Entrevista La líder y representante del Movimiento Damas de Blanco habla sobre nuevas modalidades represivas Cuba adentro, Juan González Febles

Berta Soler Fernández, líder y representante nacional del Movimiento Damas de Blanco denuncia y expone las nuevas modalidades en el accionar represivo del régimen militar totalitario castrista, que llevan adelante sus órganos especializados en este rubro dirigidos por el Ministerio del Interior y su rama primada, la policía Seguridad del Estado (DSE) con la participación subordinada de la llamada Policía Nacional Revolucionaria, (PNR) y los elementos marginales agrupados en las Brigadas de Respuesta Rápida y otras bandas parapoliciales de ese corte.

Ha habido un crecimiento exponencial en la represión ciudadana interna que ejerce el régimen castrista contra la oposición pacífica interna, a despecho de la más reciente normalización de las relaciones bilaterales entre Cuba y los Estados Unidos. Esta normalización avanza y sin embargo en Cuba, las violaciones de Derechos Humanos crecen exponencialmente como se señalaba anteriormente.

En busca de visiones y perspectivas sobre el tema, la líder y representante nacional del Movimiento Damas de Blanco ofrece sus puntos de vista y los puntos de vista de su organización.

Juan González Febles: ¿Cuál es la situación con los nuevos procedimientos represivos echados a andar por el régimen militar contra las Damas de Blanco?
Berta Soler Fernández: El régimen cubano tiene un nuevo modus operandi. Se trata de arremeter contra las familias de las Damas de Blanco, porque se ha dado en proclamar que “va a acabar con las Damas de Blanco”. Para esto, tocan la parte más sensible en las mujeres, su talón de Aquiles: sus hijos y sus maridos. Este es el talón de Aquiles para las mujeres que integramos este movimiento femenino, pacífico y no violento de las Damas de Blanco. Solo salimos a las calles a ejercer nuestras libertades y entre tantas, la libertad religiosa y la de manifestación pacífica, no violenta.

JGF: ¿Qué pasó exactamente con Lismeirys Quintana Ávila?
BSF: Aprovecharon que su esposo, Enrique Díaz, periodista, fotorreportero y realizador independiente, viajó con carácter temporal hacia los Estados Unidos y ausente Enriquito, como le decimos, arrestaron de forma arbitraria a Lismeirys Quintana Ávila cuando se dirigía a la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco para asumir su guardia, como se hace a diario en la sede nacional. Mientras los niños, (sus hijos) estaban a la espera de que llegara su madre, dos agentes de la Seguridad del Estado se acercaron a miembros del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) del área o la zona donde reside Lismeirys y dijeron que iría presa, que habría un juicio, que el padre de los niños les había abandonado porque había salido del país, que los niños quedarían solos porque ella sería encarcelada y ellos, quiero decir, el Departamento Seguridad del Estado, se haría cargo de estos dos menores, un varón de once años y una hembra de dieciséis años.

JGF: ¿Pero, qué sentido tendría todo esto?
BSF: Esta es una patraña más del régimen cubano contra mujeres indefensas que solo quieren la libertad del pueblo de Cuba, de todos los presos políticos. No nos dejaremos amedrentar. Podrá haber alguna que sea abatida por el miedo y que decida retirarse para proteger a la familia. Pero sabemos que todas las que decidan quedarse, lo harán y continuarán con esta lucha que comenzamos en 2003 las Damas de Blanco por la libertad de todos los presos políticos y la libertad del pueblo de Cuba.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#473

Otra vez paredón, Juan González Febles

Existen recurrencias que con su reaparición dan la medida de algo. El pasado domingo 9 de octubre una porrista antisocial al servicio de los paramilitares que sirven a los represores asalariados de la policía Seguridad del Estado (DSE) pidió paredón para las valientes mujeres de blanco frente a la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco en la barriada de Lawton en la capital cubana.

