Diplomacia y euro-variantes que no cambian, Juan González Febles

La gira europea del ministro de Relaciones Exteriores del régimen militar totalitario que encabeza el llamado general presidente y heredero del poder absoluto, Raúl Castro Ruz, Sr. Bruno Rodríguez Parrilla, recuerda a otros investidos con oropeles diplomáticos que en su momento representaron intereses y tendencias similares a estas de las que el Sr. Padilla es cimero representante diplomático.

Señorías que en su momento recibieron con el boato a la altura de su rango a Wilhelm Joachim von Ribbentrop, ministro de Asuntos Exteriores del Reich hitleriano y que lo hicieron con fanfarrias idénticas con Viacheslav Mijáilovich Molotov, Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, el hombre nombrado por Stalin para los diretes diplomáticos, no pudieron hacer menos que recibir al canciller castrista que representa posiciones y condiciones muy similares a las que supieron representar los antes mencionados  von Ribbentrop y Molotov.

Por supuesto que hay situaciones que ayudan y quizás esto contribuyó al éxito de Parrilla en su reunión con el Rey de España, Felipe VI, y el jefe de gobierno español Mariano Rajoy.

Sobre Juan Carlos I, el padre del actual rey, digamos que fue uno de los mejores preparados en Europa para lidiar con un representante del castrismo. Su papel durante la transición española, su intervención para frenar el intento de golpe de Estado pro franquista de 1981 y su apoyo a la unidad europea, han sido objeto de diversos homenajes, reconocimientos, premios y galardones internacionales. La revista Time, en su momento afirmó, que el rey Juan Carlos se convirtió en el héroe más improbables e inspirador de la libertad del siglo XX, al desafiar el intento de golpe militar que buscó subvertir a la joven democracia posfranquista española.

Aquel memorable, “¿por qué no te callas?”, con que neutralizó al finado dictadorzuelo venezolano Hugo Chávez, quedará como un acierto para los anales de cómo tratar a un sinvergüenza empoderado.

Por otra parte, si conoció a Franco, ¿qué nuevo podría mostrarle Castro II o su enviado Rodríguez Parrilla?

En Portugal fue recibido por el  Canciller portugués y hasta se dice (lo dice Cubadebate) que agradeció la solidaridad de los parlamentarios portugueses. Tales europarlamentarios debieron sentir nostalgia por los buenos tiempos pasados con Oliveira Salazar. Nada mejor para ese tipo de nostalgia, que el contacto con el régimen militar totalitario castrista o con su enviado.

La posición adoptada por los grupos políticos del Parlamento Europeo  que se mostraron a favor de respaldar en su primer debate el Acuerdo de Diálogo Político entre la Unión Europea (UE) y La Habana, podría ser el elemento de una victoria para el canciller Rodríguez Parrilla. Por allá no quieren una “vara de medir” diferente con los Castro y los derechos humanos, que la que utilizan para evaluar a otros regímenes parecidos, como el de China y bueno, esto ayuda.

En Grecia, se entrevistó con su homólogo Nikos Kotzias, y luego de su corta tournee, Rodríguez Parrilla regresó a Cuba. Lo hace satisfecho por el euro apoyo recibido para dar continuidad al abuso ciudadano, a la represión, las golpizas y las eventuales pérdidas colaterales que caracterizan a regímenes del corte de los defendidos tanto por él, como por sus homólogos von Ribbentrop y Molotov.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#478

Advertisements

Viejos chistes que no pasan de moda, Juan González Febles

En enero 17 de 2017, el régimen militar totalitario encabezado por el llamado general presidente Raúl Castro y EEUU acordaron luchar juntos contra el terrorismo. ¿Qué les parece?

En aquella oportunidad, se firmó un acuerdo para cooperar en temas tan sensibles como la lucha contra el terrorismo, la trata de personas y los delitos cibernéticos.

Las partes reconocieron el “impacto negativo que para la seguridad nacional tienen los delitos transnacionales”, según el memorando de entendimiento que fue rubricado para la ocasión en esta capital.

El texto fue firmado por el encargado de la embajada de Estados Unidos en la isla, Sr. Jefrey De Laurentis, y el recién nombrado ministro del Interior castrista, Julio César Gandarilla Bermejo.

El convenio se sustanció a pocos días de que el presidente Barack Obama —quien comenzó su histórico deshielo con Cuba en 2014 tras cinco décadas de enemistad— dejara la Casa Blanca al actual mandatario Donald Trump, sin que se sepa hasta ahora qué dirección se dará a la política norteamericana en relación a Cuba.

