Bulgakov y las simpatías por el Diablo, Juan González Febles

Simpathy for the Devil, el título de la exitosa canción de los emblemáticos Rolling Stones, surgió a partir de que Mick Jagger entrara en contacto con El Maestro y Margarita, novela del autor ruso –soviético en aquel malhadado momento- Mijaíl Bulgakov.

Como muchos conocen, la novela aborda la visita del amo de las tinieblas, Voland (el Diablo) al Moscú en tinieblas de la época en que rigió los destinos rusos Iosif Satalin, perdón, Stalin.

Voland y su séquito de los predios infernales, que integraron Fagot, Popota, -un gato de aquellos lares- Asaselo, Guena -una adorable diablesa- y Abadona, otra del mismo corte, la pasaron de maravilla.

Las similitudes entre aquel Moscú y La Habana de 2016 son tan obvias, que los funcionarios de Massolit, perdón la UNEAC o el Departamento Ideológico, recogieron la limitada entrega que publicó en aquel momento el Editorial Arte y Literatura.

El Voland de aquella entrega no quería delatores en sus predios infernales. Castigó la doble moral con depuradas y diabólicas burlas e hizo cosas en aquel Moscú que en su momento hicieron felices a muchos lectores por acá.

¿Se lo imaginan convirtiendo en cerdos a los que golpean y maltratan mujeres por acá cada domingo? ¿Se lo imaginan colocando cabezas de delatores bajo cualquier rueda o distribuyendo artículos de la exclusiva tienda Palco entre hambreados?

Piensen en Voland al impartir la orden de que quien todos sabemos no podrá entrar a sus predios. ¿Se imaginan los titulares en la prensa del infierno?

¿Qué harían el gato Popota y Fagot en Lawton el próximo domingo? ¿Cuántos elementos del Ministerio del Interior quedarían por ellos convertidos en cerdos?

¿Dónde colocarían al canciller Rodríguez Padilla y a la euro-representante Mogherini?

¿Se imaginan al simpático séquito de Voland, con credenciales y todo lo demás, de visita por acá? ¿Qué se harían Camilo, Luisito y el resto de la fauna represiva frente a Voland, Asaselo, Popota y el resto de ese destacado séquito?

Que me perdonen aquellos que desde el incienso de las sacristías, se sienten habilitados para perdonar a los malos de carne y hueso y condenar a Voland y sus servidores, mis simpatías para Voland y su séquito. ¡Bienvenidos a La Habana!
infiernodepalo@gmail.com; Juan Gonzalez
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Advertisements

Cosas que pasan y gentes que pasaron, Juan González Febles

Lo conocí hace años. Era una época en que él vivía satisfecho en la burbuja heroica que se fabricó y solía confundir el miedo que infundía con admiración por su condición. Era el seguroso de la cuadra y todos los vecinos le miraban con esa mezcla de miedo, desconocimiento, misterio y fabulación que aun suele aureolar a esta especie. El tipo criaba pecesitos y escuchaba tangos de Gardel. Yo vivía en la otra burbuja. Esa que me inventé con el rock and roll y el convencimiento de que era diferente y mejor que el resto.

Era una noche en que había conseguido una botella de cognac español y un CD de Captain and Tennille. Pero también era noche de discusión de leyes en la Asamblea de Rendición de Cuentas de la cuadra con el delegado. Discutían el Código de la Familia y ciertamente, a mí no me interesaba discutir cosa alguna. Me bastaba con mi cognac y con la música de Captain & Tennille. Pero mi esposa del momento disponía de un empleo de lujo y el mantenimiento de este, requería concesiones. Una de ellas era por supuesto, no estar casada con un tipo apático al proceso. No podía eludir la asamblea y allá fui.

Las asambleas de rendición de cuentas fueron y aun son el espacio perfecto para la doble moral. Es decir fueron y son una lección práctica de cinismo ciudadano. A pocos les importa lo que se dice o discute en ellas, pero se asiste para evitar males mayores. Ahí estaba yo y aunque podía bostezar con discreción, ciertamente no podía quedarme dormido. Tenía que soportar la incontinencia oratoria de algunos entre mis vecinos y hasta aparentar que la cosa me interesaba.

