La ofrenda votiva de cada domingo, Juan González Febles

Cada domingo desde 2003, hace casi 10 años, un grupo de mujeres vestidas de blanco y armadas con gladiolos sale a las calles, asiste a misa y grita y demanda libertad. Como todos conocen, se trata de las Damas de Blanco. El movimiento político ciudadano más importante de las últimas cinco décadas. De no ser así, entonces digamos que es la iniciativa de disensión ciudadana más exitosa, sistemática y fructífera de esta etapa de lucha pacífica contra el totalitarismo más acabado de la era contemporánea en las Américas.

El pasado 13 de febrero nuestras Damas de Blanco decidieron homenajear a su líder y fundadora lamentablemente desaparecida, Laura Inés Pollán Toledo. Laura se nos fue en circunstancias que para muchos, aún no están aclaradas del todo. La policía Seguridad del Estado se empleó a fondo para impedir el homenaje que Las Damas de Blanco consagrarían a su líder y figura más emblemática. Montaron un operativo que de acuerdo a cálculos conservadores comprometió recursos humanos y materiales considerables. Los represores se desplegaron a lo largo de toda la Isla porque Damas de Blanco tiene presencia nacional y emplazaron cámaras y todo tipo de dispositivos electrónicos ya que en Cuba para reprimir, no hay limitaciones  ni bloqueos o embargos que valgan.

Lo más significativo fue que a pesar de que la policía Seguridad del Estado se empleó a fondo, ni aún así, pudieron impedir que el homenaje por el aniversario 65 del natalicio de Laura Pollán se celebrara en la sede habanera de Damas de Blanco y a lo largo de la Isla, porque Damas de Blanco cuenta con una presencia nacional.

La líder de Damas de Blanco, organización política hoy rebautizada como Damas de Blanco Laura Pollán, es la Sra. Berta Soler. Laura fue la hermana entrañable de Berta. La pérdida de Laura en octubre de 2011 puso a prueba a Damas de Blanco, pero consiguieron salir adelante y la ofrenda votiva de cada domingo por la libertad de todos, continúa con fervor renovado cada domingo. Berta consiguió dar continuidad a la obra y el legado de Laura para que su esfuerzo continúe en una posteridad cercana en las autopistas del imaginario popular cubano.

Quizás la iglesia de habanera de Santa Rita de Casia quede para la historia posible como la catedral de la libertad y la democracia cubanas.

Cada domingo esa autopista del privilegio y el nepotismo en que devino la 5ta Avenida en la barriada habanera de Miramar, congelada y  segregada para disfrute de extranjeros y de la estéril e improductiva nomenklatura que de ella se apropió, vibra con los gritos de libertad que nuestras mujeres de blanco escupen en el rostro cruel del régimen militar que desafían.

Muchos hubiéramos querido que las marchas de Damas de Blanco se efectuaran desde la iglesia del Sagrado Corazón en la calle Reina en el municipio Centro Habana, o en la iglesia consagrada a la patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre en la calle Salud también de este municipio tan de a pie y tan sin recursos. El caso es que la dictadura militar totalitaria no estuvo en condiciones de permitir este contacto de las mujeres de blanco con el lado más pobre o con uno de los espacios más desfavorecidos de la capital. Pero esto no tiene la mayor importancia.

Para orgullo ciudadano de todos los cubanos, cada domingo la libertad recibe la ofrenda votiva que las Damas de Blanco hacen por la libertad de todos.
j.gonzalez.febles@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s