Visible se hizo solo una parte de un gigantesco iceberg, Juan González Febles

Hemos leído por acá prácticamente sin sorpresa alguna un excelente trabajo publicado por Nora Gámez Torres en el diario miamense ‘El Nuevo Herald’. En su trabajo pone de relieve como Juan Antonio Blanco, un académico, activista exiliado y además director ejecutivo de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, perteneció a las Brigadas de Respuesta Rápida, que fueron creadas por el difunto ex tirano Fidel Castro para reprimir, golpear y abusar de disidentes y en su momento reprimir además el descontento creciente del pueblo de la Isla.

Aunque lo anterior no deja de ser relevante, lo más significativo es que se supo posteriormente, que Blanco sirvió al régimen castrista muchos años como diplomático y que además trabajó en el Departamento América, subordinado a Manuel Piñeiro Lozada, conocido como ‘Barbarroja’, quien entre otras cosas fuera jefe de la Dirección General de Inteligencia (DGI) a la que como es costumbre en Cuba, nunca dejó de servir. Tales servicios cuando comienzan, nunca terminan. La gabela de los escogidos para estos servicios, es eterna.

En su excelente exposición, Nora Gámez reflejó opiniones de Chris Simmons un ex oficial de Inteligencia de los Estados Unidos, que ha destapado agentes castristas en los Estados Unidos y que dejó algunas opiniones con las que no hay otra alternativa que coincidir, como puede ser esta: “Dado que exiliados cubanos y organizaciones consagradas al tema Derechos Humanos son objetivos primados de los servicios castristas de inteligencia y contrainteligencia, no consigo pasar la idea que alguien que trabajó en el Departamento América, donde estuvieron los fanáticos políticos más significativos, haya visto la luz y se convierta en activista de Derechos Humanos. Esto no cierra”. Declaró al Nuevo Herald.

Esto se articula de forma muy armónica con las últimas denuncias expuestas por Berta Soler Fernández, Líder y Representante Nacional del Movimiento Damas de Blanco. En ellas expuso los procedimientos y métodos represivos empleados por la policía Seguridad del Estado (DSE) para lograr el fin del Movimiento Damas de Blanco, pero que en esencia son solo un poco más o menos de un manual de procedimiento calcado de Stasi-KGB.

Los procedimientos expuestos por Soler Fernández están al alcance de la opinión pública mundial y pueden verse en PD#541, véase: ‘Métodos o arsenales que el Departamento de Seguridad del Estado (DSE) en Cuba ha empleado y emplea contra las Damas de Blanco con el objetivo de causar daño físico, psicológico, desalentar y desmembrar la organización’. Que amenacen y chantajeen a madres con la amenaza de encarcelarle los hijos, sean o no activistas políticos estos, solo para así castigar el activismo de estas valientes mujeres, ya ha sido denunciado y es harto conocido. Que usen la imposición arbitraria de multas en el estilo gansteril en que lo hacen, está denunciado. Lo significativo y lo más resaltante de todo esto, no es que sobornen y corrompan con promesas de dinero, viajes, solución de problemas materiales como vivienda, etc.

Lo que más llama la atención por acá es que el cumplimiento de tales promesas, se haya visto materializado desde viajes, dinero, promociones, etc., hechas desde Europa y los Estados Unidos. Esto apunta de forma muy explícita, que logran ser más eficientes en sus acciones contra la oposición pacífica interna, el periodismo libre, etc., desde el exterior con sus bien situados topos, que lo que en Cuba solo consiguen o intentan conseguir con los métodos criminales y viles ampliamente expuestos.

Esto hace el trabajo de la colega Gámez Torres algo muy útil, que puede contribuir a destapar el entramado que sostiene al régimen castro-fascista que sufre Cuba con más eficiencia desde el exterior, que lo logrado desde métodos y procedimientos diseñados en la felizmente extintas Unión Soviética, Alemania nazi, Italia fascista y mejorados por aquella KGB y aquella Stasi. Métodos que en Cuba no han logrado extinguir a la oposición pacífica interna, las Damas de Blanco y el periodismo verdaderamente libre.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#542

Anuncios

La acción terrorista más nefasta para Cuba, Juan González Febles

El 26 de julio de 1953, un grupo de 135 opositores a la dictadura de Fulgencio Batista, divididos en tres columnas comandadas por Fidel Castro, Raúl Castro y Abel Santamaría, asaltaron el Cuartel Moncada.

Ese acto, que resultó fallido, fue el comienzo de la insurgencia que acabaría el 1 de enero de 1959, en que entraron triunfantes en La Habana y dieron comienzo al régimen castro-fascista que colapsó la república y la nación cubana.

