El reino de este mundo

Se viven cosas que tiempo atrás hubieran sido impensables. El oportunismo sentó cátedra y los nuevos tiempos vienen marcados por esta impronta. Últimamente y gracias a los tratamientos que se le aplican, el caudillo bolivariano Hugo Chávez se parece cada vez más a Benito Mussolini. Alguien me dijo que el Duce también era algo payaso y espectacular. entonces, todo parece indicar que el parecido es aún mayor.

La televisión oficial de Cuba al fin admitió la caída de Gadafi. En su emisión de mediodía del domingo 29 de agosto, el comentarista de turno en el Noticiero Nacional de Televisión se refirió a la “caída del líder libio Muammar el Gadafi”. Por supuesto que culpó de tan aciaga noticia al “imperialismo yanqui y sus lacayos europeos”. El comentarista tocó de soslayo lo que parece ser el wishful thinking de la gerontocracia criolla. Esto es, un bloque anti democrático del que participarían Rusia, China, un grupo de dictaduras tercer mundistas institucionalizadas entre las que descollarían algunos países árabes y otros simplemente petroleros, como la Venezuela chavista.

Esto trae a colación algo que me confesó un amigo alemán que conocí y que visitó Viet Nam. Según este amigo, en Viet Nam funciona un régimen totalitario de corte fascista, con afeites nacionalistas, la necesaria sazón populista y los conocidos componentes represivos dirigidos contra las “libertades innecesarias” por las que abogamos en Cuba. Todas las personas con las que habló en Viet Nam, lamentan unánime y lastimosamente la victoria del Viet Cong.

Uno de los pueblos más pro yanquis, con la honrosa excepción del pueblo cubano, es el pueblo de Viet Nam. Ojala que esto algún día, esto sea comprendido por el Congreso de los Estados Unidos, artífice indiscutido de la victoria del Viet Cong.

Otro caso digno de un análisis sería Sudáfrica. Como para que todo no sea perfecto, la Sudáfrica de hoy se alinea con las peores dictaduras del mundo. Luego de la saga verdaderamente conmovedora de Nelson Mandela y de su largo cautiverio, que aunque más corto y menos cruento que el de nuestro Mario Chanes, llegó aureolado por la lucha contra el apartheid, Sudáfrica se niega a dar el santo y seña a la palabra democracia para el mundo. En la actualidad aboga por Gadafi o por cualquier porquería anti democrática Un lamentable desperdicio.

África en su inmensa mayoría está en condición patética, pero cuenta con los gobernantes más ricos del mundo en los países más pobres. ¿Quién podría explicar esto? Otra cosa que parte el alma, como decimos por acá, es el hecho de que el régimen cubano dicta pautas sobre desarme y paz en la ONU. Luego de haber entrenado a la inmensa mayoría de los guerrilleros y terroristas de ringo rango en América Latina y de haber pedido que la antigua URSS diera un primer golpe atómico a los Estados Unidos, de repente alguien descubre la vocación del régimen cubano por la paz. ¡Qué cosa!

Cuando se miran las cosas que pasan en el reino de este mundo… vale seguir y no darse por vencido. Como el protagonista de la famosa novela del escritor cubano Alejo Carpentier, digamos que con sus contradicciones nuestra prueba vital consiste en habitar con la mayor dignidad posible el reino de este mundo. Ojala que en el reino del otro mundo o de los cielos no haya que lidiar con Gadafi, con Fidel Castro o con Hugo Chávez. Quizás por ser la casa de Dios, con ángeles y todo lo demás, hasta nos libremos de cardenales y pastores de carneros. Quizás, ojala.
juanchogonzal@gmail.com

Advertisements

One thought on “El reino de este mundo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s