Aunque no se trata de algo atípico, sino de otra recurrencia en el actuar del régimen militar totalitario y dinástico castrista, políticamente de claro corte fascista, el hecho en sí, no deja de ser relevante. Se trata de una recurrencia al año 1959 en que el régimen necesitaba destruirlo todo. En abierta violación a la Constitución de 1940 empezaron juicios sumarios sin garantías procesales de ningún tipo y con ellos, se restableció en Cuba el abolido paredón de fusilamiento, un emblema de la presencia colonial española en la Isla eliminado por la república, para que ningún cubano ascendiera a patíbulo alguno a partir de sus actuaciones o sus posturas políticas.

Fueron momentos en que el condotiero argentino, de aciaga recordación, Ernesto Guevara, proclamaba ante el mundo “…hemos fusilado y continuaremos fusilando”, ya que su sociopatía o sicopatía le hacía experimentar placer cuando tomaba alguna vida, fuera esta humana o no. Y que por compartir sus torcidas inclinaciones se fue hasta Bolivia entre otros lugares. Trae a la palestra pública que en aquellos días oscuros de 1959, el jefe de estado de facto y heredero del poder absoluto, Raúl Castro llevó a cabo ejecuciones extrajudiciales en la zona oriental del país que sufrieron miembros del ejército constitucional y los cuerpos policiales que enfrentaron la insurgencia verdeolivo.

Los hechos tienen lugar en el marco de la normalización de relaciones con los Estados Unidos en momentos en que el régimen atraviesa una situación difícil que puede hacerle recorrer otra crisis similar a la de los años 90 a partir del naufragio de la extinta Unión Soviética. Es en estas circunstancias que una porrista sacó del armario tan nefasta consigna y coincidentemente Rusia en declaración del viceministro de Defensa ruso, Nikolái Pankov, anunció la disposición de reabrir bases militares en Cuba y Vietnam.

Quien posibilitó el apoyo logístico para el paredón fue la Unión Soviética con el apoyo brindado a la dictadura cubana desde los primeros momentos. Después de la Crisis de Octubre en 1962, la presencia soviética se enmascaró, pero no cesó. La base de Lourdes, cerca de La Habana, estuvo operada por Moscú desde 1967 hasta aproximadamente 2001. Fue el mayor centro de espionaje radioelectrónico ruso fuera de su territorio y se dice que, hacía transparente para Rusia, a todas las Américas.

La perspectiva puesta de relieve con la reaparición de la petición pública del paredón coincide con circunstancias similares a las vividas en aquellos años aciagos desde 1959, con el acento puesto en los correspondientes a la década del sesenta. Este fue el periodo en que más se fusiló en Cuba, “…gracias a la ayuda generosa y desinteresada de la Unión Soviética”.

Esperemos que la normalización de relaciones entre los Estados Unidos y Cuba no contribuya a la afirmación de nuevos enclaves militares rusos que desde Cuba, amenacen a las Américas. Ojala que esto no materialice una respuesta como la que logró ser evitada en aquella crisis de los misiles de 1962. Esperemos que las actitudes de aquellos, a quienes Andrei Gromiko definió como payasos en los días inciertos de octubre de 1962, no consigan echar a perder algo más, que el muy discutible legado de un laureado con el Premio Nobel de la Paz.
En Cuba, volvió a corearse ¡¡paredón!!
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Vilezas que no deben ser pasadas por alto, Juan González Febles

Existen serias aprensiones sobre la prognosis que pudiera derivarse del golpe en la cabeza que un sicario de la policía Seguridad del Estado (DSE) le infirió a Berta Soler, líder y representante del Movimiento Damas de Blanco el pasado domingo 17 de abril.

Tan lamentables episodio tuvo lugar, quizás para celebrar en el espíritu y aliento del gobernante y único Partido Comunista, su congreso en celebración. Así, de forma paralela, corría la vileza que promovió y promueve este partido. Mientras sus más representativos figurones, afirmaron el inmovilismo y la opresión en su permanencia y continuidad contra el pueblo de Cuba.

