El adiós de Eloy, Juan González Febles

A Eloy Gutiérrez Menoyo lo conocí gracias a mi colega la periodista independiente Tania Díaz Castro.  Fue en el verano de 2007 y después de una polémica reunión que el canciller español Miguel Ángel Moratinos sostuvo con la parte de la oposición cubana que quiso reunirse con él. Se trató de algo en el conocido estilo tradicional de unos sí y otros no. En este caso la parte que estrechó la mano dialogante de Moratinos fueron el político social demócrata Manuel Cuesta Morúa, uno de los más ilustrados y mejores negociadores de la disidencia y Eloy Gutiérrez Menoyo de Cambio Cubano.

En aquellos momentos yo andaba prejuiciado contra Menoyo, pero también lo estaba contra casi toda la clase política opositora cubana. Los entrevisté a ambos y Menoyo me conquistó. No se trató de que fuera una de las leyendas heroicas de mi niñez, fue solo que el tipo era sencillo y hasta simpático. Lo era a pesar de un “comandantismo” por el que siento un rechazo visceral y lo de visceral es que el corazón, es mi víscera predilecta. Los comandantes, coroneles, tenientes coroneles, generales, etc., tienen un aire que me hace incompatible con ellos. Lo que sucedió es que este era un tipo diferente, a pesar de que había enjuiciado –lo merezca o no- hacía muy poco y con criterios muy fuertes a la disidencia interna siempre en desventaja, creo que también me sentí enjuiciado indirectamente por él.

Era un hombre decente que se sentía respaldado por una historia. Se creyó cosas. A pesar de la experiencia combativa y la historia personal, nunca tuvo idea de quienes eran verdaderamente sus antiguos compañeros. Tampoco contra quienes lidió y mucho menos contra quién lidiaba. Como algún que otro político o líder de entre los que ya pagaron con su vida o algo más su corta visión, Menoyo siguió afirmado en la perniciosa manía de no reconocer los altísimos calibres nacionales de gansterismo político con que se convive.

Murió el pasado 26 de octubre antes de ver el amanecer. Esto fue más que un símbolo. Entró al hospital para un chequeo de rutina. Según se ha dado a conocer, padecía de dos aneurismas. Aneurisma es una palabra correcta. Fue eso lo que declararon los médicos para redondear la corrección política de su partida.
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

Advertisements

Elecciones sin opciones y ufología, Juan González Febles

Aunque se trata de la primera vez que la gente se comporta de acuerdo a mis expectativas y por qué no decirlo, de acuerdo con mis caras fantasías, los medios oficiales dieron una versión completamente diferente a la realidad. De acuerdo a lo que vi y viví, el índice de abstencionismo fue muchísimo mayor del declarado oficialmente. Pienso que fue un poco más allá del 40%, pero no puedo asegurarlo por las mismas razones bien conocidas por todos. Poco a poco se corporizó y tomó forma la convicción general –no digo consenso- de que votar o no, en Cuba no hace diferencia. La reacción no fue anular boletas, la gente se encontró algo que hacer o cerraron las casas para hacer como si no estuvieran. El caso es que no votaron.

La cifra oficial de que votó el 91, 9% y que solo un 8, 1% no acudió a las urnas, está muy por encima de lo real. De acuerdo a la observación personal hecha en mi entorno más cercano y en otros, quizás la cifra real de los que asistieron a las urnas, se acerque al 80% o quizás menos y esto es para sentir mucho optimismo. Si a esta altura del juego el 20& o quizás más no asistió a las urnas, en una elección libre y con opciones que se vayan más allá de la oferta viciada del partido comunista, el oficialismo pierde sin más alternativas.

Las causas del abstencionismo coinciden en muchos puntos o lugares comunes. Una inmensa mayoría opina como Georgina B, que afirma que: “… el delegado no es más que un comemierda sin poder para decidir nada”. Otros electores como Pepe el vendedor ambulante que no puede parar, dice: “… es la misma mierda de siempre. Un juego en que ellos solo pueden tocar”.

