El oportuoficialismo de Silvio

Silvio Rodríguez compareció en el estelar de Cubavisión y Cubadebate, ‘Con dos que se quieran’, invitado por su carnal Amaury Pérez. Este último lo entrevistó y en el transcurso del programa, casi al final, por supuesto que cantaron a dúo el tema homónimo.

Silvio defendió su carácter de portavoz artístico de la dictadura de los octogenarios y para ello usó los argumentos más descabellados, aunque a tono con el gusto o el mal gusto oficial. Llegó en su oportunismo hasta la defensa del payaso impresentable de Muammar Gadafi, pero eso sí, tuvo la decencia de no hacer referencia a su respaldo al fusilamiento de los tres infelices negros habaneros fusilados cuando su Comandante entró en pánico en 2003. Tampoco se refirió a su respaldo al arresto, juicio y encarcelamiento con largas penas de los 75 en ese mismo año 2003.

Ciertamente, Silvio tiene una larga hoja de servicios a la dictadura cubana. La mayor parte se basaron en la apostasía y el más rampante oportunismo. En sus inicios fue apadrinado por Haydee Santamaria en momentos en que la señora era una figura carismática del panteón revolucionario. Como parte de la leyenda, pasó un retiro “espiritual” en un pesquero cubano en que desde los marineros hasta el capitán eran personal de confianza de la inteligencia castrista del antiguo Ministerio del Interior.

Aquellos fueron los tiempos en que posaba de “artista contestatario”. La solución del pesquero ciertamente fue genial. Era poco probable que alguien deserte de un barco en medio del océano y como para “esta gente” desde todos los tiempos “el trabajo os hará libres”, Silvio aprendió la lección.

En la actualidad es uno de los pocos millonarios autorizados a serlo en Cuba. Su oportunismo de siempre, en la actualidad está muy bien fundamentado. Vive en la esfera de los privilegios y las oportunidades. Ya no se trata de mera y simple abyección, tiene cosas muy concretas que defender.

Junto con Amaury Pérez, Sara González y Vicente Feliú, conforma la plana mayor de ese movimiento conocido como Movimiento de la Nueva Trova. Pablo Milanés siempre fue algo así como el outsider de este grupo. No olvidar que fue el primero que intentó estrenarse como empresario y que el balbuceante y despreciable Armando Hart, desde su poltrona de ministro de cultura, lo vetó. Tuvo que esperar mejores tiempos con el melenudo Prieto que le dio vía.

A Silvio en cambio le va bien. Fue escogido por Carlos Alberto Montaner para una controversia mediática en la que ambos ganaron algo. Fue a los Estados Unidos y desde allí, echó una mano a los cinco espías. Dejó claro que él también juega en la novena de la falocracia verdeolivo con siete hijos a los que no atendió afectivamente pero de los que se ocupó. Lo logró aún con aquellos que no son cubanos, en el mejor estilo de su Comandante. Aunque por confesión propia es un pesao, hasta para eso encontró paliativos. Lo hizo llevado de manos por ese excelente presentador que ha resultado ser Amaury. Los pesaos oficiales en Cuba son ‘difíciles’. Esta es la palabrita mediática y políticamente correcta que les sirve de amparo.

Dijo que no es religioso porque la religión es la burocracia del espíritu, bravo. Quizás esto último sea su tributo al New Age y al movimiento hippie cubano, algo que también traicionó y bueno, hay cosas que no se olvidan con facilidad. No sé a partir de qué asociación, Silvio me retrotrae a la alemana Leni Riefenstahl. Ella también fue una devota seguidora de su fuhrer y su devoción la llevó a terminar sus días haciendo retratos de cazadores africanos. Esperemos que si logró vivir sin ella, al menos al final, Silvio se nos muera con dignidad como Leni y no cambie casaca al final de la vida. No puedo menos que reconocer que sus canciones pusieron parte del background de “nuestros años felices”, en armonía con Mick Jagger, los Rolling Stones y la pléyade de rockeros proscritos de los que Lennon fue uno más y ciertamente no el más importante.

En la actualidad, Silvio Rodríguez junto a Pablo Milanés, ocupa el más prominente sitial como empresario en el show bussines nacional. Se le fueron por encima a Feliú a pesar de su ascendente seguroso y a la gorda Sara a quien los años han privado de su otrora maravillosa voz. Mientras Pablo Milanés conserva la dignidad, Silvio y el resto parecen no haberla tenido nunca. Quizás esto último fue determinante para su selección para el programa, además, claro está, de que este se realiza en los estudios Abdala, patrimonio de Silvio y la tajada bien ganada en la finca de la familia. Como dicen, con dos que se quieran, basta, y si el resto permanece callado, mejor.

Advertisements

One thought on “El oportuoficialismo de Silvio

  1. Estimado Pablo,
    coincido contigo en tu evaluación del perfil de Silvio Rodríguez. En lo personal no me molesta que sea rico. Todo lo contrario. Si alguien es capaz de generar riqueza lo más justo es que la disfrute y de eso se trata. No hay que perseguir al rico – como hacen las autoridades comunistas – sino combatir la idea de que atesorar bienes es un mal repudiable – que es la filosofía oficial de las autoridades cubanas e impuesta dicho sea de paso por Fidel Castro.
    De que Silvio y Pablito son ricos – eso no es noticia. Lo que sí creo importante es destacar la contradicción ideológica de alguien que posee dinero y que sin embargo no puede invertirlo en su propio país so pena de ser considerado “maseta” (creo que se escribe así por provenir de la perífrasis “amasar dinero”).
    También pienso que personas como Silvio y Pablito, pero también los generales devenidos en empresarios, muy a gusto aceptarían el advenimiento de un régimen que les permita disfrutar de su dinero sin temor a ser víctimas del escarnio público. No tomo en consideración la categoría moral sobre el origen de su riqueza. A los efectos de un análisis social esa gente son – directa o indirectamente, voluntaria o involuntariamente – un factor de cambio. Al menos potencialmente.
    Como defensor de una transición pacífica en Cuba que aporte bienestar a la Nación creo que esta gente debe ser estimulada desde afuera para que piensen en las posibilidades que dispondrían, si en Cuba se produce una apertura económica, política y social.
    Me parece que esa sería una manera inteligente de estimular un aumento de las presiones sobre la cúpula gobernante para la introducción de las reformas profundas que el país necesita.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s