Se estableció contacto con la líder del Movimiento Damas de Blanco, Berta Soler Fernández y en una breve conversación sostenida con ella, en la sede habanera de este movimiento, se obtuvieron detalles que deben ser compartidos con la opinión pública nacional e internacional.

Juan González Febles: La opinión pública dentro y fuera de Cuba está sensiblemente preocupada por el golpe en la cabeza que recibiste inferido por un sicario de la policía Seguridad del Estado, el pasado domingo 17 de abril. Muy breve por favor, ¿cómo fue?
Berta Soler Fernández: Realmente, me resulta difícil organizarte la respuesta. Fue cuando salimos nueve activistas, entre ellos dos hombres. Éramos siete Damas de Blanco, que salimos con dos activistas hombres para ejercer nuestras libertades de movimiento, de expresión, de manifestación no violenta. A lo largo ya de tres domingos, nos impiden el ejercicio de estos derechos, son tres domingos consecutivos que nos impiden asistir a la misa y al Parque Gandhi.
La Seguridad del Estado (DSE) estaba apostada desde las 5PM del sábado 16 de abril en las inmediaciones y accesos de nuestra sede. El domingo cuando nos aprestamos a salir en horas de la mañana, primeramente aparecieron las turbas, solo que antes se lanzaron los agentes de la Seguridad del Estado para caer sobre los activistas hombres, para neutralizarlos e impedir con mejores condiciones la salida de las mujeres. Lo hicieron con una brutalidad tremenda. Cuando estoy cerca del agente DSE que se hace llamar ‘Luisito’, de quien se dice es uno de los “jefes” de la Sección 21, pero que se llama en realidad Ariel Arnao Grillé, dos de sus hombres que permanecían a su lado se enciman sobre mí. Uno hala con violencia mi mano, la suelta y desequilibrada caigo de espaldas. Me golpeo con fuerza contra el pavimento en la parte posterior de la cabeza, me quedé aturdida. Me dijeron las hermanas que los labios me temblaban.

JGF: Pero, ¿ninguno entre ellos se adelantó a prestar alguna asistencia?
BSF: Me dejaron así, tendida en el piso algunos minutos. Luego me levantaron y me llevaron así a rastras hasta el extremo de la cuadra y me regresan porque no sabían en que carro me iban a transportar. Me montan al fin en un carro Geely de fabricación china, color mostaza, casi frente a la sede otra vez. Así me transportan hasta la unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de Alamar. En este automóvil y mientras me transportaban, el dolor de cabeza fue tan fuerte que no logré detener las lágrimas.

JGF: ¿Cómo la pasaste, cómo te fue en la unidad PNR de Alamar y hasta cuándo estuviste allí?
BSF: Al llegar, quise recostarme en el piso. El dolor era tan fuerte que no podía hacerlo y así estuve hasta las 10PM en que fui puesta en libertad. Me dirigí hasta el policlínico de la zona 15 de Alamar, que es donde vivo. El médico me revisó auxiliado con una linterna. Preguntó si padecía de glaucoma y me recetó un coctel inyectable para paliar el dolor y que lograra descansar.

JGF: ¿Lo dejaste así y nada más?
BSF: No al otro día (18 de abril) fui al Hospital Calixto García y allí, me tomaron placas, hicieron radiografías, me dijeron que no hay fractura. Además prescribieron reposo y medicamentos. Aunque no creo que la placa radiográfica aporte el diagnóstico final. Un TAC (tomografía axial computarizada) podría decir algo más, porque el golpe fue muy fuerte. Esto que pasó conmigo, puede pasar con cualquiera de nosotros que actuamos en forma no violenta en defensa y afirmación de nuestro derecho, pero también con nuestros represores debido al ambiente y la atmósfera de violencia que crean. Cualquiera puede perder la vida, esto debe ser tomado en cuenta por quienes han creado esta situación.
JGF: ¡Muchas gracias!