Como se trataba de la familia en el paraíso socialista en que se alcanza la verdadera igualdad entre sexos, comentaban la superioridad del matrimonio y la relación conyugal en el socialismo en que como desapareció la explotación del hombre por el hombre, las relaciones estaban fundamentadas “en el amor” sin estar contaminadas por diferencias clasistas propias de sistemas en que la explotación del hombre por el hombre, “lo contaminaba todo” y este “todo” incluía la relación armónica de pareja, que solo alcanzaría su máxima expresión en el socialismo.

Como ya mi noche se había estropeado, decidí divertirme un poco a costas de los emocionados revolucionarios que me rodeaban y como además conocía la talla cerebral de la mayoría, no vi riesgo alguno en ello. Levanté la mano y propuse que el nuevo código aceptara la poligamia y puse como ejemplo la obra de Federico Engels “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado”. Argumenté que Engels había desnudado la institución matrimonial de la burguesía, en que la hipocresía jugaba el rol fundamental y que en el socialismo no tenía que ocurrir que ningún compañero viviera la relación equívoca de mantener una querida. Un compañero estaría casado con dos o quizás tres compañeras y sería maravilloso. No habría engaño. Las esposas se repartirían de forma equitativa las tareas domésticas entre sí y además, con el compañero común elegido voluntariamente. Los turnos conyugales de cohabitación serían distribuidos en armonía y ¡llegó la felicidad!

Mi proposición llegó a la Asamblea Provincial. No recuerdo haberme divertido más con personas de este tipo que esa noche. El caso es que a quien único no convencí fue al seguroso. Días más tarde me abordó y me dijo muy serio que, me divertía a costa de los compañeros. Protesté mi inocencia y me dijo que no creía en mí y que tendría muchos problemas en el futuro si no tomaba en serio a “la revolución” y a su “ideología triunfante”.  Desde ese momento, me tuvo atravesado y debo reconocer que no le faltó razón. Sólo que no tuvo oportunidad de comprobarlo porque terminó ante la boca de su pistola en 1989.

Se suicidó porque no concebía mirar la vida sino desde el balcón reservado a los héroes que se inventaron entonces y que quizás no sean tan diferentes a los que se inventan hoy día. Vivía anestesiado en su mentira y no resistió despertar, o al menos hacerlo como lo hizo aquel año 1989, en que aún no había pingueros ni jineteras y el futuro pertenecía por entero al socialismo. Espero que pueda criar peces en el nicho del infierno desde donde de seguro contempla su utopía y hasta se adorna con cintas amarillas. Quizás hasta ya haya conseguido disfrutar el rock decadente que felizmente ya no debilita su ideología. ¡Que la tierra le sea leve!
infiernodepalo@gmail.com

El Sr Rock and Roll, Juan González Febles

Blackmore es casi una leyenda habanera. Una historia personal de persistencia y zozobras. Tiene la misma melena que veintitantos años atrás. Algunas hebras de plata cuentan del paso de los años. Unos fueron muy duros. Otros menos. Todos difíciles.

Blackmore nació predestinado a ser diferente. Su padre fue un ruso, un ex soviético que jamás quiso reconocerlo. Nació un 16 de enero de 1968, en el año del mono. Su nombre oficial, por el que casi nadie –por no decir nadie- le conoce es Juan Carlos Jiménez. Vive en Lawton, en la calle 11 entre calles, Acosta  y Dolores.

Su apodo nació de la admiración fanática que profesa a Richie Blackmore, el guitarrista de la banda de rock, Deep Purple.

Su casa es como un templo del rock `n roll. Afiches, póster, banderas y gallardetes vinculados a figuras vivas y muertas, que de una forma u otra se destacaron en este estilo de vida, que Norteamérica entregó al mundo.

