Víctimas del fraude y la corrupción que sostiene las opulencias, Juan González Febles

Ernesto Travieso y María del Carmen Ramírez son un matrimonio de cubanos residentes en la Isla, expusieron la injusticia que sobre ellos se cierne. Ernesto es hijo de uno entre los líderes de relieve en la oposición pacífica y civilista cubana. Se trata del hijo de Rogelio Travieso Pérez, quien está al frente del Partido Liberales de Cuba. La esposa de Ernesto, María del Carmen es una técnica graduada y especializada en el manejo y cuidado de especies animales. Es la hija de un fallecido militar del servicio del régimen y fuera de sus actividades laborales, no hace cosa alguna de carácter político.

Se trata de que sobre las 9PM, en la noche, miembros uniformados de la nominada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) se personaron en la casa del matrimonio. Una vez allí, le notificaron a María del Carmen que producto de una denuncia, debía presentarse en la 4ta Unidad de esta institución en esta capital. Cuando preguntaron sobre de que se trataba todo esto, los uniformados no pudieron dar una explicación coherente. Dijeron que se trataba de un problema con los vecinos y ambos, Ernesto y María del Carmen se asombraron, porque no recordaban o conocían haber tenido problema con vecino alguno.

Ambos, Ernesto y María aclaran que todo parece indicar que los policías que se presentaron en su casa, si sabían sobre que versaba todo este asunto. Cuando llegaron a la 4ta Unidad, tanto el Carpeta como otros oficiales allí presentes, sabían de qué iba todo el asunto. La condujeron a una dependencia para comenzar el interrogatorio, y allí, no miraron ni pidieron mirar la propiedad de la vivienda. Se referían a que había cometido una “violación arbitraria de derecho”. Se trata de unos funcionarios, que aparecieron en la vivienda sin documento acreditativo de ningún tipo y que argumentaron que venían a medir la casa a partir de una querella total y absolutamente desconocida. Cuando se les preguntó si disponían de una orden de alguna autorización o mandato para ello, dijeron que no y se marcharon.

Para quienes ignoran los detalles del universo jurídico legal sobre el que se vive en Cuba. La nominada “violación arbitraria de derecho”, no es una figura real presente en la legislación vigente. Se trata de una construcción mediática o academicista, sin presencia real como figura jurídico legislativa. Entonces, ningún profesional del derecho argumentaría algo en este estilo para la realización de lo que fuere.

No obstante a lo antes expuesto, a María del Carmen le fue impuesta una medida cautelar. El jefe de carpeta en ese momento gritó: “!Medida, medida!!” Y de esta forma, sin respaldo legal de ningún tipo, solo porque alguien habilitado para ello lo pidió, le fue impuesta una medida cautelar a María del Carmen Ramírez. Solo porque alguien sin derecho ni razones pretende hacerse de una propiedad, que no le pertenece.

Es con suciedades de esta índole con las que el régimen militar totalitario dinástico castro fascista y sus servidores sustentan el discurso sobre la supuesta igualdad ciudadana en Cuba. Somos iguales, solo que no tanto. No es necesaria una ley para imponer una arbitrariedad. Les basta solo con alguna “violación arbitraria de derecho” y entonces, desde ella se roba con impunidad y se aplasta el derecho de cualquiera que no sea tan igual.

Algo ha quedado claro, uno de los policías dejó caer que se trató de una orden que vino desde arriba. Cuba y el Sindicato del Crimen que sufre (léase Ministerio del Interior) se mueve y funciona no desde la ley, sino de órdenes que vienen desde arriba. Nuestra fosa de residuales no se encuentra soterrada, está arriba y desde arriba deja caer su suciedad a capricho, sobre una sufriente y desprotegida mayoría.

Aunque su padre haya sido un militar que creyó hasta su muerte en todo aquello que contribuyó a fortalecer y cimentar, ella encontró el amor de su vida en el hijo del hombre que se afirmó a luchar por ideales de justicia y libertad, entonces los servidores del mal, encontraron pretextos y justificaciones para robarle y privarla de lo que por derecho, le pertenece.

Esto enfrentan Ernesto Travieso y María del Carmen Ramírez. La pesadilla en que viven se hizo presente y así, hoy día quieren privarlos de la casa que por derecho disfrutan, para en ella ver crecer la familia que se crearon. Todo en virtud de esa “violación arbitraria de derecho”, que da derecho a todo, siempre que la orden llegue de ‘arriba’, de la fosa creadora de todas nuestras desgracias.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.