¿Representados? ¿Por quién? Juan González Febles

01Desde el instante en que vimos las fotos que desde Polonia trajo consigo nuestro hermano y colaborador Joisy García, nos quedamos estupefactos. Alguien descendió de la aeronave con tocado de indio piel roja en la cabeza. Para redondear la bien lograda imagen, vestía una falda y además usaba barba. Parecía un talibán de ópera bufa, pero se trataba de un miembro de la delegación invitada por el Instituto Lech Walessa de Varsovia, Polonia, para participar en una serie de talleres cívicos que allí se efectuarían.

En fin, eran los representantes escogidos por “alguien”, de la sociedad civil y la oposición interna cubana. Como el citado Instituto no tiene representantes asentados en Cuba, su “selección” tiene que haber sido hecha por los promotores ocultos de la porquería sublimada en que nos movemos. Quizás por visitantes o residentes extranjeros de los que sufrimos por acá. Del tipo que con información y erudición de portada, lomo y contraportada, creen saberlo todo, pontifican sobre todo y así, disponen de todo y todas las cosas en Cuba.

3No se trata de una crítica personal. Quizás más joven y con el mismo nivel de exigencia, alguien con la inclinación natural por los espectáculos habría hecho lo mismo. Se trata de que no todos hayamos tenido la oportunidad de disponer del idiota mal intencionado, o de los idiotas mal intencionados que nos envíen en representación de la oposición interna o la sociedad civil de un país en lucha por su democratización en esos términos y condiciones.

Cada uno de los miembros de la delegación que visitó Polonia, lo hizo en condición de representante de un movimiento opositor. Ninguno viajó con el fruto de sus ahorros para una expansión personal. La pregunta sería: ¿Por qué alguien pone en ridículo a todo un movimiento opositor? ¿Quién hace el servicio del régimen militar cubano? ¿De dónde salió este representante? ¿Quién lo seleccionó? ¿Quién otorgó los avales para este circo? Lo que vi dio más la impresión de alguien preparado para una audición o casting de teatro de variedades varsoviano, que la eventual participación en talleres cívicos de preparación de una transición política.

La pregunta que quedaría es: ¿Hasta cuándo habremos de sufrir promotores y ayudas de este corte? ¿Quién nos castiga e irrespeta como país y como pueblo de esta forma?
infiernodepalo@gmail.com

Urbi et Orbi, Keko Jones

Todo son buenas noticias. Desde el mismo lugar en que ya ocurrió, amenaza con aparecer o quizás apareció un máximo líder. En este caso se trata del máximo líder de la oposición. El nuevo iluminado ha prometido respetar la libertad de expresión (la suya) y en relación con las otras, todas serán respetadas siempre y cuando coincidan con la suya. Aunque la oferta no es nueva, es solo juvenil y esto es algo así como combinar lo útil con lo agradable

La proyección y lanzamiento del Iluminado del Este parece provenir de la misma fuente munificente que con una sabia combinación de oraciones, penitencias, indulgencias, tráfico de influencias, sobornos y otras sutilezas mediante, preparó la más reciente y única “Gira Disidente Urbi et Orbi”, que tan mal parada deja la lucha por la democratización de Cuba, a pesar de contar con bendición eclesial y combatir el embargo.

En sus prolegómenos se recompensó a disidentes con las cómodas residencias que siempre han merecido y a extranjeros prominentes con… algo. Esto ha sido y es interpretado por envidiosos -gente de buena obra y mala leche- como tráfico de influencias, soborno –herencia hispana- y otras lindezas, pero solo por ellos. Se espera pronto y como colofón de la “Gira Disidente Urbi et Orbi”, la inauguración de un periódico semanal impreso que será distribuido por alguna embajada europea, quizás debido a gestiones siempre exitosas de la misma  y munificente fuente antes señalada. ¡Mejor ni soñado!

