La represión se incrementa más aun… ¿Y por qué?, Juan González Febles

Muchos dentro y fuera de Cuba buscan una respuesta y hasta una razón lógica para el incremento más reciente del accionar represivo del régimen militar totalitario castrista. Entre tantos buscadores de la verdad, ciertamente faltan los que conocen la esencia de lo que el término ‘totalitarismo’ abarca.

Ha circulado una historia muy ilustrativa sobre ese término que involucra a aquel memorable monstruo que se llamó o se hizo llamar Stalin. De acuerdo con la historia de marras, Stalin departía con unos colaboradores, mientras una gallina picoteaba en ese entorno. Para demostrar gráficamente sus puntos de vista sobre gobernabilidad, tomó la gallina, la desplumó con la delicadeza que caracterizó tanto su actuar como su sentir auténtico y entonces, el pobre animal para protegerse del inclemente sol, se colocó a su sombra.

De esta forma, Stalin puso de relieve la ingeniería social totalitaria. Esa gallina representó en aquel momento al siempre sufrido pueblo ruso, pero si transpolamos tiempo, espacio y circunstancias, podría ser el pueblo cubano y Stalin una representación de lo que son los Castro para el pueblo de Cuba. Dentro de esa concepción el principal aliado del totalitarismo, sería la miseria compartida y la dependencia total de cada ciudadano al poder absoluto impuesto.

Esto puede dejar muy mal parada la promoción y la creencia sobre el rol a jugar en un futuro en Cuba de los llamados “emprendedores” y la pequeña empresa privada a ellos vinculada. Esta podría ser otra gallina a desplumar en el momento en que fuere necesario. El tiempo lo dirá…

Algunos consideran que el “deshielo unilateral” inaugurado por el presidente estadounidense Barak Obama, es la causa del incremento en la represión y esto no es del todo así.

Si digo “deshielo unilateral”, es porque para el régimen castrista, los Estados Unidos continúan siendo “el imperialismo” y de acuerdo con este discurso político, se trata “del mayor enemigo de la humanidad”. Así han dicho y así dicen.

Entonces, aunque resulta improbable que los Estados Unidos acepten sustituir a la Venezuela chavista en la manutención de la dictadura totalitaria castrista, hay consideraciones a tomar en cuenta en tal sentido. Los castristas saben esto y lo que juegan hoy y jugarán en un futuro, lo hacen dentro de estas coordenadas.

Para los castristas, el gran problema es que en los Estados Unidos sobran estadounidenses decentes que no permitirán que corran sin consecuencias cosas indecorosas.

Pero es muy cierto que en la actualidad, Caracas y Washington son los puntos de mayor interés para el régimen castrista, ya que Moscú está lejos y no en las mejores condiciones.

Se trata además de que la miseria extrema tenga otra cara, y esta no es muy halagüeña para el régimen castrista.

La represión crece porque el pueblo cubano de a poco les pierde el miedo. Llegará el momento en que dejará de temer más a los represores que a los tiburones del Estrecho de La Florida y a las selvas y traficantes de América del Sur, entonces habría llegado el escenario al que más temen o al que verdaderamente temen.

Cada día la población se manifiesta de manera más crítica y cada día hay más ciudadanos en las filas de la oposición pacífica o en colaboración con esta en múltiples formas.

El escenario actual que tiene ante sí el régimen militar castrista es el de un mayor activismo prodemocrático representado por actores emergentes salidos de la miseria y la entraña popular. Afortunadamente para ellos, son en muchos casos desconocidos o no muy reconocidos por los promotores por excelencia desde el exterior.

La mayor represión del régimen está dirigida a detener a tiempo a esta fuerza emergente no controlada. Ya podrá contarse con ellos, como futuras “pérdidas colaterales” a glorificar. Estas “pérdidas colaterales” garantizarán con su riesgo, los golpes que reciben, sus miserias y sus privaciones, mejores condiciones para viajar y realizar la importante tarea política que realizan los elegidos.

La buena noticia y el pensar positivo en este sentido es dar por sentado que estas “pérdidas colaterales” hayan sido negociadas entre ellos o con los queridos yanquis, pero no con el gobierno cubano. Esperemos que así sea.

En el terreno de la prensa libre y la libertad de prensa, este esquema parece repetirse y también podría haber “pérdidas colaterales”. Havana Times y OnCuba disponen de oficinas en la capital y de un margen de tolerancia que podría ser esgrimido fuera de Cuba como un índice valorativo muy positivo de que el régimen castrista cambia para bien.

Desde los Estados Unidos funcionan proyectos muy bien financiados para la promoción de una prensa “libre”, que se ocupe de temas que no irriten al régimen cubano. Sobre esto, repito: Ojala que todo haya sido negociado entre ellos o con los queridos yanquis, pero no con el gobierno cubano. Esperemos que así sea y que en las “pérdidas colaterales” que vendrán, no sean muchas las manos y las conciencias manchadas.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de http://www.primaveradigital.net; PD#438

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s