Acorralar y colorear el blanco, Juan González Febles

Mitin de repudio frente a casa de Laura PollanLa noche del día 9 de diciembre, en la víspera del aniversario de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, gente diversa de la pro, de la contra y hasta de la inteligente, se preparaban de acuerdo a sus intereses, visiones y propósitos para celebrar al otro día, la fiesta y el homenaje de la proclamación de los derechos del hombre hace la friolera de 63 años.

Como de costumbre, comenzó la conocida pachanga represiva. Mientras unos policías vigilaban un Malecón poco concurrido, porque las condiciones atmosféricas así lo determinaron, La Habana se quedó frustrada al no poder disfrutar en todo su esplendor los fuegos artificiales  que vendrían desde el Norte, como parte del homenaje a los Derechos Humanos, que los cubanos de Miami prometieron a la capital de todos los cubanos.

El otro evento de importancia fue Poesía sin Fin, promovido por Estado de Sats y que tuvo lugar el sábado 10 de diciembre, en la residencia del capitalino reparto Miramar en que esta ONG ofrece regularmente sus actividades promocionales. Este evento ciertamente capitalizó en su favor los canales mediáticos y diplomáticos. Y esto fue muy merecido. Me dicen que uno pudo sentirse en el confort y como al amparo de la embajada de un país democrático.

Mientras y casi en un montaje paralelo, un impresionante aquelarre represivo tenía lugar. El aquelarre totalizó más de trescientas detenciones, con sus golpizas y excesos acostumbrados. El lunes, Ángel Moya Acosta y José Daniel Ferrer permanecían en condición de detención arbitraria en la zona oriental y las Damas de Blanco, volvieron a ser golpeadas y maltratadas en el mejor estilo de las acendradas tradiciones combativas y revolucionarias de la policía Seguridad del Estado.

Algunos de la parte de acá del Estrecho de La Florida, encuentran afinidades entre los fundamentalistas islámicos y algunos oficiales de la policía  Seguridad del Estado en la desagradable recurrencia de castigar y golpear mujeres, de las que por allá llaman, hembras perturbadoras. Piensan con cierto fundamento, que llegó el momento de renunciar a la vieja e importada tradición occidental de veneración a la mujer. Como ya sucedió que se renunció a las navidades: ¿Por qué no sacarse esta camisa de fuerza? ¿Por qué seguir limitados en la defensa de los principios revolucionarios?

El caso fue que el acostumbrado espectáculo de atropello a las Damas de Blanco, continuó, pero para esta ocasión, perdió espacio en la gran escena mediática. Quizás como un evento casual o como los socorridos daños colaterales y sin costo alguno, en esta ocasión, se acorraló con golpes y se coloreó con poesía, al blanco de Berta y sus Damas Laura Pollán.

Me gusta la poesía, pero me hubiera gustado más si este colorido evento hubiera tenido lugar un 3 o un 17 de diciembre. Poesía infinita ha sido lo mejor de que he tenido noticia hasta hoy. Una apoteosis de la diversidad y la afirmación definitiva sobre de qué lado está la inteligencia y el knowhow de la oposición feliz. Entonces y por lo que pueda suceder, terminó con un Ave María, un Maferefún Babalú y por qué no, Maferefún Alá, Hay que entrar de lleno en el negocio de la diversidad y las cosas inteligentes. ¡Tanta hambre, tantos presos, tantos muertos, para nada! ¡Bah, tiempo que hemos perdido  por no ser inteligentes!
fotos: Marcelo Lopez
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s