La exitosa gira contó entre algunos de sus novísimos actores con periodistas capaces de escribir caballo con dos y más errores ortográficos y fundadores de partidos políticos capaces de llenar cualquier cantidad de espacios con volúmenes astronómicos de la más crasa y reconocida ignorancia. Entre ellos, destacan académicos por cuenta propia o graduados por María Elvira en la media, versados en sapientísima ilustración de portada, lomo y contraportada, reconocida por sus pariguales desde las más reputadas universidades europeas y norteamericanas visitadas.

Esta “Gira Disidente Urbi et Orbi” será recordada como la apoteosis de la Generación YO, que fue la génesis de todo.

Entre las joyas y aportes más significativos quedarán las apreciaciones del Premio Sajarov y paladín epónimo del hambre y sus huelgas, Guillermo Fariñas. Este, sin duda razonable alguna ha sido y de hecho es, el pionero en hallar seres humanos y hasta decentes entre el personal de servicio y operación de la policía Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Esto de por sí, es más que un aporte. Pone de relieve un sobrehumano empeño y una determinación fuera de serie, recompensada cuando por fin, luego de arduos y denodados esfuerzos, encontró decencia entre tales personas que solo contaban antes de tales declaraciones, como elementos viles capaces de cumplir órdenes criminales.

Aún no queda claro si entre este padrón excelso de humanidad y decencia, también cuentan los que proyectaron a Iris Tamara Aguilera con técnicas marciales que son “un arma de la revolución”, quienes ordenaron disparar balas de goma a Sonia Garro y su esposo Ramón Muñoz, quienes ordenaron hundir al remolcador 13 de marzo o el repartidor equitativo de tartas de pastel a los peligrosísimos secuestradores de la lanchita de Regla en 2003. Méritos históricos, no faltan para la tan ansiada reconciliación.

Ambas organizaciones, de hecho fuerzas ocupantes por derecho de la Perla de las Antillas, consiguieron consagrarse y consagrar principios revolucionarios que impusieron triunfantes. Como detalle menor queda que si tales fuerzas son revolucionarias, no son nacionales y si no son nacionales, pues entonces estamos en presencia de un ejército de ocupación institucionalizado.

Esta fuerza ocupante, dirigida por un generalato de escaramuzas sin batallas, consiguió destruir un país y desmoralizar a un pueblo en tiempo record y sin demasiada efusión de sangre. Un logro de la ingeniería política y del más virtuoso  y decantado arte castrense. Lo que en la II Guerra Mundial costó toneladas de bombas, nuestro generalato de escaramuzas sin batallas lo consiguió en cinco cortas décadas bajo la guía inmortal del líder histórico del desastre y solo con una mínima y necesaria efusión de sangre y… bueno, sangre y también mierda.

Imaginen cuanto representa que al fin, alguien encontrara dentro de este consagrado grupo, personas buenas, decentes y hasta bien dispuestas para una transición.

Termino emocionado e invito al veterano colega Nefasto para que haga su aporte sobre esta avalancha de buenas nuevas.
infiernodepalo@gmail.com

Tomado de Primavera Digital 276

Inolvidable experiencia, Juan González Febles

El hambre es una experiencia inolvidable. Nunca es buena consejera y nunca es perdonable cuando la experiencia es impuesta por un sinvergüenza asistido por una banda de sus iguales, ansiosos por retener el poder, sus privilegios y sus prebendas. Ese fue el carácter del hambre compartida y sufrida en aquel periodo especial en los primeros años de la década de los 90 del pasado siglo XX en Cuba.

Se han escrito novelas y ciertamente las escritas por mujeres son las que más se acercan en la descripción de este terrible fenómeno. Pero en términos subjetivos personales ninguna novela abarca toda la gama de secuelas que esto puede dejar en el imaginario, tanto personal como colectivo.

