Una elección que afectará a muchos para bien o para peor, Juan González Febles

A Cuba siempre le irá peor con una Administración Demócrata, estadounidense, porque ahí es donde ha venido siempre lo que ha dado aliento a la dictadura castrista. Así pasó con Jimmy Carter, y con Bill Clinton. El primero permitió un éxodo masivo en 1980 y el segundo a despecho de sus intenciones, permitió el derribo de una aeronave civil norteamericana en aguas internacionales. De John F. Kennedy mejor ni hablar. Lanzó a los invasores de Girón al peor espacio, les negó apoyo aéreo y luego puso como garante de la permanencia del castrismo, al gobierno estadounidense a partir de lo que negoció con la antigua URSS.

La Administración de George W. Bush mejoró las cosas. Con una Administración Republicana, el castrismo se pone cauteloso. Trump puede ser un susto como dicen muchos por acá y por allá, pero sustos y todo, además representa una sorpresa. Esta sorpresa podría favorecer o no al pueblo de Cuba. Donde sí existe una certeza es con la Sra. Clinton. Al castrismo le convendría Clinton, Trump es un hombre de negocios y aquí en Cuba lo menos seguro que hay son garantías para ningún hombre de negocios. Negociar con el castrismo es asumir pérdidas por adelantado porque el régimen militar cubano jamás paga sus deudas.

La Sra. Clinton afirma que dará continuidad a las concesiones y regalías concedidas por Obama. Eso la hace perjudicial para las aspiraciones del pueblo y los demócratas cubanos.

Como ya es costumbre, las autoridades cubanas han alentado campañas en el viejo estilo antiestadounidense. Se denuncia el embargo, se condena al “imperialismo yanqui” y se abortan todas las iniciativas llegadas desde el Norte.

Últimamente, la televisión oficial ha mostrado de forma reiterada numerosas manifestaciones y protestas preparadas por el régimen en las que participan representantes de la “juventud cubana”. Estos atacan las iniciativas llegadas desde USA a partir de su carácter “subversivo”. Estas campañas son una forma de preparar a la opinión pública cubana para un colapso de las negociaciones, en caso de una victoria de Trump y este es uno de los peores escenarios para la élite de poder castrista.

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, se comprometió a apoyar a los pueblos cubano y venezolano en su “lucha contra la opresión”. Así lo hizo en el marco de sus mítines de campaña en el estado de Florida, que ciertamente es uno de los más importantes de estas elecciones.

Lo más interesante es que el pueblo cubano y el pueblo venezolano no se cuentan entre los electores del Sr. Trump, aunque potencialmente estén entre los más beneficiados con su elección. Parecería repetirse a la inversa otra situación, en que no electores resultaron terminalmente perjudicados por el resultado de las elecciones que elevaron a la presidencia de la nación líder del mundo libre a Harry S. Truman, quien perpetuaría la pesadilla norcoreana que sufrirían millones de no electores estadounidenses o las que convirtieron en presidente de esa gran nación a John F. Kennedy, quien a su vez garantizó décadas de dolor a millones de no electores, cubanos para la ocasión.

La trampa o el sentido no tan oculto de ser presidente de la nación líder del mundo libre, es que millones de seres humanos a lo largo y ancho del mundo, sentirán para su bien o para su mal, la influencia que sobre ellos ejercerá lo que decida desde Washington el próximo presidente de los Estados Unidos. La sombra proyectada desde Washington y la Oficina Oval allí radicada, aliviará o congelará la vida de muchos. En esto consiste el liderazgo mundial y esta es la gran responsabilidad de quienes asumen ese legado y reciben de manos de su pueblo tan alta investidura.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#454

Actividades económicas… ¿ilícitas? Juan González Febles

Quienes impusieron la pena de muerte, derogaron la Constitución de 1940, impusieron las ejecuciones extrajudiciales, los juicios sumarios, los creadores de la Peligrosidad Social Pre-delictiva y tantos otros aportes a las teorías del derecho o el contra-derecho, aportan otra innovación. Hoy se trata de acusar e imputar a opositores pacíficos al régimen militar castrista, periodistas, etc., de algo que de forma eufemística dan en llamar “actividad económica ilícita”.

