Para que la oposición deje de ser un actor de poca consideración, Juan González Febles

La disidencia cubana, en la actualidad cuenta con un mínimo poder de convocatoria.  Vive acosada por la  Seguridad del Estado. Esto  la convierte en actor casi insignificante o de poca consideración.

Pero  eso tiene causas subyacentes.

Los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia castristas comenzaron su infiltración en los EEUU, casi desde el mismo 1959. Como prueba de ello, recordemos que el ex coronel Antonio de la Guardia, fusilado en 1989 por orden de Fidel Castro,  entró y salió de los Estados Unidos cada vez que quiso y en una de esas ocasiones ejecutó  o asesinó a Rolando Masferrer, un exiliado que era un enemigo personal de Fidel Castro.

El exilio cubano, ha pretendido, y hasta cierto punto ha logrado, ser la fuerza motriz que de una u otra forma logra una presencia y una pujanza incuestionable dentro de la oposición pacífica interna.

Entre este exilio existen quienes están convencidos que es desde Miami o Madrid, y no dentro de Cuba, donde se bate a la Seguridad del Estado.  Así, son capaces de fraccionar a capricho los proyectos opositores más promisorios y exitosos.

Quizás si los disidentes polacos   hubieran contado con una  ayuda como esta, habrían fragmentado a Solidaridad  en varias decenas de pequeñas organizaciones financiadas por ellos.

Están convencidos de que el hecho de vivir fuera del control enajenante y totalizador del régimen militar cubano y recibir directamente financiamientos del gobierno de los Estados Unidos les aporta más visión e inteligencia que la que se alcanza en la  lucha Cuba dentro. Así gestan  aunque no se percaten, cincuenta años más de derrotas y frustraciones.

La mayor parte de los cubanos de a pie sostienen una mentalidad basada en que los yanquis son quienes deber pagar los platos rotos. Lo ven así desde los ingenuos  que ven a Cuba desbordada de  McDonalds, teléfonos inteligentes y Kentucky Fried Chicken, hasta los opositores  que sienten que Obama les ha  traicionado, como lo hizo en 1961 aquel  sonriente presidente, también demócrata, que privó de apoyo aéreo a los invasores de Playa Girón.

Los escogidos por este exilio, tanto o más penetrado que la oposición interna  por los órganos especializados de inteligencia y contrainteligencia del régimen castrista, que crean de veras que la Declaración de San Juan, aprobada en el Encuentro Nacional Cubano, les aportará avales para asumir posiciones de liderazgo dentro y fuera de Cuba andan muy despistados. Les queda mucho que hacer para lograr resultados que valgan la pena y así ganarse el apoyo de la población. Mientras no sean seguidos por los cubanos de a pie en la Isla, tendrán tareas pendientes y esto se logra solo en las calles sin dueño de todos los cubanos.

Mientras no sean seguidos por los cubanos de a pie, desde las calles ganadas al régimen, los opositores todo lo tendrán pendiente.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de Primavera Digital; PD#393

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s