El código de Birán, Juan González Febles

El mayor daño antropológico hecho por el castrismo a la nación cubana ha sido la afirmación de una permanente falta de valores destruidos por la banda armada para así lograr su entronizamiento permanente en el poder absoluto. Afirmaron para ello, el constante irrespeto, la displicencia y la falta de educación que lamentablemente hoy caracteriza a la mayoría de los cubanos.

Para su afirmación en el poder perpetuo, la banda armada a cargo de gerenciar al régimen militar totalitario impuesto, impuso un nuevo código conductual, este fue ‘El Código de Birán’.

Parte de este código fue hace algunas décadas la promoción de un hecho acaecido en la antigua Unión Soviética. Este consistió en la delación de una madre y un padre por parte de un hijo adoctrinado para ello por aquel Konsomol leninista. Aquella monstruosidad fue ensalzada desde los medios al servicio del régimen como un acto laudatorio a tenor con el recién impuesto código.

Hoy por hoy, gracias a la enseñanza gratuita, se escucha a la gente referirse peyorativamente sobre casi todo. En especial contra los homosexuales promovidos desde las altas esferas por la realeza biraní, las mujeres que son explotadas en las empresas del estado, en los hogares, etc.

Sobre los negros, formó parte en su momento proclamar que estos fueron librados de la discriminación por el régimen, pero todo fue pura alharaca propagandística.

Desde el comienzo del castrismo, se ha oído hablar en Cuba de abortos, legrados e infertilidad. En Cuba, poner fin a una vida humana no nacida fue un ‘derecho”. Un derecho justificado desde el “ateísmo científico”, establecido por el Código de Birán. El Código estableció además igualdad de la mujer. Esta fue la igualdad concebida por quienes promulgaron la liberación panfletaria de la mujer y la condenaron a explotación sobredimensionada en la calle, en la casa y en la cama.

En la reconstrucción del hotel Manzana de Gómez, se contrataron 400 trabajadores indios, que de acuerdo con la prensa oficial, rinden cuatro veces más que los trabajadores nacionales. Esta prensa omitió y ocultó a la opinión pública que los trabajadores indios reciben salarios 20 veces superiores a los de los obreros cubanos. Entonces, lo lógico es que produzcan como mínimo veinte veces más y no solo cuatro veces.

De igual forma, los enfermos en Cuba, por cortesía del Ministerio de Salud Pública, hoy reciben la factura y así pueden enterarse del costo de su asistencia, de vivir en otro país. Así, con la factura, se enteran de que una operación de apendicitis o la implantación de un marcapasos les costarían no menos de 30 000 dólares. Solo se omite que el salario promedio en estos lugares supera al salario promedio en Cuba y que con el salario de un trabajador indio, apretándose el cinto, podría costearse tal tratamiento.

Sobre el turismo, podría hablarse de malos tratos a clientes, falta de higiene, grandes poblaciones de cucarachas en los hoteles y en el resto de la ciudad, contagio de enfermedades diarreicas y altos precios. Estas son algunas, entre otras quejas, escuchadas con más frecuencia sobre el turismo cubano. A modo de solución emergente, las compañías hoteleras extranjeras podrían contratar personal extranjero para los servicios, ya que las normativas vigentes lo permiten. Por supuesto que los extranjeros ganarán más. Pero… ¿cuánto más?

Entonces, el Código de Birán destruyó socialmente a Cuba. ¿Podrá continuar su labor depredadora fuera de ella este ‘Código’, llevado por trabajadores de la salud, educadores, etc.? El futuro dirá la última palabra…
infiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#474

Sancionada en juicio sin garantías procesales Dama de Blanco, Juan González Febles

Luego de ser arrestada arbitrariamente en horas de la mañana del pasado domingo 26 de marzo, cuando se disponía a entrar en la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco (MDB) en la capitalina barriada de Lawton, la Dama de Blanco Lismeirys Quintana Ávila fue conducida a destino desconocido, hasta que logró en horas de la mañana del lunes 27 de marzo comunicar a familiares y allegados las incidencias de su forzosa desaparición.

Según relató fue conducida a partir de su arresto al Centro de Detención, Vivac de Calabazar. Allí permaneció hasta la mañana del lunes 27 de marzo, en que fue conducida al Tribunal Municipal de Marianao, ubicado en Avenida 33 y calle 100 en este municipio.

Allí en violación abierta de lo estipulado en el Código Penal vigente fue condenada a seis meses de privación de libertad por no pagar multas a partir de supuestas faltas, ninguna entre ellas, contemplada en el Código Penal vigente.

La condena en cuestión fue impuesta en una parodia de juicio en que brillaron por su ausencia las garantías procesales. Aquí se hace referencia no solo a las garantías estipuladas internacionalmente en todos los documentos suscritos en tal sentido, por organizaciones del sistema de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sino incluso aquellos contemplados en el arbitrario sistema judicial impuesto por el régimen militar totalitario castrista.

Lismeirys fue conducida hasta el Tribunal por uniformados de la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) que se limitaron a conducirla. Como testigos y únicos presentes, miembros de la policía Seguridad del Estado (DSE) entre ellos, el ya conocido Ariel Arnau Grillé, alias ‘Luisito’.

Desde las facultades omnímodas que detenta, la policía Seguridad del Estado impuso las multas por delitos o faltas no contempladas en Código Penal alguno. En esta farsa jurídica, tales multas fueron validadas por este tribunal. Debe señalarse que el esposo de Quintana Ávila, el periodista, fotorreportero y realizador independiente, Enrique Díaz Rodríguez le pidió a la presidenta del Tribunal que se identificara y esta, rehusó hacerlo.

Sin defensa colegiada alguna y sin garantías procesales de ningún tipo, una mujer, una madre fue sancionada a seis meses de privación de libertad, solo por validar derechos proscritos y negados al pueblo de Cuba por la dictadura militar dinástica que desde hace más de cinco décadas ensombrece a Cuba.
innfiernodepalo8@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#474
Véase: audio con declaraciones de Lismeirys Quintana Ávila

Entrevista La líder y representante del Movimiento Damas de Blanco habla sobre nuevas modalidades represivas Cuba adentro, Juan González Febles

Berta Soler Fernández, líder y representante nacional del Movimiento Damas de Blanco denuncia y expone las nuevas modalidades en el accionar represivo del régimen militar totalitario castrista, que llevan adelante sus órganos especializados en este rubro dirigidos por el Ministerio del Interior y su rama primada, la policía Seguridad del Estado (DSE) con la participación subordinada de la llamada Policía Nacional Revolucionaria, (PNR) y los elementos marginales agrupados en las Brigadas de Respuesta Rápida y otras bandas parapoliciales de ese corte.

Ha habido un crecimiento exponencial en la represión ciudadana interna que ejerce el régimen castrista contra la oposición pacífica interna, a despecho de la más reciente normalización de las relaciones bilaterales entre Cuba y los Estados Unidos. Esta normalización avanza y sin embargo en Cuba, las violaciones de Derechos Humanos crecen exponencialmente como se señalaba anteriormente.

En busca de visiones y perspectivas sobre el tema, la líder y representante nacional del Movimiento Damas de Blanco ofrece sus puntos de vista y los puntos de vista de su organización.

Juan González Febles: ¿Cuál es la situación con los nuevos procedimientos represivos echados a andar por el régimen militar contra las Damas de Blanco?
Berta Soler Fernández: El régimen cubano tiene un nuevo modus operandi. Se trata de arremeter contra las familias de las Damas de Blanco, porque se ha dado en proclamar que “va a acabar con las Damas de Blanco”. Para esto, tocan la parte más sensible en las mujeres, su talón de Aquiles: sus hijos y sus maridos. Este es el talón de Aquiles para las mujeres que integramos este movimiento femenino, pacífico y no violento de las Damas de Blanco. Solo salimos a las calles a ejercer nuestras libertades y entre tantas, la libertad religiosa y la de manifestación pacífica, no violenta.

JGF: ¿Qué pasó exactamente con Lismeirys Quintana Ávila?
BSF: Aprovecharon que su esposo, Enrique Díaz, periodista, fotorreportero y realizador independiente, viajó con carácter temporal hacia los Estados Unidos y ausente Enriquito, como le decimos, arrestaron de forma arbitraria a Lismeirys Quintana Ávila cuando se dirigía a la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco para asumir su guardia, como se hace a diario en la sede nacional. Mientras los niños, (sus hijos) estaban a la espera de que llegara su madre, dos agentes de la Seguridad del Estado se acercaron a miembros del Comité de Defensa de la Revolución (CDR) del área o la zona donde reside Lismeirys y dijeron que iría presa, que habría un juicio, que el padre de los niños les había abandonado porque había salido del país, que los niños quedarían solos porque ella sería encarcelada y ellos, quiero decir, el Departamento Seguridad del Estado, se haría cargo de estos dos menores, un varón de once años y una hembra de dieciséis años.

