La noche que no fue buena, Juan González Febles

La Navidad 2012 pasó sin el aliento o sin el espíritu de aquellas navidades que perdimos por voluntad del amo de Birán. Los biraníes nos lo quitaron todo y una de las pérdidas más sensibles aunque no sea exactamente la más importante, ha sido la Navidad con todo lo que de amor, reconciliación y fiesta de todos, traía cada año.

Sumidos en la miseria y ocupados en poner algo caliente en la mesa, los cubanos en Cuba, no están para fiestas. Pero hay excepciones. Los revolucionarios de Miramar y en general, casi todos los que residen en las zonas congeladas de frío corazón excluyente, si estuvieron de fiesta.

Ellos se afanaron por comprar árboles navideños en sus lugares primados. Recorrí algunos de estos centros y los vi ocupados entre arbolitos navideños, turrones, vinos y esas cosas que antes de los biraníes, se adquirían por parte de todos los habaneros en Monte, Belascoaín, Galiano, la Calzada del 10 de Octubre, etc. Tiempos felices e idos, en que el pueblo festejaba y disfrutaba la Navidad. Todo aquello acabó. ¡Llegó el Comandante y mandó a parar!

Hoy que felizmente el Comandante no habla y quizás no vuelva a hacerlo, aún quedan sus biraníes. El heredero continúa la misma ruta a su aire y todo y todas las cosas, -por supuesto- marchan peor. Sin ideología salvadora, marchamos -reconciliados aunque no contentos- a un capitalismo mediocre, populista y de corte fascista, signado por las más flagrantes injusticias y desigualdades y así, ningún día es feliz y ninguna noche puede ser buena.

El clan dinástico del heredero se conforma en el más depurado y rampante nepotismo. Luego de colocar a sus edecanes entorchados y a su familia en las posiciones de privilegio, parece que continúan los fatales y accidentales accidentes mortales de opositores. Recientemente murió en la forma que ya se hace costumbre, una activista de FLAMUR en las Tunas. Por otra parte, Sonia Garro y su esposo continúan presos sin respuesta legal a la vista y muy pocos parecen estar conmovidos por esto. Quizás se trate de que Sonia, su esposo y la activista de FLAMUR no fueron muy inteligentes en sus formas de repudiar a los biraníes, a partir de sus poco académicas e intelectuales opciones.

Hoy, a los intelectuales se les reconoce y premia o desde la UNEAC del servicio de la familia Castro o desde los podios del Comité Regional Clandestino, ya sabemos donde. En fin, para Cuba la Navidad no es Navidad. Entonces, feliz Navidad y próspero año 2013. Eso si, solo para aquellos a quienes les toque.
j.gonzalez.febles@gmail.com

Advertisements

Como corromper, Juan González Febles

Muchos se preguntan como fue posible que tantas personas y tantas zonas se hicieran canallas en Cuba a lo largo de todo este tiempo de dictadura y ausencia de libertades y derechos.

La respuesta es más que simple, Fidel Castro desde 1959 en aras de crear la base de su poder indiscutido, minó a la sociedad cubana y la prostituyó a partir de la destrucción de sus valores seculares.

De acuerdo con lo que se ha escrito, pero mucho más, de acuerdo con una tradición oral que aún no se ha extinguido, en Cuba, antes del cataclismo de enero de 1959, la gran mayoría de la población cimentaba sus expectativas en el trabajo duro y honrado. Nadie tenía que convertirse en canalla para adquirir una vivienda o un automóvil.

De forma gradual pero indetenible, el control totalitario absoluto convirtió en sueño irrealizable la adquisición de hasta un reloj pulsera barato. Primero y sin pensar en esfuerzo alguno, la satisfacción material de necesidades pasó por una severa prueba y contrastación de lealtad política al caudillo y su proyecto político. Entonces, la gente se hizo canalla, en parte porque tenían la tendencia y en parte porque no hubo otra alternativa.

Se prostituyó la fe pública y se actuó desde lo que eufemísticamente llamaron doble moral, que no es más o es quizás menos, que falta absoluta de moral. Para tener, no era necesario esforzarse. Nadie adquiría cosa alguna. El estado daba o no y esto estaba en dependencia de la “actitud revolucionaria”.

