Canelidades son penalidades, Juan González Febles

Los medios al servicio del régimen militar totalitario castro-fascista últimamente se refieren a la pesadilla que agobia al pueblo de Cuba desde una óptica manipuladora, que vincula al bloqueo con las carencias y penurias impuestas por el sistema inviable afirmado por el régimen que oprime a la nación y el pueblo cubano desde 1959.

Nadie reconoce que de la espantosa Castrosidad, pasamos a una Canelidad, que podría ser peor. La Canelidad es la imagen y la cara mediática del neo-fascismo emergente.

Se trata de que deben dejar atrás al comunismo, sin abandonar el aliento totalitario y neo fascista que desde los primeros momentos de aquel plagio de Mein Kampf, titulado “La Historia me absolverá”, les ha sostenido en los predios ideológicos de exclusión, opresión e infamia en que se afirman.

Como el partido nazi alemán en sus orígenes, el castro-fascismo actual se centra en la lucha contra las grandes empresas corporativas extranjeras, con una marcada retórica anti-burguesa y anticapitalista. Sin embargo, pronto irán suavizando estos postulados para obtener el apoyo y financiación de grandes empresas industriales y ricos consorcios estadounidenses. Para esto, resulta imperativo no ser comunistas.

Un punto básico para la afirmación de la Canelidad resulta de la exitosa imposición del nuevo engendro constitucional que perpetúe el neo fascismo. Este castro-fascismo emergente requiere el poder absoluto que cimentará el partido único que quizás en algún momento del futuro deje de ser nominado como comunista.

Otro punto de importancia resulta además garantizar la impunidad de la gerontocracia histórica. Que la castrosidad sea sustituida por una canelidad, conforma mecanismos que garantizan impunidad absoluta para la gerontocracia y para sus oligarcas militares. Esta impunidad les garantizará además, el disfrute pleno de la opulencia que hoy detentan en detrimento del pueblo y la nación cubana.

La Izquierda Reptil que les apoya, busca promover corrientes que denominan progresistas, pero que en realidad nada tienen que ver con progreso alguno. Los regímenes llamados progresistas, no han conseguido progreso real alguno. Entonces quizás sea mejor destacarles en su opción real que es de retraso, como ha sido el castrismo para la nación y el pueblo cubano. Son retrasistas y básicamente, es esto lo que son.

La retrasista Canelidad, en su afán por destruir a la oposición civilista y pacífica cubana es la opción para afirmar la permanencia de la dictadura militar totalitaria y dinástica que sufre Cuba. Que el presidente designado toque tumbadora, aporta una cara que posibilitará asesinar. Hacer posible atrocidades, no lo eximirá de responsabilidades por lo que suceda, bajo su aparente liderato.

Si la Castrosidad pasó a Canelidad, ambas deben ser rechazadas. ¡No + castrismo!
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#556

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .