Un filme que no será olvidado, Juan González Febles

Circula por las vías sociales semi ocultas usadas Cuba adentro, para paliar la censura y el control absoluto que impone el régimen, el filme checo Milana que aborda el avatar y los azares por los que paso Milada Horakova.

Milada Horakova fue una política checa, víctima de los procesos políticos de los años 50 en Checoslovaquia. Fue esta heroína de la libertad, la única mujer ejecutada durante estos procesos y gracias a su lucha por los ideales de libertad y derechos humanos, se convirtió en un símbolo inmortal de la resistencia y la lucha contra aquel perverso régimen comunista.

Milada Horakova, fue arrestada y acusada de espionaje y conspiraciones dirigidas a lograr la caída del régimen comunista. Pocos días después, luego de un proceso retorcido, como los conocidos en Cuba, el 8 de mayo de 1950 fue condenada a muerte con tres de sus colegas. Fue la primera vez que una mujer, madre de un adolescente de 17 años, murió como víctima de un proceso político. Pero así actúan los comunistas, los nazis, los fascistas y todos los engendros surgidos a partir de esa plaga perversa llamada socialismo.

El filme a que nos referimos, fue producido, dirigido y escrito por David Mrnka, contó con la dirección de fotografía de Martin Strba y la edición estuvo a cargo de Olina Kaufmanova. El filme tiene como protagonista a Ayelet Zurer que interpretó a Milada Horukova, a Robert Gant que interpretó a Bohuslav Horan, entre otras figuras que hicieron un aporte significativo al filme.

La represión cruel y deshumanizada mostrada en el filme es representativa de los recursos deshumanizados de que se valen los totalitarios para imponerse sobre una sociedad y sobre una nación. Quienes así actúan, resulta lógico y articulado que repriman Damas de Blanco y a cuantos se opongan a la permanencia en el poder en que se afirman contra la esencia humana que contribuyen a degradar. Los comunistas expuestos en el filme, tienen pocas diferencias y muchas semejanzas con los que han sido y son sufridos por acá.

Cuando de asesinar se trata, solo dicen ver en sus víctimas a servidores del imperialismo y no luchadores por la libertad y los derechos conculcados desde su dictadura. Ver a Milada nos hizo recordar a Laura Inés Pollán Toledo y a las valientes y dignas Damas de Blanco atropelladas y abusadas cada semana por servidores de Stalin, Gotwald o Castro que para el caso son lo mismo, en términos de inequidad y maltrato ciudadano.

Los ruines que no permitieron a una madre abrazar a su hija antes de ser ejecutada y que no entregaron la correspondencia a la hija de quien se disponían a asesinar, traen a la memoria a los ruines que por acá prestan servicios similares desde la galería de vileza que es la policía Seguridad del Estado. Los viles en nuestro entorno reciben un salario y motocicletas japonesas de bajo costo, ese es el precio del servicio ruin que prestan.

El filme checo Milada, ha marcado una pauta difícil de superar.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .