Un servidor consecuente del castrismo perfectamente ubicado, Juan González Febles

Arnaldo M. Fernández es quizás uno de los más útiles servidores del interés del régimen militar castrista y de sus servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia desde USA. La emprende con frecuencia contra aquellos que hacen dentro de Cuba, lo que él nunca encontró testosterona para hacer. En ocasiones ataca a Fariñas y a Rodiles, entre otros. Regularmente el resultado final de sus conclusiones beneficia al régimen.

En un trabajo publicado por cubaencuentro.com el pasado 02/10/2017 y titulado Primer exilio histórico poscolonial nos deja la premisa de que el felizmente difunto ex dictador Fidel Castro, será el único que pasará a la historia como exiliado que regresó en son de guerra y tomó el poder. Fernández pasa por alto que comparar la ‘dictablanda’ de Batista con la dictadura militar totalitaria, primero comunista y hoy fascista de la dinastía Castro, es algo que va más allá del disparate.

Bajo la regla y el mandato del general Batista y a pesar de alguna que otra censura, en Cuba nunca dejó de existir una prensa libre. Hubo además sindicatos libres y libertad sindical. En líneas generales, fue un periodo de crecimiento y bienestar económico para toda la Isla.

Como expresó muy atinadamente Marlene Azor Hernández, en la propia cubaencuentro.com, Arnaldo M. Fernández da por sentado que la verdad se encuentra en las declaraciones públicas del régimen castrista, en sus leyes que cita de forma reiterada como respaldo a un gobierno que reconoce totalitario, pero que opta por tratar como si fuera un legítimo Estado de Derecho.

Arnaldo M. Fernández forma parte de la tropa élite encargada de servir al castrismo en los predios del exilio. Solo que forma parte solamente, no es de los principales ni se cuenta entre los más útiles servidores del castrismo. Los más útiles, otorgan becas, grants y crean líderes a capricho, en fin, hacen algo más que hablar boberías. Perjudican de veras.

Todos sobreviven y logran imponerse gracias a una característica acusada entre nuestros amigos los yanquis. Esta es, que son los únicos en el linaje humano que califican a sus enemigos como importantes y como no importantes. Así, vencieron al imperio español en 1898, al káiser alemán en 1918, al Reich hitleriano y a los militaristas japoneses en 1945, al imperio soviético en los 90 del siglo XX, todos en su momento, enemigos importantes. Entonces, ceden en enfrentamientos con enemigos que desprecian como Corea del Norte, Viet Nam y Castro fascistas del Caribe.

Esta característica preserva el actuar de los Arnaldo M. Fernández, las tantas Ana Belén Montes aún no descubiertas y tantos otros de ese corte o enemigos no importantes, susceptibles de ser despreciados, hasta que no comiencen a realizar ensayos nucleares o a intentar de alcanzar con misiles el territorio continental de USA, hecho que les levanta el status y en algún momento, les concederá importancia.

Para Arnaldo M. Fernández, lo que hace la oposición pacífica interna en Cuba no tiene sentido. Afirma que el sistema electoral castrista “funciona”. Cuba adentro. Según afirma, en Cuba los ciudadanos no están maniatados en lo económico, en lo político y en el marco jurídico. Se trata del análisis de un desconocedor de la realidad cubana o de un servidor oculto del régimen castrista.

Como otros de su corte, Arnaldo M. Fernández, quizás está contra el embargo y no reconoce que este, contribuye a la desaparición del castrismo. La Ley de Ajuste por su parte, en parte contribuye a perpetuarlo. La afluencia constante de cubanos, que al igual que Arnaldo Fernández, nunca hicieron cosa alguna contra el castrismo en Cuba, tras avecindarse permanentemente en EEUU, aportan lo suyo a la industria de viajes y envíos a Cuba. Así engrosan las arcas de GAESA. Que cada quien saque sus propias conclusiones.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#504

Advertisements

Los ganadores de Cuba hoy, frente a todos los cubanos perdedores, Juan González Febles

Leemos en BBC Mundo y lamentablemente lo hacemos sin sorpresa, las declaraciones hechas a este medio por el hijo del sicópata y perdedor argentino Ernesto Guevara de la Serna (Che Guevara), mítico perdedor y asesino. Así, hemos podido saber, que Ernesto Guevara March, su hijo, es propietario de un negocio privado dentro de Cuba, que utiliza capital extranjero al tiempo que opera con varias empresas estatales.

Expuso el ‘hijo de’ que: “…No tiene nada que ver con si eres socialista o capitalista”. Agrega que: “…no tiene ningún sentido centrarse en ese aspecto. En su opinión: “…estamos haciendo un buen trabajo, algo que ayuda a mi país”.

¿Qué les parece?

¿Qué pasaría si de repente Guevara March decidiera unirse a la oposición interna pacífica cubana? ¿Haría un mejor trabajo para esa propiedad personal compartida por otros ‘hijos de’, que llama eufemísticamente “mi país?”. Aceptemos que sí. De inmediato sería colocado en posiciones preeminentes. Podría fundar un grupo que para establecer distancias, podría llamarse, “Así somos”. Ganaría mucho más de esta forma, con lo que recibiría de los héroes aun no prisioneros del imperio, a cargo de la promoción de tantos iguales y semejantes, que con su actual empresa en Cuba.

