La noche que no fue buena, Juan González Febles

La Navidad 2012 pasó sin el aliento o sin el espíritu de aquellas navidades que perdimos por voluntad del amo de Birán. Los biraníes nos lo quitaron todo y una de las pérdidas más sensibles aunque no sea exactamente la más importante, ha sido la Navidad con todo lo que de amor, reconciliación y fiesta de todos, traía cada año.

Sumidos en la miseria y ocupados en poner algo caliente en la mesa, los cubanos en Cuba, no están para fiestas. Pero hay excepciones. Los revolucionarios de Miramar y en general, casi todos los que residen en las zonas congeladas de frío corazón excluyente, si estuvieron de fiesta.

Ellos se afanaron por comprar árboles navideños en sus lugares primados. Recorrí algunos de estos centros y los vi ocupados entre arbolitos navideños, turrones, vinos y esas cosas que antes de los biraníes, se adquirían por parte de todos los habaneros en Monte, Belascoaín, Galiano, la Calzada del 10 de Octubre, etc. Tiempos felices e idos, en que el pueblo festejaba y disfrutaba la Navidad. Todo aquello acabó. ¡Llegó el Comandante y mandó a parar!

Hoy que felizmente el Comandante no habla y quizás no vuelva a hacerlo, aún quedan sus biraníes. El heredero continúa la misma ruta a su aire y todo y todas las cosas, -por supuesto- marchan peor. Sin ideología salvadora, marchamos -reconciliados aunque no contentos- a un capitalismo mediocre, populista y de corte fascista, signado por las más flagrantes injusticias y desigualdades y así, ningún día es feliz y ninguna noche puede ser buena.

El clan dinástico del heredero se conforma en el más depurado y rampante nepotismo. Luego de colocar a sus edecanes entorchados y a su familia en las posiciones de privilegio, parece que continúan los fatales y accidentales accidentes mortales de opositores. Recientemente murió en la forma que ya se hace costumbre, una activista de FLAMUR en las Tunas. Por otra parte, Sonia Garro y su esposo continúan presos sin respuesta legal a la vista y muy pocos parecen estar conmovidos por esto. Quizás se trate de que Sonia, su esposo y la activista de FLAMUR no fueron muy inteligentes en sus formas de repudiar a los biraníes, a partir de sus poco académicas e intelectuales opciones.

Hoy, a los intelectuales se les reconoce y premia o desde la UNEAC del servicio de la familia Castro o desde los podios del Comité Regional Clandestino, ya sabemos donde. En fin, para Cuba la Navidad no es Navidad. Entonces, feliz Navidad y próspero año 2013. Eso si, solo para aquellos a quienes les toque.
j.gonzalez.febles@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.