Cuba se ha convertido en un espacio de pesadilla. En Cuba, hoy día, se sufre el control absoluto que ejerce el régimen militar totalitario castrista sobre toda la ciudadanía. Este control resulta enajenante y totalizador y priva –entre otros- del derecho al trabajo a quien disiente. Para redondear el control, se priva a todos del confort y de la munificencia material. Para que la familia en jefe y su banda gobernante retengan el poder absoluto, resulta imprescindible la miseria material compartida por todos.

El régimen militar castrista en tiempos de la égida del culpable en jefe de todo lo mal hecho, el ex dictador Fidel Castro, hizo realidad aquella anécdota de Stalin con la gallina, solo que nuestra gallina fue el pueblo y la sociedad cubana en su conjunto.

Se dice que Stalin en un día de verano muy caluroso y bajo inclemente sol, desplumó a una gallina. Sin la protección del plumaje y bajo el sol, la gallina optó por aprovechar la sombra de Stalin y allí se cobijó. Esto bastó para que el padrecito diera libre expresión al sicópata criminal que fue y entonces, explicó que esta es la forma que habría que tratar al pueblo, quien como la gallina de marras, no tendría otra opción que cobijarse bajo su sombra “protectora”.

Por esto, afirman, “…no se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza en personas naturales y jurídicas no estatales, conforme a lo legislado”. Así la gallina, -el pueblo- permanecerá a la sombra del poder.

De vuelta con “las actividades económicas ilícitas”, resulta un verdadero contrasentido que sea el régimen militar totalitario castrista quien se abrogue el derecho de hablar sobre supuestas actividades económicas ilícitas. Se trata de que uno de los principales ingresos de que depende el inviable e inepto régimen castrista son las remesas y cualquier ingreso que entra por donación a sus arcas. Se trata de que como Cuba adentro, el régimen castrista criminaliza la diferencia, pretenden convertir en ilícitas las ayudas de ONGs y cubanos en el exilio a disidentes, opositores y periodistas independientes, (los de veras): así de sencillo.

Ni la embajada del régimen castrista en los Estados Unidos ni alguna otra en Europa democrática o América Latina se ve obligada a contratar personal nativo a través de los oficios de alguna empresa contratadora, que además de escoger y contratar el personal, cobre los ingresos personales de cada empleado a la embajada y pague a estos una suma irrisoria por debajo de lo que paga la embajada a la empresa contratadora.

Se trata del mismo estilo esclavista con que el régimen convierte en lícito el pago a profesionales cubanos de la salud y de otras disciplinas, en prestaciones de servicios a lo largo del mundo. ¿Por qué sucede? Pues a partir de la permisibilidad de cada estado de derecho que acepta y de esta forma consagra estas prácticas.

¿Qué pasaría si los estados de derecho democráticos del mundo dejaran a un lado la permisibilidad y la complicidad tácita con estas prácticas? Pues el régimen castrista se vería obligado a cesar en las mismas. De otra manera, se quedarían como cuerpo diplomático en La Habana, las embajadas de Rusia, China, Corea del Norte, regímenes islámicos promotores de sharias, terrorismo, lapidaciones, etc., y aldeas miserables con pabellón nacional africanas, todas con presidentes millonarios y embajadas suntuarias.

Un estado paria, ahogado en deudas como el castrista, que no es capaz de producir el mínimo para una subsistencia digna, difícilmente resistiría medidas de esta índole.

Quizás se trate de que actitudes dignas que dejen de convalidar prácticas aberrantes o quizás el fin de la permisibilidad sea el complemento que le faltó en su momento al “fallido embargo”. El tiempo lo dirá.

El caso es que si deben terminar las denominadas “actividades económicas ilícitas”, que sean las verdaderamente ilícitas y no las que el régimen castrista etiquete de esta forma.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#454

¿Y cómo quedará ese legado? Juan González Febles

Se habla más de lo debido del legado que presumiblemente el presidente de los Estados Unidos dejará a su país y al mundo en la conclusión de su mandato. La pregunta que se impone es, ¿qué habrá de positivo para su país y para el mundo en el tan traído y llevado legado?

Todo parece indicar que con legado o sin él, se han revuelto todos los avisperos posibles tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

Por lo pronto, las relaciones entre Estados Unidos y Rusia están en su peor momento desde la Guerra Fría.

Los malos de la tierra se sienten fortalecidos y el sentimiento anti democrático reverdece en sus más coloridos tintes anti norteamericanos.

