¡El que no salte es yankee! Juan González Febles

Una caricatura de Garrincha publicada ¡donde si no! En el diario miamense El Nuevo Herald, marca la pauta actual. La caricatura mezcla algún justo con algún pecador y en términos semánticos muy claros, establece que quienquiera que dude, ya sea de algún justo o de algún pecador en este tinglado, le hace el juego a la dictadura. Me recordó cuando el ex canciller Roberto Robaina en memorable ocasión hizo saltar al mismísimo Comandante con aquella exhortación: “El que no salte es yanqui”.

Ciertamente, el “Comité Regional Clandestino” ¡actúa! Y vaya que lo hace. Ya contaron con quien único deben contar e hicieron su opción. Han votado por lo que dan en llamar “Nueva Oposición” y ay de quien opine lo contrario u opte por otra variable. La nueva ofensiva es seria. Desde el diario El Nuevo Día de Puerto Rico, el académico Alex Jardines aportó sus flores y ciertamente casi me convence. ¿Qué puede decirse para discrepar con un académico tan exquisitamente preparado, tanto en las universidades para revolucionarios de Cuba como en otras en que el requisito esencial para acceder –para viajar- también es ser revolucionario? Lo primero que leí del académico Jardines sobre el tema fue aquello de la oposición “inteligente” o “contra inteligente”, vaya usted a saber. ¡Impactante!

El escenario cubano actual es sumamente complejo. Existe una situación de rehenes compartida. Por una parte el joven Carromero atrapado en un engranaje cruel al que se contraponen intereses económicos muy fuertes. Habrá que ver como se resuelve su caso y a que costo. Por otra parte, también está el incidente Gross. El contratista norteamericano-judío está preso en Cuba por traer elementos y equipos cuya tenencia no constituye delito en ninguna nación civilizada.

Gross supuestamente vino a ayudar a una comunidad judía y revolucionaria que no le pidió ayuda. El pobre hombre cayó en una ratonera que alguien con la ayuda de alguien preparó. Hasta ahora todo queda en la pretensión del gobierno militar por canjear al pobre Gross por sus cinco espías convictos. Pero lo que verdaderamente hay en los entretelones de esta pésima novela, es tema tabú. La vieja fórmula del Comité se impone y en este caso como en el de la “Nueva Oposición”, ¡El que no salte es yankee! Y que baile el gordo. Por cierto, ¿habrá algún vínculo entre los promotores de la nueva oposición y los que metieron a Gross en la ratonera? Cosas como esta me hacen exclamar: ¡Que buenos son los yankees!

Un nuevo trabajo de Antonio González-Rodiles, -nuevo mesías según jardines de garrincha- marca el patrón de las nuevas pautas. No se trata de que la justicia se nos muestre severa e imparcial desde su ceguera equilibrante. La nueva justicia y no se trata de la banda de Pedrito Calvo, es que hay que contar con las personas dentro del gobierno, para que en su unión, nos salvemos de la pesadilla púrpura que sobrevendrá. Quizás en el nuevo y futuro escenario de la nueva oposición sea posible tropezar con un honesto comisario Samper o quizás hasta con un detective Camilo. Ambos regenerados en el capitalismo sin democracia que la nueva oposición y las actualizaciones traen aparejado.

Dentro del nuevo escenario con nueva oposición incluida, coexisten actualizaciones del modelo económico y delfines del poder asentados en los Estados Unidos, en pleno disfrute -que la ley norteamericana ampara- de los ahorritos hechos en su vida de sacrificios en Cuba. Este es el momento cumbre para los que nunca recogieron un gladiolo. Y no lo olviden: ¡El que no salte es yankee!
j.gonzalez.febles@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s