A modo de colofón, debe dejarse establecido el patrón escatológico de esta brutalidad cada vez más sucia.

En Cuba las auto-tituladas fuerzas del orden, pinchan y muerden. El único lugar del orbe que policías uniformados muerden a manifestantes es este. El único espacio en que desde una supuesta legalidad, la fuerza pública pincha y muerde a disidentes y objetores de conciencia es Cuba.

Algunos observadores y profesionales médicos consultados para la realización de este trabajo y que por razones más que obvias prefirieron permanecer anónimos, han expuesto que morder y pinchar puede ser parte de un plan a partir del cual se cree un patrón de mordidas y pinchazos sin consecuencias. Entonces, en casos puntuales, una vez que no ha sucedido algo antes que pudiera ser detectado en pinchados o mordidos asistidos y revisados en centros asistenciales fuera de Cuba, usar esta herramienta en algún caso y entonces, inocular o contagiar al objetivo elegido con un virus de ‘etiología desconocida’ como sucedió con la Dama de Cuba, la inolvidable y siempre presente Laura Inés Pollán Toledo.

Al cierre de esta información, en la mañana del miércoles 20 de abril la sede habanera del Movimiento Damas de Blanco amaneció cercada por fuerzas combinadas DSE-PNR. El sicariato represor se aprestó para frustrar la realización del Te Literario programado para esta fecha. Los sicarios allí presentes permanecían amenazadores y expectantes.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net; Pd#425

De comparsa con los chivatos, Juan González Febles

Organizada por los sicarios sin patria que golpean mujeres, agreden y reprimen a sus iguales, para preservar los privilegios mal habidos de una élite corrupta, en la mañana del domingo 17 de abril salió a las calles una comparsa que integró lo peor, frente a la sede habanera del Movimiento Damas de Blanco.

Se dijo que “celebraban” el VII Congreso del Partido único de la familia gobernante.

Esta comparsa sin cerveza, ron, ni otro aditivo vinculado a estas celebraciones cuando son espontáneas y verdaderas, recorrió dos o tres cuadras en la periferia de la sede para luego disolverse, así como así.

Entre sus animadores estuvieron algunos conocidos sicarios de la policía Seguridad del Estado poseedores de un expediente nutrido como golpeadores de mujeres, abusadores y violadores de todo derecho reconocido.

Estos servidores del inmovilismo y de los privilegios de la élite gobernante, reclutaron chivatos entre elementos marginales con la previsión de que hubiera suficientes jóvenes y entre ellos, mujeres negras, gays y todo lo necesario para que no se resienta la falta de las imprescindibles minorías, que llenen los requerimientos de la corrección política tan necesaria en estos tiempos.

Por supuesto que en la “espontanea” manifestación, estuvieron presentes los militantes del partido único pertenecientes al núcleo zonal  y los llamados “factores de la comunidad”.

Quizás se trata de nuevas variantes de alguna nueva “Batalla de Ideas”. ¡Quién sabe!
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net; PD#425

Vendedores de humo, Juan González Febles

He leído en el blog Desde La Habana, del colega Iván García,  un interesante trabajo de su autoría titulado “Las Damas de Blanco debieran cambiar su perfil político”, donde Iván expone, con la profesionalidad que le es propia, puntos de vista con los que discrepo.

El primero entre ellos es que debieran “conformar un partido político y enfocar sus reclamos desde otras perspectivas”.

La perspectiva en que se enfocan las Damas de Blanco es la transición democrática sin concesiones. Eso es dar el santo y seña de la palabra democracia.

No se trata de focalizar efectos sino de erradicar causas. La opresión en Cuba es enajenante y representativa del control absoluto sobre el individuo que ejerce la dictadura militar totalitaria de corte fascista que sufrimos. No se trata de la opresión de homosexuales, negros o mujeres, se trata de un problema sufrido por cubanos sin distinción, quiero decir, todos los cubanos.