Lamentablemente los jóvenes son más enfáticos: “… lo que hay que buscar es el baro para volar el caballo de aquí y no volver más”. Así me dijo una bella joven, que me vaticinó además, que me voy a quedar solito con los factores. Quiso decir, con los chivatos de la cuadra. Esta visión electoral desde los medios oficiales quedará de seguro como una joyita en términos de mendacidad, a la orden manipuladora dada en este sentido.

Pero lo mejor o si no, lo más completo fue la “prueba de vida” de Fidel Castro, con artículo en la prensa, fotografías y testimonios en los que nadie o casi nadie creyó. Se repite la dosis.

Tanto desde la prensa plana como desde la televisiva surgió el desmentido sobre la verdadera condición del Comandante que andaba, o para decirlo mejor, sigue perdido.

Las fotos publicadas, de acuerdo con el sentir general pudieron haber sido tomadas hace una semana, un mes, o un año. En fin, no demuestran nada. En relación con los testimonios de los trabajadores del Hotel Nacional y de uno de sus directivos, que se parece mucho a otro directivo, pero no del turismo sino de este templo del terror que es sin duda razonable alguna, Villa Maristas, me parecieron ufólogos. Era como aquellos que dicen haber visto un platillo volador o haber sido abducidos. Parece que no había una sola cámara en funciones entre tantos turistas, segurosos, tracatanes y guatacas y nada menos que en el Hotel Nacional. Apretaron. ¿Pensarán que el mundo se imbecilisó un poco más?

¿Querrán que uno se crea que alguien tan mediático como el anciano Comandante, no quiso posar ante una cámara en el Hotel Nacional?

Estos han sido días de elecciones sin opción y ufología mediocre. ¿Qué viene después?
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

El comité regional clandestino actúa, Juan González Febles

Hace años, cuando “el futuro pertenecía por entero al socialismo”, se puso de moda un bodrio literario soviético muy socialista y muy realista, titulado: “El comité regional clandestino actúa”, en que se relataban con los colores épicos de moda la actividad de un comité clandestino del partido Comunista de la Unión Soviética enclavado en territorio ocupado por los nazis. Los militantes del bodrito hacían todo lo que humanamente podía hacerse contra los ocupantes nazis y el bodrito quedó como una joyita emblemática de lo que podían desplegar los ñangaras revolucionarios detrás de la retaguardia enemiga.

Al igual que “El Padrino” de Mario Puzzo, “El espía que vino de Israel”, las memorias de mariscales soviéticos e incluso mariscales alemanes vencidos como Canaris, etc., el bodrito de marras se convirtió en material de estudio y lectura obligatoria para los capos castrenses verdeolivo de nivel medio y superior en la banda de Birán.

Aquí en Cuba, más recientemente comenzó a llamar la atención la falta de articulación en los esfuerzos de la oposición interna. Más de uno se pregunta que pasó o que ha pasado y se disparan todo tipo de teorías conspirativas y rumores. Para algunos, los únicos esfuerzos articulados y coherentes que se hacen en torno al futuro político de la Isla, los hacen los servidores de la plaga verdeolivo. A tenor con esto y con informaciones sobre las últimas deserciones de hijas e hijos de personeros de cierto nivel dentro de las estructuras de poder Cuba adentro y su asentamiento en Tampa, me vino a la mente el bodrito soviético sobre la actividad clandestina de un comité regional del partido comunista soviético, al que tocó actuar tras las líneas del enemigo.

No pienso abordar elementos que ya he tocado cuando me he referido a las últimas deserciones y los exilios rosados de los hijos de papá, tan prósperos y tan simpáticos. Es mejor referirse a la Deux et machina que desde los más elevados espacios de poder político propicia todo y todas las cosas en relación con este tema. A salvo y desde la ficción, voy a referirme al verdadero comité regional clandestino en Washington, el omnisciente hacedor de todo. El creador de premios, figuras y premiaciones. El amparo seguro para la actividad de tantos negocios, comités, grupos y personalidades que coinciden en el futuro político que resulta del agrado de los amos de Birán.