Algo muy similar a la génesis de este proceso podemos apreciarlo en sus fases iniciales en la Venezuela chavista con el populismo clientelar dirigido en este momento a conquistar votos, para después tomar el control totalitario de todo y todas las cosas.

Las “victorias políticas” alcanzadas sobre adversarios a los que nunca pareció importarles prevalecer y que todo parece indicar, que solo les interesaba mantener la confrontación y no ponerle fin, contribuyó a crear la mentalidad presente en que se dice “esto no lo cambia nadie, pero a esto no lo tumba nadie”.

Junto a este estilo dirigido a degradar también se fusiló y se aterrorizó. Se hizo mucho y se hizo bien. Se perfeccionaron amarres totalitarios nunca antes vistos en Cuba y una multiplicidad creciente de tipos de policías y represores se enquistaron en la vida ciudadana. La delación comenzó a formar parte de la vida. Así, se consolidó la revolución.

En los primeros años y hasta hace poco tiempo, la élite logró mantener fuera de la atención publica su escandaloso y versallesco estilo de vida. Esto ha cambiado de forma dramática y se convierte en lugar común comentar y murmurar sobre los privilegios de lo que se da en llamar a nivel popular y en ocasiones a sotto voce, como “esta gente”.

Los nuevos tiempos vienen precedidos por una desmoralización que regresa a los predios donde fue engendrada. Los delfines del poder se marchan del país, con el fruto de lo que sus padres robaron al erario público. Un nepotismo borbónico preside los finales del reinado verdeolivo y es entonces cuando la corrupción engendrada se vuelve contra ellos. Esperemos que los devore, pero que sea pronto.
j.gonzalez.febles@gmail.com

¡El que no salte es yankee! Juan González Febles

Una caricatura de Garrincha publicada ¡donde si no! En el diario miamense El Nuevo Herald, marca la pauta actual. La caricatura mezcla algún justo con algún pecador y en términos semánticos muy claros, establece que quienquiera que dude, ya sea de algún justo o de algún pecador en este tinglado, le hace el juego a la dictadura. Me recordó cuando el ex canciller Roberto Robaina en memorable ocasión hizo saltar al mismísimo Comandante con aquella exhortación: “El que no salte es yanqui”.

Ciertamente, el “Comité Regional Clandestino” ¡actúa! Y vaya que lo hace. Ya contaron con quien único deben contar e hicieron su opción. Han votado por lo que dan en llamar “Nueva Oposición” y ay de quien opine lo contrario u opte por otra variable. La nueva ofensiva es seria. Desde el diario El Nuevo Día de Puerto Rico, el académico Alex Jardines aportó sus flores y ciertamente casi me convence. ¿Qué puede decirse para discrepar con un académico tan exquisitamente preparado, tanto en las universidades para revolucionarios de Cuba como en otras en que el requisito esencial para acceder –para viajar- también es ser revolucionario? Lo primero que leí del académico Jardines sobre el tema fue aquello de la oposición “inteligente” o “contra inteligente”, vaya usted a saber. ¡Impactante!

El escenario cubano actual es sumamente complejo. Existe una situación de rehenes compartida. Por una parte el joven Carromero atrapado en un engranaje cruel al que se contraponen intereses económicos muy fuertes. Habrá que ver como se resuelve su caso y a que costo. Por otra parte, también está el incidente Gross. El contratista norteamericano-judío está preso en Cuba por traer elementos y equipos cuya tenencia no constituye delito en ninguna nación civilizada.

Gross supuestamente vino a ayudar a una comunidad judía y revolucionaria que no le pidió ayuda. El pobre hombre cayó en una ratonera que alguien con la ayuda de alguien preparó. Hasta ahora todo queda en la pretensión del gobierno militar por canjear al pobre Gross por sus cinco espías convictos. Pero lo que verdaderamente hay en los entretelones de esta pésima novela, es tema tabú. La vieja fórmula del Comité se impone y en este caso como en el de la “Nueva Oposición”, ¡El que no salte es yankee! Y que baile el gordo. Por cierto, ¿habrá algún vínculo entre los promotores de la nueva oposición y los que metieron a Gross en la ratonera? Cosas como esta me hacen exclamar: ¡Que buenos son los yankees!