Expone el colega es: “Por la Ley Electoral vigente, cualquier ciudadano puede supervisar el conteo de votos. El día que el número de ciudadanos que voten en blanco alcance altos porcentajes, ya tendríamos la materia prima para consolidar un poder real que propicie un cambio”.

Si esto lo hubiese escrito alguien desde Miami, Madrid, Washington o Estocolmo, sería comprensible. El caso es que resulta difícil comprender esto si proviene de quien convive con brigadas de respuesta rápida, con el control policial que se traduce en la pérdida del empleo por falta de confiabilidad política y otras lindezas de este paisaje.

La supervisión ciudadana del control de los votos, es en el mejor de los casos, una quimera.

Quien vota en blanco, queda inexorablemente marcado y su espacio en blanco es llenado por quienes ejercen ese control ciudadano.

El control –ciudadano o no- es ejercido desde las muy bien controladas comisiones electorales establecidas por el Partido único.

Iván  afirma categóricamente que “en estos momentos, la disidencia vende humo”.

Se hace algo más que vender humo, al punto de que como reconoce el colega, “no ha existido en la historia de la disidencia pacífica en Cuba otro movimiento con tanto alcance internacional como las Damas de Blanco”. A lo que habría que agregar que son en la actualidad, el movimiento opositor más conocido –y admirado- por los ciudadanos comunes en las calles cubanas.

Voy a compartir una impresión personal. El pasado domingo 15 de marzo, luego de su caminata, las Damas de Blanco decidieron ir a la heladería Coppelia a disfrutar un helado. Me coloqué a distancia, como si no las conociera, en la cola y entre la gente. Mientras hacían la cola, escuché a las vendedoras por cuenta propia  comentar: “¡Son las ‘Damas de Blanco! Horita se les tiran estos hijoeputas”. Vi a los hombres cerrar los puños dentro de los bolsillos, bajar la cabeza y exclamar: “¡Estas mujeres tienen más cojones que todos nosotros juntos!”. Y esto es servicio ciudadano de la mejor calidad, y en mi modesta opinión, una respuesta ciudadana muy relevante.

Pero lo mejor es esta afirmación: “No creo que la estrategia correcta sea centrarse en las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos. El lobby político debe recaer en disidentes mejor preparados”.

La piñata viene para los herederos sin gloria y para que las cosas salgan bien, es menester que los ‘compañeros del Norte’, le concedan el necesario bautizo de $USD.

Los disidentes mejor preparados nunca consiguieron la respuesta ciudadana que las Damas de Blanco obtienen cada domingo. Si esto sucede en ausencia de ‘mejor preparación’, entonces admirémoslas. Ya demostraron que aunque son falibles, son muy respetables.

Espero que este colega a quien tanto respeto, no pase a ser otro “moderador de piñata” o perdón, de la transición. Que mantenga la tradición sostenida por la prensa nacional independiente y no –USAID mediante- devenga moderador de una supuesta transición de Castro a Díaz Canel o como ya se comenta la “Castro-Canel transition”.
infiernodepalo@gmail.com

A diez años de aquella Primavera Negra transmutada en luz, Juan González Febles

El  18 de marzo de 2003 comenzó de forma simultánea a lo largo de todo el país, lo que ha quedado para la historia cubana contemporánea como la Primavera Negra. Fue el zarpazo represivo más significativo del régimen militar totalitario impuesto desde 1959. Se trató de la represión desembozada y brutal a la actuación política  y el pensamiento ciudadanos, protagonizados por activistas pacíficos.Estos fueron posteriormente demonizados por la propaganda y los medios oficiales, en estrecho contubernio con los asalariados del régimen militar enquistados en la izquierda internacional que respalda dictaduras anti-democráticas de izquierda.

