Detenciones arbitrarias y abusos en visita pontificia, Juan González Febles

Más de cincuenta detenciones arbitrarias solo en La Habana y casi más de doscientas a lo largo del país, además de la recogida de los trashumantes, sin techo y menesterosos habaneros, constituyeron el saldo más apreciable de la visita del Papa jesuita Francisco I a Cuba.

Este saldo es la parte inicial de su visita y constituye solo un balance tentativo de los resultados de su presencia entre el 19 y el 20 de setiembre en La Habana.

Solo en la sede habanera de la organización opositora pacífica ‘Damas de Blanco Laura Pollán’ hubo 23 arrestos entre el 19 y el 20 de setiembre.

El propio 19 de setiembre el Nuncio Apostólico invitó a varias personalidades de la sociedad civil y la oposición interna para que acudieran a las afueras de la Nunciatura, para que allí recibieran el saludo y la bendición papal. Fueron invitados Berta Soler Fernández, Marta Beatriz Roque Cabello, Miriam Leiva y Antonio González Rodiles.

González Rodiles preguntó a funcionarios de la Nunciatura si Su Santidad se reuniría con personalidades y líderes de la disidencia interna y ante la respuesta negativa, declinó cortésmente la invitación.

Las señoras Soler Fernández, Roque Cabello y Leiva García acudieron porque católicas practicantes, actuaron en armonía con su fe. No obstante a ello, todas fueron impedidas de participar, resultaron arrestadas y posteriormente devueltas a sus respectivos domicilios en carros patrulleros de la policía o en vehículos oficiales del Ministerio del Interior.

Solo en la capital, más de un centenar de ciudadanos fueron advertidos por factores del aparato represor (Seguridad del Estado, Policía Nacional Revolucionaria) para por diversas razones, impedirles asistir y participar en la misa papal. Algunos fueron excluibles regresados a la Isla desde los Estados Unidos, otros, activistas de la oposición pacífica interna, los más, personas sindicadas como desafectas al régimen militar cubano.

Declaraciones recibidas en este medio de prensa apuntan a una creciente y compartida decepción por parte de una amplia gama de líderes y personalidades tanto de la oposición como de la sociedad civil contestataria.

Berta Soler Fernández, líder y portavoz de Damas de Blanco “Laura Pollán”, manifestó su malestar por lo que calificó como la intolerancia del régimen militar cubano a partir de la represión desembozada que desencadenó durante esta visita papal.

Por su parte, Antonio González Rodiles comentó su decepción porque Su Santidad decidió excluir a los opositores pacíficos de su agenda de trabajo en la Isla.

El régimen militar montó su coreografía y para esta visita papal, a diferencia de la primera visita de Juan Pablo II, controló la participación ciudadana en todos y hasta en los más mínimos detalles. La actuación de los agentes represores se manifestó hasta en camilleros de la Cruz Roja que actuaron contra alguien que intentó mostrar un cartel durante la celebración y fue reducido con una muy rápida y aún más efectiva violencia.

El discurso ambiguo y lleno de ambivalencias pronunciado por Su Santidad Francisco I posibilitó que el régimen militar totalitario cubano desplayara su arsenal intimidatorio y la represión ya conocida contra el ciudadano, con la efectividad acostumbrada.

La homilía de ocasión, también ambigua y ambivalente, completó el menú pontificio habanero.

Su Santidad se refirió a servir personas en lugar de ideologías y citó al apóstol de nuestras libertades, José Martí, para convocar a un desmarque frente a grupos y dinastías.

Su actuación en Cuba ha puesto de manifiesto a qué personas y a qué intereses su visita verdaderamente ha servido. Solo queda en terreno ambiguo y ambivalente, la eventual proyección frente a dinastías y grupos de poder no definidos con igual claridad que las personas a las que sirvió con su visita y de las que no queda claro si habrá que desmarcarse de ellas o servirlas, siempre de acuerdo a su ambiguo y ambivalente discurso.

A diferencia de Juan Pablo II, que fue claro en la defensa de los derechos humanos y ciudadanos y que concluyó su visita con la exhortación a no temer, el Papa jesuita pasó por alto el tema y así no irritó poderes e intereses de dinastías y grupos de poder, ya por todos conocidos y a los que no resulta necesario citar por su nombre.