¿Por qué se ve la guerra fría como algo que ya pasó?

Como parte del legado del Sr. Obama quedará como referencia el abandono de los rebeldes demócratas sirios –entre otras cosas- y el hecho de que los rusos, más allá de sus apetitos imperiales y su vocación proto-fascista  y antinorteamericana, son aliados mucho más confiables que lo que han sido y son los norteamericanos. El apoyo al genocida sirio Al Assad así lo ha demostrado.

Sobre esto nos queda la referencia nacional que involucra las decisiones tomadas en su momento por el presidente estadounidense John F. Kennedy. Privaron de apoyo aéreo a los invasores de Playa Girón. Así, les lanzaron al peor de los escenarios para que lucharan en una desventajosa proporción de 10 a 1, privados entre otros apoyos del aéreo, para posteriormente, quedar los Estados Unidos como garante de la permanencia y continuidad de la dictadura castrista en Cuba.

Aunque analistas estadounidenses, prensa, etc., han descrito la embestida de Rusia y del gobierno sirio de Al Assad contra la ciudad de Alepo, como “barbarie” y advierten que incluso se llevaron a cabo crímenes de guerra, nada de esto parece alterar el legado del Sr. Obama y su poco coherente pacifismo.

Como dijo en comparecencia pública el presidente de la Cámara, el republicano Paul Ryan, en referencia al caso cubano: “Los Castro siguen encarcelando a activistas prodemocráticos a una velocidad de cientos al mes, sin embargo, eso no detiene a la administración Obama en sus esfuerzos por apaciguar a este régimen opresor”.

¿Esto también formara parte de su legado?

El Secretario de Estado John Kerry ha llegado al extremo de apoyar las concesiones que persiguen obtener las narcotraficantes de las FARC. Hubo incluso una reunión entre las FARC y el secretario de Estado de los Estados Unidos y una tarde de paseo en un catamarán. Así creó para su país la ilusión de que estos gánsteres FARC son actores políticos legítimos y que nadie debe rechazar todas las concesiones pedidas en nombre de la paz. Más allá de legados, uno podría preguntarse por qué no dar las mismas garantías al Chapo Guzmán, que ciertamente es mucho menos peligroso que cualquiera entre los maleantes de las FARC.

Entonces el verdadero legado trascendente sería que debilitado el castrismo, el punto focal estaría en que no se diera pie a impunidades ni sucesiones. Que para entonces no aparezcan nuevos Santos, Obama o Mogherini, con la salida dorada para la familia en jefe y sus cómplices.

No se trata de que el embargo haya sido una medida fracasada, se trata de que nadie en su momento se ocupara de hacer lo necesario para que funcionara. De que los soviéticos de entonces, fueron aliados más consecuentes con los sátrapas opresores verdeolivo que lo que nunca lograron ser los yanquis con los demócratas cubanos.

Para citar algunos bochornosos ejemplos, digamos que a pesar de los acuerdos de 1962, la base Lourdes se mantuvo, aviones rusos repostaron por acá y hasta se mantuvo una brigada militar rusa en Cuba con posterioridad a la crisis de los misiles de 1962. Esto quizás no forme parte del nuevo legado, pero ciertamente refuerza aprensiones en relación con lo que aportará un futuro de contornos muy turbios.

Lo que hasta hoy, Cuba adentro, trajo el legado por llegar, ha sido el pánico cierto de que sea abolida la Ley de Ajuste Cubano. Ese pánico solo ha beneficiado al régimen militar castrista. Se creó la debacle y ya han muerto bastantes cubanos por el temor de que la generosidad del Sr. Presidente Obama pueda preservar la pesadilla que sufren a partir de su tan discutible legado.

Todo parece indicar que tanto los rebeldes demócratas sirios como el pueblo de Cuba y su oposición pacífica interna serán las víctimas propiciatorias de un legado que se yergue amenazador desde las márgenes del Potomac.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: PD#452; http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

porrista-pide-paredon

Otra vez paredón, Juan González Febles

Existen recurrencias que con su reaparición dan la medida de algo. El pasado domingo 9 de octubre una porrista antisocial al servicio de los paramilitares que sirven a los represores asalariados de la policía Seguridad del Estado (DSE) pidió paredón para las valientes mujeres de blanco frente a la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco en la barriada de Lawton en la capital cubana.

