No Voto, Así Digo No, Juan González Febles

No solo la mejor, la única opción válida en la Cuba aherrojada de hoy, es no votar y privar de todo resquicio de legitimidad al fraude promovido con el nuevo engendro constitucional que promueve y promociona el castrismo desde el poder. Si quienes contarán los votos y lo manejarán todo a capricho, serán los servidores asalariados del régimen militar totalitario castrista desde sus opciones neo fascistas, votar no, será votar sí en el conteo tramposo que vendrá.

Para quienes viven bajo el control totalitario absoluto de la peor dictadura que ha conocido no solo Cuba, sino América, la única opción válida es no votar, a menos que una comisión internacional se haga cargo del control y chequeo no solo de los resultados del escrutinio, sino también, de las condiciones en que tenga lugar la consulta.

Se trata de que cualquier dictadura totalitaria de aliento fascista, sea como es y nunca dejará de ser autoritaria, aunque haga promesas de apegarse a alguna Constitución. Estas promesas podrían ser parcialmente ciertas. Esto ya lo hizo el malhechor en jefe desde 1953, en que prometió restablecer la Constitución de 1940 y no lo hizo para lograr tomar el poder absoluto que retuvo en sus manos hasta su muerte.

Si en vez de aquella Constitución de 1940, una de las más avanzadas y democráticas de su momento, hubiera tenido a mano un engendro como el que será sometido a referendo el próximo 24 de febrero, engendro que someterá y subordinará al propio ente constitucional al mandato de un partido único, partido que podría o no llamarse comunista, fascista o nacional, pero que mantendrá el dominio total sobre el pueblo y la nación cubana. Dominio que hasta hoy ha privado legalmente de derechos y libertades a la nación y al pueblo cubano. Entonces, el felizmente difunto tirano, habría impuesto tal constitución y lo habría hecho hasta con entusiasmo. Esto lo hizo en 1976, momento en que impuso el modelo estalinista, que ya debe ser sustituido, por algo quizás peor.

Decir constitución no arregla problema alguno. Constitución hubo en la Alemania de Hitler, la Italia de Mussolini y la Unión Soviética de Lenin y Stalin. Esto para nada alivió la condición de vida de los pueblos alemán, ruso e italiano. Cada uno de estos pueblos vivió aherrojado por herramientas constitucionales concebidas para dar permanencia y continuidad a la pesadilla que las impuso.

Si se trata de que cuando usted vote no, quien cuente su voto, cambie su no por un sí. No votar es la única opción posible, en los términos y condiciones en que se vive, Cuba adentro. La opción promovida desde el Foro por los Derechos y Libertades es la única opción válida y legítima. No Voto, ¡Así digo NO!!!!
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.