La huelga del vientre cerrado, Juan González Febles

No podía creerlo. En mi vecindad cerraron una escuela por falta de niños. Bueno el caso es que en Cuba, realmente sobran una veintena de viejos. Si esto es así, una resultante lógica es que comiencen a escasear los niños. Estos se sumarán, al resto de las escaseces de siempre.

La cuestión es que las mujeres jóvenes en Cuba se niegan a parir. No quieren hacerlo mientras permanezca el actual sistema y los actuales protagonistas. La buena noticia es que no hay huelga para el buen amor. De ser así, habría que decretar el estado de sitio o de excepción en la isla. Uno de los pocos o el único consuelo que queda para el cubano y bueno, también para la cubana, es parafrasear al uruguayo Benedetti y disfrutar de la cercanía de alguien desnudo en lo oscuro. Para las damas, un caballero y para los caballeros, las damas. Todo en el viejo y dulce estilo de la república que se fue. Esa que mando a parar el Comandante, junto con la diversión.

Sin desdoro para la modernidad y la diversidad, voy a centrarme en el viejo y demodé estilo natural del que puede salir como consecuencia un niño o una niña. Nuestras cubanas han iniciado una huelga del vientre cerrado y se niegan a traer nuevos habitantes al infierno, perdón a la Isla. Una buena amiga que enseña español a turistas y para que la comunicación fluya, imparte las lecciones desnuda, considera que no le perdona a su mamá a la que adora, haberla traído a participar de “esta mierda” en 1992. “El daño más terrible que me han hecho fue hacerme nacer en este país de mierda”, – así dice y me confiesa que pronto se irá de aquí. “-¿Para dónde?- pregunto. “¡Pa donde sea!- responde.

Ante una emergencia de este corte, el gobierno ha reaccionado con el secretismo y la conspiración de costumbre. Los abortos no están oficialmente prohibidos, la táctica a emplear es dilatarlos hasta que se llega al límite y entonces se exhorta a la potencial y obligada madre a cuidarse para que su niño “nazca y crezca sano”. Pero siempre queda un remedio. Gracias a la corrupción presente y reinante, siempre hay solución. Por 25CUC o un poco menos, un calificado y necesitado médico, hará la interrupción y alguien se habrá salvado de la horda verdeolivo y de vivir una vida miserable llena de prohibiciones. Amén de que una cubana y hasta un cubano –nacidos ya- tendrán el equipaje más liviano para emigrar.

Poco después de escuchar el discurso del general presidente en la Primera Sesión Ordinaria de la VIII Legislatura de la Asamblea nacional del Poder Popular el pasado 7 de julio, tuve la sensación de que se trató del discurso de un viejo fatigado muy fastidiado para un auditorio de viejos, tan fatigados y fastidiados como él mismo, pero que a fin de cuentas, mandan. La geronto-asamblea fue el responso funeral por todos los valores ausentes que ellos -los viejos de marras- relegaron y borraron de la memoria colectiva.

Entonces, lo que comenzó con la conversión de cuarteles en escuelas, para los tantos niños sin escuelas que hubo, llegó al clímax de cerrar las escuelas por falta de niños. Esto porque no nacen suficientes, desde que las cubanas están en huelga de vientre cerrado. Entonces, quizás la solución consista en rebobinarlo todo y regresar lo antes posible a todo aquello que el Comandante en pésima hora mandó a parar.
infiernodepalo@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s