Otro Aniversario de quien optó por la estrella, bajo el yugo infamante, Juan González Febles

José Julián Martí Pérez, el Apóstol de Nuestras Libertades, fue un político republicano democrático, pensador, escritor, periodista, filósofo y poeta cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra de Independencia de Cuba. Perteneció al movimiento literario del modernismo. Nació en La Habana un 28 de enero de 1853 y el pasado domingo 28 de enero de 2018, se cumplió el 165 aniversario de su natalicio. En el poema de su autoría intitulado ‘Yugo y estrella’ definió sus opciones de vida, cuando decidió su opción por la estrella que ilumina y mata.

Luego del desfile de corte fascista de antorchas que tuvo lugar la noche del 27 de enero, el domingo 28 de enero en la localidad capitalina de Lawton, la opresión cercó e impidió el libre ejercicio de las libertades y mantuvo su aliento infamante contra el derecho a ser honrados a pensar y hablar sin hipocresía. Lo más ofensivo a la memoria de nuestro apóstol ha sido maltratar y abusar mujeres, como viene sucediendo en La Habana, su amada ciudad natal y en la barriada de Lawton, desde hace más de cien domingos, por orden y mandato del régimen militar totalitario castrista.

A lo largo de su corta vida, que transcurrió sin Castros ni Cenesex, Martí amó, respetó y veneró a las mujeres que orlaron su existencia. Entonces, abusar mujeres e irrespetar derechos y libertades, es la forma más auténtica de ofender y ultrajar el legado de nuestro Apóstol.

Martí fue un hombre de todos los tiempos, Aunque el Partido Comunista de Cuba, único por definición castro-fascista, identifica la revolución como martiana y marxista, Martí fue contemporáneo de las nacientes fantasías masturbadoras de Marx y Engels. A despecho de ello, Martí no simpatizó con el socialismo ni con el comunismo. Amó la libertad, respetó la propiedad privada y se opuso a la opresión que el totalitarismo generado por el socialismo promueve.

La visión política martiana era liberal y demócrata, jamás marxista, leninista o fascista. Su obra política y de propaganda muestra tres prioridades: la unidad de todos los cubanos como nación en el proyecto cívico republicano de postguerra, la terminación del dominio colonial español, el evitar expansiones inconvenientes tanto españolas, como rusas, chinas, estadounidenses o cualquier otra.

La constitución vigente desde 1976, es anti martiana en su esencia. Martí nunca hubiera promovido u aprobado el ateísmo militante. Vio con agrado las convicciones religiosas cuando estas iban en defensa de las libertades y derechos humanos. Todo lo que fomentara limitación al desarrollo humano integral como él lo concibió, constituía un freno al pensamiento sano y creador del hombre. Entonces habría contemplado con entusiasmo y habría apoyado plenamente la carta de los tres sacerdotes cubanos al general y dictador hoy presente, Raúl Castro.

Nuestro Apóstol, jamás hubiese aprobado la ejecución judicial o extrajudicial de ningún cubano. No hubiera contribuido nunca a separar a la familia cubana y no hubiera permitido crímenes impunes o fraudes de ningún tipo, al gobierno o poder constituido que fuere.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s