Diplomacia y euro-variantes que no cambian, Juan González Febles

La gira europea del ministro de Relaciones Exteriores del régimen militar totalitario que encabeza el llamado general presidente y heredero del poder absoluto, Raúl Castro Ruz, Sr. Bruno Rodríguez Parrilla, recuerda a otros investidos con oropeles diplomáticos que en su momento representaron intereses y tendencias similares a estas de las que el Sr. Padilla es cimero representante diplomático.

Señorías que en su momento recibieron con el boato a la altura de su rango a Wilhelm Joachim von Ribbentrop, ministro de Asuntos Exteriores del Reich hitleriano y que lo hicieron con fanfarrias idénticas con Viacheslav Mijáilovich Molotov, Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, el hombre nombrado por Stalin para los diretes diplomáticos, no pudieron hacer menos que recibir al canciller castrista que representa posiciones y condiciones muy similares a las que supieron representar los antes mencionados  von Ribbentrop y Molotov.

Por supuesto que hay situaciones que ayudan y quizás esto contribuyó al éxito de Parrilla en su reunión con el Rey de España, Felipe VI, y el jefe de gobierno español Mariano Rajoy.

Sobre Juan Carlos I, el padre del actual rey, digamos que fue uno de los mejores preparados en Europa para lidiar con un representante del castrismo. Su papel durante la transición española, su intervención para frenar el intento de golpe de Estado pro franquista de 1981 y su apoyo a la unidad europea, han sido objeto de diversos homenajes, reconocimientos, premios y galardones internacionales. La revista Time, en su momento afirmó, que el rey Juan Carlos se convirtió en el héroe más improbables e inspirador de la libertad del siglo XX, al desafiar el intento de golpe militar que buscó subvertir a la joven democracia posfranquista española.

Aquel memorable, “¿por qué no te callas?”, con que neutralizó al finado dictadorzuelo venezolano Hugo Chávez, quedará como un acierto para los anales de cómo tratar a un sinvergüenza empoderado.

Por otra parte, si conoció a Franco, ¿qué nuevo podría mostrarle Castro II o su enviado Rodríguez Parrilla?

En Portugal fue recibido por el  Canciller portugués y hasta se dice (lo dice Cubadebate) que agradeció la solidaridad de los parlamentarios portugueses. Tales europarlamentarios debieron sentir nostalgia por los buenos tiempos pasados con Oliveira Salazar. Nada mejor para ese tipo de nostalgia, que el contacto con el régimen militar totalitario castrista o con su enviado.

La posición adoptada por los grupos políticos del Parlamento Europeo  que se mostraron a favor de respaldar en su primer debate el Acuerdo de Diálogo Político entre la Unión Europea (UE) y La Habana, podría ser el elemento de una victoria para el canciller Rodríguez Parrilla. Por allá no quieren una “vara de medir” diferente con los Castro y los derechos humanos, que la que utilizan para evaluar a otros regímenes parecidos, como el de China y bueno, esto ayuda.

En Grecia, se entrevistó con su homólogo Nikos Kotzias, y luego de su corta tournee, Rodríguez Parrilla regresó a Cuba. Lo hace satisfecho por el euro apoyo recibido para dar continuidad al abuso ciudadano, a la represión, las golpizas y las eventuales pérdidas colaterales que caracterizan a regímenes del corte de los defendidos tanto por él, como por sus homólogos von Ribbentrop y Molotov.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#478

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s