Felizmente, Su Santidad partió de nuestro infierno el martes 22 de setiembre. Debe haberlo hecho muy satisfecho ya que en un país en que solo entre un 10 o un 15% de la población es católica practicante, el transporte y los servicios colapsaron para subordinarse a la coreografía oficial de su recibimiento. Quizás sea el preludio de una conversión católica para una élite totalitaria que evolucionará al militarismo fascista con alianza clerical, en el estilo de aquel franquismo con el que simpatizaba a sotto voce, el autócrata en jefe y líder histórico del desastre.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de PD#395

La Virgen de la Caridad del Cable que nos comemos los cubanos, Juan González Febles

Dicen que los mambises agobiados y desde la más absoluta desventaja, nombraron a la Virgen de la Caridad, Virgen de la Caridad del Cobre. Como en Cuba, la mayoría se come un cable y la mayoría de estos se fabrica con cobre, asumamos en nuestra post modernidad a la Patrona de Cuba, como Virgen de la Caridad del Cable. Esto podría ser hecho con la misma licencia dictada por la necesidad de que se valieron los mambises. Solo se trata de sustituir al cobre por el cable. Hasta esa imagen del bote, podría ser, dada  la circunstancia, una balsa. En la balsa, cualquier negro, cualquier indio o cualquier mulato, elevaría su plegaria para llegar sano y salvo a la Florida y sería una alegoría fantástica de los tiempos que corren.

Para quienes argumentan que sustituir el cobre por el cable no sería procedente porque el cobre es positivo y el cable que nos comemos no lo es, recordemos que lo negativo puede ser trasmutado en positivo, si se afirma con mucha fe y más deseos. No será la primera vez que un instrumento de martirio deviene hasta en símbolo del más puro y divino amor. Ahí tenemos a la cruz, que fue el instrumento de martirio por excelencia del Imperio Romano.

El dulce maestro Jesús de Galilea murió crucificado entre dos ladrones, luego de ser traicionado por un discípulo, negado tres veces por otro y quizás vuelto a negar más de una vez antes o después de estos hechos.

Aunque Jesús haya repetido tantas veces que bienaventurados son los que pasan hambre, ningún hambriento es o ha sido bienaventurado, porque el hambre no es buena consejera.

A partir de lo anterior y nada menos que en la Roma de los cruces y las cruces, se afirmó una iglesia que en su nombre se ocupó en iluminar Europa con hogueras. Esa luz llegó hasta América y no fueron pocos los que desde este continente, aportaron de esta forma su luz, con el biocombustible necesario para la evangelización llegada desde el Vaticano.

En el Renacimiento y desde el Vaticano, se intentó apagar la clarinada que crecía para el arte, la ciencia y la cultura. Se puede decir que no ha habido opresión ni elemento de opresión que no haya contado con el apoyo o la complacencia del Vaticano y sus Santidades desde su surgimiento y hasta este momento.

Desde Alejandro VI, el resto de los Borgia, Sixto IV, los Inocencios y el resto de la banda pontificia, son pocos –ninguno podría decirse- los que serán recordados como Su Santidad Juan Pablo II es recordado. Su estatura humana y su condición de hombre y de patriota amante de la libertad, le elevan sobre el resto de las cruces y los cruces políticos de su entorno. Su lucha a favor de los desposeídos frente a los totalitarismos nazistas y comunistas le hacen irrepetible y único.

Entonces, los avatares de Jorge Mario Bergoglio, Su Santidad el papa Francisco y Jaime cardenal Ortega, es solo y nada más que lo mismo. Más de lo mismo ya conocido, desde que el Vaticano es lo que es, lo que fue y lamentablemente, lo que seguirá siendo.

Su Santidad negoció la libertad del pueblo cubano y apoyó al régimen militar totalitario de los Castro para que sobreviva y con él, sobreviva la opresión.

La represión que desatará el régimen militar cubano a partir de la visita de Su Santidad será otro elemento más sobre el avatar pontificio. Cada arrestado, golpeado o abusado en sus derechos durante la visita papal, aportará un elemento más sobre el controvertido historial del Vaticano y por supuesto, sobre su responsabilidad en lo que pueda sobrevenir en el actuar de los represores, así alentados para reprimir.