La lista va desde capellanes mitrados hasta capitanes exitosos en el mundo de las finanzas radicados con éxito en USA. Hay desde estafas al medicare que transitan por sendas de libre acceso hasta nepotismos consagrados de doble carril, que nadie en su sano juicio se atreverá a poner en duda en términos de legitimidad y carácter. El comité regional clandestino actúa en USA, más cerca y mucho más, que el poder inhumano que le gestó y sostiene.

God bless Cuba, ojala que también América. Ambas lo necesitan.
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

El mejor de todos, Juan González Febles

Por aquello de que alguien diga que desde el periodismo libre cubano no se le reconoce un logro al gobierno militar o a sus representantes, hoy voy a referirme a quienes mejor o por decirlo con más exactitud, los únicos que han logrado resultados en términos de actualización del modelo económico y cumplimiento de los lineamientos del último congreso del llamado Partido Comunista. Se trata del Comité del Partido Comunista en Tampa USA.

Parece ser que la crema y nata de los “desertores” e hijos e hijas de papá, enamorados o no, han fijado su residencia en este bello rincón de USA. Allí, será donde en un futuro se materialice la ansiada y soñada reconciliación nacional, pero por el momento, ya se materializó la eficiencia empresarial exigida y nunca lograda por el general presidente en Cuba.

Los siempre incompetentes capitanes de la industria y las finanzas proletarias Cuba adentro, allá en Tampa se trasmutan en exitosos profesionales y hombres de empresa. Hasta aquellos represores que desertaron y pasaron por la tele para contar sus peripecias en los cuerpos represivos, siguen en el mismo giro de las seguridades y hoy se ocupan de cuidar los negocios de antiguos compañeros. Lograron seguir en lo mismo, solo que esta vez respetan derechos ciudadanos y otras menudencias que pasaron por alto en la ya superada etapa insular.

Está por ver el rol que desempeñarán en un mañana los elegidos para la deserción. Estoy seguro de que algo harán o quizás algo hayan hecho ya, o algo estén haciendo, el tiempo lo dirá. Lo mejor es, que allá están. Pero no solo allá en Tampa. Los hijos de papá, andan mezclados con los hijos que nadie quiere del resto de la ¿diáspora? y que me perdone el préstamo Ángel Santisteban. Aunque ellos, los hijos de papá andan con dinerito contante y sonante al frente de negocios lucrativos por este mundo tan ancho, el lugar que parece el predilecto para futuros asentamientos, es nada menos que los Estados Unidos. Todo parece indicar que la relación amor-odio con los yanquis, va encaminada hacia alguna parte.

Por lo pronto, allá va eso. Unos llegan por amor y otros por casualidad. Pero todos llegan con recursos, relaciones y dinerito para iniciar el buen negocio o los contactos para el buen empleo. Entonces y para concluir, el único lugar en la tierra en que los lineamientos y todas las paparruchas promovidas desde el poder en Cuba se han convertido en carne y sustancia de prósperos negocios, en algo básicamente útil, es Tampa. Decía Honore de Balzac –que no fue comunista- que detrás de cada gran fortuna hay un crimen. Sin desdecir a Balzac, habría que agregar que si se trata de ex castristas o castristas reciclados, detrás o delante de sus fortunas, donde no aparezca el crimen, aparecerán muchos chanchullos.

Si uno lo mira con mente positiva, quizás consigan, convertir a Tampa en el emporio próspero que los primeros en llegar lograron convertir a Miami y esto sería ganancia neta para USA. Los primeros lo hicieron con el patrimonio que lograron salvar, estos con el dinerito adquirido mientras el resto construía el socialismo. Lo mejor es que mientras esto transcurre, tanto el general presidente, como la titulada Contralora General de la República, hablan cualquier cantidad de tonterías sobre la corrupción que corre veloz a lo largo de todas las arterias nacionales.

