Los peores manipuladores, Juan González Febles

Los peores manipuladores, Juan González Febles

A duras penas vencí las ganas de vomitar, luego de escuchar por la TV oficial la pésima versión hecha a Tie a yellow ribbon, una canción del por entonces proscrito rock y que en su momento interpretó Tony Orlando & Dawn, allá por el lejano 1973. La canción fue usada para promover la excarcelación de los espías convictos que quedan en las cárceles norteamericanas.

El caso es que los espías fueron arrestados un día 12 de setiembre y esta fecha es la fiesta yoruba de la patrona de Cuba, la Santísima Virgen de la Caridad del Cobre, sincretizada como Ochún y que dentro de la liturgia yoruba tiene como color el amarillo.

La canción en USA tuvo su connotación en relación con las novias y las esposas que esperan por un ausente. Este, luego de cumplido el plazo exigido para la ausencia, pide a la mujer amada que coloque una cinta amarilla en un viejo roble para de esta forma, saber si fue esperado con amor y si vale la pena el regreso y el añorado encuentro. En Cuba, los manipuladores de siempre mezclaron la connotación religiosa del amarillo (color de Ochún) con la bella canción de Tony Orlando y así montaron el circo que les permitió una creativa cantaleta dedicada a la excarcelación de los cuatro espías restantes en la fecha conmemorativa de su captura en USA que coincide con la fiesta yoruba de Ochún, una diosa que aunque afín con la sensualidad y la belleza, quizás no lo sea tanto de la fidelidad de las esperas.

Manipulando la religiosidad sincrética de Cuba, hicieron un arbitrario collage entre la diosa de la zalamería, la miel y la sabrosura, con la también bella canción de Orlando y la excarcelación de los espías convictos que quedan en USA. No olvidar que en momentos en que la dictadura verdeolivo exigía ateísmo, los cubanos encontraron maneras de encontrarse a escondidas con los muy poco exigentes dioses yorubas en la clandestinidad de los padrinos y madrinas que mantuvieron vivo este culto, siempre al alcance de todas las religiosidades.

Desde otro punto de vista, también se manipulo la resonancia afectiva de la canción de Orlando en el pueblo norteamericano y con estos ingredientes, el espía liberado René González, montó su feria.
Mas acrde con el mal gusto y la falta de clase impuesta en Cuba por “esta gente”, habria sido un reggaeton. Interpretado por Baby Lores que hasta se tatuo el rostro del lider historico en el brazo y en otra parte de su anatomia que no puedo precisar.

¿Por qué la perreta? Es muy fácil, las canciones del rock de los sesenta y  los setentas, forman parte de los mejores y más agridulces recuerdos de toda una generación. Ver esos recuerdos manipulados por esta gente, es algo así como la profanación de un espacio del que siempre estuvieron ausentes y desterrados. Como si al cabo de largos y azarosos años hubieran conseguido penetrar en esas zonas de las que siempre estuvieron saludablemente excluidos. Esto como quiera que se mire es una pésima noticias, o quizás una premonición. ¡Quién sabe!
infiernodepalo@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s