Solo queda pedir que la Santísima Virgen de la Caridad del Cable nos ayude frente a Jorge Mario Bergoglio, el papa que tuvo y mantiene su papel mediador clave en el acercamiento secreto entre Washington y La Habana. El hecho de que el papa comience su nueva gira en Cuba para culminarla en EE UU es más que ilustrativo. Salta a la vista  la intención de Su Santidad Francisco de seguir al tanto de que ninguna de las partes abandone el camino recorrido y así, el apoyo a la dictadura cubana aporte los frutos por él esperados.

Así son ellos y frente a ellos, solo queda confiar en el aliento libertario de un Dios que ciertamente nos hizo libres y está y siempre estará más allá de cruces y martirios.
infiernodepalo@gmail.com

PD#394

Dos para uno y uno para el único, Juan González Febles

El más oficial entre los medios oficiales del régimen militar totalitario cubano, el órgano y uni-periódico del uni-Partido Comunista de Cuba (PCC), el rotativo Granma, publicó en su edición del viernes 11 de setiembre una nota del Consejo de Estado que da a conocer los acuerdos tomados por este centro de poder en reunión sostenida el martes 8 de setiembre.

Entre estos acuerdos destacan el otorgamiento del título de Héroe de la República de Cuba al general de división y actual viceministro primero del Ministerio del Interior, Carlos Fernández Gondín, y con carácter póstumo a los generales de brigada Raúl Díaz-Arguelles y Víctor E. Schueg Colás.  Y también la información que da a conocer el indulto de       3522 sancionados por los tribunales sin garantías al servicio de este régimen, para ornamentar la Vía Crucis instrumentada para el próximo recibimiento en La Habana del Vicario de Roma, Su Santidad Francisco I.

Del general Fernández Gondín se conoce que en su momento fue otro anónimo mercenario sin más connotación en las guerras africanas promovidas por Fidel Castro, el líder histórico  del desastre nacional. En su momento, estas guerras estuvieron dirigidas a servir a la expansión geo-política del imperio soviético en esa zona geográfica y de paso alimentar el ego insaciable del líder histórico.

Díaz-Arguelles y Schueg Colás, por su parte, fueron dos más a quienes les tocó integrar la nómina que en su momento aportó hombres que estuvieron en la línea de fuego y de esta forma, entregaron sobre el terreno la carne de cañón que alimentó la egolatría política del líder histórico. Además de esto, hicieron frente a las balas y aportaron las inevitables bajas propias de este tipo de enfrentamiento armado.

Díaz-Arguelles formó parte del execrado Directorio Revolucionario “13 de marzo” y fue amigo personal del difunto ex general de división y ministro del Interior José Abrantes Fernández. Su muerte, en 1975, le permitió escapar a la senilidad y decrepitud de sus allegados de entonces y a la inescrupulosa corrupción actual de estos, que ya preludia su final.

En relación con Schueg Colás, puede decirse exactamente lo mismo. Murió en febrero de 1998, de una enfermedad terminal y lo hizo en paz.

Hasta este momento no se materializó necesidad alguna de hacer reconocimientos especiales a estos dos oficiales o a ningún otro, entre los que pusieron en peligro la vida perdida en unos casos y en otros no. En aquel periodo de guerras africanas, guerrillas y todo tipo de empresa fallida promovida por el líder histórico del desastre nacional, ninguna otra consideración que no fuera el ordeno y mando del autócrata en jefe, tuvo peso.

A quien verdaderamente se decide premiar es al general Gondín por la única guerra que ha peleado en toda su vida. Esta es la que lleva adelante contra mujeres de blanco armadas de gladiolos y opositores pacíficos, convenientemente desarmados.

El general Carlos Fernández Gondín es el máximo responsable ejecutor de la represión al actuar político ciudadano independiente desde que se hizo cargo del primer viceministerio de esta institución consagrada al terror y la represión, me refiero al Ministerio del Interior.

En el momento en que sea felizmente juzgado, responderá en la medida de sus posibilidades, -muy amplias- por la muerte de Laura Pollán, Oswaldo Payá, Orlando Zapata Tamayo, la represión al actuar político ciudadano independiente y sobre otras menudencias tales como la penetración de los servicios especiales del régimen militar cubano en las estructuras de gobierno, sociales, académicas, económicas, etc., en los Estados Unidos y en la culta, antigua y sabia Europa, entre otras incidencias.