No se trata de satanizarlos con eso de la corrupción. No son los únicos. La corrupción es como el aire, se respira desde las mansiones proletarias de Miramar, Atabey, Siboney, etc., hasta las barbacoas de Habana Vieja, Centro Habana, Regla o Guanabacoa. Ellos no son los únicos que roban, solo que lo hacen mejor.
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

Reforzamientos negativos y positivos, Juan González Febles

Desde aquellos días que eran más cortos y luminosos y que el afán era terminar una carrera para que los viejos pudieran llenar otro espacio en la pared con un diploma de estudios universitarios concluidos, oigo hablar no mal, sino peor de los Estados Unidos. Desde aquel entonces, recuerdo las conferencias dictadas por académicos cubanos y extranjeros que alertaban sobre los “persuasores ocultos” y las perversidades del “imperialismo”. Alertaban sobre el tratamiento que estos “malvados” personajes podían dar a la información abierta, que en realidad no era tan abierta. Recuerdo que llegaron a convertir en peligrosos agentes del imperialismo al Pato Donald, a sus sobrinos, a la Pata Daisy y hasta a Rico Mac Pato y Mickey Mouse.

Sobre lo que reforzaron positivamente, ni hablar. Cuando la propaganda oficial afirma que algo es cierto, la fe pública se inclina por todo lo contrario y nadie les cree una palabra o simplemente, todo es puesto en duda.

El gobierno militar cubano lleva más de cinco décadas empeñado en satanizar a los Estados Unidos de América desde todos los medios. El bombardeo o el reforzamiento negativo en los medios ha sido tan masivo e invasivo, que sucedió exactamente lo que los tratadistas anunciaron que podría pasar: El lugar de América Latina en que la gente de a pie aprecia más a los Estados Unidos y a los estadounidenses, es, ¡Cuba!

Aquí se adora a los yanquis. Lamentablemente, si hubiera la posibilidad de elecciones justas y equitativas y de que el tema puesto a consideración fuera la anexión, lo más probable es que la mayoría de la población votaría con los ojos cerrados y con manos y pies en alto por unirse a los yanquis y ser el estado 51 de los Estados Unidos. Eso es lo que pasa con la saturación del reforzamiento negativo, en determinado momento todo se revierte y solo por ir a la contraria, la gente adora lo que debía rechazar. Así de sencillo.

La tónica mediática oficial se basa en la misma satanización de algunas figuras puntuales de la sociedad civil, la oposición y la disidencia interna, quizás pronto suceda lo mismo que sucedió con los yanquis. Bueno, que para bien sea. Con la mente positiva que me caracteriza, apuesto a que los mandarines verdeolivo, ancianos y desgastados solo meten la pata una vez más y esta vez a favor de la democracia. El saber popular acuñó su refrán mucho antes que los estudiosos autorizados de las academias descubrieran los reforzamientos negativos y positivos, este refrán dice: “Que hablen mal o bien, pero ¡que hablen!”

El ejemplo más emblemático de un reforzamiento negativo trasmutado en popularidad e imagen positiva lo es Elizardo Sánchez-Santacruz, apodado por los medios oficiales en un afán denotativo manifiesto, “El Camaján”. Un camaján en Cuba, define a un individuo sumamente habilidoso y capaz de salir airoso de cualquier situación difícil. En otra acepción, se trata además de calificar a un ganador de todas las lides. Si un Fulano cualquiera es un camaján, se trata de alguien capaz de conquistar a la más bella y salir airoso de cualquier lance.

La pregunta que me hago hoy es: ¿Será que son simplemente estúpidos y satanizaron a los yanquis por mera y simple torpeza? ¿Se tratará de que no sean tan estúpidos y a partir de la razón de su sinrazón se convirtieron en garantes de una soberanía nacional que hasta este momento, sólo les importa a ellos?

Ojala que salga pronto de estas dudas y que la salida, no aporte nuevas frustraciones. No sería justo, de veras que no.
juan.gonzlezfebles1@gmail.com