¿Arrogancia o Coraje? Juan González Febles

Amigos y colegas coinciden en llamar al orden a Primavera. Algunos están preocupados porque piensan que la emprendemos contra quienes no deben ser criticados o expuestos. Esos amigos temen que el enfrentamiento nos cueste caro. Nos piden que no seamos arrogantes y entonces, me surgió la pregunta, ¿dónde está la frontera entre la arrogancia y el deber del periodista?

Las respuestas nunca serán fáciles. Son muchos los colegas que a lo largo del mundo han entregado la vida a la aspiración de ejercer este oficio sin hacer concesiones a nadie. Un trabajo que llegó a mis manos a través de un especial distribuido por la Sección de Intereses de USA en Cuba, con motivo del día de la libertad de prensa, de la autoría de Stephen Kaufman, titulado, “El alto precio que se paga por la libertad de información”, me dio la inspiración para esta entrega.

Los yumas no siempre están equivocados. Kaufman afirma sobre la prensa que: “…debe estar preparada para tomar posiciones impopulares y enfrentarse a sus detractores cuando están en juego principios importantes. Puede que algunos lo llamen arrogancia. Yo lo llamo coraje”.

Desde el 22 de noviembre de 2007, los redactores y colaboradores de Primavera Digital han asumido desde el coraje o la arrogancia las más de 220 entregas logradas de forma ininterrumpida, continua y permanente hasta el presente. Estoy orgulloso de haber compartido todo este tiempo con gente tan valiente. Se ha dado cumplida respuesta a los autócratas de adentro, pero también a los irrefutables y felizmente refutados de afuera.

En PD he leído las denuncias sobre el comportamiento discutible del cardenal Ortega y su iglesia en Cuba. Los primeros alertas sobre el riesgo cierto de las excarcelaciones con destierro, fueron primicia de Primavera. Cuando desde la distancia e incluso desde Cuba se dijo que los ocupantes del templo de la Caridad en La Habana podrían ser hombres de la policía política, Primavera los colocó en la palestra pública para que se supiera quienes fueron realmente, quienes ocuparon el templo.

En la hora de reconocer y agradecer el apoyo de los amigos, demos nuestro voto agradecido a los enemigos que nos obligaron a crecernos para prevalecer sobre ellos.
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s