Empeño determinación y verguenza, Juan González Febles

Desde hace un tiempo aparecen enfoques críticos, racionales, objetivos y en ocasiones hasta académicos, que cuestionan a la oposición interna cubana. Escrito para Martinoticias.com, leo la entrega hecha desde el exilio por el colega Juan Juan Almeida en su trabajo, “¿Qué puede ofrecer la oposición a los cubanos?”.

JJ Almeida llega a asegurar que “…Cuba es un país donde la polémica, o su pariente el debate, son el pan nuestro de cada día entre artistas, cuentapropistas e intelectuales”. Al chocar con juicios de este cariz, uno se pregunta hasta donde ha calado la comprensión del término totalitarismo o que parte de este concepto político no se comprende por parte de tantos comentaristas inteligentes, fuera y hasta dentro de Cuba.

Lo que faltó por decir es que en Cuba, se puede debatir la calidad del pan y culpar al panadero, se puede debatir sobre el transporte y culpar de su desorganizada e ineficaz gestión a los choferes o a los administradores de los paraderos. Estos son los límites objetivos de todos los debates dentro de Cuba. Cuando tal polémica o debate, afecta a la élite gobernante o señala culpabilidades en el clan familiar dinástico gobernante, habrá llegado para “artistas, cuentapropistas e intelectuales” el momento de asumir que viven bajo una dictadura militar totalitaria. El momento de pagar quizás hasta con el pan de cada día y algo más el costo de la diferencia.

Muy cierto que se trata de “…una isla donde la mayoría de la población juvenil asegura tener exiguas, o ninguna, posibilidad para cumplir sus anhelos; una nación donde la media de profesionales padecen de ridículos ingresos per cápita…”, también que el miedo sembrado deja solo una privilegiada puerta abierta para dar solución a esto y esta puerta es, la salida inmediata del infierno. Esta es la alternativa conveniada por el régimen militar cubano con todos sus amigos y “enemigos” externos. Así, el régimen militar castrista ha tenido y tiene las manos libres para dar las soluciones ya conocidas. Estas fueron y son, paredón, cárcel, golpizas, accidentes, asaltos y en casos específicos, hambre previamente conveniada con empoderados patriotas desde el exilio.

Cierto es que se trata un estado donde, “…el descontento entre políticos y militares, preocupa. Sin embargo, la oposición que trabaja a favor de las libertades y de instaurar un régimen democrático, ha sido incapaz de construir una alternativa verosímil”.

Otra vez se omite una inconveniente verdad de Perogrullo, la alternativa se construye con empeño, determinación y vergüenza y crece muy modestamente. Si de hacer comparaciones se trata ha crecido mucho más que lo que creció en su momento la oposición al Partido Nacional Socialista de los Trabajadores de Alemania. Esto a despecho del empeño, determinación y la vergüenza desplegada por Sophie School, los jóvenes de su entorno y cada alemán que se unió a un esfuerzo opositor contra el compañero Adolfo Hitler, líder y jefe supremo de ese partido (único) y de Reich alemán en esos tiempos. Quizás haya crecido más que la oposición surgida en aquellos momentos frente al camarada Iosip Stalin, al frente de su Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) y también partido único. En fin, hasta este día, ningún pueblo sobre la tierra ha logrado con su esfuerzo derrocar a un régimen totalitario socialista real o nacional socialista. ¿Por qué exigir al pueblo cubano lo que hasta hoy ningún pueblo ha logrado ni en Alemania, Italia, Rusia, España, China, etc.?

Nos dice desde su entrega el colega que puede entender que “…el hecho de haber sido marginados y reprimidos por tanto tiempo y sin piedad, hace que a muchos opositores, les resulte difícil aceptar que el momento no es de excluir a quienes les hayan excluido, sino de reconciliación y de intentar cooperación con todos los grupos sociales”. Pienso que no se trata de una reacción de revancha, quizás sea el conocimiento de la cantidad de herederos sin gloria, generales sin batallas y criminales con un registro probado, que buscan reciclaje en una reconciliación que nunca promovieron desde un perdón jamás solicitado.