Aunque no se trata de algo atípico, sino de otra recurrencia en el actuar del régimen militar totalitario y dinástico castrista, políticamente de claro corte fascista, el hecho en sí, no deja de ser relevante. Se trata de una recurrencia al año 1959 en que el régimen necesitaba destruirlo todo. En abierta violación a la Constitución de 1940 empezaron juicios sumarios sin garantías procesales de ningún tipo y con ellos, se restableció en Cuba el abolido paredón de fusilamiento, un emblema de la presencia colonial española en la Isla eliminado por la república, para que ningún cubano ascendiera a patíbulo alguno a partir de sus actuaciones o sus posturas políticas.

Fueron momentos en que el condotiero argentino, de aciaga recordación, Ernesto Guevara, proclamaba ante el mundo “…hemos fusilado y continuaremos fusilando”, ya que su sociopatía o sicopatía le hacía experimentar placer cuando tomaba alguna vida, fuera esta humana o no. Y que por compartir sus torcidas inclinaciones se fue hasta Bolivia entre otros lugares. Trae a la palestra pública que en aquellos días oscuros de 1959, el jefe de estado de facto y heredero del poder absoluto, Raúl Castro llevó a cabo ejecuciones extrajudiciales en la zona oriental del país que sufrieron miembros del ejército constitucional y los cuerpos policiales que enfrentaron la insurgencia verdeolivo.

Los hechos tienen lugar en el marco de la normalización de relaciones con los Estados Unidos en momentos en que el régimen atraviesa una situación difícil que puede hacerle recorrer otra crisis similar a la de los años 90 a partir del naufragio de la extinta Unión Soviética. Es en estas circunstancias que una porrista sacó del armario tan nefasta consigna y coincidentemente Rusia en declaración del viceministro de Defensa ruso, Nikolái Pankov, anunció la disposición de reabrir bases militares en Cuba y Vietnam.

Quien posibilitó el apoyo logístico para el paredón fue la Unión Soviética con el apoyo brindado a la dictadura cubana desde los primeros momentos. Después de la Crisis de Octubre en 1962, la presencia soviética se enmascaró, pero no cesó. La base de Lourdes, cerca de La Habana, estuvo operada por Moscú desde 1967 hasta aproximadamente 2001. Fue el mayor centro de espionaje radioelectrónico ruso fuera de su territorio y se dice que, hacía transparente para Rusia, a todas las Américas.

La perspectiva puesta de relieve con la reaparición de la petición pública del paredón coincide con circunstancias similares a las vividas en aquellos años aciagos desde 1959, con el acento puesto en los correspondientes a la década del sesenta. Este fue el periodo en que más se fusiló en Cuba, “…gracias a la ayuda generosa y desinteresada de la Unión Soviética”.

Esperemos que la normalización de relaciones entre los Estados Unidos y Cuba no contribuya a la afirmación de nuevos enclaves militares rusos que desde Cuba, amenacen a las Américas. Ojala que esto no materialice una respuesta como la que logró ser evitada en aquella crisis de los misiles de 1962. Esperemos que las actitudes de aquellos, a quienes Andrei Gromiko definió como payasos en los días inciertos de octubre de 1962, no consigan echar a perder algo más, que el muy discutible legado de un laureado con el Premio Nobel de la Paz.
En Cuba, volvió a corearse ¡¡paredón!!
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

¿Euro realismo contable y neo pragmatismo yanqui? Juan González Febles

Imaginen por un momento que un alcalde o gobernador de alguna ciudad relevante decide y propone cerrar las cárceles y disolver los cuerpos de policía. Imaginen a estos funcionarios afirmados en la argumentación cierta, de que a lo largo de siglos, ni las cárceles ni los cuerpos policiales han conseguido extirpar el delito del cuerpo de las sociedades. ¿Qué podría decirse frente a esta argumentación con visos tan fuertes de verosimilitud?

Quizás y salvando algunas distancias, sea esta –cárceles, policías, delincuentes- la impresión que despierta la propuesta formal de la Comisión Europea para que la UE firme un acuerdo bilateral con Cuba y derogue la Posición Común.