Trump deberá decidir si continúa o no con ese convenio con una dependencia estatal que los opositores cubanos y la opinión pública mundial señalan como responsable de arrestos arbitrarios y todo tipo de violaciones a los Derechos Humanos, civiles, políticos y económicos y además con otros acuerdos en cuestiones de inteligencia y cooperación entre ambos países, cuestionados por sus propios correligionarios y muchos detractores que esperan una política de mayor presión sobre el régimen castrista.

Trump nombró a varios cubano-americanos anticastristas en su equipo de transición. Igualmente, han arreciado las críticas para que Trump revierta la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados”, que ofrecía beneficios migratorios a cubanos que llegaran por cualquier vía a Estados Unidos y que fuera suprimida por Obama en su momento.

Aunque Obama comenzara un acercamiento con el régimen militar totalitario castrista (no con Cuba), las sanciones contra ese régimen aprobadas por el Congreso desde hace décadas para presionar un cambio de modelo político y mejoras para el pueblo de la Isla, permanecen intactas.

En las páginas que conforman el acuerdo, se establecen los objetivos de la cooperación y se definen los alcances de los delitos en los cuales se trabajará de manera conjunta. Además de lo descrito, se incluye la producción, distribución y tráfico de estupefacientes, la falsificación de documentos, la seguridad del comercio y la pornografía.

Los firmantes podrán decidir establecer nuevos grupos de trabajo técnico, de acuerdo al texto rubricado para la ocasión. Las acciones previstas establecen que los funcionarios de las dependencias involucradas de uno y otro país tengan intercambios de información y experiencias. Se contemplaron operaciones coordinadas y la designación de oficiales de “enlace” a fin de que las comunicaciones sean fluidas.

Se habló de que las partes realizarán conversaciones de seguimiento de ese memorando cada seis meses y que estará vigente por dos años prorrogables a partir de la firma del convenio.

Aunque podría ser un tanto prematuro, debe destacarse la buena fe y el optimismo de los negociadores estadounidenses.

Habría que ver qué opinión tiene Popeye, que de acuerdo a lo informado, negociaba por delegación de su jefe, el felizmente finado Pablo Escobar, intereses comunes vinculados al narcotráfico con altos exponentes de la nómina oficial castrista.

También sería interesante conocer la opinión de etarras, miembros de las FARC y de otros terroristas entrenados, armados y financiados en Cuba, para hacer la revolución.

Valdría saber que opinan los aliados y compañeros de Corea del Norte, Irán, Hezbola, los criminales estadounidenses refugiados en Cuba, etc.

Quizás solo se trata de viejos chistes que no pasan de moda. Esperemos por el próximo trasiego de armas a Corea del Norte o alguna nueva iniciativa revolucionaria traída a despecho de los acuerdos firmados por el Sr. De Laurentis, y el responsable directo de las golpizas dominicales a mujeres y disidentes desarmados, el honorable ministro del Interior castrista, Julio César Gandarilla Bermejo.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#477

Santa y Andrés la triste fábula enmarcada por la pesadilla, Juan González Febles

En esta ocasión, voy a referirme al film Santa y Andrés del realizador cubano Carlos Lechuga.  El filme muestra desde un lenguaje habilitado de una carga importante de recursos usados por los iconos de la más reciente saga fílmica cubana, Gutiérrez Alea, Solas, etc., desde los predios del ICAIC, una fábula que a fuer de humana, se ve enmarcada en los hilos de la telaraña totalitaria que la convierte en pesadilla.

Aunque la saga fílmica cubana de las últimas cinco décadas es portadora de muchas deudas por saldar, en unos casos y en otros, muy bien saldadas, con el neorrealismo italiano y la nueva ola francesa del pasado siglo XX, los desmanes y el daño antropológico hecho a la nación cubana por el régimen castrista emergen en esta entrega con un protagonismo y una carga dramática devastadora.

Santa y Andrés, fue censurada con toda intención en la última edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, pero también lo ha sido en el 18 Havana Film  Festival, o Festival de Cine Cubano de Nueva York. Esto nos recuerda la perversa influencia del régimen hasta en países democráticos y en especial en los Estados Unidos a partir de la acción y ejecutoria de los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia del régimen castrista dentro de los Estados Unidos.

Santa y Andrés, no es ni con mucho una obra solitaria. Se trata del esfuerzo de muchos artistas, por narrar las más recientes y ocultas historias sobre vilezas e indignidades impuestas por el castrismo a nuestra patria. Otro elemento que quizás sostiene la censura a que la obra está sometida, resalta el hecho de que cada crueldad, cada bajeza, cada indignidad reflejada en el filme, fue ordenada, promovida, conocida y aprobada por el difunto ex tirano Fidel Castro, esto se extiende a cada calamidad de este tipo sufrida tanto en aquellos tiempos, como en el presente de pesadilla que aun arrastramos.