En aquella etapa, el régimen militar fusiló luego de un brevísimo juicio sumario a tres jóvenes negros acusados del secuestro de la lanchita de Regla. Los fusilados no lastimaron a nadie, pero la decisión y la voluntad de “escarmiento ejemplarizante” del líder histórico, reeditó los peores momentos del despotismo ilustrado de los gobernadores coloniales españoles.Los tres jóvenes negros fueron supliciados luego que cada miembro en aquel entonces del Consejo de Estado, refrendó la matanza.

Desde aquellas penumbras, surgieron las Damas de Blanco y como resultado accesorio, la prensa nacional independiente tuvo exponentes que mantuvieron el servicio ciudadano de informar que prestaban antes de la oleada represiva, durante esta y aún después. Mantuvieron la actividad del periodismo libre en aquellos aciagos días, Fara Armenteros, Tania Díaz Castro, Luis Cino, Ernesto Roque que murió años después de desolación y tristeza, cuando el régimen militar le impidió viajar y reunirse con su familia en el exilio y su esposa, aquella inolvidable Ana Veitía.Ellos, entre otros que completarían la relación, mantuvieron al mundo informado de los avatares de aquellos aciagos días 18, 19, 20 y 21 de marzo y los que se sucedieron. Quizás en algún archivo de la emisora Radio Martí queden registros de aquellos días o en la fraterna Cubanet.

Recuerdo a la también inolvidable Rosa Berre, que contra la opinión de muchos por acá, decidió proteger a sus periodistas y tiempo después, asignó números en lugar de identidades. Lo hizo como expresó en aquellos días, “para no ayudar a esta gente” y proteger a sus valientes. Fue la primera vez que la policía de Seguridad del Estado confrontó la decisión de hombres y mujeres pacíficos y que los tribunales del régimen se vieron desafiados por ciudadanos pacíficos respaldados solamente por sus convicciones y sus derechos.

Cuentan que cuando agresivos y empistolados, los esbirros de  la policía Seguridad del Estado se presentaron para arrestar a Ricardo González en su casa, Luís Cino que allí se encontraba en esos momentos,  les salió al paso y les aclaró que él era tan responsable como Ricardo de lo que allí se hacía, que fue aquella revista D’Cuba. Quede escrito que és y cuánto admiramos al amigo y al periodista, que combina con acierto la cubanía, el valor y el talento profesional.

Lo más hermoso fue que se trató de hombres y mujeres afirmados en sus principios que no se aprestaron a huir cuando la represión arreció. Esto no los hace ni los hizo mejores.A fin de cuentas, todos tenemos derecho al miedo, porque todos somos humanos.

Sin duda razonable alguna, la joya primada de los anhelos de libertad y democracia lograda y gestada en aquellos días fueron las Damas de Blanco. Ellas, desde entonces, no han faltado en nuestras calles con sus demandas de libertad y sus gladiolos invencibles. Cada domingo puede vérselas en las calles, aunque esa Telesur que perdió con el Norte toda orientación, aún no se haya decidido a verlas.

Allí se empinó para la gloria Laura Pollán Toledo, la Dama de Cuba. En aquellos días surgió como líder y figura emblemática de Damas de Blanco y bajo su guía inolvidable, creció como líder la actual guía de nuestras valientes mujeres de blanco, Berta Soler.

Berta soler sorprendió a muchos –no a todos- con su desempeño al frente de las Damas de Blanco en los escenarios internacionales. Adecuada y precisa, ha sabido enfrentar a las turbas y también como alternar con los diferentes especímenes del bestiario político internacional, con los que ha sabido lidiar con éxito.

Honor para todas y para todos los que se empinaron en aquellos días y para los que aún en nuestros días continúan afanados en dar a Cuba y al mundo el santo y seña de las palabras democracia y libertad. A los que murieron para la libertad a lo largo de estos últimos diez años como Orlando  Zapata Tamayo, Laura Pollán, Oswaldo Payá, Juan Wilfredo Soto, entre otros, y para los que aún viven para ella.
j.gonzalez.febles@gmail.com