JGF: ¿Pero, qué sentido tendría todo esto?
BSF: Esta es una patraña más del régimen cubano contra mujeres indefensas que solo quieren la libertad del pueblo de Cuba, de todos los presos políticos. No nos dejaremos amedrentar. Podrá haber alguna que sea abatida por el miedo y que decida retirarse para proteger a la familia. Pero sabemos que todas las que decidan quedarse, lo harán y continuarán con esta lucha que comenzamos en 2003 las Damas de Blanco por la libertad de todos los presos políticos y la libertad del pueblo de Cuba.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#473

Ni nuevo ni viejo, periodismo a secas, Juan González Febles

Leo asombrado en la edición del lunes 13 de marzo del órgano oficial del único y gobernante Partido Comunista de Cuba, el oficialista # 1, Granma, un trabajo firmado por la Dra. Graciela Pogolotti y titulado ‘El nuevo periodismo’. En este trabajo, tan destacada intelectual y académica del oficialismo, aporta (por no decir repite) opiniones y conceptos que no por dichos y repetidos pierden actualidad y relevancia para los intereses que los promovieron originalmente, es decir la élite castrista que encabeza el heredero en jefe o llamado y proclamado, general presidente Raúl Castro.

Luego de manipular el tema con una habilidad y un oficio al nivel de su estatura académica, todo parece indicar que las alternativas que maneja se diluyen en diseños y referencias históricas que esbozan la desaparición de la prensa plana desde placeres y ensoñaciones sensoriales, como lo descrito desde “el crujir del papel y el olor a tinta”, que ciertamente son muy evocadores para quienes crecimos y nos formamos en esa vibra, pero que se quedan en solo eso: evocaciones.

Para la Dra. Pogolotti, las transformaciones relevantes que se imponen y que se impondrán en el modo de concebir, lo que ella eufemísticamente da en llamar “nuestra prensa” y que en realidad es la prensa al servicio del partido único, representativo del régimen militar totalitario que yugula a Cuba a su pueblo y a su sociedad, aborda cuestiones que por su irrelevancia o su falta de pertinencia no merecerían tan siquiera ser esbozadas ya que se encuentran perfectamente explicadas en los más elementales manuales de periodismo.

La cuestión estriba en periodismo a secas y para que haya solo periodismo real, sin distingos de artificio sobre si se trata de uno nuevo o de otro viejo, el ingrediente básico es que haya libertad. Por libertad se entiende libertad de expresión, de información y para resumirlo todo, libertad de prensa. Si todos compartimos el derecho de que hablara el apóstol de nuestras libertades José Martí, “…a ser honrados, a pensar y hablar sin hipocresía”, entonces habrá periodismo. Si hay periodismo basado en la libertad, poco importa que este sea nuevo o viejo.

Lo que resulta un despropósito total es esperar como aboga en su trabajo la Dra. Pogolotti por una “Ley de Prensa”, que concebida desde el control totalitario absoluto impuesto por una dictadura que es de hecho la más añeja y cruel del continente, aporte algo útil o válido al ejercicio de cualquier periodismo. Sea este nuevo, viejo o intemporal.

En su trabajo, la Dra. Pogolotti convoca a retomar nociones de marxismo como elemento formativo de nuevos periodistas. La prestigiosa académica pasa por alto que aquellas elucubraciones, fruto de las masturbaciones especulativas del Sr. Karl Marx, no son ni han sido exitosas en ningún lugar del mundo en que se han constituido en poder político afirmado. El marxismo ha fracasado en Rusia, China, Europa del Este, Cuba y en cuanto lugar se estableció como poder estatal constituido.

Hay que coincidir con la Dra. Pogolotti en que el periodista: “…ha de ser un intelectual de cuerpo entero, atento a los cambios que se producen en el mundo, profundo conocedor de su historia y con capacidad para convocar a un debate abierto a especialistas entrenados en otras disciplinas”. Pero para que todo lo anterior se materialice es menester que ante todo disponga “…del derecho a ser honrado, a pensar y hablar sin hipocresía”. Entonces y solo entonces hará su oficio de periodista amparado en los derechos y libertades que desde la libertad de prensa y el resto de las libertades consagradas, hacen posible este ejercicio de libertad personal y colectiva que es el periodismo.

La explicación pertinente que busca la Dra. Pogolotti sobre los resultados insuficientes en la zafra azucarera, papel de los intermediarios, alza de precios, etc., podría hallarse en la inviabilidad de las recetas del Sr. Karl Marx y su carnal Federico Engels, sumado todo a la incompetencia proverbial del régimen militar totalitario castrista, que ha conseguido destruir a Cuba en el plano económico, político e incluso social y humanamente.