Sería acogido por la real aristocracia mediática internacional, por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, (ACNUDH) por sus dignatarios como, Jean Ziegler, María Grazia Giammarinaro, y hasta por la supuesta experta Virginia Dandan, y por otros tantos funcionarios parcializados o comprometidos afectiva o ideológicamente con el régimen militar totalitario castrista. Tantos que sin la pañoleta, apretándoles el cuello, repiten en su silencio interior y dentro de sí, “… ¡seremos como el Che!” y en términos de perdedores, lo consiguen.

Guevara March alcanzaría un ascendente superior al logrado por Eliecer Ávila, Laritza Diversent, Odelín Alfonso, Roberto de Jesús Guerra y tantos otros ‘líderes opositores’ colocados en el Olimpo mediático por los héroes aun no prisioneros del imperio, responsabilizados con su selección. Estos personajes y sus patrocinadores hacen más daño a la oposición pacífica interna cubana que la misma policía Seguridad del Estado.

Más importante que saber quiénes y qué nos hace perdedores, sería conocer quién gana cuando todos por acá perdemos. Todo apunta al régimen militar castrista, sus miñones y sus parcelas de privilegios.

La élite castrista y sus allegados, hoy ocupan las lujosas mansiones que se apropiaron en Miramar, Nuevo Vedado, Siboney, Atabey, etc., lugares residenciales de aquellos a quienes tanto repudiaron por ser burgueses.

Como el hijo del mítico perdedor argentino, los hijos y allegados de la élite castrista lo tienen todo pero ambicionan más. Mientras haya héroes aun no prisioneros del imperio, tienen espacio para la proyección y promoción dentro de una supuesta disidencia política, que para nada perjudicará sus verdaderos intereses.

Cuando llegue el momento, podrán marcharse hacia los Estados Unidos y una vez allá, unirse a la floreciente colonia de herederos sin gloria y disidentes en retiro por allá afirmada.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#503

 

 

 

¿Quién gana y cuánto con el cierre de la embajada norteamericana en Cuba? Juan González Febles

El heredero y general-presidente Raúl Castro le mandó a decir al presidente Donald Trump, antes de sus palabras en el teatro Artime de Miami el pasado 16 de junio, que La Habana estaba dispuesta a negociar un nuevo acuerdo con Washington.

Los problemas de Cuba y Venezuela dejaron de ser temas nacionales para convertirse en un tema de seguridad del hemisferio. La crisis cubano-venezolana es asumida actualmente como desafío mundial gracias a la represión y la crueldad ejercidas por ambas tiranías.

En dicho encuentro se incluyó el caso de fugitivos de la justicia norteamericana en Cuba. Uno muy significativo, lo fue Johan Chesimard. Trump pidió específica y públicamente su devolución al régimen castrista el pasado16 de junio en el teatro Artime.

Aunque EEUU no afirma creer que el régimen castrista esté detrás de los incidentes de salud de sus diplomáticos, Trump mencionó a Cuba en Naciones Unidas como uno de los cuatro países peores del mundo.

Josefina Vidal, jefa negociadora del régimen castrista durante la apertura regalada por Obama a los Castro a cambio de nada, protestó por las palabras del Sr. Donald Trump, en New York, durante la VI Reunión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos. Como de costumbre, condenó el recrudecimiento del embargo y reafirmó la voluntad de continuar la apertura desde un “diálogo respetuoso entre Cuba y Estados Unidos”.

Vale resaltar lo de “diálogo respetuoso”. Ni el régimen que representa la Sra. Vidal, ni ella misma han sido elegidos legítimamente por nadie desde procesos electorales transparentes. ¿Cómo puede llevarse a cabo un diálogo respetuoso con un régimen ilegítimo y además, corrupto y desestabilizador?

El cierre de la embajada USA representaría una pérdida significativa para la oposición pacífica interna cubana, a despecho de que se estuvo mucho mejor con la anterior Sección De intereses. Quizás se trate de personas y no de nombres para un edificio. Allá por USA, debe haber más Michael Parmly, James Cason, Henry Reeves, Wiliam Morgan o Thomas Jordan. Estoy seguro que quedan. Ojala manden alguno de este corte.

Sería verdaderamente positivo que el régimen militar totalitario castrista y su jefa negociadora, la Sra. Vidal, comprendieran (si es que no lo comprenden) que la clave para el fin del embargo es simplemente la implementación de reformas por parte de este régimen, que serán muy bien acogidas por el pueblo cubano, ese al que se preparan para reprimir. Que las respuestas al descontento popular deben dejar de ser recordatorios sobre “la subversión”. Que acepten que las donaciones humanitarias también puedan hacerse a nombre de iglesias y otras organizaciones en Cuba que dispongan de existencia, reconocida o no por el régimen. Que a fin de cuentas, las donaciones vayan a personas o entidades sin relación con el régimen y no solo a engrosar las arcas de Gaesa.

Lo menos que se puede pedir para reflejar opiniones de disidentes en predios internacionales es que estos, al menos tengan un mínimo aval académico, un cerebro activo y funcional y por encima de todo, que dispongan de una eticidad que valide sus afirmaciones. Mientras las selecciones para la primacía internacional parezcan hechas por “héroes no prisioneros del imperio”, seguiremos peor.

Quienes desde Cuba, piden el cierre de la embajada USA en La Habana, disponen de visado permanente y muchos entre ellos se disponen a “luchar por la democracia”, a salvo desde la distancia. Entonces, su opinión carece de la eticidad antes mencionada y sus afirmaciones carecen de valor alguno.

Estas son opiniones sobre quién gana y cuánto con el cierre de la embajada de los Estados Unidos en Cuba.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#501