Cosas que escuché en La Habana, Juan González Febles

Un país que sufre un gobierno que se afirma en mantener desinformada a su población, sienta las premisas para que el reino del rumor siente sus reales. En Cuba muy pocos creen lo que publica o lo que divulgan los medios oficiales. Los ejemplares del rotativo oficialista Granma, -órgano oficial del gobernante Partido Comunista- han encontrado muchas variantes de uso, aunque pocas están remotamente vinculadas a la información o la orientación. Los ejemplares de este diario oficial son usados para limpiar ventanas y otras variantes de higienización más íntimas, pero el caso es que nadie cree en él.

Para resumir, podría decirse que nadie cree en Cuba en las versiones oficiales de ningún hecho. La gente al igual que el famoso serial ‘Expedientes X’ siente que la verdad está “allá afuera”. Este  afuera podría resumirse en “fuera” de la versión oficial de cualquier cosa. Como me dijo en memorable ocasión uno de mis humildes vecinos, lo único cierto en Granma es la fecha. Así de sencillo.

Por encima del silencio oficial sobre el extraño caso del buque nor coreano Chong Chon Gang y sobre las parciales e incompletas historias mal contadas sobre este suceso. Una versión en formato de rumor circula a sotto voce entre círculos, disidentes, políticos del oficialismo, académicos, etc. Se trata de que el Comandante y líder máximo del desastre, preocupado porque la historia por fin le absuelva, lo haya preparado todo de forma de obligar al hermano menor a renunciar.

El rumor se sustenta en el hecho real de la repulsa que genera el viejo líder y Comandante supremo en el pueblo que lo sufrió, hasta el 31 de julio de 2006 en que abandonó las riendas del poder, obligado por una cruel, aunque oportuna enfermedad.

Desde aquellos momentos, la comunidad gay se ha visto relanzada por una promoción sin precedentes y de acuerdo a como se han reacomodado las cosas, el viejo comandante está sindicado como creador de las UMAP, promotor del parametraje y en resumen, quedará sin historia que lo absuelva, como el “homófobo en jefe” entre otros no tan benignos calificativos.

Las autorizaciones para compraventa de casas y automóviles, los teléfonos móviles, los modestos e insuficientes progresos en la mini empresa privada, -aún muy limitada- la reforma migratoria, las autorizaciones para hospedaje en hoteles de turismo, alquiler de autos, etc., desde el imaginario popular nunca habrían sido posibles si el poder absoluto y su ejercicio omnímodo hubieran seguido en las férreas y ganchudas manos del viejo Comandante.

Para un obseso por la imagen y por el juicio de una historia que de seguro no lo favorecerá, la situación habría sido insostenible y de ahí que el rumor le acuse de preparar el incidente del buque norcoreano, con el propósito de crear la situación que obligue a renunciar a su hermano. El hecho que el mega enemigo del Norte se haya desentendido del incidente y que todo augure quedar en un regaño para el régimen cubano y una multa para Corea del Norte, refuerza al rumor con el condimento de la perfidia yanqui. Una capaz de salvar al general presidente, solo por contrariar al viejo Comandante.

De vuelta con los rumores, el envenenamiento con metanol en que casi todos los intoxicados fueron negros y todos personas de muy bajos ingresos, apuntala el próximo rumor muy vinculado con el primero. De acuerdo con este rumor, este envenenamiento contribuiría a desprestigiar al ministro Colomé y a sus allegados todos del círculo interno del general presidente Raúl Castro, en la medida que allanaría el camino para su sustitución por allegados al viejo Comandante. Siempre de acuerdo con el rumor, el Comandante estaría al tanto del fatal accidente con metanol y lo habría calificado un sabotaje colosal solo comparable a un atentado criminal exitoso con bombas.

Este mismo rumor señala que la vida de los negros marginales y paupérrimos que aportaron las víctimas del metanol, representarían muy poco para el rasero racista del zar de Birán, supuestamente con la vista puesta en el objetivo mayor. Otro aspecto destacado en los rumores en boga es aquel que afirma que lo más humillante para el Comandante es, que el afro americano presidente de los Estados Unidos le haya premiado con la indiferencia con que le ha premiado. Siempre según el rumor, el hecho que el presidente Obama no le dedique ni una oración, sería motivo de un profundo disgusto y animadversión por parte del antiquísimo líder.

De todos modos, un rumor es solo eso. Más allá de todo, se queda el aroma dulzón y mestizo que se arrastra en las calles, los portales, en los jardines y en cada piedra de esta ciudad que mira el mar. Estas son las cosas evocadoras de tiempos felices que volverán. Nada más aunque nada menos que las cosas que escuché en La Habana.
infiernodepalo@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s