Crónicas de las muertes añoradas

El gobierno cubano decretó ¡tres días! de duelo oficial por la muerte de Kim Jong IL. De forma paralela, subterránea y siempre a través de las redes sociales que se sustentan en la telefonía móvil, se supo del fallecimiento de Vaclav Havel, la figura civil protagónica del cambio democrático de Checoslovaquia en 1989.

Havel, dramaturgo de profesión  fue además el primer presidente de la Checoslovaquia democrática. Condujo con éxito la secesión pacífica y armónica de Eslovaquia, para que se constituyeran dos países libres y felices, Chequia y Eslovaquia. Fue el exponente civil por excelencia. El cristal sin manchas donde mirarnos  y quien para muchos demócratas cubanos simbolizó además, como quisiéramos vernos y como quisiéramos ver el futuro de la nación cubana.

Al coincidir en el tiempo la muerte del sátrapa nor-coreano con la de este demócrata respetado y querido, resultó fácil pensar o mejor ensoñar la partida definitiva de los tiranos domésticos. ¿Por qué no hacer la crónica de las muertes añoradas?

Imaginen por un momento que anuncian que los hermanos de Birán pasaron a mejor vida. Por supuesto y por una cuestión de elemental respeto, el único capaz de crear una mejor vida que la que llevan los dos hermanos, es Dios todopoderoso. ¿Quién si no?

Pues bien, aclarado el punto, imaginen el mes y quizás los meses de luto nacional. Imaginen durante los diez años siguientes a la televisión oficial, con la oferta de los momentos más relevantes de la biografía de los dos hermanos. Imaginen la coronación de Alejandrito I o de Fidelito II.

Imaginen la construcción de la pirámide del Comandante. Si la Gran Pirámide de Gizeh demoró menos en su construcción que el Hospital Hermanos Ameijeiras y este último como de costumbre, quedó con alguna que otra filtración, imaginen por un momento semejante apoteosis: La pirámide del Comandante.

Imaginen las interminables colas en la base del monumento a Martí, en la Plaza de la Revolución para dar el último adiós al Comandante. Imaginen cuantos irán sólo para cerciorarse de que en realidad murió. Como se ha dicho que lo tiene todo eléctrico y que no morirá nunca… sólo imaginen.

Imaginen a la policía Seguridad del Estado y a la policía del almirante Gandarilla, en el escrutinio de rostros entre los leales en plantilla, para descubrir quien bebió de más o sonrió dentro de las 24 horas inmediatas o poco después del anuncio de tan infaustos sucesos.

Imaginen la caravana fúnebre del general presidente hacia su idílico refugio en las montañas orientales. Imaginen la llama eterna, el eterno taconeo  flamenco y popular del bailarín español Gades en la condición ganada de compañero de viaje eterno y el recuento interminable, eternidad por medio de la gloria que se ha, y en que se ha vivido. Que a fin de cuentas, la eternidad es el negocio de la iglesia católica y de esta gente. Por citar algunos ejemplos, ahí están el reich hitleriano que era eterno, la amistad con la Unión Soviética y el socialismo a quien pertenecía por entero el futuro.

Ciertamente, entre esta gente y la eternidad, hay cosas que no están del todo claras.

Algo que no debe ser pasado por alto, son las misas a ser oficiadas por el cardenal Ortega Alamino, en sufragio de las almas eternas e inmortales de los dos hermanos. Imaginen la catedral y al cardenal en un puchero divino, lamentando la pérdida o las pérdidas. El cuerpo de bomberos y el cuerpecito diplomático, unidos en el dolor. La corona enviada por la Sección de Intereses de Norteamérica (SINA) y los pronunciamientos de los legisladores cubano americanos. A fin de cuentas, familia es familia y la sangre llama, mucho más en momentos como este.

Por último, remontémonos al instante en que la Contralora Bejerano, rinda cuentas a Alejandrito I o Fidelito II, (quien le toque) sobre los corruptos que se robaron el cemento y varios centenares de metros de alambre eléctrico de la pirámide del Comandante, que por el momento no podrá ser inaugurada ni abierta al público a causa de semejante vandalismo.

Y ya para concluir  esta corta y triste travesía, se supo que fueron arrestados  unos activistas que quemaron varios ejemplares del periódico Granma en la esquina del Minfar. No se sabe si se les acusarán por quemar la prensa del partido o para evitar connotaciones políticas, de destruir el papel sanitario del pueblo.
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

Mitin de repudio frente a casa de Laura Pollan

Acorralar y colorear el blanco, Juan González Febles

Mitin de repudio frente a casa de Laura PollanLa noche del día 9 de diciembre, en la víspera del aniversario de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, gente diversa de la pro, de la contra y hasta de la inteligente, se preparaban de acuerdo a sus intereses, visiones y propósitos para celebrar al otro día, la fiesta y el homenaje de la proclamación de los derechos del hombre hace la friolera de 63 años.

Como de costumbre, comenzó la conocida pachanga represiva. Mientras unos policías vigilaban un Malecón poco concurrido, porque las condiciones atmosféricas así lo determinaron, La Habana se quedó frustrada al no poder disfrutar en todo su esplendor los fuegos artificiales  que vendrían desde el Norte, como parte del homenaje a los Derechos Humanos, que los cubanos de Miami prometieron a la capital de todos los cubanos.

El otro evento de importancia fue Poesía sin Fin, promovido por Estado de Sats y que tuvo lugar el sábado 10 de diciembre, en la residencia del capitalino reparto Miramar en que esta ONG ofrece regularmente sus actividades promocionales. Este evento ciertamente capitalizó en su favor los canales mediáticos y diplomáticos. Y esto fue muy merecido. Me dicen que uno pudo sentirse en el confort y como al amparo de la embajada de un país democrático.