Entonces, la condecoración recibida por el general pudiera sintetizarse en, ‘dos para uno y uno para el único’ poder dinástico totalitario impuesto al pueblo de Cuba. Se trata solamente de otro general sin batallas encumbrado por sus servicios a la familia que ejerce el poder absoluto en Cuba, encabezada por un presidente sin votos, por supuesto, el más epónimo exponente de esta clase militar, sin batallas, pero con una amplia experiencia en métodos ampliamente conocidos, y aún más reprobados.
infiernodepalo@gmail.com

Tomado de PD#394

Para que la oposición deje de ser un actor de poca consideración, Juan González Febles

La disidencia cubana, en la actualidad cuenta con un mínimo poder de convocatoria.  Vive acosada por la  Seguridad del Estado. Esto  la convierte en actor casi insignificante o de poca consideración.

Pero  eso tiene causas subyacentes.

Los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia castristas comenzaron su infiltración en los EEUU, casi desde el mismo 1959. Como prueba de ello, recordemos que el ex coronel Antonio de la Guardia, fusilado en 1989 por orden de Fidel Castro,  entró y salió de los Estados Unidos cada vez que quiso y en una de esas ocasiones ejecutó  o asesinó a Rolando Masferrer, un exiliado que era un enemigo personal de Fidel Castro.

El exilio cubano, ha pretendido, y hasta cierto punto ha logrado, ser la fuerza motriz que de una u otra forma logra una presencia y una pujanza incuestionable dentro de la oposición pacífica interna.

Entre este exilio existen quienes están convencidos que es desde Miami o Madrid, y no dentro de Cuba, donde se bate a la Seguridad del Estado.  Así, son capaces de fraccionar a capricho los proyectos opositores más promisorios y exitosos.

Quizás si los disidentes polacos   hubieran contado con una  ayuda como esta, habrían fragmentado a Solidaridad  en varias decenas de pequeñas organizaciones financiadas por ellos.

Están convencidos de que el hecho de vivir fuera del control enajenante y totalizador del régimen militar cubano y recibir directamente financiamientos del gobierno de los Estados Unidos les aporta más visión e inteligencia que la que se alcanza en la  lucha Cuba dentro. Así gestan  aunque no se percaten, cincuenta años más de derrotas y frustraciones.

La mayor parte de los cubanos de a pie sostienen una mentalidad basada en que los yanquis son quienes deber pagar los platos rotos. Lo ven así desde los ingenuos  que ven a Cuba desbordada de  McDonalds, teléfonos inteligentes y Kentucky Fried Chicken, hasta los opositores  que sienten que Obama les ha  traicionado, como lo hizo en 1961 aquel  sonriente presidente, también demócrata, que privó de apoyo aéreo a los invasores de Playa Girón.

Los escogidos por este exilio, tanto o más penetrado que la oposición interna  por los órganos especializados de inteligencia y contrainteligencia del régimen castrista, que crean de veras que la Declaración de San Juan, aprobada en el Encuentro Nacional Cubano, les aportará avales para asumir posiciones de liderazgo dentro y fuera de Cuba andan muy despistados. Les queda mucho que hacer para lograr resultados que valgan la pena y así ganarse el apoyo de la población. Mientras no sean seguidos por los cubanos de a pie en la Isla, tendrán tareas pendientes y esto se logra solo en las calles sin dueño de todos los cubanos.

Mientras no sean seguidos por los cubanos de a pie, desde las calles ganadas al régimen, los opositores todo lo tendrán pendiente.
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de Primavera Digital; PD#393

Vals para el millón de Saratoga, Trimpa y sus trimposos, Juan González Febles

Un trabajo que firma Rolando Cartaya publicado por Martí Noticias, “Cuestionan campaña que empujó a EEUU hacia Cuba”, muestra los entretelones de la trama y la estrategia política que eventualmente contribuyó al deshielo en las relaciones entre el régimen militar totalitario de la familia Castro y el gobierno de los Estados Unidos.

Siempre de acuerdo con el fraterno Cartaya, los artículos escritos por un historiador de las relaciones bilaterales Cuba-USA, nombrado Peter Kornbluh, son una referencia válida acerca de los entretelones de tan atractiva felonía.

En su trabajo, Cartaya nos informa que la campaña organizada por los trimposos de Trimpa fue financiada con un millón de dólares aportado de forma extrañamente generosa por una millonaria de origen cubano, Patty Ebrahimi, quien acompañó en 2012 al multimillonario Tim Gill en un viaje a Cuba.