Discos de acetato, cassetes y CD, organizados como una impresionante colección de los últimos 50 años de esta modalidad cultural o contracultural.

Sus favoritos son, el Rey, Elvis Aaron Presley y Deep Purple. Pero además quema incienso a los imprescindibles Beatles, a los Rolling Stones, Crosby Stils and Nash, Emerson Lake n´Palmer, Who, Guess Who, Mamas n`Papas y Sugar Loaf, entre muchos que jamás había oído, a pesar considerarme un conocedor bastante aceptable del tema.

Cada una de las piezas que atesora tiene una historia. Los afiches de Madonna y Janis Joplin, regalo de una luminaria del rock de paso en incógnito por La Habana. La bandera confederada con la efigie de Elvis Presley, la inglesa con la lengua de Mick Jagger, la composición de Marylyn Monroe y la bandera norteamericana. Con esta misma bandera, Jimmy Hendrix y elementos alegóricos a Woodstock.

Luego de muchos azares, riesgos y aprensiones, Blackmore encontró su oficio. Actualmente trabaja como utilero del grupo de Rock, Dimensión Vertical. Cuando mira atrás su vida, siente la satisfacción de no haber dejado mucho de si por el camino.

Toca por oído y afición guitarra y piano. Nunca se sintió capaz de hacerlo desde un escenario. Eso no es para él. Le pregunto por los grupos de rock nacional y declara que sus preferencias se inclinan por Zeus, Venus y Taxon.

Tiene conocimiento de los grupos que se destacaron en los finales de los 60 y en los 70 del pasado siglo. Conoce por cintas el trabajo de Los Pacíficos, Los Jets, Los Dada y los Gnomos. Aunque sin el nivel de especialización alcanzado con los grupos británicos y norteamericanos, se interesa por el rock nacional.

La vida fue dura y difícil para Blackmore. Ha trabajado en múltiples oficios que siempre le resultaron ajenos. Ha sido ayudante de construcción, sereno y operario de la planta de pre fabricado de Lawton.

Su vida estudiantil quedó truncada de forma abrupta. Estudiaba Producción de metales ferrosos, en el Instituto Tecnológico Amistad Cubano-Soviética. Esto fue a comienzos de los 80. Logró llegar hasta el segundo año de sus estudios. Era un adolescente que quería llevar el pelo largo.

Para lograr su propósito alegó sufrir un padecimiento en la cabeza. La llevaba cubierta con una media que ocultaba una nada despreciable melena. En una oportunidad, jugando balompié, la media cayó. Con la media se liberó una melena rubia desconocida hasta ese instante. Fue expulsado.

De inmediato fue llamado a servir en el ejército. En el Servicio Militar Obligatorio, tampoco duró mucho. Luego de una extraña dolencia sicosomática y de pasar un mes aproximadamente sin comer, producto del padecimiento, fue dado de baja.

En la actualidad, Blackmore vive la realidad que se ha creado. Está atrincherado. A los que le critican por no madurar, no les reprocha las vicisitudes de su juventud. Si no le permitieron ser joven, él se vengó no envejeciendo.
Publicado originalmente en Cubanet.org en año 2005

“Sagrado y profano”, Juan González Febles

En La Habana colonial de Leal, a pocos metros de la real, en la hermosa y remozada Plaza Vieja, puede apreciarse una muestra de 48 fotografías de Robert Mapplethorpe. Concebida y producida por Phillip Larrat-Smith y coordinada por Pamela Ruiz como curadora adjunta, la exposición deviene otro gancho de atracción turística, que pasan por alto muchos habaneros.

La muestra con título “Sagrado y profano”, ha sido posible por la colaboración de algunas instituciones como son La Fundación Ford de México D.F., la Andy Warhol Foundation for the visual arts de New York y la Easten Foundation, también de New York, entre otras.

La expo se mantendrá desde el 14 de diciembre hasta el 14 de febrero, día del amor en que concluirá. Todo un símbolo para el artista, para su muestra y para una ciudad semi destruida por una combinación irresistible de odio, desidia e intolerancia.