Mientras y casi en un montaje paralelo, un impresionante aquelarre represivo tenía lugar. El aquelarre totalizó más de trescientas detenciones, con sus golpizas y excesos acostumbrados. El lunes, Ángel Moya Acosta y José Daniel Ferrer permanecían en condición de detención arbitraria en la zona oriental y las Damas de Blanco, volvieron a ser golpeadas y maltratadas en el mejor estilo de las acendradas tradiciones combativas y revolucionarias de la policía Seguridad del Estado.

Algunos de la parte de acá del Estrecho de La Florida, encuentran afinidades entre los fundamentalistas islámicos y algunos oficiales de la policía  Seguridad del Estado en la desagradable recurrencia de castigar y golpear mujeres, de las que por allá llaman, hembras perturbadoras. Piensan con cierto fundamento, que llegó el momento de renunciar a la vieja e importada tradición occidental de veneración a la mujer. Como ya sucedió que se renunció a las navidades: ¿Por qué no sacarse esta camisa de fuerza? ¿Por qué seguir limitados en la defensa de los principios revolucionarios?

El caso fue que el acostumbrado espectáculo de atropello a las Damas de Blanco, continuó, pero para esta ocasión, perdió espacio en la gran escena mediática. Quizás como un evento casual o como los socorridos daños colaterales y sin costo alguno, en esta ocasión, se acorraló con golpes y se coloreó con poesía, al blanco de Berta y sus Damas Laura Pollán.

Me gusta la poesía, pero me hubiera gustado más si este colorido evento hubiera tenido lugar un 3 o un 17 de diciembre. Poesía infinita ha sido lo mejor de que he tenido noticia hasta hoy. Una apoteosis de la diversidad y la afirmación definitiva sobre de qué lado está la inteligencia y el knowhow de la oposición feliz. Entonces y por lo que pueda suceder, terminó con un Ave María, un Maferefún Babalú y por qué no, Maferefún Alá, Hay que entrar de lleno en el negocio de la diversidad y las cosas inteligentes. ¡Tanta hambre, tantos presos, tantos muertos, para nada! ¡Bah, tiempo que hemos perdido  por no ser inteligentes!
fotos: Marcelo Lopez
juan.gonzlezfebles1@gmail.com

Acorralar y colorear el blanco, Juan González Febles

La noche del día 9 de diciembre, en la víspera del aniversario de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, gente diversa de la pro, de la contra y hasta de la inteligente, se preparaban de acuerdo a sus intereses, visiones y propósitos para celebrar al otro día, la fiesta y el homenaje de la proclamación de los derechos del hombre hace la friolera de 63 años.

Como de costumbre, comenzó la conocida pachanga represiva. Mientras unos policías vigilaban un Malecón poco concurrido, porque las condiciones atmosféricas así lo determinaron, La Habana se quedó frustrada al no poder disfrutar en todo su esplendor los fuegos artificiales  que vendrían desde el Norte, como parte del homenaje a los Derechos Humanos, que los cubanos de Miami prometieron a la capital de todos los cubanos.

El otro evento de importancia fue Poesía sin Fin, promovido por Estado de Sats y que tuvo lugar el sábado 10 de diciembre, en la residencia del capitalino reparto Miramar en que esta ONG ofrece regularmente sus actividades promocionales. Este evento ciertamente capitalizó en su favor los canales mediáticos y diplomáticos. Y esto fue muy merecido. Me dicen que uno pudo sentirse en el confort y como al amparo de la embajada de un país democrático.

Mientras y casi en un montaje paralelo, un impresionante aquelarre represivo tenía lugar. El aquelarre totalizó más de trescientas detenciones, con sus golpizas y excesos acostumbrados. El lunes, Ángel Moya Acosta y José Daniel Ferrer permanecían en condición de detención arbitraria en la zona oriental y las Damas de Blanco, volvieron a ser golpeadas y maltratadas en el mejor estilo de las acendradas tradiciones combativas y revolucionarias de la policía Seguridad del Estado.

Algunos de la parte de acá del Estrecho de La Florida, encuentran afinidades entre los fundamentalistas islámicos y algunos oficiales de la policía  Seguridad del Estado en la desagradable recurrencia de castigar y golpear mujeres, de las que por allá llaman, hembras perturbadoras. Piensan con cierto fundamento, que llegó el momento de renunciar a la vieja e importada tradición occidental de veneración a la mujer. Como ya sucedió que se renunció a las navidades: ¿Por qué no sacarse esta camisa de fuerza? ¿Por qué seguir limitados en la defensa de los principios revolucionarios?

El caso fue que el acostumbrado espectáculo de atropello a las Damas de Blanco, continuó, pero para esta ocasión, perdió espacio en la gran escena mediática. Quizás como un evento casual o como los socorridos daños colaterales y sin costo alguno, en esta ocasión, se acorraló con golpes y se coloreó con poesía, al blanco de Berta y sus Damas Laura Pollán.

Me gusta la poesía, pero me hubiera gustado más si este colorido evento hubiera tenido lugar un 3 o un 17 de diciembre. Poesía infinita ha sido lo mejor de que he tenido noticia hasta hoy. Una apoteosis de la diversidad y la afirmación definitiva sobre de qué lado está la inteligencia y el knowhow de la oposición feliz. Entonces y por lo que pueda suceder, terminó con un Ave María, un Maferefún Babalú y por qué no, Maferefún Alá, Hay que entrar de lleno en el negocio de la diversidad y las cosas inteligentes. ¡Tanta hambre, tantos presos, tantos muertos, para nada! ¡Bah, tiempo que hemos perdido  por no ser inteligentes!
fotos: Marcelo Lopez
juan.gonzlezfebles1@gmail.com