Lo que prometió el felizmente difunto tirano en “La Historia me absolverá”, fue: el restablecimiento de la Constitución cubana de 1940, la reforma agraria, el derecho de los trabajadores industriales a recibir el 30% de los beneficios de su empresa, el derecho de los trabajadores de la industria azucarera a recibir el 55% de los beneficios generados por su empresa, la confiscación de los bienes de aquellas personas culpables de fraude a los anteriores poderes públicos.

Castro señaló en su alegato lo que consideró los males de la Cuba de entonces. Lo resumió en seis problemas fundamentales: el problema de la tierra, el problema de la industrialización, el problema de la vivienda, el problema del desempleo, el problema de la educación y el problema de la salud.

¿Qué resolvió de todo esto? ¡Nada en lo absoluto!

Los trabajadores cubanos, tanto los industriales como los que no, reciben un salario promedio miserable de cerca de $30USD mensuales. La industria azucarera fue destruida.

Los servidores más conspicuos de la dictadura totalitaria castrista se han hundido en el narcotráfico y el lavado de dinero, entre otras menudencias. Informes provenientes de los Estados Unidos, en su momento destaparon actividades de narcotráfico y lavado de dinero donde andaba involucrado el Ministerio del Interior. Este escándalo destapó una parte de la corrupción en que está involucrada la corporación CIMEX, un entramado empresarial en manos de oligarcas militares donde confluyen muchas otras empresas.

Otro epítome de corrupción ha sido el esquema de creación ilegal de empresas offshore, que ha definido la economía castro-fascista del período dictatorial desde sus inicios. Fue durante la década de los 90, cuando sumergieron al país en el denominado Período Especial, que tomó auge la creación de este tipo de ilegal de corporaciones. Se argumentó en principio que fue para enfrentar la crisis que sobrevino a la caída del bloque de países socialistas de Europa del Este, del cual la dictadura castrista dependía en su totalidad.

Hoy estos oligarcas, como otros miembros de la realeza castro-fascista, disfrutan de la opulencia que robaron en mansiones y residencias de alto porte ubicadas en las zonas congeladas para el uso de los elegidos por la élite oligarca militar. Estas residencias eran patrimonio legal de aquellos que llamaron burgueses y que se marcharon de Cuba, para no vivir sin derechos bajo una dictadura militar totalitaria, primero marxista- leninista y posteriormente de carácter populista y fascista.

El sucesor designado, Miguel Mario(Neta) Díaz Canel vive en las inmediaciones de la residencia del embajador estadounidense en Cuba, en una lujosa residencia robada para su disfrute.

Los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes fueron acciones terroristas del corte de las que en la actualidad han realizado los criminales del Estado Islámico y otros grupos de ese corte.

Un grupo terrorista conformado por 21 hombres y comandado por Abel Santamaría, uno de los ‘héroes nominados’ de este evento atacó el Hospital Civil y allí tomó como escudos humanos a pacientes ingresados en el hospital, desde donde disparó contra soldados del ejército constitucional de uno de los cuarteles, que no respondieron el fuego por provenir de un hospital.

Otro grupo de diez hombres, bajo las órdenes de Raúl Castro, ocupó el Palacio de Justicia. Fidel Castro, con 95 hombres, atacó el cuartel Moncada.

Fidel Castro fue condenado a una pena de 15 años de cárcel por la organización y su participación en los asaltos. Sin embargo, tanto él como el resto de los terroristas, fueron puestos en libertad tras una amnistía concedida por Fulgencio Batista en 1955. En fin, ninguno fue fusilado.

Cuesta pensar, luego de la experiencia vivida bajo el castrismo, que aquella de Batista fuera una dictadura y no una dictablanda. En la revista Bohemia de aquellos días, todas las semanas aparecía algún trabajo dirigido contra Batista y su gobierno. En aquellos momentos, existió libertad de prensa, de expresión, asociación y además, libertad sindical.

Fidel Castro se trasladó a México, para regresar a Cuba en el yate Granma, en diciembre de 1956, con sus terroristas asociados, para sumirla en la noche negra más larga de su historia.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#542

Querido Dictador un retrato de alguien que ya sufrimos y de otros, que continúan en el hacer sufrir, Juan González Febles

Circula entre nosotros, de forma informal y encubierta una cinta que despierta creciente interés entre la teleaudiencia que logró tener acceso a la misma. CINEDIGM, FORTITUDE INTERNATIONAL, COASTAL FILM PRODUCTIONS, asociados con Hindsight Media, Altus media y Defiant Pictures nos entregan de Lisa Adario y Joe Siracuse, ‘Querido Dictador’, el filme cuenta en sus roles protagónicos con Michael Caine y Katie Holmes y Odeya Rush, entre otros.