Un nuevo trabajo de Antonio González-Rodiles, -nuevo mesías según jardines de garrincha- marca el patrón de las nuevas pautas. No se trata de que la justicia se nos muestre severa e imparcial desde su ceguera equilibrante. La nueva justicia y no se trata de la banda de Pedrito Calvo, es que hay que contar con las personas dentro del gobierno, para que en su unión, nos salvemos de la pesadilla púrpura que sobrevendrá. Quizás en el nuevo y futuro escenario de la nueva oposición sea posible tropezar con un honesto comisario Samper o quizás hasta con un detective Camilo. Ambos regenerados en el capitalismo sin democracia que la nueva oposición y las actualizaciones traen aparejado.

Dentro del nuevo escenario con nueva oposición incluida, coexisten actualizaciones del modelo económico y delfines del poder asentados en los Estados Unidos, en pleno disfrute -que la ley norteamericana ampara- de los ahorritos hechos en su vida de sacrificios en Cuba. Este es el momento cumbre para los que nunca recogieron un gladiolo. Y no lo olviden: ¡El que no salte es yankee!
j.gonzalez.febles@gmail.com

De listas, listos y listillos, Juan González Febles

Desde los predios oscuros del bloguero Yoandry, la Seguridad del Estado y otras especies similares llegan ecos que aunque nunca agradables, en ocasiones son preocupantes. Por supuesto lo preocupante se da cuando coinciden facetas diversas de lo desagradable. Estas coincidencias nunca son buenas, aunque podrían ser o son muy honrosas.

Yoandry y sus pariguales de la policía Seguridad del Estado, ya han confeccionado su lista promocional de periodistas independientes en la que por supuesto agregaron como necesario componente tenebroso, la participación de la CIA. Por supuesto que a los periodistas independientes que conozco –casi todos- no los disciplina ni reglamenta ni tan siquiera Dios. Pero Yoandry hizo su lista y su esfuerzo. Listo fue Yoandry en su baldío esfuerzo por sindicar periodistas independientes en convivencia con la CIA. Pero no se trata de la CIA.

La única agencia de espionaje y ominosa represión con la que mancillaron sus nombres los periodistas independientes que así decidieron rematar sus biografías, es la Dirección General de Contrainteligencia del Ministerio del Interior y su policía Seguridad del Estado. Como es conocido, esta sirve a la dictadura militar totalitaria de izquierda que heredó el general presidente Raúl Castro, para ejercer la represión política ciudadana, en detrimento del derecho de los cubanos. Esta es, vergonzosamente cubana en todas sus partes, aunque haya sido entrenada por las tristemente célebres Stassi y KGB.

Ahora se trata de sindicar a periodistas independientes con actividades clandestinas de espionaje y corren, circulan y se divulgan listas hechas por listos y listillos. Se trata de listas, listos y listillos. En esta vorágine de descalificaciones, destaca una lista que según la voz omnisciente del rumor, debe atribuirse a la flamante vicepresidenta regional de la SIP, nada más y nada menos que Yoani Sánchez.

En mi caso particular no creo en esa lista. Es una lista hecha con tan mala leche y con un aliento tan irrespetuoso hacia la prensa nacional independiente, que sinceramente no creo que Yoani sea capaz de tanto irrespeto. Me resisto a creer que esta inteligente mujer sea el enemigo. Los verdaderos enemigos del periodismo independiente cubano están ubicados a ambos extremos de la cuerda política. Desde uno de sus extremos, el gobierno cubano con sus listas sus listos y sus listillos. Desde el otro, sus alegados enemigos que desde los exilios decretan y han decretado la muerte del periodismo libre en Cuba en más de una ocasión.

Como dije anteriormente, yo que conozco a casi todos mis colegas en la prensa nacional independiente no conozco a algunos en la lista de marras y a otros los conozco, aunque no exactamente como periodistas. Muy pocos periodistas independientes de trayectoria profesional relevante hay en la lista, aunque ciertamente los hay. En opinión de varios colegas de respeto, se trata de que hubiera que colocar algún nombre creíble y esto explica la presencia de alguno que llene esta inminente necesidad.

Creo que se trata de un chanchullo más de listas, listos y listillos de mayor o menor cuantía y nada más y ciertamente nada menos.
juan.gonzlezfebles1@gmail.com