Cuando leo que extranjeros estudiosos, asistidos por piratas de la profesión nacionales –que no lo sufrieron- hablan del efecto benéfico en términos de enfermedades cardio vasculares que tuvo el periodo especial, pienso que nadie  -o quizás muy pocos- murieron en los campos de concentración nazis,  camboyanos o soviéticos como consecuencia del colesterol alto. Aquí tampoco. La gente se muere despacio o sufre, -también despacio- de neuropatías periféricas, oftálmicas, displasias, etc. Vamos, si bien no matan con la velocidad con que lo hace una escuadra de fusilamiento, aportan un summum de sufrimiento que te hacen desear la muerte cada día durante todo el tiempo que se prolongue la experiencia.

Durante ese periodo aciago en los 90, vivía bajo el asedio absoluto de la policía Seguridad del Estado porque a partir de un escabroso asunto de faldas, protagonicé un episodio de rebeldía personal en la sede de la policía Seguridad del Estado, que terminó por marcar la pauta de lo que sería y es mi vida.

De vuelta con esa temporada, se trataba de pensar en comer y cómo hacerlo cada minuto. Mientras tanto, oficiales de la policía Seguridad del Estado visitaban cada lugar que frecuentaba y cada amistad para intimidar y advertir que yo era un “elemento contrarrevolucionario potencialmente peligroso”. Recuerdo que en esos momentos “tan especiales”, perdí muchos amigos, -que quizás no lo eran tanto- vi muchas puertas cerrarse y la pasé verdaderamente mal.

Como contrapartida y debido a la mala persona que soy, decidí que en algún momento les devolvería cada mal rato pasado y ciertamente es la ocupación más sugestiva y atractiva a la que podría dedicarme. Riesgos aparte, es fascinante y muy gratificante hacerlo. Mucho más si se trata de ¿personas? Incapaces de pedir disculpas. Este último rasgo convierte el propósito en algo verdaderamente fascinante.

Como todo tiene sus compensaciones, a cambio de tomar esa “ruta de locos”, he conocido personas muy valiosas. Entre muchos, a Rogelio Menéndez, Ángel Moya y Orlando Zapata Tamayo. Más adelante a Laura Pollán a quien ya conocía de la Logia Rosacruz habanera Lago Moeris y quien se convirtió en animadora y líder inolvidable de Damas de Blanco. Laura por entregar, entregó hasta su nombre a sus Damas de Blanco que continúan como la más formidable organización opositora desde su surgimiento en 2003, a partir de circunstancias por todos conocidas.

La vida continuó premiándome inmerecidamente y así, me enorgullezco de conocer a Berta Soler la actual líder de Damas de Blanco que logra mantener el paso en ascenso de las Damas dentro y fuera de Cuba. También a la Dama de Hierro, la vertical e inamovible Marta Beatriz Roque, con tantas capas, defensas y fortificaciones que resulta verdaderamente una proeza llegar a su predio de la ternura, aunque bueno, al final se llega porque existe.

Los amigos y colegas de Primavera, tanto los que desde esta tierra la hicieron y continúan haciéndola, como los que apoyaron y apoyan desde la distancia. Entonces, haber conocido a Rogelio Fabio Hurtado, Frank Cosme, Osmar Laffita y a nuestra siempre presente e inolvidable Ainí, valió la pena.

De aquella hambre y de aquellos tiempos, no todo fue perder. Algunos amigos se quedaron. Así se quedó hasta hoy y creo que hasta el último momento, mi socio de siempre y de aquellos tiempos, Luis Cino. Y como todo no podía ser tan malo, apareció mi compañera de la vida y de todos los azares, Ana.

La inolvidable experiencia del hambre con sus secuelas de neuropatías, displasias óseas y otras, fueron preludio de la maravillosa experiencia representada cada jueves por la aparición de la nueva entrega de otra Primavera Digital hecha en Cuba para todos los cubanos. Que sea esta la única forma de reconciliación posible con todos los represores inescrupulosos, desalmados y crueles que he conocido hasta hoy, pero que incluso podría incluir a las personas decentes que pueda haber entre ellos, si es que los hay, y que aún, -dadas mis limitaciones- no conozco.
j.gonzalez.febles@gmail.com