Chanel para chanchos, la fragancia del oportunismo, Juan González Febles

Karl Lagerfeld estuvo en La Habana y presentó por acá su colección ‘Crucero’. Conocido como “el kaiser de la moda”, Lagerfeld ha expresado su visión personal de lo que es y ha sido su vida: “una pantomima”.

Entre otras genialidades como esta, Lagerfeld parece integrado plenamente a ese ilustre grupo de ricos y famosos que debían permitir a su obra que hable por ellos, porque de hacerlo ellos, les sucede lo que al pavo real de marras, el día que decidió abrir la boca, perdón, el pico.

Al igual que la prima ballerina assoluta, la Sra. Alicia Alonso, Lagerfeld no debe perder cada oportunidad que tenga de permanecer callado, porque si habla, desatina.

Por otra parte, estaba en el lugar adecuado. Chanel coqueteó con la más rancia nobleza europea y colaboró con los nazis, entonces, ¿por qué no con los Castro?

El oportunismo y hasta los chanchos necesitan una fragancia, ¿sugiere alguien algo mejor que Chanel?

Si Chanel logra disipar algunos hedores, ¡bravo!, solo que promover una pasarela entre ruinas, desperdicios y gente miserable y mal alimentada, resulta patético y más que esto, degradante.

Como ya no hay nazis empoderados con quien colaborar y el anti semitismo perdió y pierde espacio, solo quedan los fascistas populistas de América y algún que otro dañino de Podemos por allá por España.

Si esto es así: ¿Que mejor lugar que la Corea del Norte de América para una pasarela? ¿Se imaginan, esta pasarela orlada por la policía Seguridad del Estado (DSE), la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y distinguida con la presencia de la familia Castro y sus afines y allegados extranjeros y nacionales? ¿La imaginan en el municipio capitalino Centro Habana en el clima anti higiénico y anti estético creado por chanchos y churrosos en más de cinco décadas de pasión y entrega revolucionaria?

¿Pero que podía y puede esperarse de Chanel? El propio Lagerfeld, el kaiser de la moda, se ha mostrado un consagrado servidor de la gente de dinero. Sobre la gente rica ha dicho en alguna ocasión: “El auténtico drama de la gente rica es que siempre la hay aún más”.

Su presencia en La Habana para presentar su colección ‘Crucero’ es coherente con su casa matriz. Chanel en un magistral ejercicio de oportunismo, no desestimó en su momento colaborar con los nazis y ya ven, sobrevivió para colaborar con los Castro.

El acceso a las áreas habilitadas en el Paseo del Prado, municipio Centro Habana para la performance, fue muy difícil, casi imposible. Hubo todo tipo de policías afirmados en impedir accesos ‘no deseados’. No querían constancias fotográficas indeseadas y colocaron reflectores para impedir fotografías desde balcones y azoteas.

Pido excusas a los lectores, pero no puedo ofertar fotos con esta entrega. Ya me fue robada una cámara por sicarios de la policía Seguridad del Estado. No dispongo de otra y no estoy en disposición de arriesgar algún equipo que los ‘héroes de la climatización artificial’, no repondrán. Sobre esto, no puedo asegurar ni negar que sea o no en convivencia con la policía Seguridad del Estado. Podría ser algún objetivo estratégico compartido o cualquier otro asunto.

De vuelta con Chanel-Lagerfeld, no se conoce que más allá de su raigal oportunismo tengan planeado algo para Cuba que beneficie a alguien, más allá de la familia Castro y sus allegados. El tiempo, como es costumbre, dirá la última palabra.
infiernodepalo@gmail.com
Véase: Rápido y furioso en el aire, Frank Correa; http://www.primaveradigital.net; PD#428

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s