por aquellos lares? ¿Cuántos héroes aun no prisioneros del imperio, sirven al régimen militar castrista desde trincheras académicas, políticas, diplomáticas, etc.? ¿Cuántas estafas al Medicare, cuantas torres (gemelas o no) necesitan ver derribadas nuestros yanquis para abrir los ojos?

Cuando Kim Il Sung encontró el tiempo que necesitaba ganar, luego que concluyó la guerra de Corea, no intentó de inmediato fabricar misiles ni armas atómicas. Se cerró en su concha, mató o no dejó vivir a los coreanos bajo su órbita y preparó la sucesión. Fueron sus sucesores quienes fabricaron armas atómicas ayudados por alguien y quienes se aprestan a desarrollar los misiles con que amenazan en la actualidad la seguridad de países en la zona del Pacífico e incluso, eventualmente el territorio de los Estados Unidos en la costa del Pacífico.

El presidente Barak H. Obama, con la normalización de relaciones diplomáticas con el régimen militar castrista, afirmó que esto empoderaría al pueblo cubano. ¿Fue así? Lamentablemente no. Mientras el pueblo se apresta para salir como puede del infierno en que vive, el régimen recibe en la actualidad el financiamiento exterior que gracias a la normalización de relaciones con USA, ingresa como deudas canceladas, ayudas para el desarrollo, créditos, inversiones extranjeras y por supuesto, los esclavos de bata blanca que vende en términos de ayuda médica solidaria. Por supuesto, tal ayuda es ofertada y vendida luego de haber sido enajenada del servicio, atención y cuidado del pueblo de la Isla.

Los norteamericanos podrían ayudar a los movimientos políticos Cuba adentro, más de lo que hasta hoy han hecho. La más importante sería garantizar el acceso a la información. Procurar que entre en Cuba más radiodifusión desde Estados Unidos, que haya Internet para todos, que esté garantizada la libertad de información y las noticias sin censura al alcance de todos los cubanos.

Ciertamente, si ellos quieren de veras, pueden y como pueden, todos ganamos. No olvidar que el control sobre los medios de comunicación y la información es el mayor apoyo a la ingeniería social de la opresión.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de http://www.primaveradigital.net; PD#434

Una gitana ruman

Un cálido y helado espacio, Juan González Febles

Mendigo_estocolmo_metro_escalaLuego de muchos azares y al cabo de cincuenta y más años, conseguí sacar la cabeza del infierno de palo en que vivo en que a pesar de que nada funciona como debería, logra ser la más efectiva parcela del infierno que alguien pueda concebir. No comprendo cómo logran que sea tan malo, pero efectivamente, lo logran.

En Suecia todo el mundo sonríe. Al menos así es en Estocolmo que es el sitio adonde llegué. Esto llama poderosamente mi atención y aún me pregunto cómo lo logran. Recordé las estadísticas sobre suicidios en Suecia que leí y tuvieron amplia promoción hace años en La Habana. Esta gente que veo y me sonríe, a mí no me parecen suicidas. Tampoco parecen tener la prisa propia del “capitalismo salvaje”. Marchan despacio y disfrutan de todo lo que la vida rehúsa negarles. Esto es, flores, mascotas, arte, música y deportes que parecen integrados en la vida de estas personas tan cultas y tan especiales. Hasta los pocos y las pocas sinvergüenzas que conozco, tienen su encanto.

Oscurece muy temprano. Cuando llegué, en mi primer contacto con Estocolmo, solo eran las 4PM y ya estaba oscurecido como si fueran las siete o las 8PM en La Habana. La vida nocturna empieza temprano y esto que es sin dudas una buena noticia, tiene su cara no tan luminosa. Algunos obreros de determinadas industrias pasarán casi tres o cuatro meses sin ver el sol. Se trata de que entren a trabajar en los momentos en que la noche se retira y las primeras luces del amanecer afloran y están de vuelta en sus hogares cuando concluyen la jornada de trabajo, ya con la noche cerrada. Musico_callejero_Metro_Estocolmo

Me asombró entre tanta maravilla encontrar mendigos. Pregunté y un taxista iraquí me explicó que en muchos casos se trataba de rumanos que una mafia trae a Suecia. Que por minusvalidez y la deformación propia de haber vivido y crecido dentro del llamado socialismo real, estos encontraron un medio de vida en la práctica muy exitosa de la mendicidad.

Otros y siempre se trata de inmigrantes meso orientales o de países de Europa del Este, dan colorido, pintoresquismo y sabor de extravagancia vestidos como gitanos trashumantes, en pose de estatuas vivientes -como los de nuestra Habana Vieja- o simplemente como saltimbanquis con panderetas y flautines.

En el hotel en que me hospedé y en otros sitios de servicio, comerciales etc., vi anuncios que advertían sobre la presencia de ladrones. En algunos casos y quizás como remedio preventivo de xenofobias, se pedía precaución y se advertía, “lucen como nosotros”. Esto constituye una eficaz garantía de que no se trata de una cruzada contra los diferentes.

Existe una fuerte cruzada anti tabaquista. Esto puede apreciarse en que hoteles, aeropuertos y otros sitios públicos, tienen prohibiciones casi absolutas para los fumadores. Hubo quien dijo que, con esa elegancia que los caracteriza o porque no tienen necesidad de hacerse los suecos –lo son- boicotean la compra de tabaco al régimen de La Habana, práctica a la que se han sumado otros países europeos, decididos a proteger la salud de sus ciudadanos y quizás, además apoyar la democratización de Cuba en una muy nórdica forma de combinar lo útil y lo agradable.

La impresión de alguien que consiguió sacar la cabeza de la parcela infernal que llama patria y ama como tal, es que Suecia es un cálido espacio para el contacto humano en medio de una frialdad que hace el contraste, aún más edificante.
infiernodepalo@gmail.com

Una gitana ruman

Una gitana ruman