A la espera de Amnistía Internacional, Juan González Febles

Muchos por acá, Cuba adentro –entre los que me cuento- esperan que la prestigiosa International Amnesty (AI) (Amnistía Internacional) se pronuncie sobre las mujeres encarceladas por motivos políticos en Cuba y en líneas generales por todas las apaleadas y maltratadas mujeres de la oposición pacífica interna cubana y entre todas ellas, las más destacadas, nuestras valientes y dignas Damas de Blanco.

Tenemos información de que por ejercer sus derechos a la libertad de expresión, reunión y el derecho ciudadano a la manifestación pacífica, se encuentran encarceladas de UNPACU; Yuneth Cairo Reigada y Marietta Martínez Aguilera y del Movimiento Damas de Blanco Xiomara de las Mercedes Cruz Miranda, Yaquelin Heredia Morales, Aimara Nieto Muñoz y Martha Sánchez González. Más recientemente se unió a este listado Lismeirys Quintana Ávila que luego de un escandaloso proceso en que brillaron por su ausencia todas las garantías procesales conocidas hasta este momento en el mundo civilizado, fue sancionada a seis meses de privación de libertad.

Entre los objetivos perseguidos por AI se cuentan entre otros, -Consideración de la violencia y los abusos sobre las mujeres como delitos graves -Exigencia de juicios justos -Protección de los defensores y defensoras de los derechos humanos -Protección de la libertad de expresión, de manifestación y de asociación.

Entonces, Llama la atención como hay casos en que Amnistía Internacional con una celeridad pasmosa y muy de admirar, ha promovido personas prácticamente desconocidas dentro de Cuba a la categoría ciertamente merecida de prisionero de conciencia. Entonces, ¿cómo es posible que nuestras valientes Damas de Blanco y otras mujeres que integran la oposición pacífica interna y que como ellas llevan suficiente tiempo insertadas en los informativos noticiosos semanales internacionales, hayan sido pasadas por alto en la forma en qué lo han sido?

Si de casos personales se trata, todas las mencionadas en este trabajo son ampliamente merecedoras de ser proclamadas Prisioneras de Conciencia. Todas y cada una de ellas han marcado una diferencia en las calles sin dueño de Cuba, que la propaganda tendenciosa de la dictadura llama ‘calles de Fidel’.

Antes de ser encarceladas en la forma viciosa e ilegal en que encarcela el régimen militar totalitario castrista, todas fueron golpeadas, reprimidas y apaleadas cada semana por antisociales, marginales y elementos gansteriles nucleados en bandas parapoliciales creadas y estimuladas por la policía Seguridad del Estado (DSE) y la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) ese cuerpo represivo del Ministerio del Interior que por ser revolucionario, nunca será nacional.

Como todo lo anterior es ampliamente conocido en Cuba y en el mundo, consideramos por acá que Amnistía Internacional no podría alegar desconocimiento sobre estos casos. Entonces hacemos un llamado a la dignidad y la decencia humana, para que esta prestigiosa ONG reconozca en cada una de nuestras maltratadas, golpeadas y abusadas mujeres, reconozca en Lismeirys Quintana Ávila la muy merecida distinción de Prisioneras de Conciencia. Todas ellas lo son y nadie puede argumentar lo contrario.
ifiernodepalo8@gmail.com; Juan Gonzálea
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: INFORME DENUNCIA ENTREGADO A FISCALÍA GENERAL; MDB; PD#474; INFORME SEMANAL REPRESIÓN CIUDADANA (MDB) PD#474;  SANCIONADA EN JUICIO SIN GARANTÍAS PROCESALES DAMA DE BLANCO; PD#474
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#475

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s