Se trata de que la riqueza que robó una banda de gánsteres políticos sin ningún tipo de escrúpulo, no pueda ser disfrutada en paz por herederos, que como dijera el habanero inmortal José Martí, viven y han vivido del fruto del afán, de algún o algunos ladrones. Para quienes con empeño determinación y vergüenza, enfrentan al totalitarismo en Cuba, no resulta lícito aceptar a “grupos sociales”, como los que (y sea dicho por citar algún ejemplo) asistieron a Panamá en representación del grupo dinástico del poder absoluto.

Nos dice Almeida, que no pone en duda “…el afán, ni la disposición del día a día por lograr una importante acción de masas; pero el hecho de ver “segurosos” en cualquier lugar, y dispuestos, como una constante, a defenderse de ser infiltrados por fuerzas de la Seguridad de Estado, les obliga a caer con facilidad en la duda, en las disputas internas, en el pecado político de la desconexión popular y en el evidente fracaso del poder de convocatoria”.

No queda otra alternativa que ir de vuelta sobre el término totalitarismo. Digamos que este abarca un control enajenante y totalizador sobre todo el entramado social. Este control, esta presencia no es una fantasía, es la realidad con que se convive Cuba adentro, aunque de forma lamentable esto pretenda ser distorsionado. Habrá que esperar a que los servicios especiales en los propios Estados Unidos destapen algo de los que les afecta de forma directa, ya que lo que afecta a cubanos, no es muy relevante para ellos. Quizás, podría ser que algunas riquezas surgidas por allá, hayan sido estimuladas en su crecimiento desde acá, o de que Ana Belén Montes, no esté tan sola en su accionar contra los “imperialistas yanquis” y hoy compañeros del Norte.

Nos dice el colega Almeida que “…ser opositor y no luchar por ocupar un lugar en la Asamblea Nacional del Poder Popular, alegando “no querer hacerle juego al Gobierno”, se le hace una expresión que a muchos les puede gustar, que despierta morbo y fascinación, pero hoy, “…es una frase flácida”. ¿Qué les parece?

¿Se trata de que los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia del régimen militar cubano ya crearan las condiciones y la oposición necesaria para ocupar curules en la llamada ‘Asamblea Nacional del Poder Popular’, previamente aprobados por la exigente Comisión Electoral? ¡De ser así adelante! Pero no se trata de flacideces, es un conocimiento exacto del terreno que se pisa atado a la aprensión y al peligro que esto realmente representa. Una dictadura es una dictadura y la dictadura castrista, es una de carácter totalitario.

El colega se pregunta: “¿Qué puede ofrecer la oposición interna cubana a quienes dentro de Cuba, más que el debate político, necesitan mejorar sus condiciones laborales, estudiantiles, habitacionales, de salubridad, etc.?”. Nos aporta una respuesta y esta es, “…Únicamente, confianza”. Nos dice que, “…para ello se hace imprescindible luchar por ocupar espacios en la sociedad y en el parlamento, para desde adentro poder disputarle la legitimidad al grupo gobernante”.

Para disputar la legitimidad al grupo gobernante, es imprescindible disponer de recursos materiales, pero además sería imprescindible, pasar por encima del control social absoluto que sobre cada cubano ejerce el aparato represivo del régimen militar totalitario castrista. Sin libertad de prensa, información asociación y expresión, se trata del juego previamente perdido. Ya que desde el terreno, hasta las reglas, todo está en manos del régimen que incluso determina desde figuras hasta debutantes.

La oposición ofrece a los cubanos algo muy parecido a lo que el ex primer ministro británico ofreció en su momento al pueblo británico, esto es: Sangre, sudor y lágrimas, para ello dispone de solo empeño determinación y vergüenza.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de PrimaveraDigital.net

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s