Se trata de una coproducción de Producciones de la 5ta Avenida, Igolai Producciones S.A.S., Promenades Films, con la colaboración de Habanero, El Central Producciones, Seconde Vague Productions, Asociación Cubana del Audiovisual, la película cuenta con el guion y la dirección de Carlos Lechuga, la dirección de fotografía de Javier Labrador, montaje Joanna Montero, la dirección artística de Alain Ortiz y el diseño de vestuario de Celia Ledón.

Los protagónicos del filme a cargo de Lola Amores, Santa y Eduardo Martínez Andrés, logran trasmitir la indefensión nacional frente al poder del estado. Hicieron bien lo suyo, secundados por un casting que logró trasmitir, la esencia de personajes con los que lamentablemente se convive en la actualidad. Entre ellos, sobresalen el mudo, interpretado por César Domínguez, que no es más que el hombre nuevo formado y deformado por el castrismo y Jesús personalizado por George Abreu y que podría ser el célebre Luisito o cualquiera de los actuales golpeadores de mujeres y disidentes desarmados. El jefe de sector personalizado por Maikel Alexi Sánchez, consiguió corporizar la deshumanización de esa policía que por ser revolucionaria nunca será nacional y mucho menos cubana.

La fotografía de Javier Labrador arrasa con su realismo, desde un aliento poético capaz de sensibilizar aun y a pesar, de exponer una pesadilla. La música de Santiago Barbosa aporta la carga necesaria para sublimar esta fábula de horror tejida como telaraña y basamento de la pesadilla nacional sólidamente argumentada por Carlos Lechuga y Eliseo Altunaga.

En fin, Santa y Andrés son expresión artística de la pesadilla que el Sr. Obama y la Sra. Mogherini, desde la más alta jerarquía en los Estados Unidos y la Unión Europea dieron aliento. La obra testimonia el crecimiento del arte independiente cubano, sumados a una capacidad creciente para abordar la realidad desde obras de alcance artístico y humano, con rigor y talento, pero lo más importante, con verdad, con empeño y determinación para decirla.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#475

A la espera de Amnistía Internacional, Juan González Febles

Muchos por acá, Cuba adentro –entre los que me cuento- esperan que la prestigiosa International Amnesty (AI) (Amnistía Internacional) se pronuncie sobre las mujeres encarceladas por motivos políticos en Cuba y en líneas generales por todas las apaleadas y maltratadas mujeres de la oposición pacífica interna cubana y entre todas ellas, las más destacadas, nuestras valientes y dignas Damas de Blanco.

Tenemos información de que por ejercer sus derechos a la libertad de expresión, reunión y el derecho ciudadano a la manifestación pacífica, se encuentran encarceladas de UNPACU; Yuneth Cairo Reigada y Marietta Martínez Aguilera y del Movimiento Damas de Blanco Xiomara de las Mercedes Cruz Miranda, Yaquelin Heredia Morales, Aimara Nieto Muñoz y Martha Sánchez González. Más recientemente se unió a este listado Lismeirys Quintana Ávila que luego de un escandaloso proceso en que brillaron por su ausencia todas las garantías procesales conocidas hasta este momento en el mundo civilizado, fue sancionada a seis meses de privación de libertad.

Entre los objetivos perseguidos por AI se cuentan entre otros, -Consideración de la violencia y los abusos sobre las mujeres como delitos graves -Exigencia de juicios justos -Protección de los defensores y defensoras de los derechos humanos -Protección de la libertad de expresión, de manifestación y de asociación.

Entonces, Llama la atención como hay casos en que Amnistía Internacional con una celeridad pasmosa y muy de admirar, ha promovido personas prácticamente desconocidas dentro de Cuba a la categoría ciertamente merecida de prisionero de conciencia. Entonces, ¿cómo es posible que nuestras valientes Damas de Blanco y otras mujeres que integran la oposición pacífica interna y que como ellas llevan suficiente tiempo insertadas en los informativos noticiosos semanales internacionales, hayan sido pasadas por alto en la forma en qué lo han sido?

Si de casos personales se trata, todas las mencionadas en este trabajo son ampliamente merecedoras de ser proclamadas Prisioneras de Conciencia. Todas y cada una de ellas han marcado una diferencia en las calles sin dueño de Cuba, que la propaganda tendenciosa de la dictadura llama ‘calles de Fidel’.

Antes de ser encarceladas en la forma viciosa e ilegal en que encarcela el régimen militar totalitario castrista, todas fueron golpeadas, reprimidas y apaleadas cada semana por antisociales, marginales y elementos gansteriles nucleados en bandas parapoliciales creadas y estimuladas por la policía Seguridad del Estado (DSE) y la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) ese cuerpo represivo del Ministerio del Interior que por ser revolucionario, nunca será nacional.

Como todo lo anterior es ampliamente conocido en Cuba y en el mundo, consideramos por acá que Amnistía Internacional no podría alegar desconocimiento sobre estos casos. Entonces hacemos un llamado a la dignidad y la decencia humana, para que esta prestigiosa ONG reconozca en cada una de nuestras maltratadas, golpeadas y abusadas mujeres, reconozca en Lismeirys Quintana Ávila la muy merecida distinción de Prisioneras de Conciencia. Todas ellas lo son y nadie puede argumentar lo contrario.
ifiernodepalo8@gmail.com; Juan Gonzálea
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: INFORME DENUNCIA ENTREGADO A FISCALÍA GENERAL; MDB; PD#474; INFORME SEMANAL REPRESIÓN CIUDADANA (MDB) PD#474;  SANCIONADA EN JUICIO SIN GARANTÍAS PROCESALES DAMA DE BLANCO; PD#474
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#475

Cuando nos visitó Banal Bobama, Juan González Febles

El fruto de la visita de Barak Obama ha sido el surgimiento de un periodo muy duro. Se han incrementado los desalojos, el acoso a los cuentapropistas, las golpizas, los arrestos arbitrarios, encarcelamientos, y el hostigamiento a opositores y activistas. Entonces, parece haber llegado el momento de escuchar a los que decían que una política más permisiva era la vía para la solución del desastre castrista. Que si suavizaban por allá, aflojarían por acá. ¡Que escache!

Obama con su visita solo apuntaló las violaciones de los derechos y libertades fundamentales, la impunidad y el enriquecimiento de la elite castrista y sus familiares. Hizo crecer el éxodo constante y la legitimación sin concesión alguna a una dictadura de 58 años. Apuntaló la frustración y desesperanza de los cubanos. Esto fue lo que en realidad hizo. Su despedida ha dado paso a un año (2016) marcado por el recrudecimiento de la represión.

El acercamiento del gobierno de Barack Obama al régimen militar totalitario gobernante en Cuba fue fallido. No se ha visto beneficio alguno para el pueblo de Cuba. Si algo hubo, el único beneficiado ha sido el régimen militar castrista. Este ha tenido y aún tiene vía libre para reprimir a la oposición interna y al pueblo a su gusto y a sus aires malévolos.

La banalidad fue  el sesgo distintivo del acercamiento al régimen castrista por parte del ex presidente Obama. Entre otras cosas, su visita marcó el fin de las marchas pacíficas de las Damas de Blanco en la 5ta Avenida, en la iglesia Santa Rita de Casia y en el parque Gandhi capitalino.

El domingo 20 de marzo de 2016 en la última caminata de esas valientes mujeres, el mundo presenció desde las imágenes tomadas la golpiza que el régimen militar totalitario castrista ordenó propinar a turbas paramilitares, a la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y a la policía Seguridad del Estado (DSE) en la 3ª Avenida y 26, cuando salieron a la campaña #TodosMarchamos. Fue el último domingo que pudieron masivamente  asistir a misa en la Iglesia de Santa Rita. Ya el domingo 27 de marzo de 2016, solo llegaron ocho Damas de Blanco. Después de eso, nunca más. Permanecen sitiadas en la sede nacional capitalina. No logran salir no solo a la iglesia de Santa Rita, sino a cualquier otra iglesia a la que hayan hecho la tentativa de llegar para orar por los presos políticos. El régimen no lo permite, gracias a la banalidad sin límites que marcó pauta en la  visita del presidente estadounidense a La Habana.

Nos visitó Banal Bobama y su visita dejó solo eso, banalidad e impunidad sin límites para la más antigua dictadura del hemisferio. Pero lo más impactante de aquella visita fue la noticia de que el pueblo cubano, y aquellos que han luchado por establecer una democracia en Cuba, no serían tenidos en cuenta en las negociaciones en marcha o en otras por llegar. Que para ello, se contaría solo con los castristas gobernantes y otros no elegidos por nadie en Cuba para ocupar los espacios de poder que detentan.

Como de costumbre, el pueblo calla, aunque algo ha cambiado en su interior. Al cerrarse la única ventana y no haber espacio para más pies mojados o secos, eso quizás marque alguna diferencia. Pero aun así, ni esto hará más llevadero su abandono.

Hoy se impone desde las esferas de poder castristas acabar con las Damas de Blanco, con el Foro por los Derechos y Libertades, con UNPACU y con los valientes de FACOZT, entre otros. También, con los pocos que testimonian afirmados en su derecho a ser honrados, a pensar y a hablar sin hipocresía.

Veamos que logran obtener los castristas de entre todo lo que pretendieron tomar, en términos de un eventual respaldo financiero estadounidense con la nueva administración republicana que aún no ha mostrado las cartas con que jugará su partida.
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#474