Cosas y casos en casa: lo verdaderamente traumático, Juan González Febles

Pasan cosas y se dan casos por acá por casa que dan grima. La llamada “actualización del modelo económico”, uno de los trescientos y tantos lineamientos aprobados del último congreso del único partido de los únicos comunistas, es como una piedra que cuando se mueve, salen muchas… sorpresas en términos de corrupción, otras lindezas y etc.

Ya está muy claro de que se trata de pasar al capitalismo en una modalidad en la que nadie por acá está interesado. Es decir, un capitalismo de estado brutal, sin democracia, sin sindicatos libres y con la misma gente –esta gente- al frente y al mando del “cambio”. Esta sería la esencia de la “actualización del modelo económico” y además, del “cambio sin traumas”, que promueve la iglesia católica y el hábil empresario al frente de sus asuntos en Cuba, el cardenal Jaime Ortega Alamino. Como ya es conocido, el cardenal negocia en nombre de la iglesia la cesión de las casas y apartamentos de los ancianitos que “ayuda”. Al igual que sus amigos en el gobierno cubano, él por su parte, comenzó a “actualizar su modelo económico”. Entonces, interpretemos que cuando Su Santidad dijo que la iglesia católica ayudaría a cambiar “sin trauma”, esto último quiere decir que las cosas transcurran como en la canción, “en la misma ciudad y con la misma gente”.

Espero que cuando las cosas cambien “sin trauma”, generales, ex ministros y otros que clasifiquen en el conocido rubro “esta gente”, no aparezcan como nuevos ricos y dueños de hoteles, restoranes, fábricas y otros negocios corporativos adquiridos con sus ahorritos. Ahorritos acumulados cuando el resto de la población o para decirlo corto y breve: el pueblo, se desgastaba en la construcción del socialismo. Esto si podría ser verdaderamente traumático e injusto.

También espero que los pro-hombres verdeolivo, protagonistas de esta triste historia o para decirlo mejor, los históricos y sus descendientes, no sean tan millonarios como se afirma. O como lo han afirmado ciertos detectives financieros en ese mundo capitalista tan democrático y cruel. Espero que al cabo de esta triste y aburrida historia, lo que publicó en memorable ocasión, aquella revista Forbes, sea infundado. Que ni Fidel Castro y su castro-descendencia, Raúl Castro, Ramiro Valdés, Guillermo García y el resto del elenco, sus hijos y los hijos de sus hijos, sean millonarios. Eso, con licencia eclesiástica o sin ella, si sería traumático.

Pero en realidad, todo puede suceder. No es exactamente democracia en Cuba, lo que llena las aspiraciones y hasta cierto punto los bolsillos, de nuestros poderosos compatriotas del adinerado y hasta bendecido exilio saladríguico. Ellos, junto con ‘esta gente’ y los curas se aprestan a cortar y dividir el pastel nacional. ¿Será por eso que alguien me dijo en una ocasión, que el ex presidente Grau San Martín, detestaba las sotanas?
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s