Demostrar lo anterior no resulta difícil ni complicado. Solo que en la Cuba actual al no existir libertad para ello, no existe forma de convivencia para ningún periodismo que no sea el libelismo oficial promovido desde las siempre censuradas páginas de la prensa oficial. Solo se trata del llamado periodismo oficial, que nuevo o no, llevan adelante los repetidores asalariados, obedientes a esa traílla oficial que tan bien luce y desempeña la Dra. Pogolotti junto a otros ilustres declamadores autorizados del discurso oficial.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#472

Más denuncias de maltrato en prisiones, Juan González Febles

Desde 1959 se han multiplicado en Cuba las prisiones. De unas pocas decenas que había a lo largo de toda la Isla, en la actualidad totalizan más de doscientas y está ampliamente documentado, que estas son ‘dantescas y medievales’ en términos de maltrato inferido a reclusos internados en las mismas y condiciones materiales de vida impuestas.

Ha llegado a nuestra redacción, facilitada por el Movimiento Damas de Blanco, (MDB) la denuncia manuscrita hecha por Manuel R. Coloma León, quien se encuentra internado en la Prisión para Seropositivos VIH-SIDA de San José de las Lajas, en la provincia Mayabeque, sancionado a tres años de privación de libertad por un supuesto delito de atentado en que se dice incurrió, a partir de sus posturas contestatarias y la presión que desde el poder se ejerce en Cuba contra quien disiente.

Refiere en su denuncia Coloma León que en el centro de reclusión citado se les ofende,  reprime y se  limitan sus derechos. Se les amenaza con golpizas, con spray urticante, se les restringen las llamadas y contactos con el exterior y se les imponen otras violaciones y negaciones arbitrarias de derechos, como son entre otros, la falta de medicamentos y la atención médica deficiente, por parte de un personal médico, que regularmente brilla por su ausencia o presta un servicio de baja calidad.

En su misiva expone la ausencia de recursos médicos, la alimentación en extremo insuficiente para los reclusos allí hacinados, víctimas todos de este padecimiento (VIH) una pandemia de pronóstico mortal en la actualidad.

Esperemos que como ya la ONU ha cuestionado la participación militar en el sistema judicial impuesto por el régimen militar totalitario castrista, sus relatores sobre Desapariciones Forzadas, en algún momento inspeccionen y revisen a fondo las prisiones castristas y en especial, este centro para pacientes de VIH-SIDA en San José de las Lajas, provincia Mayabeque.

Quizás esto contribuya a poner fin a estos y otros abusos como los aquí denunciados. En el mejor de los casos, esclarecería las situaciones de este corte presentes en las prisiones cubanas.

Se impone poner fin a las violaciones reiteradas a los derechos humanos y ciudadanos en las prisiones que sostiene y sostienen al régimen militar totalitario castrista.

En la conclusión, Manuel R. Coloma León, en su nota manuscrita, dejó este mensaje que puede servir de colofón a esta exposición: “¡Viva Cuba libre! No más represión, no más maltratos, no más hambre. ¡Abajo la dictadura de Castro!”.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#472

El más abusivo entre los monopolios, Juan González Febles

ETECSA, la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. bajo su denominación encubre al monopolio más abyecto, abusivo y depredador del ciudadano de a pie cubano, de que dispone el aún más depredador estado patrón castrista.

Protegido por los mecanismos seudo legales impuestos desde el autoritarismo totalitario impuesto por la dinastía castrista desde hace más de cinco décadas, ETECSA es el pulpo explotador más abusivo que ha conocido la historia contemporánea cubana.

Todos los teléfonos, fax, etc., presentes en el mercado mundial, disponen de identificación de llamadas y a ninguna entre las corporaciones telefónicas mundiales se le ha ocurrido cobrar extra este servicio como lo hace ETECSA. El monopolio castrista cobra este servicio y de otras formas y con otras variantes, estafa a sus desvalidos clientes, cubanos residentes en Cuba privados de todo derecho.

ETECSA, para ganar más, redujo la entrada de SMS a Cuba, procedentes de compañías con las que no tiene contratos directos. La afectación a partir de esto fue de más del 85% de los mensajes de texto que entran a la isla.

Los SMS hacia Cuba filtrados por ETECSA cuestan casi 20 veces más. ETECSA busca ganar más siempre a costa del pueblo sin derechos de Cuba.

También está el tema de la censura: el gobierno elimina los sms que desea.

Otra estafa relevante de ETECSA es que las recargas aportaban un extra que originalmente establecía que el beneficiario de una recarga hecha desde el extranjero, recibía el doble de la cifra depositada. ETECSA ha convertido tal beneficio en un bono que vence en menos de un mes, haya hecho usted o no, uso de la bonificación.

¡Qué arte y que magia para robar!

ETECSA se une exitosamente a los esfuerzos del castrismo que ocupa un lugar relevante a nivel mundial en términos de tráfico de influencias, cuentas trucadas, cohecho y otras menudencias en los llamados paraísos fiscales. ¿El perjudicado de siempre? ¡El pueblo de Cuba!
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de: http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#471

Los que piden y los que luchan, Juan González Febles

Cuando los mambises cargaban en los campos de Cuba libre contra los opresores de aquellos momentos, nadie en Tampa, Washington, New York, México o España, se atrevió a dictar pautas o a promover ascensos entre sus filas. La modernidad y las circunstancias del presente han cambiado aquellas normas.

El pasado 22 de febrero, Luis Almagro anunció que viajaría a La Habana a recibir un premio de manos de disidentes que piden democracia en Cuba.  El régimen castrista, como era de esperar, le negó la entrada a la Isla y orquestó el escándalo que suele orquestar en tales casos. Pues bien, solo días más tarde, el domingo 26 de febrero, se reprimió como ya es costumbre a disidentes (mujeres) que luchan por restablecer la democracia en Cuba. Por supuesto, los créditos mediáticos fueron copados por los que piden democracia desde fuera de la Isla, en detrimento de los que luchan por la democracia dentro de ella. Son las circunstancias dictadas por la modernidad y así corre nuestro tiempo.

El Sr. Luis Almagro exhibe una ejecutoria digna y relevante al frente de la OEA, esto y su postura frente al autoritarismo emergente en Venezuela le señalan como un luchador vertical por los valores democráticos continentales y validan su posición ante la opinión pública.

La OEA tiene su resonancia y significado propio. Es una organización creada, dedicada y consagrada a la  democracia. Desde sus inicios, en 1948 y más recientemente, con la aprobación de la Carta Democrática Interamericana (CDI) en 2001, la OEA debe promover los elementos esenciales de la democracia, esto es: libertad de prensa, autonomía del poder judicial, elecciones libres y justas, y alternancia en el poder. Ciertamente, Luis Almagro ha llenado y llena, estas y otras expectativas.

Las circunstancias que la modernidad entre otros aspectos, imponen a la lucha pacífica que tiene lugar en Cuba, no son para nada responsabilidad de la OEA o del Sr. Almagro. Sucede que los que luchan en Cuba, están sujetos al arbitrio de personas que no han pernoctado nunca en Villa Maristas o en alguna otra dependencia de la policía Seguridad del Estado o de la llamada ‘Nacional Revolucionaria’, no han viajado nunca esposados en coches de la policía Seguridad del Estado o de la ‘Nacional Revolucionaria’ y esto marca algunas sensibles diferencias en sus opciones y apreciaciones.

Nadie debe responsabilizar desde Cuba al respetado y digno Sr. Luis Almagro, con las decisiones tomadas por los innombrables a cargo de canalizar ayudas y promociones. Esos, que desde cómodas poltronas lo deciden todo en Cuba.

Entre quienes asumen y canalizan ayudas y promociones para luchadores por la democracia Cuba adentro, no figuran veteranos invasores de Playa Girón. No se cuenta, entre otros con el poeta y luchador Ernesto Díaz, no se cuenta tampoco con Félix Rodríguez Mendigutía. Entre los promotores actuales, no hay uno que haya marcado pauta alguna de vergüenza, coraje, tradición y resonancia.

Sería fabuloso que entre los promotores externos de la prensa nacional independiente cubana, se contaran los colegas del Colegio Nacional de Periodistas en el exilio. Pero no es así. Fríos y asépticos burócratas se ocupan de estos menesteres y sus resultados, hablan por sí mismos. Salen en representación, tanto de la lucha interna por la democracia como de la prensa nacional independiente, personas carentes de preparación cultural, profesional y política. Ha habido casos que hasta faltó el historial de lucha y activismo que avale tales selecciones.

Desde Cuba, pide democracia cualquier hijo de vecino agobiado por la miseria. Luchar a cara descubierta por la democracia, solo lo afronta una exigua e imprescindible minoría. Entonces, que las cartas sean puestas sobre la mesa y que se establezcan las prioridades entre los que agobiados piden democracia y los que determinados luchan por ella sobre las calles sin dueño de Cuba.
infiernodepalo@gmail.com; Juan González
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Tomado de:
http://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/; PD#470