Esta postura europea, vinculaba cualquier cooperación con la isla a avances del régimen castrista en materia de derechos humanos. Este fue el antiguo enfoque vencido por esta nueva aproximación realista en las relaciones de Europa con el régimen militar castrista. También, quizás se trate de no perder terreno frente a Estados Unidos y de paso secundarles en todo el nuevo entramado de la normalización de relaciones entre Washington y La Habana.

El régimen castrista es un neo estado paria, que no ha conseguido o querido pagar sus deudas desde 1959. Desde 1959 hasta 1989-1991, sobrevivía parasitariamente con la ayuda de la extinta Unión Soviética. Cuando el apoyo soviético colapsó, sobrevivió un brevísimo periodo, en medio de una crisis generalizada atroz con la muy exigua limosna arrojada por el gobierno español de aquel momento. Así fue, hasta la llegada al poder del chavismo en Venezuela. Este hizo realidad las más caras y parasitarias fantasías de la gobernante élite castrista y solo así, han llegado hasta el presente.

La naturaleza del euro realismo contable europeo o del neo pragmatismo yanqui, es inexplicable. El régimen castrista en la actualidad, no cuenta con absolutamente nada que poner sobre una mesa de negociaciones que no sean sus demandas y las deudas por cobrar de sus tantos acreedores. Todo apunta a que su sostén siempre descansó en el parasitismo. Solo que en la actualidad, tal parasitismo parece estar sustentado por la corrupción, el tráfico de influencias y los sobornos en que de forma directa o indirecta aparece sindicado en discretos y no tan discretos escenarios.

Se dice y quizás en esto haya mucha verdad que la Posición Común demostró tanta ineficacia como el embargo decretado por el Congreso de EE UU. Desde su entrada en vigor, el régimen castrista no se ha movido un milímetro en sus postulados.

Además, aunque oficialmente la cooperación europea estaba condicionada, las empresas del continente, —las españolas en primera instancia— continuaron presentes y mantuvieron algunas actividades en la isla. El balance final es que no se logró forzar al régimen castrista a avanzar en democracia ni en respeto a los derechos humanos. Lo singular en todo esto es, cómo a nadie le interesó o le interesa analizar el porqué de tal resultado.

Por lo pronto, bueno es reconocer aquello en que el castrismo es exitoso. Los obreros cubanos son explotados por el régimen y sus contrapartidas internacionales, sin que la Organización Internacional del Trabajo, (OIT) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se haya pronunciado sobre esto, se trata de un éxito relevante, reconozcámoslo así.

Bueno será no olvidar que en Cuba no existen libertades de expresión, manifestación, asociación, información y muchísimo menos de prensa. El régimen militar totalitario y dinástico del clan Castro, las proscribió en su totalidad. Se golpea y se reprime la libertad de manifestación pacífica en las calles cada domingo desde hace más de setenta semanas. Ninguno de los convidados de piedra en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas o los acaudalados representantes de sus agencias especializadas ha dicho algo al respecto.

Hay derechos que podrían haber sido validados por estar refrendados desde organismos internacionales vinculados a la Organización de Naciones Unidas (ONU). Pero no hay nada nuevo sobre este particular. Recientemente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) que no se pronunció en su momento con la energía demandada, acerca de los secuestros, los reclutamientos forzosos, los asesinatos y la práctica del narcotráfico practicados por los elementos FARC, agració al régimen militar castrista que en su momento entrenó, apoyó y propició todos estos horrores a partir de la “paz lograda en Colombia”.

Este régimen en la actualidad reprime la manifestación pacífica ciudadana en las calles, la libertad de expresión, asociación, prensa y otros derechos consagrados por la ONU, pero resulta agraciado por la propia ONU en circunstancias como esta y en otras más significativos aún.

Antes de criticar al euro realismo contable europeo y al pragmatismo yanqui, resulta edificante analizar el contexto en que ambos se mueven y de paso buscar respuestas para todo esto. ¿Estarán tales respuestas en bien ocultas regalías, dádivas, sobornos, tráficos de influencias y todas estas y otras lindezas que el régimen militar castrista y sus servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia han desplegado y desarrollado a lo largo de todo este tiempo?

Esperemos y mientras, a mantener la lucha a despecho del euro realismo contable y el neo pragmatismo yanqui. Que no se diluyan en la nada en Cuba, el santo y seña de las palabras libertad y democracia.
infiernodepalo@mail.com
j.gonzalez.febles@gmail.com
Tomadode:http: //primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/ PD#449

La piñata que llega o llegó, Juan González Febles

Como afirmación del carácter militar en el ejercicio de la dictadura totalitaria que ejerce, la orientación esencial que el régimen militar totalitario y dinástico castrista ha conseguido -con la permisibilidad del gobierno estadounidense- imprimir a las relaciones entre La Habana y Washington afirma la colaboración directa entre las corporaciones de Estados Unidos y los militares cubanos.

Todo apunta a que las relaciones restablecidas en diciembre de 2014 entre La Habana y Washington van hacia la colaboración entre las corporaciones de Estados Unidos y la casta parásita que componen los militares castristas. Aunque como fuerza militar, serían del todo incapaces de resistirse poco más de 48 horas al ejército de su “enemigo histórico”, los Estados Unidos, si lo son para aterrorizar y llegado el momento, masacrar civiles desarmados y esto último es lo que verdaderamente le importa al régimen.

La tónica actual es hacerles depositarios de todas las prebendas y privilegios, para que en defensa de tales prerrogativas, masacren si hay necesidad de hacerlo y defiendan más allá de todo límite, la vida material plena  que disfrutan sin haber trabajado para ella, tan siquiera un día de sus inútiles existencias.

La colaboración establecida en la actualidad con EEUU afirma básicamente que los beneficios de los militares están priorizados, aunque estos pasen por encima de los derechos humanos básicos del resto de los cubanos.

Lo esencial para alcanzar este logro ha sido el establecimiento de una organización estatal adecuada para imponer los horrores que imponen y la permisibilidad estadounidense frente a esto. El gobierno cubano es una banda criminal empoderada y de esto no escapan los militares de su servicio. Fidel Castro fue, es y actuó siempre como un pandillero. Esto está ampliamente documentado. Guillermo García fue el capo de los burdeles en la zona oriental antes de 1959, Crescencio Pérez fue un exitoso cultivador de marihuana en aquellos tiempos y uno de los socios prominentes de García.

Lo que posibilitó a Stalin y a Hitler hacer lo que hicieron en su momento, fue que dispusieron de una organización estatal adecuada para imponer los horrores que impusieron. Si Hitler y Stalin no hubieran sido los sicópatas criminales que fueron, es probable que no hubieran incurrido en los horrores que incurrieron,

Mussolini fue un fascista redomado y además, un revolucionario profesional. No fue ciertamente un sicópata criminal y no incurrió en estas abominaciones. No obstante entre el fundamento totalitario que posibilitó aquellos horrores en Alemania y Rusia, el fundamento totalitario italiano y el fundamento totalitario castrista, me cuesta encontrar diferencias y no sé si existe alguna, verdaderamente.

Lo que diferencia y marca las pautas para esto, no es ni el horrible holocausto promovido por Hitler, ni los millones asesinados por Stalin, se trata de los fundamentos políticos y las organizaciones estatales con las que se estableció la convivencia que posibilitó la ocurrencia de tales horrores.

Kim Ill Sun, en su momento ni realizó pruebas atómicas ni amenazó o desafió al mundo. Solo masacró a su pueblo en silencio fronteras adentro y esto estuvo bien en aquellos momentos. La sucesión ordenada que se le permitió imponer lo ha hecho todo y lo hace todo en la actualidad. ¡Aquellos polvos!

Para solo citar algún ejemplo, podría alguien aclarar, ¿qué hay con lo que el gobierno de Raúl Castro gana con las visas, por las que cada estadounidense debe pagar $50 dólares? ¿Cuánto ha ganado con esto?

Se dice que en 2015, más de 100 000 personas visitaron Cuba desde los Estados Unidos. Así ganaría entre $5 y $8 millones de dólares. Esto es un aporte relevante para un régimen ineficaz y generador constante de graves problemas financieros a los que no encuentra ni ha encontrado solución en más de cincuenta y siete años.

Las Fuerzas Armadas castristas son dueñas de las principales compañías turísticas del país y se expanden en anticipación a la tan esperada oleada de turistas estadounidenses. Como ciertamente no tienen ninguna intención de compartir sus ganancias con nadie, los cuentapropistas quedarán colgados de la brocha por el gobierno de Obama.

Así será aunque este afirme, -Obama- que el apoyo a los empresarios privados es el objetivo principal de su política. Solo que aquí, tales empresarios no son otros que los mismos militares castristas ansiosos por disfrutar de la piñata preparada que llega o ya llegó.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net

Sistema de Salud subordinado a demanda y represión política, un llamado a la solidaridad, Juan González Febles

Hablar del control enajenante y totalizador que ejerce el régimen militar totalitario, dinástico y ‘no alineado’ castrista, sobre el pueblo y la sociedad cubana va más allá de repeticiones. Se trata de la espada de Damocles que pesa afirmada como losa inamovible sobre cada ciudadano, Cuba y Malecón adentro.

Sobran ejemplos para demostrar las precarias condiciones de atención que el sistema de salud cubano, gratuito, aunque inoperante consigue a duras penas ofrecer al pueblo de la Isla. Entonces, será bueno detenerse en la parte más delgada de esta ominosa soga. Los servicios médicos en Cuba son ineficientes para toda la población. Pero, ¿en qué se convierte esta ineficiencia para personas que han roto con el sistema y pasaron a ser opositores pacíficos del mismo, a cara descubierta?

¿Qué pasa cuando un opositor, un periodista independiente o un miembro contestatario de la sociedad civil cubana, necesitado de atención médica especializada, descubre la presencia de algún elemento de la policía Seguridad del Estado que cabildea cosas de su oficio de tinieblas con el personal médico a cargo de su atención?

Hace pocos años, Laura Pollán ingresó en un hospital dentro de Cuba, para atenderse una condición que en su momento no fue calificada como grave. En medio de opacidades y claroscuros técnicos y administrativos, se “complicó” y murió. No se trata de una situación atípica del todo en Cuba. Es algo que puede ocurrirle a cualquier hijo de vecino y es esta cotidianeidad lo que la convierte en aterradora para cualquiera que a cara descubierta se haya atrevido a romper con el régimen y se haya auto definido como opositor pacífico de la pesadilla que ensombrece a Cuba.

Aunque como señale antes, la lista sería demasiado larga, por algo hay que empezar y para ello tomaré el caso de Rogelio Travieso Pérez un líder político opositor de filiación liberal (Liberales de Cuba) con algunos años de brega en la oposición pacífica interna cubana y del master Julio Antonio Aleaga Pesant, que lidera en la actualidad, la organización pacífica opositora Candidatos por el Cambio y que además (ambos inclusive) han recorrido las rutas inhóspitas del periodismo independiente. Ambos luchadores enfrentan el hándicap de no ser exponentes de la llamada oposición leal ni del periodismo joven e independiente en boga en estos tiempos difíciles.

El primero de estos dos casos, Rogelio Travieso, sufre de duodenitis eritomato-exudativa moderada, una pangastritis eritomatosa, hernia hiatal tipo I y esogagitis distal grado C. Especialistas que han atendido su caso, han hablado de la eventual presencia de tejidos neoplásicos que pudieran ser portadores de una etiología maligna.

El otro caso, de Julio Antonio Aleaga Pesant, refiere una coxartrosis que lo mantiene inmovilizado. De acuerdo con las informaciones recibidas de fuentes familiares y del afectado con quien sostuve el diálogo que me permitió elaborar esta entrega, no será posible operarle y colocarle la prótesis que necesita para alcanzar una recuperación tan siquiera parcial. Hemos sabido que en Cuba no se realizan tales implantaciones de prótesis. Según afirman fuentes acreditadas en el Hospital Ortopédico Frank País de La Habana, no existe material para ello desde el último año.

Está de más decir que en ambos casos, se trata de personas que han optado por colocarse contra el régimen y que si para el cubano anónimo de a pie que calla y sufre o huye, no hay posibilidades de atención médica especializada de calidad, dada la inoperancia del sistema de salud, para opositores pacíficos afirmados en el cambio democrático y que consagran y han consagrado sus vidas con este fin, sus opciones dentro de Cuba, son nulas.

Entonces, la única alternativa posible es recurrir a la  solidaridad internacional para el tratamiento de ambos y alentar la creación de un fondo junto con los mecanismos institucionales adecuados para hacer frente a estas situaciones que exponemos desde esta nota y a otras que en su momento serán expuestas como pinceladas de esta pesadilla que se ha prolongado más allá de los límites de lo razonable. Cincuenta y siete años pasa de demasiado.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net; PD#447