La primera impresión fue tener en la pantalla de la Tele, al felizmente difunto creador de la dinastía y de la pesadilla y a muchos entre los morones que le sirvieron hasta el feliz instante de su partida. La película nos muestra a un líder histórico que logró escapar hacia los Estados Unidos luego de haber sido derrocado. Presenta un pueblo que salió a las calles para festejar el fin de una dictadura. El ‘Querido Dictador’, a salvo y lejos mueve peones en la distancia para retomar el poder absoluto perdido y mientras se dedica a reclutar peones y con ellos crear las situaciones peligrosas e inarmónicas que suele crear para lograr sus fines.

El dictador que en el filme se llama ‘Anton Vincent’, hasta dice o repite ‘patria o muerte’, con un sentido más claro, que en los términos en que la propaganda oficialista vende la consigna. Se percibe en el filme que muerte, es para los enemigos del dictador y que patria es la fuente de ingresos o el lugar en que este robará revolucionariamente todo lo necesario.

La película es una feroz y controvertida condena contra el castro-fascismo, impuesto en Cuba, sin hacer menciones directas del país o de otras circunstancias que no sean las comunes con este tipo de situaciones y personajes. El filme desde el ridículo, condena a todas las dictaduras ‘revolucionarias’ en general. En el momento de su estreno, no sabemos que acogida tuvo en los Estados Unidos. Michael Caine logró un desempeño muy singular del ridículo y despiadado dictador, perseguido por crímenes que no consiguió ocultar del todo.

Hay algo muy apropiado en la presentación de Anton Vincent como la personalización del dictador. Desde 1959 Fidel Castro fue uno de los hombres más famosos del mundo. El tirano y el supuesto revolucionario continuamente invierten sus papeles, permitiendo al simulador y embustero en jefe, dirigirse con éxito a las masas.

Quizás la película sea prohibida en varios países latinoamericanos, donde la Izquierda Reptil cuente con movimientos activos de simpatizantes. En Cuba, visionarla solo será posible desde canales y vías no oficiales. En la víspera del nuevo Festival de la Infamia o Foro de Sao Paulo a celebrarse en La Habana, no habrá otras alternativas.

Por lo pronto, demos gracias a Lisa Adario y Joe Siracuse por esta entrega en que el culpable en jefe de todas las desgracias afirmadas desde su voluntad en Cuba es visto desde su enrevesada relación con el enemigo que escogió para destruir la tierra que tuvo la desgracia de verle surgir y el alivio de verle partir.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#541

Indefensión ciudadana absoluta consagrada por Organización de Naciones Unidas, Juan González Febles

La Organización de Naciones Unidas (ONU) no tiene en Cuba oficinas ni dependencias que atiendan de forma directa al ciudadano en la Isla y escuchen sus inquietudes y demandas. Ni sus organismos consagrados a la atención y el respeto de los Derechos Humanos ni las secretarías que integran ONU como las consagradas a las detenciones arbitrarias y otras de ese corte disponen de estructuras de atención ciudadana en Cuba.

Cuando llegan de visita especialistas y funcionarios de ONU, lo hacen para reunirse y escuchar al régimen militar totalitario castrista y nada más. No se reúnen ni escuchan a miembros de la oposición pacífica interna, de la sociedad civil contestataria, prensa nacional independiente ni factor alguno que no se conforme como parte en el tinglado organizado por el régimen militar castrista o sea validado por este, con tales fines.

El régimen militar totalitario castrista, en Cuba viola la Declaración Universal de los Derechos Humanos en todo su articulado y es como si ONU, certificara su aprobación para tales conductas. A tenor de lo aquí expuesto, ningún funcionario o especialista de ONU de visita en la Isla, ha encontrado espacio para reunirse o escuchar a ciudadano alguno que no haya sido nominado por el régimen, para alternar con tales visitantes. La pregunta de rigor es: ¿Cumple la Organización de Naciones Unidas con el rol para el que ha sido afirmada en su relación con la dictadura castrista asentada en Cuba?

¿Por qué las prisiones castristas, denunciadas en su momento como antros dantescos y medievales, no son inspeccionadas con regularidad por especialistas y analistas de la Organización de Naciones Unidas? ¿Cómo el régimen castrista consigue reprimir y abusar a la población, sin recibir reprobaciones y sanciones de la Organización de Naciones Unidas?

¿Hasta donde llega el nivel de complicidad del mundo y de la Organización de Naciones Unidas (ONU) con regímenes como el castrista?

¿Se trata de que en Cuba y en el mundo la indefensión ciudadana, está consagrada por la Organización de Naciones Unidas? ¡Bueno sería salir de estas y otras dudas!
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
véase: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#540