El Anticastrismo será eterno, Juan González Febles

A esta altura, pienso que algo importante resulta definir que es en esencia el anticastrismo. Dentro de esto entraría también definir al castrismo. Como el castrismo fue y es la excresencia o una resultante nociva del ‘revolucionarismo’, surgido en la república democrática cubana de principios del siglo XX, carece de la base ontológica y del cuerpo teórico que lo tipifique como cubano. Solo queda definirlo por su vinculación con el fascismo de Mussolini, el nacismo de Hitler y el comunismo promovido en su momento por Lenin y Stalin, en fin, aquellos inolvidables paradigmas del crimen y la vileza a lo largo de todo el mundo y por encima, los resultados catastróficos de su aplicación objetiva, a lo largo de 61 años sobre nuestra tierra.

Desde este punto de vista se trató y se trata de una invasión de todo el cuerpo nacional cubano, por una variante
opresora enajenante y totalizadora. Una variante que consiguió quebrar identidades y valores a niveles sensoriales colectivos. Que colapsó además la economía y todas las estructuras políticas en una forma que hace inviable la recuperación inmediata. Si se es cubano y se logra sentir respeto y amor por la tierra en que uno ha nacido y por la gente en mayor o menor medida dañada por este nocivo fenómeno, -el castrismo- o la enajenación de todo un país convertido en feudo de una familia, no se puede ser otra cosa que anticastrista.

Lo más doloroso no fueron los materiales que en su momento han circulado en la Isla. Lo fue en realidad la afirmación hecha por quienes dijeron estar en disposición de renunciar a todo, solo por tener oportunidad de escribir una columna en el rotativo oficialista Granma. El llamado en amplios círculos ‘Gran Mal’. El órgano oficial del partido único y propiedad privada del Partido Comunista de Cuba. El propietario y patrón absoluto para todos los medios informativos oficiales de Cuba.

Os convido a hacer un examen personal desde la conciencia ciudadana y al amor a Cuba y a su pueblo.

Concluido este análisis, quizás sea el momento de que todos hagamos nuestra opción sobre este tema: ‘Anticastrismo si o anticastrismo no’. Si sois cubanos en posesión de vergüenza y moral ciudadana, no me lo expliquéis, seréis: Eternamente Anticastristas y martianos de corazón.

Hay viles y peores cubanos dondequiera. Gentes que han apoyado y apoyarán a quienes opten por el castrismo o se opongan al ‘Anticastrismo’. El costo de servir desde las sombras a la Dirección General de Inteligencia del Ministerio del Miedo y a su Sindicato del Crimen, es así de alto. Bueno sería que se termine con ellos ya. De una santa y buena vez.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .