Nuestro lugar no solicitado en el Infierno Cotidiano, Juan González Febles

Una ministro alertó sobre que hasta abril no tendrán presupuestos para la adquisición de elementos de aseo, jabón, detergentes, etc. Como entre el pueblo de a pie, pocos creen en los planteamientos de funcionarios de ese y de niveles superiores, el estado de insatisfacción y disgusto, se disparó.
En el capitalino municipio Diez de Octubre, en la Calzada de 10 de Octubre, en un establecimiento comercial, el Bazar Boston, una kilométrica cola se afirmaba para la adquisición de jabón de lavar y jabón de baño.

La cola era larga, quizás demasiado. Varias decenas de personas esperaban su oportunidad de adquirir jabones de lavar y de baño y comentaban la situación en alta voz y sin miedos ostensibles. Comentaban: “¡Pronto no habrá que comer ni habrá con que ni como bañarse. Nos caerá arriba otro periodo especial, mientras el ‘Muñecón’, (se referían al presidente puesto a dedo Miguel Díaz Canel) habla de coyunturas y otras porquerías de ese tono!”.

Poco después, una empleada del comercio salió y explicó alto y claro que solo se venderían dos jabones por persona y entonces, la gente en la cola se disgustó ostensiblemente. La situación se disparó y las protestas se hicieron aún más sonoras y esperpénticas. Gritaban y se referían en formas muy ofensivas a los funcionarios de alto nivel que parecían ser o eran responsables de tales orientaciones. Así las cosas y cuando parecía que todo terminaría aun peor, un funcionario que dijo ser el administrador salió y anunció que serían vendidos seis jabones de cada tipo. Es decir seis jabones de lavar y seis jabones de baño por persona. El funcionario, canoso, algo calvo y de abdomen prominente se sentía tranquilo, porque consiguió apaciguar la gente. Un logro dado las circunstancias presentes.

Fue entonces, que una mujer mestiza, de entre cuarenta y tantos y cincuenta y tantos años, hizo su aporte y dijo: “Cuando llegue el ‘Periodo Especial’ que prepara esta gente, al menos me acostaré sin comer pero con mi ……. y mi ……, limpios ¡Coño!”.

Todos o la mayoría de los presentes rieron su gracia. Algunos se dirigieron a ella y le dijeron, “¿Usted cree que esto empeore?”. Ella respondió: “Aquí, solo llegar a regular es una mejora. Se trató de que según lo anunció la ministra de Comercio Interior. No habrá productos de aseo en Cuba al menos hasta abril. La tipa aclaró que el déficit, se debe a una redistribución de los recursos del Estado, que hoy prioriza la compra de alimentos, medicinas y combustibles”. Por supuesto, en su gran mayoría la gente culpó al gobierno y a la ministra de lo sucedido.

Pasado un tiempo y cuando se notificó que se acabó el jabón de lavar y el de baño, la cola se disolvió. Muchos siguieron el camino en busca de nuevas opciones. Así se comporta nuestra permanencia en el lugar no solicitado que ocupamos en nuestro cotidiano infierno.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .