AVISO

Primavera Digital.net está cconfrontando problemas con server y hosting por falta de pago y otras dificultades vinculadas con la liquidez.
Trabajamos en la solución de estas dificultades. Perdonen la ausencia temporal.
Gracias a todos por la paciencia

Advertisements

La piñata que llega o llegó, Juan González Febles

Como afirmación del carácter militar en el ejercicio de la dictadura totalitaria que ejerce, la orientación esencial que el régimen militar totalitario y dinástico castrista ha conseguido -con la permisibilidad del gobierno estadounidense- imprimir a las relaciones entre La Habana y Washington afirma la colaboración directa entre las corporaciones de Estados Unidos y los militares cubanos.

Todo apunta a que las relaciones restablecidas en diciembre de 2014 entre La Habana y Washington van hacia la colaboración entre las corporaciones de Estados Unidos y la casta parásita que componen los militares castristas. Aunque como fuerza militar, serían del todo incapaces de resistirse poco más de 48 horas al ejército de su “enemigo histórico”, los Estados Unidos, si lo son para aterrorizar y llegado el momento, masacrar civiles desarmados y esto último es lo que verdaderamente le importa al régimen.

La tónica actual es hacerles depositarios de todas las prebendas y privilegios, para que en defensa de tales prerrogativas, masacren si hay necesidad de hacerlo y defiendan más allá de todo límite, la vida material plena  que disfrutan sin haber trabajado para ella, tan siquiera un día de sus inútiles existencias.

La colaboración establecida en la actualidad con EEUU afirma básicamente que los beneficios de los militares están priorizados, aunque estos pasen por encima de los derechos humanos básicos del resto de los cubanos.

Lo esencial para alcanzar este logro ha sido el establecimiento de una organización estatal adecuada para imponer los horrores que imponen y la permisibilidad estadounidense frente a esto. El gobierno cubano es una banda criminal empoderada y de esto no escapan los militares de su servicio. Fidel Castro fue, es y actuó siempre como un pandillero. Esto está ampliamente documentado. Guillermo García fue el capo de los burdeles en la zona oriental antes de 1959, Crescencio Pérez fue un exitoso cultivador de marihuana en aquellos tiempos y uno de los socios prominentes de García.

Lo que posibilitó a Stalin y a Hitler hacer lo que hicieron en su momento, fue que dispusieron de una organización estatal adecuada para imponer los horrores que impusieron. Si Hitler y Stalin no hubieran sido los sicópatas criminales que fueron, es probable que no hubieran incurrido en los horrores que incurrieron,

Mussolini fue un fascista redomado y además, un revolucionario profesional. No fue ciertamente un sicópata criminal y no incurrió en estas abominaciones. No obstante entre el fundamento totalitario que posibilitó aquellos horrores en Alemania y Rusia, el fundamento totalitario italiano y el fundamento totalitario castrista, me cuesta encontrar diferencias y no sé si existe alguna, verdaderamente.

Lo que diferencia y marca las pautas para esto, no es ni el horrible holocausto promovido por Hitler, ni los millones asesinados por Stalin, se trata de los fundamentos políticos y las organizaciones estatales con las que se estableció la convivencia que posibilitó la ocurrencia de tales horrores.

Kim Ill Sun, en su momento ni realizó pruebas atómicas ni amenazó o desafió al mundo. Solo masacró a su pueblo en silencio fronteras adentro y esto estuvo bien en aquellos momentos. La sucesión ordenada que se le permitió imponer lo ha hecho todo y lo hace todo en la actualidad. ¡Aquellos polvos!

Para solo citar algún ejemplo, podría alguien aclarar, ¿qué hay con lo que el gobierno de Raúl Castro gana con las visas, por las que cada estadounidense debe pagar $50 dólares? ¿Cuánto ha ganado con esto?

Se dice que en 2015, más de 100 000 personas visitaron Cuba desde los Estados Unidos. Así ganaría entre $5 y $8 millones de dólares. Esto es un aporte relevante para un régimen ineficaz y generador constante de graves problemas financieros a los que no encuentra ni ha encontrado solución en más de cincuenta y siete años.

Las Fuerzas Armadas castristas son dueñas de las principales compañías turísticas del país y se expanden en anticipación a la tan esperada oleada de turistas estadounidenses. Como ciertamente no tienen ninguna intención de compartir sus ganancias con nadie, los cuentapropistas quedarán colgados de la brocha por el gobierno de Obama.

Así será aunque este afirme, -Obama- que el apoyo a los empresarios privados es el objetivo principal de su política. Solo que aquí, tales empresarios no son otros que los mismos militares castristas ansiosos por disfrutar de la piñata preparada que llega o ya llegó.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net

Sistema de Salud subordinado a demanda y represión política, un llamado a la solidaridad, Juan González Febles

Hablar del control enajenante y totalizador que ejerce el régimen militar totalitario, dinástico y ‘no alineado’ castrista, sobre el pueblo y la sociedad cubana va más allá de repeticiones. Se trata de la espada de Damocles que pesa afirmada como losa inamovible sobre cada ciudadano, Cuba y Malecón adentro.

Sobran ejemplos para demostrar las precarias condiciones de atención que el sistema de salud cubano, gratuito, aunque inoperante consigue a duras penas ofrecer al pueblo de la Isla. Entonces, será bueno detenerse en la parte más delgada de esta ominosa soga. Los servicios médicos en Cuba son ineficientes para toda la población. Pero, ¿en qué se convierte esta ineficiencia para personas que han roto con el sistema y pasaron a ser opositores pacíficos del mismo, a cara descubierta?

¿Qué pasa cuando un opositor, un periodista independiente o un miembro contestatario de la sociedad civil cubana, necesitado de atención médica especializada, descubre la presencia de algún elemento de la policía Seguridad del Estado que cabildea cosas de su oficio de tinieblas con el personal médico a cargo de su atención?

Hace pocos años, Laura Pollán ingresó en un hospital dentro de Cuba, para atenderse una condición que en su momento no fue calificada como grave. En medio de opacidades y claroscuros técnicos y administrativos, se “complicó” y murió. No se trata de una situación atípica del todo en Cuba. Es algo que puede ocurrirle a cualquier hijo de vecino y es esta cotidianeidad lo que la convierte en aterradora para cualquiera que a cara descubierta se haya atrevido a romper con el régimen y se haya auto definido como opositor pacífico de la pesadilla que ensombrece a Cuba.

Aunque como señale antes, la lista sería demasiado larga, por algo hay que empezar y para ello tomaré el caso de Rogelio Travieso Pérez un líder político opositor de filiación liberal (Liberales de Cuba) con algunos años de brega en la oposición pacífica interna cubana y del master Julio Antonio Aleaga Pesant, que lidera en la actualidad, la organización pacífica opositora Candidatos por el Cambio y que además (ambos inclusive) han recorrido las rutas inhóspitas del periodismo independiente. Ambos luchadores enfrentan el hándicap de no ser exponentes de la llamada oposición leal ni del periodismo joven e independiente en boga en estos tiempos difíciles.

El primero de estos dos casos, Rogelio Travieso, sufre de duodenitis eritomato-exudativa moderada, una pangastritis eritomatosa, hernia hiatal tipo I y esogagitis distal grado C. Especialistas que han atendido su caso, han hablado de la eventual presencia de tejidos neoplásicos que pudieran ser portadores de una etiología maligna.

El otro caso, de Julio Antonio Aleaga Pesant, refiere una coxartrosis que lo mantiene inmovilizado. De acuerdo con las informaciones recibidas de fuentes familiares y del afectado con quien sostuve el diálogo que me permitió elaborar esta entrega, no será posible operarle y colocarle la prótesis que necesita para alcanzar una recuperación tan siquiera parcial. Hemos sabido que en Cuba no se realizan tales implantaciones de prótesis. Según afirman fuentes acreditadas en el Hospital Ortopédico Frank País de La Habana, no existe material para ello desde el último año.

Está de más decir que en ambos casos, se trata de personas que han optado por colocarse contra el régimen y que si para el cubano anónimo de a pie que calla y sufre o huye, no hay posibilidades de atención médica especializada de calidad, dada la inoperancia del sistema de salud, para opositores pacíficos afirmados en el cambio democrático y que consagran y han consagrado sus vidas con este fin, sus opciones dentro de Cuba, son nulas.

Entonces, la única alternativa posible es recurrir a la  solidaridad internacional para el tratamiento de ambos y alentar la creación de un fondo junto con los mecanismos institucionales adecuados para hacer frente a estas situaciones que exponemos desde esta nota y a otras que en su momento serán expuestas como pinceladas de esta pesadilla que se ha prolongado más allá de los límites de lo razonable. Cincuenta y siete años pasa de demasiado.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net; PD#447

El principal obstáculo al desarrollo y la vida en Cuba, Juan González Febles

Luego de leer en el órgano oficial del único y gobernante Partido Comunista de Cuba, el anti periódico Granma, los pronunciamientos y descargos del diplo-comisario del régimen totalitario y dinástico castrista, Bruno Rodríguez Parrilla, en la presentación del informe del régimen militar castrista llevará a la Asamblea General de las Naciones Unidas a tenor de la Resolución 70/5, no se puede menos que recordar a otro comisario en funciones y además revolucionario profesional.  Me refiero a un servidor incondicional del líder supremo y también revolucionario profesional, Adolfo Hitler, quien infaustamente estuvo al frente de Alemania con su partido único y gobernante, aquel Partido Nacional Socialista de los Trabajadores de Alemania de tan triste recordación y aliento.

Quien me vino a la mente fue el Dr. Joseph Goebbels, un cuadro emérito de aquel partido único y su afirmación sobre que, “…hay que hacer creer al pueblo que el hambre, la sed, la escasez y las enfermedades son culpa de nuestros opositores y hacer que nuestros simpatizantes se lo repitan en todo momento…”.

Culpar al embargo estadounidense de la ruina en que el régimen castrista ha hundido a Cuba o culpar a la Ley de Ajuste Cubano de los pasados, presentes y hasta los futuros éxodos masivos, responden al mismo aliento falaz y  revolucionario que vincula a ambos totalitarismos.

Hablar de un bloqueo externo y pasar por alto el bloqueo interno que contra el pueblo de Cuba aplica el régimen militar totalitario castrista es algo más que un irrespeto. Pero todo parece indicar que las licencias y las complacencias que posibilitan a este régimen violarlo todo, están más que consolidadas.

Los obreros cubanos son explotados por el régimen y sus contrapartidas internacionales, sin que la Organización Internacional del Trabajo, (OIT) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se haya pronunciado sobre esto.

La atención hospitalaria en Cuba pasa de deficiente. Zika, dengue y otras endemias foráneas han sido traídas a Cuba y quien sabe a cuantas otras regiones por el régimen militar a cambio de moneda dura por trabajo médico semi-esclavo. El estado de insalubridad en que se encuentra la capital y muchas otras regiones de la Isla es catastrófico.

No obstante a ello y a partir del trabajo esclavo de personal de salud cubano a lo largo del mundo, la acaudalada de acuerdo con Forbes y doctora en medicina Margaret Chang Fung Fu-chun, directora general electa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), elogia de forma continua y permanente lo que califica como “logros del sistema asistencial cubano”.

Esperemos que la Dra. Chang no tenga necesidad en algún momento de extraerse tan solo una muela en el marco del sistema de salud que tanto elogia. Por lo pronto, parece ser una constante que los amigos, aliados o cómplices del régimen militar de la Isla, prosperen económicamente de forma muy ostensible. Parece existir un consenso compartido por la izquierda internacional de que tanto Lula Da Silva, Néstor Kirschner, Cristina Fernández, Hebe de Bonafini, Dilma Roussef, otros  e incluso la Dra. Chang, lo lograron mediante el ahorro sistemático y la probidad reiterada. ¡Que así sea!

Cuba quizás sea el único país del mundo o uno de los pocos que cuenta con una ley que habilita la inversión extranjera y discrimina a los nacionales. Hasta hoy, no ha quedado demostrado o existe duda razonable de que la susodicha ley sea una consecuencia del embargo estadounidense. Pero ahí está la ley, como obstáculo al desarrollo y la vida de los cubanos en Cuba. No obstante a ello, no existe una sola agencia de la ONU que se haya pronunciado contra esta medida ostensiblemente discriminadora.

En Cuba no existen libertades de expresión, manifestación, asociación, información y muchísimo menos de prensa. El régimen militar totalitario y dinástico del clan Castro, las proscribió en su totalidad. Además, se golpea y se reprime la libertad de manifestación pacífica en las calles cada domingo desde hace más de sesenta semanas. Ninguno de los convidados de piedra en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas o los acaudalados representantes de sus agencias especializadas ha dicho algo al respecto.

El aliento goebeliano de culpar al embargo estadounidense de la ruina nacional o a la Ley de Ajuste Cubano de los éxodos masivos no debía prosperar en el ámbito de la Organización de Naciones Unidas. No solo le resta credibilidad a la organización, sino que pone en entredicho además a quienes conviven con estas situaciones anormales y nada hacen por analizarlas, discutirlas y muchísimo menos remediarlas.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: http://www.primaveradigital.net; PD#446

Un lamentable precedente de impunidad, Juan González Febles

Un acuerdo producto de  casi cuatro años de laboriosas negociaciones patrocinadas entre otros por el régimen militar totalitario castrista de Cuba, Noruega, la ONU y otros actores de mayor o menor cuantía, sienta las coordenadas de una paz en Colombia, que podría balancearse en un futuro sobre la tela de una araña, romper la tela y acabar hasta con la araña.

El régimen militar castrista que por décadas fue el proveedor militar y asesor político de los maleantes de las FARC, emerge de estos acuerdos como garante de paz. ¡Quién  lo diría!

Desde el acuerdo, se establece un cronograma para que las FARC pasen del secuestro, el asesinato, el narcotráfico y otras lindezas de ese estilo, a la corrupción, área primada para revolucionarios profesionales. Así, el grupo gansteril dejará las armas y se convertirá en partido político. Tendrán garantizados diez escaños en el Congreso por ocho años en que al igual que Lula, Cristina Kishner, , Dilma Rouseffe, y como ellos, lavarán dinero, traficarán influencias y pasarán a ser políticos de izquierda en el estilo afirmado por la izquierda mundial, así como, la izquierda latinoamericana contemporánea.

Para muchos que a lo largo del mundo optan por la decencia, se trata de concesiones inaceptables que en un futuro serán lamentadas. Se conceden prerrogativas a unos terroristas que pasaron su vida en guerra contra la democracia. Pero ellos prometieron salir del narcotráfico, su principal afición y medio de sustento. Lo hicieron a cambio de promesas para un desarrollo rural sin actores enunciados con propiedad. Estos actores bien podrían ser los camellos revolucionarios consagrados al trasiego callejero y la siembra de drogas, para esa revolución que tan bien conocemos por acá.

La paz en Colombia solo será sostenible a través de un compromiso genuino de justicia y reparación para las víctimas. El fin definitivo de la violencia de las FARC lo será, para las víctimas y para el pueblo colombiano en general, en el instante en que exista una garantía de que los maleantes de las FARC no tengan nuevas posibilidades de amenazar la tranquilidad ciudadana y el orden democrático.

Lo más significativo es como la Organización de Naciones Unidas (ONU) no se pronunció en su momento con la energía demandada, acerca de los secuestros, los reclutamientos forzosos, los asesinatos y la práctica del narcotráfico practicados por los elementos FARC. Quizás esto explique cómo el régimen militar castrista que entrenó, apoyó y propició todos estos horrores y que en la actualidad reprime la manifestación pacífica ciudadana en las calles, la libertad de expresión, asociación, prensa y otros derechos consagrados por la ONU, resulta agraciado por la propia ONU en momentos como este y en otros más significativos aún.

El presidente Juan Manuel Santos espera que el acuerdo final alcanzado sea sometido a un plebiscito para su ratificación. Pero como ya se ha dicho, la paz solo será sostenible a través del compromiso con la justicia, la reparación para las víctimas y el fin de la violencia promovida por las FARC.

Se dice y es lo correcto políticamente, que el acuerdo es producto de cuatro años de negociaciones patrocinadas entre otros, por el régimen castrista de Cuba, que fue el proveedor militar y asesor general de los terroristas de las FARC. El hecho real estriba en que poco antes, algunas entre las figuras ejecutivas más prominentes de la banda, encontraron el final que muchos consideraron justo en tales momentos. Así, algo cayó sobre ‘Mono Jojoy’, Raúl Reyes dejo de estar entre los vivos y Simón Trinidad junto a otros de ese estilo, dejaron de representar el peligro real que representaron para sus semejantes.

En fin, tanto Timoshenko, como Iván Márquez, como los otros sobrevivientes segundones, tomaron la decisión adecuada, bajo la presión de tales circunstancias. Vamos, morir por la revolución es simplemente morir y los muertos, afortunadamente no secuestran, no trafican, no asesinan ni presionan con chantajes. Tales circunstancias aunque haya podido o no demostrarse que fueran obra o hechura de los “imperialistas yanquis”, funcionaron. ¡Shalom! ¡Voila! ¡Enhorabuena!!! Y bueno, hasta ¡Happy Thanksgiving!!!!!
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de: wwww.primaveradigital.net; PD#445