De Ebrahimi se dice que nació y se crió en Cuba y emigró hacia USA un año después que Fidel Castro y su banda armada tomaran el poder.

Ebrahimi y el también millonario Tim Gill realizaron su viaje en el marco del programa que aúpa los llamados viajes  pueblo a pueblo, promovidos por el Sr. Barak Obama. Quizás esto nos de la óptica real sobre el significado de “pueblo a pueblo” en el metalenguaje del Sr. Obama y sus seguidores. Se trata de millonarios y para aclarar algo más las cosas, sería mejor llamarle “Tours para millonarios del jet set, apáticos y superficiales”.

En una ciudad que fuera bella, hoy destruida por el líder histórico de nuestro desastre, en una ciudad llena de basurales y desperdicios, de gentes que luchan contra la miseria, de fachadas destruidas y de mujeres y activistas pro democracia golpeados y reprimidos sin pausa, la buena Sra. Ebrahimi se sintió irritada por las restricciones impuestas por el Departamento del Tesoro al programa de marras. De acuerdo con esto, no pudo ir por su cuenta a visitar los barrios de su juventud, localizar amigos de su familia o visitar sus antiguas escuelas. Algo terrible para la Sra. Ebrahimi.

Mientras, la señora ventilaba sus terribles frustraciones con Tim Gill, en el ambiente de confort del hotel habanero consagrado a la recepción de estadounidenses destacados, el Hotel Saratoga,  un hotel, que de acuerdo con informaciones recibidas de fuentes que exigen anonimato, fue habilitado para estos fines por especialistas de alto nivel, no exactamente del giro de hotelería y turismo. Allí Gill le sugirió que usase su dinero para cambiar la política exterior de su país y tiempo después, le presentó al Sr. Ted Trimpa y al resto de los trimposos. ¡Muy persuasivo este Gill!

Con un millón de dólares, se hacen muchas cosas para bien o para mal. Digamos que la Sra. Ebrahimi no supo o no quiso saber qué pasó cada domingo de 2012 en las mañanas en el parque Gandhi y en la iglesia Santa Rita de Casia. Tampoco vio a las jóvenes jineteras que pululan en la zona de su emblemático hotel. No recibió ofertas de proxenetas que ofertan muchachas y muchachos -muy jóvenes-, ya que: “…los yumas del Saratoga vienen a hacer de todo”.

Leemos con sorpresa que después, el Grupo Trimpa le comunicó a la Sra. Ebrahimi que los altos niveles de la Administración Obama querían cambiar la política y que era necesario un refuerzo para llevarlo todo adelante. Es entonces que Patty Ebrahimi decide costear el esfuerzo y aporta un millón de USD que ofreció a la Casa Blanca lo necesario para ir en pos de tal objetivo.

Como ya es costumbre, el millón se perdió. Quizás ande por alguna cuenta secreta o en la billetera de alguno o algunos. Son cosas como se dice por acá, del Orinoco: “Tú no entiendes ni yo tampoco”. Pero así son estas cosas.

Aunque todo parezca indicar que se violaron algunas leyes, un millón consigue cambiar algunas expectativas y no pocas percepciones. No está claro que se haya violado la “Ley de Divulgación del Cabildeo de 1995” o cualquier otro instrumento legal. Los trimposos deben disponer de algún menudo extra, y bueno, eso ayuda.

Se trata de que los buenos por allá, poco o nada pudieron hacer para impedir a tiempo que Mr. Trimpa y sus trimposos lograran sensibilizar a la Sra. Ebrahimi como lograron sensibilizarla, nostalgias, Tim Gill y Saratoga mediante.

Por acá, poco se puede hacer, que no sea interiorizar, con toda la desconfianza del mundo, como ningún taxi –estatal o no- fue capaz de llevarla a ver su antigua escuela o como tampoco localizó a los amigos de su familia o a viejos amigos, que hubieran estado encantados con variar la menguada dieta de cada día a partir de su inesperada visita.

Desconfiados o no, servirá para hacer cálculos sobre las virtudes y alcance en su cadencia del vals para un millón de dólares de Saratoga, las maravillas combinadas de Trimpa y las dotes persuasivas de Tim Gill. ¡Alabao!
infiernodepalo@gmail.com
Tomado de Primavera Digital; PD#392