Robert Mapplethorpe (1946-1989) es sin lugar a dudas un icono de la contracultura que arranca desde los 60. Su trabajo se integra a las corrientes contestatarias que tuvieron lugar en ese controvertido periodo. Una buena parte del arte producido en aquel momento obedece a algún tipo de compromiso  social de crítica o de denuncia. Surge de minorías étnicas o grupos sociales rebeldes, marginados o ambos.

Entre los grupos que surgieron con sus demandas a partir de los 60, ocuparon lugar relevante los homosexuales, ya sea gays o lesbianas. Estos se unieron a las masas juveniles que ansiaban ser oídas y el fenómeno fue mundial. Los Estados Unidos, le imprimieron un sello muy especial al periodo, a pesar de su carácter totalizador. La impronta de los Beatles, marcó el ritmo y la pauta de aquella época inolvidable y además irrepetible.

Esa fue precisamente la época de oro para el régimen y la aureola internacional de Fidel Castro. Fue glorificado y ensalzado en el extranjero por los mismos, a los que su régimen reprimiría sin miramientos a escala doméstica.

Tanto el arte de Mapplethorpe, como el de Warhol y otros iconos de la época, fueron velados bajo siete sellos por el gobierno de Fidel Castro. Pocos conocieron en su momento el trabajo que estos desarrollaban. Las vacas sagradas de la cultura, miraban a Europa con la atención congelada en el neorrealismo italiano y la nueva ola francesa, de la posguerra. No consiguieron evolucionar porque les paralizaba su antinorteamericanismo.

El régimen consiguió aislar a la Isla del mundo y su tónica por largos años. Este aislamiento, marca a la muestra de Mapplethorpe en la Plaza Vieja de La Habana.

Las 48 fotografías expuestas, son arte. Rebosan homo erotismo, desafío, pero más allá una sensibilidad fuera de serie. Son imágenes para no olvidar. Las fotos de los famosos como las del actual gobernador de California Arnold Schwarzenegger, en su etapa juvenil y fisiculturista o la de una deliciosa y sensual Susan Sarandon, juvenil y sin la procacidad izquierdista del presente, son un remanso, al igual que sus bien logradas naturalezas.

Junto a ellas, los autorretratos y los retratos de los que llenaron el mundo afectivo del artista. Ante la mirada habanera, Patti Smith, Holly Solomon, Lisa Lyon y los amigos leales o amantes ocasionales del artista.

Mapplethorpe tuvo su visión muy personal de los negros. En su obra estos aparecen estereotipados como homo atletas sexuales o como fetiches homosexuales. Las tendencias sado masoquistas del artista están presentes en la muestra habanera. En ella y a pesar de su escasa concurrencia, predominó el elemento gay, al punto de hacerme sentir marginado y fuera de lugar.

Fuera de los turistas, agradablemente sorprendidos por el evento, los extranjeros con residencia e información sobre el tema, la farándula habanera y el mundillo gay, Robert Mapplethorpe es un perfecto desconocido en La Habana.

La muestra que se exhibe de su quehacer, mueve a algunas reflexiones. Una de ellas podría ser el carácter eternamente oportunista de la dictadura de Fidel Castro. Otra, su capacidad camaleónica para pasar por alto abusos y barrabasadas, como si estos nunca hubieran ocurrido. La otra, sobre secuelas que las torpezas y las crueldades del régimen han dejado en el alma de la nación, ya sea por comisión o por omisión.

La Fototeca de Cuba en la Plaza Vieja, más que la exhibición de una muestra de Robert Mapplethorpe, realiza otra tardía apertura al mundo del que nunca debimos ser apartados. El gesto se une a la estatua de Lennon y a los conciertos de rock escenificados en el horrible Protestodromo de Malecón: Un buen intento, pero demasiado tarde.
fotos Ana Torricella
Publicado originalmente en Cubanet.org. año 2005